Bien… se supone que debería estar trabajando en otro fic pero se me metió esta idea para n drabble a mi cabeza y no podía avanzar hasta quitármela de la cabeza. No duré no 20 minutos haciéndolo así que cualquier crítica se acepta.

Disclaimer: ¿Me creerían si les digo que Ranma ½ es mío? Yo tampoco les creería si me dijeran que es suyo.

Resumen: Ranma y Akane recurren a un mensajero un poco diferente.

Mensajero.

La extraño, lo admito. Llevo todo un mes sin verla por un "maravilloso" entrenamiento de ojayi. Gracias a Kami-sama me he logrado escapar por un momento y he aprovechado para explorar un poco el bosque en el que estamos entrenando. Es hermoso, arboles altos y frondosos, plantas de un montón de colores, diferente clases de animales… "A ella le encantaría ver esto" es lo que pienso. En eso hay una onda de viento que me refresca un poco. Siempre me he preguntado si el viento puede ser un mensajero.

-Dile: Te extraño, pronto estaré allí, lo prometo. - digo en voz baja. El viento para y me siento estúpido. Como voy a creer que el viento sea un mensajero… aunque… con la clase de vida que tengo la verdad no me extrañaría. Veo que el solo ya se empieza a meter, debo volver ya u ojayi se va a dar cuenta de que falto.

Te extraño, pronto estaré allí, lo prometo

Akane creyó haber oído la voz de Ranma, pero eso era imposible el estaba en un entrenamiento con su papa.

Te extraño, pronto estaré allí, lo prometo

Ahí estaba otra vez. La peliazul volvió a ver por su ventana, notó como las hojas del árbol se movían agraciadamente con el viento. –También te extraño- suspiro. Apagó la luz y se escondió entre las cobijas. Sabía que le había hablado al viento pero no importaba si este le regresaba la respuesta a Ranma.