¿Qué es la tristeza?

Hay veces que nos hacemos esa pregunta, otras estamos tan tristes que no tenemos tiempo de interrogarnos por lo que nos pasa. Es sin duda un sentimiento muy fuerte, que produce malestar y que incluso puede llevar a deteriorar por completo la vida de una persona.

Eso es lo que me ha pasado a mí..., no puedo soportar el dolor que me causa saber, que te perdí por culpa de otro… y también mía... ¿Porqué no insistí más?

Te lo dije... y no me escuchaste...

-No salgas...-dije con lágrimas en la cara.

-No pasa nada... cariño. Todo está bien. Mañana nos vemos. ¡Te amo!-dijo antes de cruzar el umbral del la puerta que daba para la calle.

Lo prometiste..., dijiste que mañana nos volveríamos a ver... Pero te fuiste..., y ahora tengo que estar sufriendo. Viendo como ``duermes´´, en esa cama...

Todo en la habitación es blanco, la cama, las paredes, el techo..., solo se oye el pitido de una máquina... Todo para mí es oscuro..., la única luz que hay es tu rostro pálido...

Los médicos dicen que te estás recuperando…, pero no es verdad. Necesitas un trasplante de corazón, para poder seguir viviendo.

No sé porque la vida es tan injusta. Cuando estábamos felices..., tránquelos..., preparando los últimos detalles para la boda...

Era ya muy tarde cuando recibí la llamada… Me asusté, pensé lo peor…

-¿Está la Señorita Swan?-dijo una voz de mujer.

-Sí, soy yo..., ¿en qué puedo ayudarla?-dije lo más amable posible.

-Verá Señorita Swan..., podría venir al hospital...-la mujer seguía hablando, pero yo ya no prestaba atención.

-Enseguida estoy allí...-pero me interrumpió.

-Avise también a algún familiar para que la acompañe.-y colgó.

Enseguida llamé a Alice y nos fuimos a tu encuentro.

Con lo que me costó aceptar que Alice se encargara de la boda..., del traje..., de TODO.

Solo quiero decirte que TE AMO más que a nada o a nadie en este mundo, y si para que tú vivas..., yo tengo que morir así será...

Cuando llegamos fuimos directamente a recepción y dimos tu nombre. Nos dijeron que nos sentásemos en la sala de espera que enseguida salían a decirnos que como estabas...

No tardó en salir un doctor y decirnos que estabas grave..., que necesitabas un trasplante de corazón, ya que una costilla lo había dañado un poco...

Todavía me acuerdo me acuerdo cuando éramos pequeños y jugábamos a los vampiros... Tú siempre me salvabas..., me decías que yo era tu luz...

Salí enloquecida del hospital. No puedo estar aquí, viendo cómo te mueres, sin poder hacer nada. En mi mente solo tengo imágenes tuyas..., en el prado, tocando mi nana..., tus ojos verdes…, nuestra primera vez... Me monté en la moto que me regalaste.

Te encantaban las motos, siempre te ha gustado la velocidad..., me daba miedo ir contigo..., hasta corrías más rápido que los demás...

Las lágrimas inundaban mi rostro..., no me dejaban ver bien, de repente unas luces y...

Todo se ha acabado. Lo siento por llegar tarde..., no he podido salvarte, no he podido cumplir la promesa de cuando éramos niños…, esa que juramos que siempre salvaríamos al otro sin importar en la situación que estuviera y daba igual perder la vida en ello..., pero ahora estaremos juntos... donde nada podrá separarnos...


Bueno…, aquí dejo una historia que no es mía entera..., lleva algunas ideas del libro Te doy mi coure de Mari Carmen Pérez Vera.

Recomiendo que lo leáis que es muy bonito...

Quiero agradecer a todas las personas que me firmaron en mi otra historia^^, y también hacer publicidad de otra historia que tengo con una amiga^^

Este es el link (sin espacios):

: / / w w w . s / / 1 / s

Espero que os guste la historia^^

Belén^^