Capitulo 2- Un nuevo camino.

Era un nuevo día en konoha, el ambiente lucia muy calmado, no se parecía a la konoha de de siempre, estaba muy calmada, normalmente siempre se armaba un escándalo cortesía de naruto, pero ya no era así, su ausencia era muy evidente, corrían rumores de que había muerto por las golpizas que le daban los aldeanos, otros decían que había huido de la aldea por miedo, sea cual sea el motivo, la mayoría se sintió culpable de la perdida de naruto, el silencio reino konoha rápida y dolorosamente. Amanecía, ya era hora de que los negocio abrieran, menos uno, Ichiraku, ellos llegaron el día después de que naruto desapareció, para ellos esa noticia les cayó como mil baldes de agua fría, se podía decir que ellos eran las personas que mas apreciaban a naruto, y su pérdida fue peor que morir, por otro lado las clases en la academia iniciaban, los alumno llegaron y rápidamente se unieron a toda konoha hablando del tema principal, la ausencia de naruto, pero la única que no hablo fue hinata, era de esperarse, ella lo apreciaba demasiado, nunca tuvo el valor de decírselo, pero era muy tarde para lamentarse, solo tenía la esperanza de volver a verlo, y agradecerle por lo que hizo por ella, en aquel 10 de octubre, decidió que sería más confiada, como naruto, para que la aldea lo recordara.

Cuando Iruka entro al salón todos guardaron silencio, sabían que el tenia cierto afecto por él, pero nadie dijo nada, iruka tomo asistencia a la clase, al finalizar pregunto si alguien tenía alguna duda de la clase pasada, kiba fue el único en levantar la mano, iruka le dio la palabra.

"¿aun no saben nada sobre naruto, eh oído rumores, pero no sé si deba creerlos?"-pregunto con un tono de angustia.

"aun no sabemos nada sobre naruto, los ambu perdieron su rastro en las afueras de la villa,

no estamos seguros de encontrarlo"-iruka fue interrumpido por sasuke.

"eso quiere decir que no está muerto"- dijo con temor.

"no podemos estar seguros, pero creemos que tal vez fue secuestrado por algún ninja otra aldea, lo siento chicos, me incomoda seguir hablando de esto"- se disculpo Iruka-"por que no salen un rato, luego los llamo"- les sugirió Iruka algo deprimido.

Los niños salieron de la clase, el último en salir fue Hinata, le jalo de la manga a Iruka, el volteo a verla y ella tenía una expresión optimista como la de Naruto.

"yo también tengo la esperanza de volver a ver pronto a Naruto, Iruka-sensei"- y se retiro del salón.

Iruka se quedo ahí parado y pensó *igual yo hinata, igual yo*-suspiro y se puso a leer unos documentos.

Mientras en el país del viento, cerca de la aldea de la arena, podemos ver a un par de rubios peleando, uno era un niño y el otro era un adulto, el mayor la dijo.

"Al parecer las pesas están funcionando a la perfeccion, entre más rápido te acostumbres a el peso, más pesadas serán gradualmente naruto-kun"- mientras esquivaba los golpes y patadas de naruto.

"¿eso me ayudara a ser más rápido y fuerte, Omega-sempai?" algo agotado por la dura sesión de taijutsu matutino.

"exacto, bueno, creo que ha sido suficiente taijutsu por ahora, lo siguiente será ver tu afinidad elemental para saber con qué elementos te identificas, ¿estás listo?" –pregunto Omega.

"etto… ¿Cómo haremos eso omega-sempai?"- pregunto muy curioso y emocionado.

"simple, solo tendré que ver tu aura"- contesto sencillamente omega.

"¿mi aura?"- dudo naruto.

"si, tu aura, es tu propia energía espiritual, se define por tu espíritu animal y tu elemento, el cual puede ser luz, oscuridad, fuego, agua, tierra, aire, metal o hielo"- le explico.

"¿Qué acaso no eran 5 elementos? "-pregunto naruto algo indeciso.

"en el arte del ninja, si, pero no en el arte del *Sangheili*, es mas explicito"- le contesto, sabiendo que eso solo ocasionaría más preguntas.

En la mente de naruto, kyuubi también estaba atenta a esa charla, y le dijo a naruto.

"Había oído hablar de ellos, pero nunca compridi su estilo de vida"- le comento.

"¿Qué es un sangheili omega-sempai?"- cuestiono de nuevo.

"Los sangheilis somos guerreros como los ninjas, pero nuestro estilo de vida es más complicado, y muchos más peligroso, pero alcanzamos niveles de fuerza que serian el sueño de un kage, nuestro nombre significa *honro a la sangre de mi padre*, y se lo debemos a una raza de guerreros que desapareció hace miles de años, y estamos orgullosos de ser su legado"- le explico todo lo que podía decir, o lo que le permitían.

"wow, entonces, ¿usted es un sangheili?"- pregunto naruto con entusiasmo.

"sí, soy el Sangheili-360, mi deber es mantener el orden en este mundo, pero en fin, debemos seguir con tu entrenamiento"- dijo Omega sin darle importancia.

"está bien, y como veras mi aura omega-sempai"- dudo naruto.

"mediante meditación, solo realiza al ejercicio que te enseñe esta mañana"- le explico omega.

Naruto recordó que antes de comenzar a practicar taijutsu, omega le enseño el método para poder meditar, a omega le tomo unos minutos, mientras que a naruto le tomo media hora.

Naruto había comenzado a concentrarse, hasta que lo logro, pero ahora no sabía por qué había regresado a su mente, pero se alegro cuando vio a kyuubi, corrió abrazarla y comenzaron platicar.

"qué bueno es volver a verte kyuubi-chan, viste todo lo que omega-sempai me a enseñado, verdad que es asombroso"- dijo naruto muy emocionado.

"tienes razón naruto-kun, las leyendas eran ciertas, los sangheilis son asombrosos, si te esfuerzas, algún día serás un gran sangheili"- le felicito kyuubi *además de que es muy sexy* pensó mientras se sonrojaba, pues omega era una versión adulta de naruto, pero sus pensamientos fueron interrumpidos por la voz de un intruso, y voltearon sorprendidos por saber quién era ese intruso de la mente de naruto.

"gracias"- dijo omega, que luego pregunto -"¿Por qué esas caras?".

"¿Cómo entro en nuestra mente omega-sempai?"- pregunto naruto perplejo.

"Gracias a mi nivel de meditación puedo entra a otras mentes sin problemas, es sencillo cuando practicas la meditación diariamente, por cierto, te felicito naruto, esta vez lo lograste en menos de 5 minutos, eso fue un gran avance, enserio"- concluyo omega.

"De nada omega-sempai, solo me esforcé como kyuubi-chan me dijo, que hiciera, por cierto ¿ya veremos cuál es mi elemento y mi espíritu animal?"- pregunto naruto.

"claro, sígueme, daremos un paseo por las memorias de tu padre"- dijo omega serenamente.

"¿por las memorias de su padre? A que se refiere"- pregunto kyuubi en esta ocasión.

"verán, cuando una persona muere, su energía o alma pasa a sus descendientes mas cercanos, esa energía contiene toda la información de sus ancestros, así como la de su vida, así sabremos cuáles son tus elementos y tu espíritu animal"- le explico omega.

"eso es asombroso, estoy listo omega-sempai"- afirmo naruto feliz.

"¿nos quieres acompañar kyuubi-chan?"- pregunto omega.

"no quiero ser una molestia para ustedes chicos"-dijo apenada.

"claro que no lo eres kyuubi-chan, vamos, acompáñanos, dattebayo"- insistió naruto mientras la tomaba de la mano, "está bien los sigo chicos"- le respondió kyuubi.

De un momento a otro estaban viendo como Minato realizaba muchas misiones, no vieron nada en particular, pues no estaban ahí para conocer la vida del 4to, sino para saber qué clase de técnicas realizaba.

"¿alguien aprendió algo en esta búsqueda?"- pregunto omega.

"me di cuenta de que mi padre fue un gran shinobi, además de que se basaba en el elemento aire"- dijo naruto, que sorprendió a kyuubi.

"no me sorprende que me haya derrotado, el era muy fuerte" –dijo con una sonrisa mientras miraba a naruto.

"las memoria de tu padre me dicen que tienes talento con el viento, y tus propias memorias me dicen que tienes talento con el fuego, si no me equivoco tu espíritu animal es el lobo, eres libre como el viento e imponente como el fuego, te abrirás paso entre tus enemigos y brindaras calor y cariño a tus amigos, como lo hace un lobo en una manada."- le informo omega a naruto.

Estas palabras le dieron a naruto un semblante de alegría, inmediatamente abrazo a omega sin pensarlo, le agradeció por lo dicho y lo abrazo con mas fuerzas, y omega solo le correspondió ese abrazo, a pesar de que apenas tenía días de conocerlo, lo veía como a su padre, sentía ese cariño que siempre había anhelado, kyuubi estaba conmovida de que alguien se preocupara tanto por naruto, está feliz de que omega hubiera aparecido en la vida de naruto, todo comenzó a brillar, mientras omega y naruto se desvanecían de la mente de naruto.

Ambos estaban en sí, devuelta a la realidad, se quedaron callados hasta que omega rompió el hielo.

"ha sido suficiente entrenamiento por hoy, tendrás el resto del día libre, ¿entendido?"- dijo mientras levantaba.

"entiendo omega-sempai"-le contesto naruto muy alegre, pues el entrenamiento fue algo agotador.

"disculpen, omega-san, naruto-kun, podrían ir al mercado por algunas proviciones, si no es mucha molestia"-pregunto una joven de la posada donde se estaban quedando.

"no hay problema kimiko-chan, vamos naruto-kun"- dijo omega mientras tomaba el dinero y se dirijia al centro de la aldea.

"está bien omega-sempai"- lo siguió hasta el mercado de suna.

Ya en el centro de la aldea omega se detuvo y le dijo a naruto:

"¿Por qué no vas a jugar al parque mientras yo voy por lo víveres, naruto-kun?"-le dijo Omega.

"em, claro omega-sempai, lo esperare aquí, lo veré luego"-le contesto naruto mientras omega se retiraba, naruto iba rumbo a os columpios, pero alguien le llamo la atención, un pequeño chico pelirrojo, sin cejas, unas ojeras como de mapache, y con un osito en sus brazos, estaba muy solo, los otros niños no se le acercaban, y como era de esperarse naruto se le acerco curioso, lo miro y le dijo:

"hola, ¿quieres jugar conmigo? Tengo una pelota"-dijo amablemente, el chico se sorprendió por la amabilidad de Naruto.

"¿no me tienes miedo?"-pregunto el pelirrojo.

"¿Por qué habría de temerte?, no das miedo, más bien eres simpático"- le sonrió naruto.

"muchas gracias, tu también me agradas, ¿Cómo te llamas?"-le pregunto algo alegre.

"me llamo Naruto Uzumaki, y algún día seré un gran sangheili, dattebayo, ¿y tú, cuál es tu nombre?" -contesto muy emocionado.

"mi nombre es Sabuku No Gaara, y él es Teddy"-señalando a su oso de peluche.

"entonces, ¿quieres jugar?"- volvió a preguntar, "claro"-respondió gaara, paso un largo rato desde que ambos chico comenzaron a jugar, la gente miraba como se divertían esos niños, pero les sorprendía el que gaara no mostrara rastro de eso toque macabro que siempre tenía, lo miraban con un aura de inocencia a ambos, alguno se arrepentían de cómo lo trataron, otros solo se preocupaban por la seguridad de naruto, pero nadie protesto, pues no querían arruinar la felicidad de ambos niños, y los cobardes solo le temían a gaara, pero aun así ellos siguieron jugando.

Mientras ellos jugaban, alguien los veía desde las sombras, omega solo suspiraba al verlos divertirse, mientras una sombra aparecía detrás de él.

"Parece que ambos serán buenos amigos omega-kun"- dijo la sombra.

"tienes toda la razón Darkira-san"- sin voltear a verlo, -"y ¿Qué te trae por aquí?"-le cuestiono.

"Tenía que revisar el progreso de tu misión Omega-kun, además de que te tengo que actualizar tu misión"- le explico Darkira.

"¿una nueva misión? ¿Qué necesita Turakage-sama?"- omega parecía sorprendido.

"Nada, solo pasaba para ver como te va"-dijo

"vaya, muy amable de tu parte, has cambiado Darkira-san, bueno será mejor ir a ver a naruto y su amigo"- se levanto de donde estaba sentado, pero se dirigió hacia un carrito de helados que estaba cerca.

"y así fue como termine aquí, le debo mi vida a Omega-san, dattebayo"- parece que naruto le conto a gaara la historia de su vida, se habían vuelto buenos amigos en poco tiempo.

"Y yo que creía que mi vida era difícil, nos parecemos mucho naruto-kun"- dijo gaara mientras abrazaba a su osito.

"pero uno no debe dejarse vencer por la cruel vida, debes de darle la cara, y enfrentarte a lo que se te oponga, como dijo omega-sempia, si la vida fuera fácil, no tendríamos por que morir"- dijo naruto con un tono de confianza.

"es verdad, y pensar que hace unos momentos tenía una visión totalmente diferente de la vida, gracias naruto-kun"-agradeció el pequeño gaara.

Naruto iba a hablar pero fue interrumpido por el rubio mayor, que traía un par de helados.

"veo que encontraste algo productivo que hacer Naruto, tómenlos, antes de que se derritan"- les entrega los helados.

"gracias omega-sempai, el es mi nuevo amigo, Gaara"- le dijo Naruto.

"mucho gusto Gaara-kun, un placer conocerte"-le dijo cortésmente.

"igualmente, gracias por el helado"- dijo Gaara apenado.

"bueno, te esperare una rato mas Naruto, estaré sentado en las bancas, yo te aviso cuando nos tengamos que ir"-mientras se retiraba y se iba a sentar.

Mientras Naruto y Gaara seguían comiendo sus helados, omega meditaba sobre su vida, y sobre su futuro, *tantas cosas por las que he pasado, y ha sido tan poco tiempo*- observa a Naruto,*en verdad podrá ser él, es un gran poder para un chico de 6 años, pero ella lo eligió a él, enserio ese chico sí que es especial, además de ese gran don suyo, hacer amigos fácilmente"- mientras miraba a Naruto y Gaara reírse *-lástima que tengamos que partir mañana, es como Norik siempre decía, "si la vida fuera fácil, no tendríamos por que morir" ahora entiendo sus palabras, jamás pensé que los humanos fueran tan complejos* pensó mientras suspiraba, se levanto y fue donde Naruto, y le dijo:

"Naruto es tarde, tenemos que irnos, despídete de Gaara"- dijo omega viendo a ambos niños.

"ya veo, bueno creo que este es el adiós Gaara-kun, espero volver a verte mañana y jugar a los ninjas, dattebayo" - dijo Naruto levantando el pulgar.

"¿vas a venir?"-le contesto Gaara.

"claro Gaara-kun, dattebayo, adiós"- se despidió mientras se iba con omega.

"adiós Naruto-kun"- se despidió de su nuevo y mejor amigo,*gracias por cambiar mi vida Naruto-kun*- pensó mientras se dirigía hacia sus hermanos.

Horas mas tarde.

Ya habían pasado unas horas desde que Naruto y Omega regresaron a la posada, Naruto ya había cenado y tomado un baño para irse a dormir, debido a que se irían temprano, mientras que omega platicaba con las dueñas de la posada, eran madre e hija, la mayor se llamaba Tsume y su hija se llamaba Kimiko, ambas parecían atentas a la plática, mientras omega tomaba una bebida de su aldea natal, tequila, pero no parecía que esta tuviera efecto en el, estaba tan sobrio como Tsunade de borracha, omega les platico sobre el encuentro de Naruto con Gaara, ha ellas los sorprendió, por lo que Omega les pregunto:

"¿hay algún motivo por el cual Gaara no tenga amigos?"- mientras tomaba algo de tequila.

Al principio duro el silencio, hasta que Tsume hablo:

"todo se debe a que el shukaku esta sellado dentro de Gaara, por eso la gente trata de alejarse de el"- respondió la mujer mayor, con un semblante triste.

"Además de que le kazekage no permite que los aldeanos se relacionen demasiado con Gaara, es un pésimo padre"- respondió con coraje Kimiko.

A Omega le sorprendió que el kazekage fuera así de cruel, para tratar de esa forma a su propio hijo, algo que a omega no le agrado, pero trato de no mostrar el enojo que sentía:

"es una lástima por el pobre de Gaara, pero gracias a Naruto, su vida no será tan dura como pudo haber sido, hoy pude verlos a ellos jugar como a un par de hermanos, tan felices y sonrientes, fue algo conmovedor, incluso algunos aldeano que los vieron, no pudieron evitar ser contagiados por la alegría que esos 2 propagaban, los niños felices hacen felices a los adultos, es algo inevitable" – termino omega mientras volvía a tomar algo más de tequila.

"me alegro de que ustedes llegaran a esta aldea, su presencia siempre será recordada omega-san, al igual que Naruto-kun"- le agradeció Tsume mientras daba un sorbo a su te.

"nos levantaremos temprano para despedirnos de Naruto-kun"- le comento Kimiko.

"está bien, saldremos a las 6 am, las esperaremos, por cierto saldré un rato, vuelvo enseguida"- mientras salía afuera de la posada, se para en seco y realiza una un jutsu de invocación, del cual surge una tortuga naranja, de menos de 30cm, parada en dos patas y le dice:

"¿qué sucede Omega-san?"-pregunto la tortuga ninja.

"necesito que hables con Turakage-sama, es sobre Naruto y Gaara, debes decirles que pronto iré por Yugito Nii y Bee, el proyecto Sangheili-II sigue en fase de reclutamiento"- le explica a la pequeña tortuga.

"Está claro omega-san, le informare inmediatamente a Dume-sama, algo más que deba decirle"- pregunto la tortuga ninja.

"Tendré que tomar medidas drásticas, que no se preocupe por lo que pase"- le respondió omega.

"entendido, se lo diré a Dume-sama, adiós omega-san"-se despidió la tortuga ninja.

"adiós Kame-Touchi"- dijo mientras la tortuga se esfumaba con un puff.

"muy bien, es hora de preparar la carga, solo espero que sea convincente" – dijo omega mientras sacaba unos productos químicos de un maletín.

Mansión del Kazekage, 0215 horas.

En un extraño evento del destino, Gaara había caído en un profundo sueño, a pesar de sus intentos de oponerse a ese repentino sueño, los brazos de Morfeo había logrado atraparlo.

Mente de Gaara…

Gaara… - una vacía y tranquila voz llamaba al pelirrojo, que se encontraba dormido en el suelo, en medio de la nada.

Gaara… - volvió a llamarlo esa voz.

Gaara… - volvió a llamarlo esa voz, Gaara esta reaccionando a ese llamado, despertó y se puso de pie, se tallo los ojos y miro confundido a su alrededor.

¿Don…de estoy? – se pregunto a sí mismo el pelirrojo, trato de hacer memoria del lugar en el que estaba, y fue cuando sintió como si le hubieran derramado un balde de agua fría encima.

Vaya, vaya, mira a quien tenemos aquí – dijo una voz siniestra que provenía de atrás de Gaara, el quiso cerrar los ojos y despertar, pero no pudo.

No lo intentes, es inútil, solo retrasas lo inevitable – volvió a decir la voz, Gaara pudo sentir el alentó de la criatura detrás de, el, volteo y vio a un par de ojos amarillos, que lo miraban fijamente.

Después de un largo tiempo, por fin podre comenzar mi venganza contra esta aldea, solo necesito tu cuerpo, así que no pongas resistencia – dijo la voz, Gaara trato de huir, pero la arena le cerró el paso.

Ah, ah, ah, no hagas esto mas difícil, solo retrasas lo inevitable- dijo voz, con un todo de malicia, la arena tomo a Gaara por los pies y lo arrastro hacia una celda.

Es tiempo de que seamos uno solo, jejejeje – rio la criatura, Gaara, desesperado, esperaba por un milagro, deseaba que apareciera cualquier persona y lo ayudara, incluso pensó en Naruto, sus hermanos, su tío Yoshamaru, hasta en su padre, pero nadie acudió.

Fue en ese momento que una esfera de luz impacto contra la criatura, hiriéndola y haciando que soltara a Gaara, levanto la vista y vio a su salvador, estaba sorprendido de verlo ahí.

Te lo advierto, quita tus arenosas garras de Gaara, ¿lo e dejado claro Shukaku? – dijo la figura, con la mirada fija en el demonio y apuntándolo con una extraña arma, similar a una escopeta.

TU, no se que demonios haces aquí, pero no dejare que arruines mis planes… - shukaku no pudo terminar de decir lo estaba diciendo, debido a que recibió otro disparo de la figura.

Aquí las órdenes no las das tú, ¿entiendes cara de ano? – dijo la figura mientras dejaba ver una sonrisa en su rostro.

Gaara, será mejor que te alejes de esa rata fea, esto se va a poner feo – dijo mientras el shukaku se reponía del ataque y miraba con furia a la figura.