Y siempre nos encontramos con nuevas historias a lo largo de nuestra vida.

Es tan fácil decir "Ésto me gusta" o quizás "Ésto no me gusta". ¿Habéis pensado alguna vez lo difícil que sería el perder nuestra identidad?¿O nuestro nombre? Creo que es algo bastante común para un escritor. A veces es muy difícil el diferenciar la realidad que vemos a diario en el noticiario, y tan fácil escapar a ese mundo dónde sabes que no debes temer, puesto que conoces todos los rincones y todos los secretos que haya por haber. Por ejemplo, soñamos con intercambiar nuestras vidas con las de algún personaje heroico, sin pensar en la fuerza que debió de tener aquel sujeto para llevar a cabo su hazaña. Y yo, yo me pregunto qué pasaría si, por un momento, ese deseo se viese cumplido. Y la respuesta a mi pregunta es fácil.

No. Dudo mucho que cualquiera pudiese sobrevivir cuando ve las posibilidades en su contra.

Pero eso es lo bello de ser un ser humano, ¿no? Las cosas cambian. Nuestras historias y nuestros desenlaces también lo harán.

Kotte-kun (noviembre del 2009)


Hola! Cielos... qué alegría que a tanta gente le gustara tanto mi fic!
Jejeje
Bueno... como les prometí, aquí está el segundo capi:
"Historias..."

Presten mucha atención porque en este capi Bella se entera de quiénes son los Guardianes y...
como mucha gente quiere saber: la historia de Edward! Por cierto, una aclaración, los personajes le pertenecen a Stephenie Meyer, excepto Fire y Tom; la magia, los hechizos e incluso las espadas le pertenecen a Christopher Paöllini. Eso era ^_^.

Luego de esto vendrá la fiesta, que será más que interesante

Capi dedicado a:

serena-cullen
Bella Cullen H.
Aleja Cullen

blo0dysita
mary_vampire

y para ti, Criz, por escucharme siempre

Josefa Zúñiga (febrero del 2009)


Bella POV

- La mansión en la colina pertenece a los hermanos Masen... En la torre del reloj viven los Guardianes de la Vida. Nunca ha escuchado alguna de las dos historias?
- La verdad no.- admití.
- Pues entonces, será mejor que me preste mucha atención.- tomó aire y comenzó.- Comenzaré por la historia de los Guardines, le ayudará a entender mejor a los hermanos Masen.

Hace años, existía una joven doncella que había perdido a sus padres en la guerra, sin casa, ni dinero, ni siquiera un linaje respetable, partió en un solitario viaje por aventuras y una familia. Dicen que inició el viaje en una noche de luna llena, y eso ha dado pie a muchos rituales e historias sobre ellos. Luego de viajar durante un año y sufrir muchas penurias en el camino, en la misma noche de luna se le cruzó un guerrero admirable en un magnífico corcel, vestía capa y armadura, y su espada tenía incrustaciones de oro y plata. Sin más, se bajó del animal y sacó su espada, apuntando al cuello de la doncella, porque creía que era una espía del bando enemigo.
Según la tradición, dicen que nada más verse se quedaron mirando intentando intimidar al otro, el caballero era un experto en la magia y la esgrima, pero cuando nació, un oráculo recitó este hechizo: "Atra esterní ono theldiun... Varden du Arget", que significa: "Que la fortuna gobierne tus días... Guardián de Plata", no sabría decirle si es el significado exacto, pero una hechicera tuvo la bondad de traducirlo.
Bueno, la magia es inesperada, pero aquel oráculo colocó una bendición en aquel joven, aunque nadie había sospechado que al final, al encontrar a una persona indefensa y sola en su camino, sufriera la inmediata necesidad de protegerla, aunque eso no significa que se amaron. Se consideraban amigos, mejores amigos.
Nadie recuerda sus nombres, pero se sabe que luego de eso el guerrero se llevó a la doncella y la protegió de cualquier peligro, sin importar que tan terrible pudiera ser. Decían que cuando un enemigo se acercaba a ella, sus ojos, que tenían la particularidad de tener las pupilas de los ojos rasgadas como los gatos y que cambian de color según el estado de ánimo, se volvían de un blanco fantasmal pero parecía satisfecho al terminar su deber.
Después de unos años, el joven se dio cuenta de que amaba a su protegida, y no tardó en desposarla. Pero... la historia termina de manera muy triste... Tuvieron dos maravillosos niños, pero una princesa frívola y hermosa, celosa del amor puro del Primer Guardián y la Doncella Plateada, raptó al mayor de los niños y lo asesinó, al enterarse sus padres, la madre enfermó gravemente luego de que "casualmente" su bebida fuera envenenada, no murió, vivió para educar a su pequeña hijita en el arte de las letras y las plumas; y su padre la entrenó en el arte de la espada y la magia. Tuvo la misma formación de su padre.
Hasta que cumplió los 17 años... la Princesa Fría seguía enamorada del Primer Guardián, y no tardó en acabar en una sanguinaria batalla con espadas con el hombre, dicen que las últimas frases que dijeron fueron:

- Únete a mí, cariño. Vive y sé el mayor guerrero de la historia.
- Jamás me uniré a ti, serpiente. Mataste a mi pequeño, condenaste a mi amada y buscas asesinar a mi dulce niña?
- Bien, si así lo prefieres... Deyja.

Era un oscuro secreto de la magia. El valiente guerrero cayó muerto... y su esposa lo sintió... en ese momento estaba con su hija, en sus últimos momentos de vida, le dijo:

- Te amo hija... escribe nuestra historia, nadie la conoce mejor que tú... te quiero mucho, continúa con esta magia del oráculo, porque ahora te pertenece... Atra esterní ono theldiun... Varden du Arget.- le dijo con su último suspiro.

La pequeña lloró la muerte de sus padres, pero aprendió de ellos. Y se convirtió en la más famosa guerrera y maestra de la esperanza. De ella salieron muchos Guardianes, que a su vez tuvieron aprendices. Pero ahora son cada vez más escasos, además de que ahora son capturados para forzarlos a elegir a su Protegido, y son infelices...

Había olvidado que estaba escuchando al Joven Jacob, más bien parecía que las palabras surgieran como música. Ahora comprendía la hermosura y el poder que ocultaban con tanto ahínco. Era indescriptible, y eso que aún me faltaba la historia de los tan famosos Hermanos Masen.

- Oh, joven Jacob, que maravillosa historia! Hace mucho que mi corazón no se emocionaba tanto.
- Me alegro... Le gustaría escuchar la segunda historia?
- No podría pedir más.- me sonrió, y comenzó por segunda vez.
Nacieron en Chicago, el señor Edward Masen...
- Edward Masen!? Está seguro!?
- Sí, señorita... está bien?- me miró confundido, la sangre había huido de mi rostro con mucha rapidez.
- Oh, por supuesto, disculpad mi descortés comportamiento, podría continuar con su fascinante relato?- le dije impaciente por las formalidades, ahora estaba completamente despierta y ávida de información.
- De acuerdo.

Nacieron en Chicago, el señor Edward Masen era hijo de una familia importante y aristócrata, aunque el siempre se caracterizó por ser amable y humilde, se casó con la señora Elizabeth, quien demostró ser una dama alegre y encantadora.
Ella tuvo dos pequeños, quienes son actualmente huérfanos, el joven Thomas y el joven... Edward
- me di cuenta que decía el nombre con tristeza, aunque era casi imperceptible, bueno... debía interesarme, me estaba enterando de mi futuro esposo, aunque ni siquiera le conociera. Eso me disgustaba.
Bueno... eran una familia muy unida y respetada, no tenían ningún problema, hasta el año pasado... La joven señora enfermó de gripe española y falleció. Tengo entendido que fue un golpe muy duro para la familia y justo medio año después... en una ceremonia, el padre encontró una Guardiana que lo eligió. Se unió a la familia como una hermana más, pero la prensa y las demás familias creyeron que quizás la Guardiana comenzó a significar algo más para el señor Masen.
Su hijo mayor y él discutieron la posibilidad de marcharse, pero el joven Edward no quiso partir. Finalmente, la joven Guardiana se dio cuenta del problema y al no poder marchar (gracias a la necesidad de proteger a esa familia) se suicidó.
Fue algo muy triste... el padre de los jóvenes comenzó a perder la vitalidad, al perder a su esposa y a su mejor amiga, murió defendiendo a un amigo suyo cuando fue asaltado camino al pueblo desde su mansión.
Esta historia es corta y fragmentada, la verdad, yo tampoco quise indagar mucho en la historia, me parecía desagradable entrar tanto en la pena ajena.

- Vaya, es muy triste...- me quedé pensativa, ambas historias eran fascinantes y melancólicas a la vez.
- Sí, lo son...

Nos quedamos en silencio unos minutos, mirando al sol descender... me quedaban unas dos horas, pero quería pensar... qué habrán sentido los hermanos al perder a toda su familia de manera tan cruel y rápida? Se habrán sentido como yo al despedirme de mamá y papá? Ojala que no... Y los Guardianes? Ha de ser terrible el saber que una elección cambiará toda tu vida, más terrible aún si debes tomar esa decisión a la fuerza y sin tener la única ventaja de poder decir quién sí y quién no.
El Joven Jacob se levantó y me preguntó si quería volver a casa. Asentí y caminamos retomando una conversación más superficial y relajada. Me dejó en la entrada de casa y se despidió con la promesa de volver a pasear juntos algún día, me entristecí al entender que él no estaría en el baile, gracias a su estatus. Argg. Charlotte me recibió y me ayudó a bañarme y arreglarme para la ocasión, se lo agradecí, porque pude distraerme y dejar a mi acalorada mente un receso para pensar en amables formalidades y respuestas y... las lecciones de baile moderno.
Me bañé y Charlotte me ayudó a colocarme un vaporoso vestido blanco con detalles azules, además me dio una máscara de luna plateada, cuando le pregunté, me dijo que el tema del baile era ése... y que por nada del mundo me quitara la máscara, además de que mi nombre esa noche debía ser Luna Plateada. Fantástico.
Un coche me esperaba afuera, así que me despedí de mi nana y subí, el cochero me saludó con una sonrisa y un asentimiento con su sombrero de copa. Me llevó a través de la ciudad, no presté atención al trayecto, pero para cuando me abrió la puerta me di cuenta de adónde me habian llevado... la fiesta era en la Mansión Masen.


Y quizás, una fiesta lleve al presentación de la persona más desgraciada que haya habido y que aún esté por haber.