Capitulo 03: la calidez de un corazón

Sai, tomo a Sakura, entre sus brazos, mientras la besaba con pasión, la conduce debajo de un árbol, entre medio de los arbustos, la deposita en el suelo con facilidad... la mira con lujuria pero de igual manera con una sonrisa inocente en sus labios. Sakura le correspondió, tomo con ambas manos su rostro, el cual conduce al suyo para volverlo a besar.

Se separaron por un momento, para tomar algo de aire, con su respiración entre cortada, que suavemente es sentida por su compañero, ambos se sonrojan y esbozan otra inocente sonrisa, pero no de menos picardía que la anterior. Sakura, quien estaba sentada en el pasto todo este tiempo, abrazando con sus brazos el cuello a Sai. Empieza a sentir como su temperatura comenzaba a elevarse cuando Sai la tocaba y acariciaba sus mejillas.

Te ves tan linda... –susurro tocándole los párpados con la yema de los dedos, Sakura solo se limito a cerrar sus ojos, al ver que él le dedicaba otra de sus sonrisas traviesas esperando algo. Sai iba lentamente acortando la distancia entre ambos, al quedar a unos cuantos centímetros se detuvo a mirar aquel rostro tenuemente sonrojado que era iluminado por la luz de la luna. Su rostro amable sufre un cambio contradictorio, en un breve instante esté había cambiado a uno serio con una pizca de tristeza en sus ojos, separándose intuitivamente como había llegado.

Sakura, recuerda que cuando…- trato de decir, pero él mismo se mordió el labio para callar sus palabras. Su semblante se había vuelto débil y angustioso. Sakura le miro preocupada, trato de llevar una de sus manos al rostro de Sai, pero esté la detuvo tomándola con las suyas.

Ya no insistas de nuevo con ello…¡yo te amo a ti!, así que déjalo así, por favor…- dijo con un tono severo pero dulce, que hizo, que inmediatamente Sai la mirara a la cara, para ver si estaba mintiendo, lo cual jamás pudo saber ya que la determinación de ella era sincera en cada palabra. –¡Yo! te quiero a ti, ahora... ahora y para siempre, ¡¿me escuchaste? – cuestiona con decisión, con sus ojos cristalizados.

Sakura... – Articula antes de darse cuenta de la curva en sus labios mostraban una sonrisa de satisfacción.

Lo ves? Tu mismo eres tu propio enemigo –menciono indicándole con un dedo su sonrisa, sonriendo ella también.

Sai en ese momento aferra sus manos con las de ella, incitándola a mirarle con esos ojos de ella. Sakura nuevamente cierra sus ojos, pero esta vez inocentemente, mientras él la acercaba contra su pecho para besarla. Al principio el beso eran como roces entre sus labios, que se separaban en cada cercanía, pero a cada segundo ese instante de separación se hacia cada vez más corto. Sakura tomo la cabeza del pelinegro con sus manos, para evitar que la dejara corta con aquel intenso beso, ella acariciaba su cabello con demencia. En cambio, Sai solo se limitaba a aferrarla contra su pecho, para impedirle escapar de sus brazos.

Pensamientos de Sai

Comprendo, que no sepa como actuar en ocasiones como está, pero empiezo a acostumbrarme, a ese dulce sabor de sus labios, y ese aroma a cerezos que emana ella, y solo de ella. Esta es la primera vez que lo siento con esa intensidad... aunque lo haya leído ciento de veces en los libros... ahora esto es diferente, tanto así que este sentimiento no se puede explicar con simples palabras.

Esta calidez, su inocencia, me hace recapacitar de mis actos...

...

Sai, comienza a acercarla más a su cuerpo, esto es involuntario, jamás había sentido algo así, con timidez espera su respuesta, sintiendo como ella corresponde a su abrazo.

La luna llena les acompañaba en esta ocasión.

¡Como me gustaría dibujar este retrato! – esas palabras cruzan la mente del pelinegro, lo cual no duro mucho ya que lentamente su mente iba quedando en blanco por cierta razón. Quizás debió de haber sido por la extraña sensación que cruzaba su boca. El chico siento como la lengua de Sakura entraba en su boca a perseguir a la suya, a ver quien se encontraba primero. Sus manos rodearon su cintura… Su delgada cintura… que empezaron a moverse hacia su espalda y la acaricio con mucha pasión. La respiración de Sakura se había vuelto forzada y entre cortada, de un momento a otro, debió de ser por causa de Sai o a sus caricias que asechaban su cuello con las yemas de sus dedos y su aliento frívolo.

- Sai...-lo dijo en un tono de voz que le erizo la piel a Sai.

Pensamientos de Sakura

Que fue lo que me paso, aquel tono de voz tan seductor jamás lo conocí en mi, no de esa forma. Abrí los ojos de golpe muy avergonzada y él solo me sonrío, me beso otra vez y siento como su mano empieza a explorar otra vez desde mi cintura, pero esta vez.. Ya no por mi espalda... la siento más arriba, más arriba… y casi... siento, que toca mis pechos, me sonrojo violentamente, y él por su poca experiencia intenta disimular que no sucedió nada y al rato pone una mano en mi mejilla, ¡que vergüenza me a dado!.

No debería avergonzarme, pues soy su.., ¡espera un momento...! ¿Qué soy para él?... me separo un momento de él, poso una mano en su mejilla, esta muy sonrojado, al igual que yo, siento interrumpir esto, pero necesito saber... trato de decirle con la mirada.

¿Sai, tu y Yo- - Sakura le mira extrañada, la curiosidad la carcomía, pero el joven no la deja terminar la oración ya que le dio un corto beso que rozo sus labios e hizo perder el hilo.

¿No lo sé... somos novios?- respondió crédulo

¡Sai…! Hablo en serio, escúchame! -

Somos novios… - confirmo, regalándole una sonrisa y una suave caricia en su mentón. Sakura se sonrojo tímidamente al recordar lo anterior, y le dedica una mirada, pero él solo se ríe burlón y la vuelve a besar.

...

Por otro lado...

Así que... ¡¿aquí te encontrabas?, te he estado buscando por todos lados... – se dirigió el peliazul a una silueta que se encontraba sentada sobre una roca en las llanuras de la aldea. – Karin... – pronuncio por ultimo, acercándose a donde ella se encontraba . La joven que respondía involuntariamente a su nombre esconde el rostro entre sus rodillas.

No tenias, porque haber venido por mi... – murmura a regañadientes la pelirroja cabizbaja. –después de todo... yo no soy tu compañera... ni nada tuyo. – Sasuke suspira ante sus palabras, pero del mismo modo se arrodilla frente a ella para acariciarle la cabeza en signo de disculpa.

Eso es, por qué todo este tiempo... yo he estado ciego... – Karin al percibir sus palabras, levanta su mirada al encuentro de un rostro sereno, pero a la vez amable que reflejaba sinceridad.

Es por eso... ¡que hasta ahora!, no había sido capas de darme cuenta de la compañía que me dabas –decía, mientas pasaba la mano que acariciaba su cabeza , ahora a su rostro. –Karin... ¡Soy tan estúpido! -dijo con una sonrisa en sus labios, con un gesto de tristeza, mientras, volvía a poner la mirada sobre la joven.

Había una chica tan genial, justo a mi lado todo este tiempo. – comento con pesadumbre en su tono de voz, lo cual fue muy extraño de su parte. Karin se limito a bajar su mirada unos segundos, después la vuelve a levantar algo forzada sin mirar a los ojos de Sasuke.

Es cierto. – afirmo titubeante, bajando su mirada nuevamente.

Tengo mal gusto, ¿verdad? – cuestiono tomándola por los hombros, mientras pasaba sus brazos para en volverla en un abrazo.

Cier...to... – dijo por ultimo, escondiendo su rostro en el pecho de Sasuke. Dejando que este le acariciara los cabellos.

La noche fue sigilosa y helada, la presencia de la luna no paso desapercibida ya que fue reflejando continuas caricias de ambas parejas descubiertas por la faz de la noche... la expectación de los dedos en esta frialdad... tocando, trasmitiendo y recogiendo... solo sentimientos..., que se expresaban a sus rasgados corazones, rodeados por sus pulsos.. decidieron destapar sus más ocultos deseos esta noche... como un murmullo.

...

Tiempo después.

Los cerezos en Flor ya había florecido hace poco, después de un invernó inolvidable es imposible apaciguarse, pero el viento de esta primavera soplaba un dulce aroma que fácilmente es disperso por doquier con pétalos de color rosa pastel como si fuera algo natural. Una linda chica se encontraba sentada, parecía ser una como una escena ya pasada, pero había algo diferente en está, aparte de su linda sonrisa. Aunque el motivo seguía siendo el mismo, ella se encontraba esperando a alguien, mientras sus cabellos eran mecidos por el soplar del viento. Su mirada dadivarte, que no perdía encanto, al observar el cielo azul... con algo de esperanza.

Voz de la narradora, Sakura.

``Siempre tenemos ante nosotros diversos caminos a tomar...

Una mano familiar, se posa sobre el hombro de Sakura insinuándole voltear para verlo. La joven al reconocerlo solo sonríe risueña, y toma esa mano entre las suyas.

- ¡Te he estado esperando Sai! – dice con una gran sonrisa, el pelinegro solo se limito a corresponderle sin responder nada. Dándole a tomar una de sus manos, para ayudarla a ponerse de pie para irse. Mientras los árboles soplaban con pétalos en ellos se pierde la pareja.

...Lo único que podemos hacer es elegir uno, y seguirlo.

En un cambio de escena se ve una ventana abierta con las cortinas mecidas por el viento, que dejan al descubierto un escritorio con un retrato sobre él. La foto era una de antaño de Naruto, Sasuke y Sakura en el equipo de Kakashi...

Mas allá del camino que no pudimos elegir... es acaso equivalente a un camino que no existe...

Vuelve a cambiar la escena

En las alturas de las montañas. Cerca del sendero oculto por los árboles se encuentra un pequeño arrollo que ayuda a los viajeros a reabastecerse a sus orillas. Ahí vemos a una pelirroja que va de camino, detenerse a mirar el flujo del agua que es balanceado por las fuertes corrientes. Que rápidamente vuelve a mirar al frente, donde la espera un chico de semblante amable que le regala una sonrisa y le ofrece la mano, para que siguiese. Ella cierra sus ojos un instante, para dedicarle una sonrisa , que él recibe con mucho afecto al tomar su mano para seguir su camino.

No importa las veces que voltees para mirar atrás, nunca puedes volver, nunca puedes cambiar nada...

Después de todo, aun tenemos todo un futuro por delante... y todo el tiempo del mundo para estar juntos – dice la voz de Sakura en sus pensamientos, quien mira de reojo a Sai mientras camina a su lado tomados de la mano.

¿sucede algo? – pregunto al sentir su mira posada sobre él.

No, nada... – sonrió – Después de todo estoy a tu lado... – menciono posando su cabeza en su hombro.

Lo único que podemos hacer es caminar hacia un futuro que no conocemos no importa que camino escojas.

``Lo que importa es que siguas creyendo que lo que deseas está al final de dicho camino.``

¡Ya que todos deseamos un Futuro donde podamos ser felices, y podamos sostener las manos de aquella persona especial que están a nuestro lado!

Fin.

Les agradezco a todos las personas que han tenido la paciencia al seguir esta historia, que es una de las primera que ha llegado a su final. ¡Muchas Gracias! por su apoyo incondicional, este es un Final Feliz para todos y cada uno de nosotros... espero verlos en mi nuevo y más arduo proyecto Airen

Una Historia creada y escrita por Yuuka