*Ramna ½ y sus personajes no me pertenecen, son propiedad de Rumiko Takahashi*

Especial 7 para la mesa 11

#2 Gula

El por qué come

Nunca te habías puesto a pensar verdaderamente en eso. Siempre hubo un porque muy fácil que salía automáticamente de tu boca, sin razonarlo, como si vinieras ya programado para decir eso, pero si lo piensas son excusas que da todo el mundo:

"Soy un niño y ocupo comer para crecer grande y fuerte." Dijiste recién aprendiste a hablar.

"Soy un adolecente y quemo muchas calorías por lo que ocupo recuperarlas, no va a pasar nada." A todos aquellos mayores que te advertían a esta edad que serías gordo.

"Estoy en entrenamiento y ocupo mantenerme alimentado." A tu amigo Soun cuando le robabas la comida –Aunque normalmente él terminaba ganando ya que los dos estaban en el mismo entrenamiento–

"Mantener a un hijo es un trabajo muy pesado por lo que ocupo energía." A todo aquel que renegaba cuando entrenabas a Ranma de pequeño.

Si, así es… siempre habías tenido una excusa para cuando alguien te reclamaba de que comías de una manera exagerada y que ibas a dejar a Japón sin comida, pero en este momento tu mente estaba en blanco. Pensabas y pensabas y no se te ocurría nada.

Ya eras un adulto hecho y derecho por lo que las primeras dos se te cancelaban, tu entrenamiento lo terminaste hace años entonces tampoco valía, y tu hijo tenía ya diez y seis años y lo habías enseñado a cuidarse solo por lo que no te necesitaba. Entonces… ¿Cuál podría ser tu nueva excusa? No había ninguna razón válida que te defendiera esta vez, de todas las excusas del libro ya todas las habías dicho o simplemente no se aplicaban a caso. Era imposible, ¡no había un por qué!

-¿Y?- Insistió tu hijo mientras te veía inquiridoramente. Te había preguntado el porqué comías hace ya un rato y nada venía a tu mente. "Por hambre" era una excusa estúpida, "tristeza" tampoco lo iba a creer, "un habito" menos, "tengo una enfermedad que me obliga a comer más de lo normal" iba a significar un golpe, "Estar sin tú mamá tan años me dejo un vacío que debo llenar" ¿entonces porque huiste de ella cuando reapareció? Tampoco servía. Solo existía una excusa…

"¡Soy tu padre no te tengo que dar explicaciones!" Pusiste en un cartel mientras tirabas el balde, que hace dos segundos contenía agua fría, a un lado. Ranma te miró con una gota en su cabeza y luego de un golpe te mando a volar. Caíste a un lado de un restaurante y oliste ese hermoso aroma de okonomiyaki recién hecho. No pudiste evitarlo, entraste y comiste uno, ni dos, en realidad no sabes cuantos comiste, perdiste la cuenta porque te abandonaste a la tarea de disfrutar esa comida.

Y es que la verdad del porqué comes tanto es tan simple y estúpida que no quisiste decirla. Sentías que era más fácil decir cualquier cosa excepto eso. No debería avergonzarte, no debes ser la única persona que le pase eso pero prefieres no decirlo. Algún día deberás aceptarlo y vivir tranquilos, hasta entonces lo mantendrías en secreto. Nunca dirías que la razón por la que comes es nada más, ni nada menos que porque…

Simplemente amas comer.

*Se oculta atrás de un gran mueble totalmente apenada* Los siento mucho! Se que he tardado milenios en publicar este capitulo y que tampoco es tan genial como para justificarlo pero estaba en semana de exámenes (que en realidad duro 3 semana ¬¬) y termine la semana pasado pero tuve ciertos problemas. Lo siento mucho T.T

Ahora el capitulo; Genma ama comer, así de simple. Debo aceptar que tuve una lucha interna con este pecado porque estaba indecisa entre dos personajes Ranma y Genma, y es que los dos podrían comer todo el día sin parar xD Y? Como estuvo?

Lo suficientemente bueno/malo para dejarme un review en el botoncito que solía ser morado (y perdonarme el super atraso?) ? :D