Los personajes y la historia no me pertenecen. Yo solo me adjudico la traducción.


Bella's POV

Caminé por el hall rápidamente, yendo hacia el parking en el que Edward y yo siempre quedábamos después del colegio. Me paré brevemente en mi taquilla, metiendo todos los libros y forzándola para que cerrase bien, sabiendo que mañana a primera hora tendría que pelear con la montaña de libros.

Me di la vuelta para ir hacia el parking pero me choqué con Jessica, lo que me hizo apoyarme en la taquilla y a ella tropezarse varios pasos hacia atrás, pero mantuvo su posición enfrente mío, sonriendo como solo ella sabía.

"Así que, Bella" empezó "quería hablar contigo sobre las notas que te has pasado con Edward antes en clase"

Inmediatamente sentí como mis mejillas se encendían, sabiendo que la gente podía interpretar de varias maneras ciertas partes de las notas. "¿Qué pasa con ellas?" Intenté caminar andando hacia el parking para estar más cerca de mi ángel, quien se reiría de mí después, pero que me ofrecería el relax que necesitaba ahora. Desafortunadamente Jessica, quién probablemente tendría un montón de práctica en estas situaciones (sacarle respuestas a alguien que no quiere dárselas), se puso enfrente mío, bloqueando completamente mi camino.

"¿Porqué le preguntabas a Edward si iba a ir a tu casa a la noche cuando Charlie estuviese dormido?" me miró como si conociese la respuesta pero quería estar segura de que no eran rumores falsos (como si un rumor no fuese siempre falso).

Mis mejillas se encendieron de nuevo, y pensé que sería difícil tratar de convencerla de que no íbamos a hacer nada de lo que ella estaba pensando.

"Bueno...eh...é-él suele venir a veces...para ayudarme...con los... deberes" apreté los dientes por lo estúpido que parecía, sabiendo que ella no se lo creería (no era tan difícil, hasta un hombre ciego vería a través de mí).

Jessica frunció el ceño. "¿Así que él va a tu casa cuando tu padre está dormido para ayudarte con los deberes?

Apreté los dientes de nuevo, intentando desesperadamente hallar la mejor manera de salir del atolladero. Era en tiempos como este cuando deseaba de todo corazón que Edward pudiese leer mi mente. Sólo un poco, lo suficiente para que supiera lo que me pasaba y viniese a ayudarme. No estaba realmente segura de que su presencia me podría ayudar o lo haría todo más vergonzoso. Conociéndole, él me seguiría el rollo para reírse de la anécdota, mientras que yo estaría deseando que aquello que pensasen los demás desapareciese. En un momento pensé en revelarle que lo que pensaba era cierto, pero seguramente por la mañana todo el colegio lo sabría. Después de todo, no hay secretos en Forks.

Tragué saliva, mirando el reloj. El colegio había terminado hace cinco minutos, Edward se estaría preguntando donde estoy ahora, considerando que suelo ser una de los primeros humanos en salir. Justo cuando pensaba en su nombre, Edward salió a través de las puertas dobles del colegio. Podía verle claramente desde donde me encontraba (contra mi taquilla), pero Jessica, quién estaba enfrente mío, no le vio en absoluto.

Traté de llamar su atención por señales que decían 'ven aquí' o 'ayúdame' pero me miró directamente, sonriendo maliciosamente y empezó a caminar ¡EN DIRECCIÓN CONTRARIA! Apreté los dientes por enésima vez, enfadada. ¡No me podía creer que me estuviese dejando sola en esto! De todas las cosas que me ha hecho, esta pequeña cosa me hacía desear venganza. Empecé a cavilar para devolverle la jugada que me había hecho, estaba segura que él había escuchado todo lo que habíamos hablado.

Le iba a matar.

"¿Bella?" me preguntó Jess, volviendo al trema en cuestión. "¿Si?" pregunté, empezando a pensar de nuevo.

"¿Porqué entra Edward Cullen en tu habitación cuando tu padre está durmiendo?" Tenía una expresión paciente en el rostro, aún insegura porque se pensaba que la estaba mintiendo. Decidí contarle una mentira algo más razonable.

"¿Por qué crees que va?" puse todo mi empeño en que pareciese insinuar lo que estaba pensando, tratando de no sonrojarme mucho.

"Bueno, yo creo que va pa-para...um..." estaba gratamente sorprendida de haber logrado que Jessica tartamudeara de esa forma.

"Así es" dije simplemente, sonriendo levemente. Casi podía ver la expresión sorprendida de Edward. Él quería oírme mintiendo, así que, ahí lo tienes.

Sus ojos se abrieron desmesuradamente, pareciendo sorprendida. Ella ya lo había pensado antes, pero habérselo confirmado parecía haberla dejado en estado de shock.

"¿Edward Cullen y tú?" dijo un poco alto para mi gusto.

"Sí" le sonreí.

Se quedó callada un momento, aunque Edward no estuviese allí, podía jurar que le sentía, queriendo saber lo que le diría a continuación. Al final Jessica volvió en sí, preguntando sin parar.

"¡DETALLES! ¿Cómo fue? ¿Se marchó después? ¿Tu padre lo descubrió? ¿Usaste protección? ¿Qué-" Le puse la mano indicando que parase, interrumpiéndola.

"Fue..." y aquí venía mi maléfico plan. Edward iba a desear haberme ayudado cuando tuvo la ocasión. "algo que no esperaba" Paré intencionadamente, dándole tiempo a Jessica para sentirse impaciente, y que empezase a pensar toda clase de cosas que Edward seguramente no querría oír.

"¿A qué te refieres?" sonreí ligeramente ante su tono, ella estaba realmente ansiosa.

"Bueno...Edward hizo una especie de llanto mientras estábamos..." casi me sonrojé, pero sabía que revelaría que era mentira.

"¿¡QUÉ!?" Jessica casi chilló. ¿¡Él lloró!?" sus ojos estaban abiertos desmesuradamente, y sabía que este iba a ser el mejor cotilleo de meses. Yo prácticamente podía escuchar los engranajes funcionar en su cabeza, y sabía que Edward no lo estaría disfrutando para nada.

"Sí, lloró. El resto no fue tan horrible pero no llegaba ni de lejos a lo que podrías esperar de alguien como él."

Los ojos de Jessica estaban en serio peligro de salirse de sus órbitas, como si realmente no pudiese creer que Edward Cullen pudiese llorar en medio de un 'acto de amor'.

Estrujé mi cerebro en buscar algo más que añadir para avergonzarle, y sonreí endiabladamente cuando pensé en una cosa más que podría añadir.

"Charle no estaba en casa aquella noche, y no iba a volver hasta el día siguiente. Así que Edward decidió quedarse, y se quedó dormido antes que yo. Y él...habló mientras dormía." ¡HA! Él solía reírse de mi por hablar mientras dormía, y me pregunté que podía decirle a Jessica que sonase raro que él diría.

"¿Y qué dijo?" preguntó Jess, creyéndome completamente.

"Bueno, él dijo algo como 'eso no es lo suficientemente rosa' y luego algo como ¿Dónde está Jessica? ¡Necesito a Jessica!' creo que él está enamorado de ti"

Una sonrisa triunfante se asomó por su rostro y no puede dejar de sonreír. Había sido demasiado fácil.

"¿Y eso a ti qué te parece?" me dijo, tratando de sonar preocupada y amigable, pero noté el tono de superioridad en su voz, diciéndome que estaba muy feliz de poderme robarme a Edward.

"Estoy bien. Se que te prestaría más atención si estuvieses más a su alrededor" casi me eché a reírme allí mismo, sabiendo que Jessica seguiría mi consejo. Siempre supe que a Edward le disgustaba Jessica, y esperaba que esto le pudiese enseñar a que siempre debía ayudarme si tenía la oportunidad.

Justo cuando estaba pensando en él, vino andando por la esquina, tratando de la mejor manera de parecer despreocupado, pero noté que estaba más que molesto e incluso distinguí vergüenza en sus dorados ojos.

"Jessica, espero no interrumpir, pero necesito llevar a Bella a casa ahora." Jessica le sonrió flirteando con él, diciendo dulcemente "Nop, no estás interrumpiendo nada" le sonrió de nuevo antes de dirigirse a la puerta principal, sin mirar hacia atrás, donde yo casi estaba doblada de tanto reírme.

Edward empezó a caminar hacia las puertas, tratando de ignorarme. Aún así, caminaba en paso humano, dándome la oportunidad de caminar con él.

Le alcancé, sonriendo inocentemente. El miró hacia otro lado, intentando ignorarme. Caminamos juntos hasta llegar a su Volvo y meternos en él, sin decir todavía ni una palabra.

Respiró pausadamente, una y otra vez antes de abrir la boca para romper el silencio.

"¿Llorando? ¿¡En serio!?" dijo atropelladamente, apretando su mandíbula enfadado.

"Me dejaste que le respondiese, así que lo hice." Le sonreí, todavía complacida conmigo misma y con la mentira que había creado.

"Sí, pero esperaba que tartamudeases nerviosa y dieras que no hemos dormido juntos; ¡no admitirlo!"

"Bueno, tu siempre dices que yo hago lo contrario de lo que esperas" le dije, repitiendo las palabras que me había dicho muchas veces.

Suspiró, claramente frustrado. Inspiro profundamente otra vez, preguntando, "¿Quieres ver el nuevo salón o no?" dijo, pareciendo preparado para olvidarse de todo eso, pasando de ello y dejando salir lo molesto que estaba.

"¡Por supuesto! Charlie me ha quitado el castigo esta mañana" le sonreí, agradecida de que lo dejase pasar.

"¿Sabes?, Jessica planea seguirme mañana, y el día siguiente. Y el otro. Espero que te des cuenta de lo que has hecho" murmuró antes de cambiar el tema al tiempo, que básicamente consistió en 'vaya con el tiempo, esta lloviendo' y 'sip'

Edward me llevó al camino y me abrió la puerta, cogiendo mi mano tan pronto como la alejé de la puerta.

Me dirigió hacia la casa, abriendo de nuevo la puerta para mí. Emmett nos estaba esperando al otro lado, sonriéndonos maliciosamente.

"Edward, hemos decidido que el salón no era lo suficientemente rosa y lo hemos vuelto a pintar de rosa antes." Edward se quedo rígido a mi lado, mirando furioso a Emmett.

Le estrujé la mano, diciéndole sin palabras que se calmase, mientras trataba de aguantarme la risa. De alguna manera, Emmett se había enterado de la conversación que yo había tenido con Jessica, eso ya estaba claro por como había dicho lo de 'suficientemente rosa'. Adivino que habrá sido Alice, y ella vino bajando las escaleras mientras pensaba en su nombre.

"Edward, Esme me ha dicho que te pregunte si te importaría limpiarle la cocina, pero pensó que podías llorar mientras lo hacías, así que lo he hecho yo por ti. Me empecé a reír al mismo tiempo que Emmett, y Edward le estaba dando mientras la mirada más aterradora que le he visto nunca.

"¡Edward!" Jasper apareció en las escaleras "Jessica Stanley ha llamado antes, y ha preguntado por ti. No estabas así que le he dado tu número de móvil." Edward rugió furioso, soltando mi mano mientras volaba hacia las escaleras en busca de Jasper, quién ya había desaparecido aunque su risa resonaba por toda la casa, haciéndonos reír todavía más fuerte.