Todos los personajes aparecidos en este fanfic no son míos. Actualmente son propiedad de J.K Rowling, Warner Bros, salamandra, y todo aquel que haya comprado sus derechos (cosa que yo obviamente no he hecho porque no soy rica).


Solo lo intocable es deseable

-No te hagas demasiado amiga suya, Rosie. El abuelo Wesley jamás te perdonaría si te casaras con un sangre limpia.

Y en ese preciso instante comenzó todo. Sus miradas se habían cruzado y la sonrisa tranquilizadora de Rose lo había inundado todo. El destino había comenzado a mover sus engranajes y no los pensaba parar.

Scorpius aun podía recordar como había acabado en el compartimento que la chica compartía con Albus Potter, sin más opción, pues el resto de los vagones estaban repletos. También tenía en su memoria el momento en el que habían hablado de las casas y en él por primera vez había deseado romper la tradición familiar para quedar en la que ella cayese.

Ante todo pronostico ella quedo en Slytherin, como él. Si buscaba en su cabeza podía ver los ojos asustados de ella cuando se sentó junto a él en la mesa, su vergüenza al recibir todas esas miradas hostiles que se le venían encima por ser la primera Wesley en quedar en otra casa que no fuese Gryffindor. Sin embargo, después del primer mal trago y las cuatro semanas de adaptación, Rose había resultado ser una perfecta Slytherin. Se había ganado la confianza de todos y había afianzado su estatus a base de una alta popularidad que gozaba de buena salud gracias a relaciones como la que mantenía con el propio Scorpius o con Laia Zabini.

A pesar de todo, él sabía que debería haber quedado en Gryffindor. Siempre había demostrado ser toda una leona en su comportamiento. Por eso, sentado junto a ella en la biblioteca no podía evitar preguntarse, después de exactamente seis años de amistad, porque había caído en el nido de serpientes.

A Scorpius las palabras se le escapan de la boca y en medio de un silencio sepulcral se le escapa en un susurro.

-¿Qué te dijo exactamente el sombrero seleccionador?

La chica levanta la cabeza y le mira con ese océano azul.

-Scor no has escrito ni medio pergamino de la redacción de pociones ¿Te quieres concentrar?¿No querrás empezar mal tu último curso aquí no?

Sin embargo, ha llamado la atención de Albus y como tampoco tiene muchas ganas de trabajar secundo la cuestión de su mejor amigo con esa sonrisa guasona que se le engancha a los labios.

-Es cierto, nunca le contestaste al tío Ron cuando se entero y te preguntó ¿Qué te dijo?

-No me dijo nada y dejadme en paz, que siempre me estáis distrayendo.

Al mira la hora y descubre, con mucha alegría por cierto, que es la hora del entrenamiento de Gryffindor.

-Me voy que mañana jugamos contra Ravenclaw y a James le ha dado por machacarnos a base de ejercicios. Cuéntame lo que conteste en la cena.-Dice revolviendole el pelo al rubio- Nos vemos.

Cuando el chico ha abandonado la biblioteca Scorpius no puede evitar seguir tras su objetivo. Ve como la chica se recoge el pelo castaño, también marca que la distingue de todos los Wesley, trata de continuar con la tarea, pero él tiene muy claro lo que quiere saber.

-¿Y bien?

-¿Quieres dejar el tema? Que más da ¿No querrás cuestionar mi pertenencia a la casa no?-Pregunta de pronto a la defensiva.

-A mi no me asustas, así que guardate tus gruñidos para otro.

-Vete un rato a la mierda.- Dice mientras se levanta enfadada.

El chico sonríe, porque si hay algo que le encanta es discutir con esa melena castaña llena de rizos. Es su mejor pasatiempo. Motivo por el que se levanta de la silla y lo sigue rápido hasta las estanterías. Se apoya en la que hay justo detrás de ella.

-Con razón no te pusieron en Gryffindor. Hubieses sido una deshonra con todo lo cobarde que eres.-Dice pinchándola.

-¡Yo no soy cobarde! Solo... no me apetece hablar del tema.- Contesta sonrojándose.

Intenta una huida que acaba cuando él le arrebata el libro que ha ido a buscar de las manos.

-Si no me lo dices no te lo devuelvo.- Suelta con esa sonrisa de autosuficiencia que le caracteriza.

-Scor...

Murmura suplicante mientras intenta cogerlo infructuosamente. Suspira y finalmente para.

-¿Por qué quieres saberlo?

-Curiosidad.

-¿No te alegras de que este en tu casa?¿De que seamos amigos?¿De que no le hiciese caso a mi padre?-Pregunta con los brazos cruzados sobre su pecho.

-Claro que sí ¿Cómo no me iba a alegrar?¿Tienes idea de lo mucho que me hubiese aburrido sin ti durante todos estos años?-Le pone el libro en la mano.- Si no me lo quieres decir yo no te voy a obligar.

Se ha dado por vencido y comienza a andar para abandonar el pasillo, ella da un par de pasos tras él.

-Scor.-Él se gira y ve como ella clava la mirada en el suelo.- Ya sabes como es ese estúpido sombrero … Me dijo que sería una perfecta Gryffindor pero que no podía quedar allí si mi corazón estaba atado y pertenecía para siempre a Slytherin.


Hace mucho que no escribía de esta pareja y la echaba de menos por eso he decidido volver … es sobre la pareja que mejor me lo paso escribiendo. Espero que os guste el primer capitulo y que me contéis que os ha parecido.

Para salvar una linda hadita dale al botón verde porfa. XD