LOS PERSONAJES PERTENECEN A STHEPANIE MEYER LA TRAMA ES MIA.

N/A:

¡Hola! Aquí de nuevo yo, perdonen la tardanza pero la escuela me agobia, en serio, es frustrante.

Bueno pasando a otras cosas déjenme decirles que la escritora Moownca Kristel Swan Cullen hizo un desenlace alternativo, se llama que hago yo, espero vayan y lo lean, es algo muy bonito, pero ahora me toca a mi seguir en lo que deje mi historia. Bueno hasta aquí, las dejo para que lean. Sé que he dejado muy olvidado esto, pero la inspiración no me venía, he estado demasiado ocupadísima y es una actualización que espero vengan muchas más pronto. ¡Lo quiero! :D

En el capitulo anterior….

Yo me quede ahí, inmóvil, cuando tuve las fuerzas para moverme subí, las escaleras, entre en mi habitación, aquella que había compartido con él, me avente a la cama, y comencé a llorar.

No concebía que esto estuviera pasando, quería que fuera un sueño, un horrible sueño de que quería despertar, seguí llorando y me quede dormida.

Capitulo 3.-

Desperté, me sentía fatal, me senté sobre la cama, cuando sentí unas ganas terribles de vomitar, corrí hasta el baño, me vi en el espejo, me veía horrible, mis ojos estaban hinchados, mi maquillaje corrido, mi cabello era un desastre, mire mi ropa, mi vestido estaba arrugado. Entonces recordé la noche anterior y me di cuenta que no había sido una pesadilla sino la realidad.

Decidí tomar un baño, me despoje de mi ropa, me metí a la regadera, sentí como el agua comenzaba a caer a mi cuerpo y sentí como mis músculos se relajaban.

Me tarde más de lo usual, pero no tenía prisa, hoy no iría a ningún lado, salí y me vestí, me puse unos jeans entubados, una blusa color verde militar pegada al cuerpo con un corte en V. y unos flats negros, peine mi cabello y me dirigí a la cocina.

Al llegar abrí el refrigerador y saque la leche y fui por cereal, se me antojaba. Tome con calma mi desayuno, lave mis trates que había ocupado, me dirigí a la sala y fue entonces cuando vi las fotos, aquellas con las que Jasper me había acusado según él.

Luego oí un automóvil llegar, y me asome por la ventana. Era el coche de Jasper, ¿pero qué hacia aquí?, entro muy rápido por la puerta y me vio, lo mire, nos miramos a los ojos.

-¿Qué estás haciendo aquí?-Le dije tajantemente.

-¿Pues sigue siendo mi casa no?- dijo algo sarcástico.

-Lo es- dije rodando los ojos.

-Tengo algo que decirte, antes de que te enteres por los medios, solo que hace unos días hubiera estado preocupado, después de ayer, claro que no, ¿sabes? Qué bueno que descubrí a tiempo que eres una cualquiera así no podrás echarme nada en cara.- Dijo muy orgulloso, cuando de repente mi mano voló a su cara y una fuerte cachetada se escucho.

-Te dije que no me llames así que yo no soy una cualquiera ni nada por el estilo ¿me entendiste?- le dije rápidamente, muy enojada.

-Bien bien como digas- dijo- Solo que…

-¿Qué? ¿Quieres el divorcio? Solo pásale los documentos a mi abogado y los firmo lo más rápido posible, si eso quieres- dije haciendo una mueca de burla.

-Bien, si estaría bien eso, y pues cuando te diga esto tal vez seas tú la que los tramite- dijo con una sonrisa victoriosa- Pues hace un mes que me fui, la primera noche, conocí a alguien-hizo una pausa, a mi no me gustaba a donde iba esta conversación- Y pues tu sabes las cosas se dieron, así como tu comprenderás no, y pues las cosas se dieron, amm…- me miro y solo estaba viendo mi rostro- Ella está embarazada, y bueno ya que tu no me pudiste dar ningún hijo en todo este tiempo, bueno, yo me quedare con ella y reconoceré a nuestro hijo y mientras más rápido me des los papeles de divorcio, mejor- dijo con una sonrisa triunfal.

-¡Ah! Pues qué bien- dije fingiendo- llámale a mi abogado y pásale los papeles ellos se arreglaran, y si es todo, será mejor que te marches

-Pero también es mi casa-

-Sí y no te preocupes te la dejare, solo dame tiempo ¿para empacar mis cosas no?

-Claro- me dijo y se dio la media vuelta y se fue.

Me tumbe en el sillón a llorar, no sabía que iba hacer, el hombre al que yo amaba profundamente me había dicho cosas muy feas y me había hecho sentir de lo peor, el era mi familia, habíamos estado juntos un año y medio ya, y tuvimos dos años de noviazgo, y ahora me sale con esto, no lo logro comprender, el me engaño. Ni siquiera pudo confiar en mí y preguntarme, tan solo me agredió sin más, además me engaño con otra antes de saber todo eso, ¿Qué clase de amor o confianza me tenia?

Seguía ahí en el sillón, llorando, sabía que no era una bueno, pero tenía que desahogarme, estuve llorando toda la mañana, con algunas pausas de sollozos, era una soledad a la que me enfrentaba.

Pero no podía dejar vencerme, lo tenía que superar, me dije a mi misma que tenía que salir adelante, tenía que hablar con Jasper, y antes pensar muy bien lo que le iba a decir. Recordé entonces:

-¡Los exámenes!- cierto me había mandado a hacer unos análisis rutinarios, y debí haber recogido los resultados ayer. Corrí a mi habitación y me maquille, tome mi bolso mis llaves salí de mi casa, la atranque y subí a mi coche y me fui a la clínica.

20 min. Después…

-Buenos días Alice- me dijo la recepcionista.

-Buenos días Claudia- le respondí- vengo por los resultados, olvide venir ayer.

-Sí, me di cuenta- me dijo amablemente- solo que tienes que pasar por ellos a aquella área, después de un día los mandan allá- me dijo y me dedico una sonrisa

-Gracias, hasta luego- me despedí.

-Hasta luego- se despidió cortésmente.

Caminé hasta la segunda área.

-Bueno días vengo a recoger mis estudios- hable

-Buenos días señorita, su nombre por favor- me dijo el recepcionista

-Alice Cullen- le conteste.

-Mmm… Aquí esta- dijo él con una sonrisa- mire lea sus resultados y debe de pasar al área que está subiendo al tercer piso el lado A, le dice su nombre a la señorita que se encuentra ahí y le dirán que deberá hacer- me dijo cortésmente.

-Gracias.

-Por nada estamos para servirle

Leí el documento, ¿Para qué rayos me querían allá? En fin subí y al girar al entrar a la puerta del lado A. Entre llegue con la recepcionista le di mi nombre y me paso a un consultorio, pase al consultorio y el doctor no estaba por lo que me senté y espere a que llegara.

-Buenos días señora- me saludo cortésmente

-Buenos días doctor- le conteste algo enfadada.

-¿Qué porque tiene esa cara?

-¿Por qué no tenerla?- le conteste sarcásticamente.

-Pues por el simple hecho, que déjeme decirle que va a ser mamá, ¿O a caso no vio en sus análisis?

Abrí los ojos como platos. ¿Cómo? No, no podía, no en estos momentos.

-¿Qué?-respondí casi gritando- No puede ser cierto.

-Señora, es la primera que reacciona así de todas mis pacientes- me dijo algo asustado

-Disculpe si, ¿Puede decirme cuanto tiempo de embarazo tengo?- le pregunte algo más tranquila.

-Un mes aproximadamente- dijo muy tranquilamente.

Mi respiración se fue acelerando.

-Le voy a dar un momento, voy a salir- me dijo y yo asentí agradecida

-Esto no me puede estar pasando- dije una vez que el doctor había salido.

En otras circunstancias sería estupendo, pero en las que estoy, no sé que pasara, lo que debe quedar claro es que jamás voy a abortar. Recuerdo esa noche.

Es cuando Jaspe iba irse a su viaje de negocios, fue cuando paso, y ahora regresa y todo lo que pasa, y todo este tiempo un pequeño o una pequeña crecía en mi.

Eso me llenaba de dicha, este ser había sido creado por amor, un amor entre su mami y su papi.

Tenía que irme, tenía que ver a mi familia y que alguien me aconsejara que hacer.

Salí del consultorio y afuera estaba el doctor.

-Señora, mire aquí esta cuando es su próxima cita para que le expliquemos todo, hasta luego, que le vaya bien- dicho esto se metió a su consultorio.

Comencé a caminar a la salida, fui al estacionamiento, entre en mi coche, no respiraba estaba hiperventilando, tenía que tranquilizarme, comencé a sollozar y me recargue en el volante. No, no, no, no esto no podía ser cierto.

Siempre había soñado con conformar una familia, y más con el hombre que yo amaba, pero por el momento yo no estaba con él, el estaba muy ocupado pensando tantas cosas acerca de mí, que ni siquiera se preocupo por preguntarme nada, si tan solo supiera quién era ese hombre en las fotos, seguro comprendería todo, pero yo no soy quien o que para juzgarlo, o darle explicaciones a alguien que realmente nunca confió en mí.

Pero tampoco quería atarlo a mi si ya ni siquiera nos queríamos, eso no era justo para nadie, así que tome una decisión.

*Ring-Ring*

-¿Hola?- Dijo algo confundido

-Hola, soy yo Alice- Dije saludándolo alegremente

-Ah! Hola Aly, ¿Cómo estás?-

-Bien bien, gracias a Dios- dije algo apresurada- ¿Y tú?

-Bien Gracias-

-Mira creo que mis planes ya no van como lo pensaba, y creo que me iré para allá mas pronto de lo que esperaba- Dije algo preocupada.

-¿Qué?, ¿Te vendrás a vivir acá?, espera ¿Qué no eran solo vacaciones?- Dijo algo extrañado.

-Lo sé, es difícil, pero pronto estaré allá y te lo explicare todo con calma, te quiero, Saludos a todos por allá y luego te hablo.- Dije y colgué rápido, tengo cosas que hacer.

Pise el acelerador a fondo y en un dos por tres estaba en mi casa, bueno la que teníamos Jasper y yo, pronto me iría de allí no podía convivir con el recuerdo, haría todo lo más rápido posible y me iría del país, tenía que alejar a mi bebe de este escenario, y nadie se tenía que enterar. No le diría a Jasper.

Que les pareció, lancen Tomates, o rosas, díganme que opinan, ¿Qué debo mejorar? ¿Qué creen que debería cambiar?, Quiero saberlo…

Saludos desde acá para allá :-D

Los quiero mucho, cuídense Dios me los bendiga. Nos estaremos viendo (leyendo) pronto.

A propósito, para los que les guste Vampires Diaries, hay una traductora que encontré, muy buenas las historias de hecho, acaba de empezar a traducir, pero realmente me llamo la atención ella es: Cicadaa CK, está en mis favoritos para los que quieran ver :D