No tengo perdón ni excusas lo se, solo espero no defraudarlas y darles saludos a las que me hayan tenido paciencia y darle la bienvenida a las que están siguiendo el fic, mas un profundo agradecimiento a las lo leen… por eso este cap. va dedicados a ellas:

Ludwika Cullen, Mimabells, alexacullen87 , RiniAndHelio , Patry32 , RosAlice22 , gracias de corazón y disfruten con amor…

B POV

Ella era capas de pronosticar cosas… y… manipularlas.

Mi padre le guardó rencor porque decía que con lo que ella hacia, sobraba y bastaba para que nos ayudara a volver a la civilización, y era verdad, es más ella nunca lo negó…

Flash Back

-Aun no es el momento. Todo tiene su tiempo, las cosas ocurren por algo, y lo que tenga que pasar… pasará, pero a su tiempo y sin que yo me meta en el equilibrio con lo que se me ha otorgado.

-Ya estoy arto de que me salgas con lo mismo diciendo que es lo mejor para mi hija, tu solo te preocupas por ti.

-Lamento defraudarte pero yo no tengo ese tipo de malicia. Y si, esto lo hago por ella… este es su destino. Ella partirá cuando tenga que hacerlo.

Charlie soltó una risotada amarga.

-Y si tanto te preocupa por que no la ayudas… ¡Por Dios, Ya Casi No Habla. Si tanto la quieres como lo dices AYUDALA!.

-Te estas afectando por algo en que ni yo misma me puedo meter- suspiró- ella tiene que pasar por todo esto, pero no por decisión mía… ese es su destino, hay un designio… una profecía que se está cumpliendo y yo no puedo intervenir… solo puedo prepararla para lo que se le viene… lo siento, pero así son las cosas, y no tienes ni idea de lo que pasa ni lo que pasará… como te dije no puedo intervenir´´.

Charlie se puso rojo del coraje y salió a grande zancadas de la choza hacia la orilla de la playa. Esto lo hacia cada vez que necesitaba estar solo, para pensar o meditar sobre lo que lo aturdiera.

Yo solo lo esperaba despierta acostada hasta que el volvía; se aseguraba de que estuviera bien abrigada aunque las noche eran frescas, depositando un beso en mi frente y se acostaba.

Fin del Flash Back

El problema que yo tenía era que yo ya casi no podía hablar.

No era que no supiera o me lo evitara algo físico… era algo mas allá…

Algo dentro de mí me mantenía prisionera en un silencio que algunas veces me daba miedo.

Hablaba… aun lo hacia, pero solamente para lo necesario, y también de cierta forma… tampoco lo necesitaba.

Es un poco extraño pero por ejemplo si estaba en algún sitio y necesitaba estar sola tanto mi padre como Sioban me miraban con mirada interrogante, luego, era como si al observar mis ojos, ellos les hablaran y hacían lo que con la mirada les transmitía, al igual de cuando pensaba mucho en algo y hacia una pregunta de la nada…

Flash Back

Luego de esa noche de discusión, no podía dormir bien.

Mi padre se encontraba dentro de la choza y Sioban detrás de mí, haciendo no se que. Yo Estaba sentada afuera, viendo las olas del mar, con mis rodillas abrazadas y mi mentón sobre ellas, pensando en la discusión que habían tenido mi padre y mi Sioban; sobre todo la parte del no poder hablar…

-¿Por qué?- pregunté de repente.

Lo más increíble era que ella sabía el trasfondo de esa pregunta y la respuesta.

Escuché como suspiró.- Cuando te encontré sentí una gran conexión entre tu madre y tu, después de que ella murió… una parte de ti se cerró…- dijo mientras se sentaba a mi lado.-Pero eso no es todo mi niña…

Un gran amor te ahogó en un silencio parcial… otro te sumirá en uno casi total y una ultima perdida eclipsará tu voz dejándola en un pozo sin fondo.

Las primeras dos estarán siempre en tu corazón, y la última te acompañara espiritualmente, hasta que estés lista.

Tu destino está marcado pero es incierto a la vez.

Estabas destinada a llegar acá, para poder aprender y para que te prepararas a lo que te toca enfrentar.

Otro gran amor… uno totalmente distinto y único de los que has tenido anteriormente, llegará a ti, y solo cuando ambos sean correspondidos de corazón, al igual que sean admitidos, saldrás de la prisión del silencio.

Rió pero sin ningún tipo de alegría.

Luego de eso se te viene la grande… No avisará, por eso tienes que estar preparada para todo…

Fin del Flash Back

No le pregunté a que se refería; algo en mi lo sabia, y por alguna razón sabia que quedaba poco tiempo…

Estaba sentada en las rocas, al borde de las olas cuando una extraña opresión me izo salir de mis cavilaciones… Mi Papá…

Me giré inmediatamente y Sioban se encontraba detrás de mí…

-Ve…es hora- me susurró.

-NO- dije también susurrando pero con voz profunda… Y con eso salí corriendo hacia la choza.

Las lágrimas salían de mi rostro mientras un profundo dolor me daba de lleno en todo el pecho.

Al llegar lo vi.

Se encontraba en el suelo retorciéndose de dolor. Corrí hasta el, acunándolo en mis brazos, mientras el se apretaba y masajeaba el brazo izquierdo y el pecho.

El siempre se encargó de enseñarme lo mas que sabia… y según lo que había aprendido gracias a el y a Sioban… estaba sufriendo un infarto.

No era la primera vez que ocurría. Así que ya sabía lo que tenia que hacer.

Rápidamente me arrodillé colocando su cabeza sobre mis piernas. Luego uní mis manos frotándolas.

- Reúno vida, tiempo y parte de mi ser. Reúno vida, tiempo y parte de mi ser…- repetía una y otra vez.

Sioban me había enseñado a reunir vitalidad para dársela a quien la necesitara. Ella me contó de cómo izo esto cuando lo encontró en el yate; luego tuvo un paro respiratorio cuando yo tenía 13 años y ella me obligó a hacerle este ritual y funcionó.

Puse las manos en su pecho y en ese instante me tomaron de las muñecas. Levanté la vista y allí estaba ella.

-No mi niña, cuando algo tiene que pasar, debes dejar que pase. No hay nada que puedas hacer- cerré los ojos mientras negaba con la cabeza- dile lo que tengas que decir.

-Bella- dijo mi padre haciendo que abriera los ojos- Sioban tiene razón... Todo el tiempo la tuvo… solo que nunca quise aceptarlo.

-Papi te quiero- dije. Sioban me soltó las muñecas he inmediatamente acuné su rostro entre mis manos mientras gruesas lagrimas brotaban de mis ojos.

-Lo se cariño. Tu madre siempre te amó y te amará al igual que yo. Quisiera haberte cuidado por mas tiempo pero no se pudo. Quiero que sepas, que aunque no pudimos continuar contigo en este mundo, tu madre y yo estaremos siempre en tu corazón. Te amamos Bella.- sonrió y sus ojos perdieron precisión de visión. Sus brazos cayeron a sus costados y su rostro decayó hacia un lado.

-Papá?...papi?... PAPÁ NOOOOOOOOO- lo abracé y pegué mi rostro a su pecho… pero su corazón no latía- no- le susurré con resignación - te quiero.

Después de un rato levanté mi rostro serrándole sus ojos.

Mientras lo abrazaba Sioban me rodeó con sus brazos transmitiéndome una extraña sensación, la cual trajo a mi cabeza unas palabras…

Flash Back

`` Las primeras dos estarán siempre en tu corazón, y la última te acompañara espiritualmente, hasta que estés lista.´´

End Flash Back

Inmediatamente m tensé y giré la mirada hacia la de ella, la cual pude observar un brillo de conocimiento en ellos.

-Por favor…- dije con voz ahogada- aun no… aun no estoy lista…como voy…- me interrumpió colocando uno de sus dedos en mis labios.

-Bella… no puedo hacer nada- intenté negar con la cabeza, pero tomó mi rostro entre sus manos reclamando al cien por mi atención- nena… es hora de dormir- abrí los ojos como platos- ssshhh…. Todo va a estar bien, te lo prometo.

Colocó una mano sobre mi pecho y la otra en mi cabeza, dejando que su dedo pulgar reposara en mi frente.

*Se reúnen todos mis dones aquí.

Pido permiso para que todos puedan llegar,

Y que si errores solo a ti,

Para que así todos los puedas heredar.*

Luego de eso perdí en conocimiento, encontrándome con una nada a la vez que una voz en mi resonaba…

Te acompañaré y guiaré espiritualmente, pero dentro de 89 lunas abre el cofre… llegado el momento sabrás que hacer…

Cuando desperté estaba sola. Intenté llamar a Sioban pero ningún sonido salió de mis labios, más que un pobre sonido lastimero.

Salí corriendo y el sol brillaba en todo su esplendor. Corrí hasta que mis pies tocaron el agua del mar.

Lloré en silencio.

El silencio que sería mi único compañero de ahora en adelante.

En ese momento un susurro en el viento me hizo levantar la mirada hacia el mar

En una de nuestras madres, en la que te da cobijo, la que muchos dicen estuvo l fruto prohibido, está lo que necesitaras…

Y la respuesta me golpeó en la cara casi de inmediato.

El árbol.

El árbol donde tantas veces nos sentamos, mientras ella me relataba historias o me enseñaba cualquier cosa.

Corrí adentrándome un poco en el bosque. Conocía ese y otros caminos como la palma de mi mano, y además sabia cual árbol era también porque era el más grande de toda la isla.

Al llegar no supe que mas podía hacer… sabía que buscaba algo … pero qué?

Recuerda que si quieres algo debes pedirlo de corazón…

Esas palabras siempre me las repetía Sioban.

De inmediato me arrodillé en l punta del árbol cerrando los ojos y desee, de corazón poder encontrar eso que tanto buscaba, entonces abrí mis ojos…

… y nada.

Suspiré.

No sabia que estaba buscando no como conseguirlo.

Alcé la vista a los cielos como pidiendo que me iluminaran, cuando lo vi.

Un cofre.

Un cofre en las raíces del árbol

No… Un cofre en el pico de las raíces del árbol.

Así que con un último suspiro me dediqué a trepar al árbol que nunca había logrado trepar, y no precisamente por ser el más grande sino en mas complicado.

Después de no sé cuantas caídas, raspones, y cosas que uno pueda imaginar que te pueden pasar trepando un árbol que me odiaba (el cual creía que me quería), pude ir a mi refugio.

Con solo entrar un aire de soledad me dio la bienvenida adherida de u escalofrió.

Dentro de 89 lunas abre el cofre… llegado el momento sabrás que hacer…

Esas palabras resonaron y no pude más que hacer caso. Así que con él en manos me dirigí hasta una de las repisas y lo deje allí.

Junto reposaba el libro que Sioban tan celosamente cuidaba. Ella no me prohibía verlo pero siempre me dijo que ver y que no. Según ella llegado el momento podría educarme de él al cian… y algo dentro de mi me dijo que ese momento había llegado.

Me senté en mi cama y comencé a leerlo.

Decía todo lo que había pasado, todo lo que tenía que saber y hacer.

Además de las practicas que hacía con ella pero a medida que leía me daba cuenta que esto no iba a ser tan sencillo- como si y no lo tuviera difícil- dije para mí con los ojos un poco húmedo al recordar mi situación.

En fin, Sioban me dejó las herramientas y como usarlas para seguir el destino que (según ella) estaba deparado para mi.

Durante los próximos días estuve entrenando al cien todo lo que en el libro estipulaba.

Ya habían pasado las 48 lunas desde los sucesos que terminaron de cambiar mi vida por completo.

Para mi gran sorpresa ya era toda un hechicera; claro que al principio no fue nada fácil, y lo que vino luego menos, pero no me podía quejar.

Ya era capaz de tener cierto control sobre los elementos, y cada dia que pasaba sentía que mejoraba mas… pero como no, no todo fue perfecto, ya que estaba sola, y no pude recuperar mi voz.

`` Otro gran amor… uno totalmente distinto y único de los que has tenido

Anteriormente, llegará a ti, y solo cuando ambos sean correspondidos de corazón,

Al igual que sean admitidos, saldrán de la prisión del silencio.´´

La tenia fácil no… ja… si como no. Encerrada en una isla en la cual la única compañía (además de la vegetación) de seres vivos eran los animales que en ella habitaban… al menos que el amor que necesite sea el de un mono o una culebra!

El tiempo siguió transcurriendo y yo iba creciendo en todos los sentidos a medida que el transcurría.

Así transcurrieron las 41 lunas restantes completando las 89…

… Era el momento… Había llegado la hora!

Kisses…

Toxicullen…