Capitulo 1:

Me encontraba completamente sola, ahogándome en mi propio sufrimiento y a la vez tratando de consolarme y pensar una forma de cómo seguiría desde aquí?, pero no… como demonios podría sentirme bien y seguir adelante?. Si en cuestión de segundos, había perdido lo más importante, había perdido a las personas que más amo en este mundo, frente a mis ojos sin poder hacer nada, sin poder protegerlas. Un sollozo atormenta mi garganta y los ojos me arden como si fuera a derramar aquellas lagrimas que nunca caerán. Jamás pensé que sería de esta forma que experimentaría, una de las desventajas de ser un vampiro. Golpeándome a mí misma, desquitándome conmigo misma, por no ser lo suficientemente fuerte. Si lo hubiese sido, habría sostenido el escudo un poco más, habría protegido un poco más antes que los Vulturis se retiraran definitivamente, así estaríamos todos a salvo y felices. Pero no tan solo el recuerdo de todo me atormenta y me hace tratar de protegerme de mi misma. escondiendo mi rostro entre mis rodillas abrazándolas con toda mi fuerza. Si hubiese sido más fuerte aun tendría a mi Edward, a mi Alice, a todos… a mi familia.

Lo único que puedo hacer es lamentarme y sollozar sin lágrimas, como odio mi incapacidad de no poder llorar en estos momentos. Sollozo nuevamente, aun sintiendo el olor a cenizas en el aire, ni siquiera sé cuánto tiempo había pasado desde…

Flash back

La llegada, Alice con Nahuel explicando la situación en la que nos encontrábamos ahora, después de verificar la existencia de otros seres como la de mi hija.

Aro asintió, su expresión era solemne. Y luego se volteó a su guardia con una calurosa sonrisa.

"Queridos," los llamó. "No pelearemos hoy."

La guardia asintió al unísono y se levantaron de su posición de listo. La niebla se disipo rápidamente, pero mantuve mi escudo en su lugar. Tal vez esto era un nuevo truco. Pero este se sentía algo extraño, no sé porque pero me entro una angustia, así que analicé sus expresiones mientras Aro se volteaba hacia nosotros. Su cara era tan benigna como siempre, pero no la de antes. Sentí una extraña carencia de expresión detrás de sus facciones. Como si su maquinación hubiese terminado. Caius estaba claramente enfurecido, pero su rabia era interna ahora; estaba resignado. Marcus miró… aburrido; realmente no había otra palabra para ello. La guardia estaba impávida y disciplinada nuevamente; no había individuos entre ellos, solo el todo. Ellos estaban en formación, listos para partir. Los testigo de los Vulturi estaban aun cautelosos; unos tras otros, ellos partieron, esparciéndose en el bosque. Mientras su número disminuía, los restantes aceleraron. Pronto todos se habían ido.

Aro levantó sus manos hacia nosotros, casi disculpándose. Detrás de él, la mayor parte de la guardia, junto con Caius, Marcus, y las silenciosas, misteriosas esposas, estaban rápidamente dispersándose, con formación precisa nuevamente. Solo los tres que parecían ser su guardia personal se mantuvieron con él.

"Estoy tan contento de que esto se pudo resolver sin violencia," dijo dulcemente. "Mi amigo, Carlisle – ¡que contento estoy de llamarte amigo de nuevo! Espero que no haya resentimientos. Sé que entiendes la estricta carga que nuestro deber pone en nuestros hombros."

"Vete en paz, Aro," dijo Carlisle duramente. "Por favor recuerda que aun tenemos nuestro anonimato de proteger aquí, y controla a tu guardia de cazar en esta región."

"Por supuesto, Carlisle," Aro le aseguró. "Lamento haberme ganado tu desaprobación, mi querido amigo. Tal vez, con el tiempo, me perdones."

"Tal vez, con el tiempo, si pruebas ser nuestro amigo nuevamente."

Aro dobló su cabeza, la imagen del remordimiento, y derivó hacia atrás por un momento antes de girarse. Miramos en silencio como los cuatro últimos Volturi desaparecieron en los árboles.

Estaba todo muy tranquilo. No solté mi escudo, pero sostenerlo ya me era imposible.

"¿Realmente todo terminó?" le susurré a Edward.

Su sonrisa era enorme. "Si. Se dieron por vencido. Como todos los matones, son cobardes bajo toda esa arrogancia." Se rió.

Alice se rió con él. "En serio, gente. Ellos no volverán. Todos se pueden relajar ahora."

Había otro golpe de silencio. Y baje mi escudo de todos, ya que me era imposible seguirlo manteniendo un poco más, pero solo eso basto para verlos a todos inmóviles en el piso, mire a Edward y me horrorizo lo que vi.

Estaba tendido en el suelo retorciéndose de dolor.

-"¡Edward!" – me alarme, era Jane, trate de levantar mi escudo pero no pasaba nada.

-``Isabella, Isabella, querida`` –de pronto escuche la voz de Aro mofándose, y en cuestión de segundos vi a toda la guardia completa enfrente de nosotras, siendo yo la única de pie -. ``De verdad creyeron que nos iríamos, así como así?`` –pregunto burlón

-``A-ro`` -. Mi Edward articulo con dificultad, después de todo era el único que era consciente de todo, puesto que todos estaban bajo el control de Alec.

-``Es que de verdad, creyeron que los gran Vulturis se rendirían de esa manera por un grupo de ingenuos?`` –prosigue con calma -. ``Fue muy descuidado de tu parte joven Edward, eso arriesgara la vida de su familia y amigos`` –dice acercándose a nosotros.

Yo ni siquiera podía moverme, toda mi fuerza la había utilizado en el escudo, el cual no soy capaz de sostener nuevamente. Solo me queda pelear con lo que me queda. Decidida me coloco en posición de ataque protegiendo a Edward.

-``Be-lla, no!`` este

-``Que tierno, pero no servirá si ni siquiera puedes levantar tu escudo`` –me acecha Demetri, tomándome con la guardia baja, agarrándome del cuello y lanzándome a volar contra los arboles.

Todo lo demás paso muy rápido, estaba atontada, el impacto me desoriento y el desenfreno comenzaba a desesperarme preparándome para el ataque, cuando escuche gritos, corro lo más fuerte que puedo para llegar, a la escena que me esperaba. Los Vulturí habían encendido grandes hogueras, y me horrorizo lo que vi, ya había cuerpos adentro gritando en agonía, mis sentidos no eran tan rápido para calcular quienes faltaban solo busque con mi mirada a mi familia y a Edward.

-``¡Edward!`` -grito con desesperación esperando que me responda.

-``Bella…`` mi Edward se encontraba tan débil, por culpa de los efectos de Jane, sostenido en los brazos de Felix, quien sonreía con arrogancia, burlándose de nosotros.

-``Be-lla, no vengas!`` –me dice angustiado, pero yo ya corría hacia a él y de un solo manotazo trato de quitárselo, pero no era capaz de hacerlo. Demetri, me agarro por la espalda, sosteniéndome las manos, haciendo con fuerza que me hincara, obligándome a mirar la escena que se me presenciaba en frente de mis ojos.

-``¡Maldito!`` –digo tragando mi veneno

-``Tranquila Isabella, ahora veras de lo que somos capaces cuando no cumplen con las normas`` -. Dice Aro apareciendo enfrente de mí con una sonrisa.

-``Por favor… no`` -suplique agachando mi cabeza -.``Hare cualquier cosa, pero por favor te suplico, no sigas`` -Solloce mirando como tomaban a Rose y a Esme del brazo y las lanzaban al fuego -.``¡no por favor!`` –grite, pero ya era demasiado tarde, lo único que pude hacer era rezar, que si de verdad existe un Dios que se apiadara de nosotros. -. ``Hare cualquier cosa, por favor… ¡Parad!`` -pedía desesperada bajando mi mirada, y tratando de buscar a Edward.

-¡No, ya no hay nada que me interese`` -dice tomándome por mi barbilla para hacer que lo mire, sonreír con malicia. -`` aunque quizás allá algo``

-``¿Qué cosa? Lo hare… -digo esperanzada, ahora cualquier cosa por salvar a Edward, soy una egoísta pero él es lo más importante ahora que sé que mi hija esta a una distancia considerable a salvo con Jacob.

-``No Bella``-no me había dado cuenta que Edward se había librado de Felix y venia en mi auxilio, yendo contra Aro. Pero de un solo golpe de Jane, cayó al suelo.

-``¡Edward!`` -grite tratando de soltarme del agarre de Demetri.

-``Amo`` -le llamo Jane, ignorando los quejidos de mi esposo y mis gritos, a Aro.

-``Hazlo``-. Fue lo único que respondió esté con cara de cansancio soltando un suspiro.

Pero solo eso basto para ver como a mi esposo gritara con más de dolor cuando, Jane tomo sus brazos, ejerciendo más presión. Escuchándose así un ruido que no supe lo que era cuando vi como sus brazos ya no estaba unidos a su cuerpo. La cara de Edward se había desfigurado por el dolor, pero Jane lo estaba disfrutando, sonriendo cuando los lanzo al fuego. Y yo no podía emitir sonido alguno, por el asombro ni siquiera podía cerrar mi boca, estaba temblando de miedo, no por mi si no por él, cuando vi como caminaba Jane de regreso para tomar sus piernas y arrancarlas sin mucho esfuerzo.

-``¡Edward, no, por favor no!``- decía desesperada cuando vi a Jane de vuelta tomando lo que quedaba de mi Edward, tomándole por el cuello, sonriéndole en la cara. No me di cuenta hasta que me vi enfrente de la hoguera con la cabeza de Edward en mis brazos, llorando.

-``No llores``-dice el con su voz aterciopelada, mirándome con tristeza, pero yo ya estaba hipando entre los sollozos -.``me basta morir si sé que tu y mi hija estarán bien``-dice el dándome una sonrisa, haciendo que yo le acaricie sus cabellos cobrizos que tanto amo.

-``Te amo`` -fue lo único que logre decir entre mi llanto.

-`` tú eres mi vida Isabella, y me has hecho el hombre más feliz en este mundo por el poco tiempo que pase a tu lado y prométeme que seguirás con vida después de esto, tienes que hacerlo por nosotros y nuestra hija``-

-``No, no me pidas eso, un mundo sin ti no es nada``- niego con mi cabeza desesperada, pero solo logro que él me mire angustiado.

- Bella, solo recuerda que siempre te amare, y si tuviera alguna oportunidad de vivir, me enamoraría nuevamente de ti, no importa dónde, ni cuándo tu eres la dueña de mi corazón y mi alma, mi hermosa Bella, te amare por el resto de la eternidad –dice lo ultimo cerrando los ojos con cansancio.

-``No Edward, no me dejes`` - le pido con desesperación, pero él ya me había dejado. Lo único que hice fue contemplar su rostro en silencio viendo como pareciera que estuviese durmiendo con una sonrisa su rostro, parecía un ángel. El ángel que siempre creí que era, él que dio su vida por mi pensé. De pronto sentí una presencia acercándose a mí y sabia quien era.

-``Dijiste que había algo`` –grite desesperada con mi sufrimiento, hacia Aro.

-``Lo dije, pero me refería a que serias la única que quedaría, para comprobar que los Vulturis son los más fuerte`` -me dijo con vehemencia, fingiendo un poco de pena por la situación-.``Es por eso que tu castigo será diferente, vivirás la eternidad lamentándote y culpándote por no ser capaz de salvar a tu ``familia``. Después de todo esta situación fue tu culpa -dijo articulo lo ultimo con burla, gruñí quería matarlo, despedazarlo, pero los poderes de Alec me afectaban ya que no tenía ni mi escudo puesto.

-``Tenia pensando hacerte parte de mi guardia, pero como veo tu escudo no es tan efectivo, así que creo que este es el adiós`` -decía limpiándose la capa -.``ojala nos veamos en un futuro, aunque eso no será posible, en fin`` -continuaba mofándose, pero ahora parecía cansado ordenándole a la guardia retirarse.

Los vi pasar uno por uno cerca de mí, pero ya no podía hacer nada más que lamentarme y sollozar, empuñando mis manos en un pedazo de tela con la esencia de mí esposo. Podía sentir como aquellas emociones que sentí una vez siendo humana experimente volvían a mí, aprisionando mi pecho y con ello mi garganta. Acababa de perder a mi Edward y ahora el no volvería diciendo que me había mentido por mi bien, sino que no lo volvería a ver jamás, solo ese pensamiento me mataba lentamente, no lo volvería a oír decirme ``te amo``, o sentir su aroma, ni sus caricias. Tome el pedazo de tela y me permití inundar mis sentidos con su esencia, para tratar ahogar mis emociones, y eso me hizo recordar a Jasper y a Alice. Los había arrastrado a la misma suerte y a todos los demás que quisieron ayudarnos, los había perdido a todos, a toda mi familia. Y con ese último pensamiento me encerré nuevamente en mi mente, en aquella pradera que se había convertido en un campo de cenizas y de muerte, convirtiéndome en la única sobreviviente.

Fin del Flash back

No sabía cuántos días habían pasado, solo sé que me encontraba en lo más profundo escondiéndome sin tener ganas de salir, ni de vivir ya no tenía nada por lo cual hacerlo. Después de todo, Renesmee tenía a Jacob con ella así que estaría a salvo, él la protegería para la eternidad. Así que podría hundirme en mi miseria, abrazándome a mí misma, aferrando mis piernas con fuerza y mecerme en silencio. Hasta que sentir una presencia de la nada, cansada me puse en posición de ataque mostrando mis colmillos, pero me sorprendió lo que vi, era la mujer hermosa que alguna vez allá visto, mucho más que Rosalie o Tanya.

La mujer estaba apoyada en el árbol mirándome. Llevaba un vestido blanco con flecos adornado con los mismos símbolos que había visto alguna vez en un libro de pequeña, adornaban su cuerpo. Era increíblemente bella, con un pelo largo y liso, tan negro que parecía como si tuviera resplandores azules y púrpuras como las alas de un cuervo. Sus labios generosos se curvaron hacia arriba cuando habló, llenando el aire con su voz.

Deje mi posición de caza y la mire atontada.

-``¿Quién eres?``-me aventure a preguntar, la mujer solo me sonrió con pena.

-``Soy conocida por muchos nombres… La Mujer Cambiante, Gaea, A'akuluujjusi, Kuan Yin, la Abuela Araña, e incluso el Amanecer…``- A medida que pronunciaba cada nombre su rostro se transformaba, mareándome con su poder. Debió de darse cuenta, ya que se detuvo y me mostró su bella sonrisa de nuevo, haciendo volver su rostro a la mujer que había visto al principio.

-``Pero tú, Bella, puedes llamarme por el nombre con el cuan se me conoce hoy en tu mundo, Nyx``- ni siquiera me cuestione como sabia mi nombre, no me importo, en todo caso, sino que me llamo la atención su nombre recuerdo haberlo escuchado alguna vez cuando era pequeña.

-``Nyx…``-Mi voz apenas superaba su susurro-. ``¿La diosa vampiresa, del cuento de la novata Zoey?``

-``así es, pero creo que los humanos han mal interpretado mi existencia y la han tomado para su literatura, pero bueno…``-argumento divertida por la situación -.``he venido con la intención de darte una oportunidad hija``-dijo con pena, dándome una mirada de arrepentimiento -.``vi todo lo sucedido y… no podía quedarme así como así, viendo a mis hijos en lo que se habían convertidos, por eso quiero saber que tanto estas dispuesta a arriesgar para tener a tu familia y amigos de vuelta?`` – me pregunto seria, yo ni siquiera tuve que pensarlo dos veces ya sabía mi respuesta.

-``Seria capaz de todo``-dije con firmeza y segura de mi misma.

-``Estarías dispuesta a viajar al pasado y cambiarlo para estar otra vez con tu Edward, sin importar que él sea, el humano esta vez? –pregunto divertida, viendo mi expresión, no me importaba nada yo solo deseaba verlo una vez más no importa lo que tenga que hacer, lo hare.

-``Creo haberlo dicho, hare lo que fuera, iría hasta al mismo infierno para hacerlo``

-``Bien solo eso basta, ahora te explicare en qué consiste, esta vez serás tu la que lo protegerá para que él llegue al momento donde es convertido por Carlisle una vez más``

Continuara….

Hola chicas, aca vengo un fic que lo venia pensando hace mucho, espero que les guste, me encantaría si alguna me dejara una sugerencia puesto que soy nueva en este ámbito y no me haría mal, saludos, por favor ayuden a esta humilde novata xD