NO TE PROMETO NADA

Capitulo #11

Disclamier: Solo la trama es mía, los personajes son de Meyer, solo los manipulo sin animos de lucro


Si el exterior de la tienda le había fascinado, el interior de la tienda era simplemente alucinante.

-Buenos Días Señorita, ¿En qué puedo ayudarla?-pregunto amable, una mujer de tez clara, bajita aunque un poco más alta que Alice, no era flaca pero tampoco era gorda

-Buenos días…..yo quería comprar algo para mi bebe-titubeó Alice, y coloco su mano su vientre

-Eso pensé, ¿Qué busca específicamente?-pregunto con una sonrisa divertida en el rosto, la chica empezaba a caerle bien a Alice

-Creo que todo-dijo Alice soltando unas risitas.

-¿Niño o niña?-pregunto-Aun que supongo que no lo sabes, ¿Verdad?-bromeo la chica

-No en realidad, no lo sé, todo ha sido tan deprisa-continuo Alice hablando-¿Cómo te llamas?

-Ángela, y tú eres….

-Alice Brandon-dijo mientras le tendía la mano.

-Bueno Alice, tengo algo por aquí que de seguro de gustara…

Paso toda la mañana viendo, tocando y preguntando, de verdad que aún no se decidía…

-¿Quieres ir a almorzar, dentro de un rato empieza mi descanso?-pregunto Ángela

-Supongo, no tengo nadie más con quien ir-dijo con un intento de sonrisa que fue mas una mueca que una sonrisa

Al final de la tarde Alice había conseguido la que al parecer sería su amiga, Ángela, era bastante amable, estaba casada con tres hijos, pero su marido se encontraba viajando por negocios y últimamente se sentía sola.

-¿Alice como tú estás sola en aquel hotel por qué no te quedas en la habitación que estoy alquilando a lado de mi casa?—pregunto la castaña dejando en Shock a Alice

-¿Estás segura, no crees que importunaré?-pregunto titubeante

-Para nada, ¿Sabes?, me puedes ayudar con los niños, la niñera de toda la vida renuncio la semana pasada, se casa dentro de pocas semanas y necesita tiempo para los preparativos. ¿No te gustaría?-insistió de nuevo

-Creo que es un hecho, además ya me estaba cansando de estar sola todo el día metida en ese hotel-dijo una Alice, un poco más animada

-Entonces es un hecho, me encargare de que envíen las compras a mi casa, y mañana mismo puedes mudarte-dijo con una encantadora sonrisa

-¿Queda muy lejos de aquí el pueblo en el que me dijiste que vivías?-pregunto Alice inquisitivamente

-La verdad no demasiado, pero Forks es un pueblo tranquilo, y pequeño, demasiado, tanto que fue muy difícil para mí conseguir empleo, por eso trabajo aquí, pero después de los años uno se acostumbra a ir de aquí a allá todos los días-aclaro mientras terminaba de acomodar unas estanterías. Alice se limito a asentir débilmente con la cabeza.

-¿Entonces quieres que te lleve a tu hotel?-preguntó

-No gracias, Ang, no hace falta, creo que te he molestado demasiado por hoy, lo mejor será que tome un taxi-aclaro Alice, haciendo una seña desde la cera para parar un taxi

-Lo que tú digas cielo, te veo mañana en la tienda, en cuanto termine de trabajar nos vamos, y después nos podemos encargar de arreglar un poco el lugar

Alice llego extremadamente cansada al hotel, haber pasado el día con otra persona le había relajado bastante, tanto que cuando llegó fue que empezó a percatarse del dolor que había olvidado durante todo el día, ahogo unos gemidos de dolor debajo del agua caliente que caía en la ducha, el agua caliente la ayuda a relajar sus contusionados músculos, después de alargar la ducha todo lo que pudo, y vestirse decidió llamar a Recepción para informar que se iba mañana, no tenía ganas de cenar, tenía la sensación de vacío en el estomago, pero no le apetecía comer nada.

Antes de dormir había pensado en lo grato que le resultaba, entablar una conversación normal con alguien, últimamente había tenido poco contacto humano, cosa que la hacía sentirse fría y aislada, todo lo contrario de lo que en realidad ella era.

Ese día despertó tarde, las malas noches pasadas le cobraban factura, las ojeras cada vez consumían más su rostro, dejó su mente en blanco tanto como pudo, mientras doblaba su ropa y acomodaba sus cosas, las gotas de lluvia colisionaban suavemente, sin prisa y sin pausa, contra la ventana de la habitación, terminó alrededor de las 2 del mediodía, había dejado de llover, y cuando abrió la ventana el olor a hierba mojada inundó sus fosales nasales, decidió llamar a recepción para que le subieran algo para comer, no tenía demasiada grande, el vacío persistía, así que debía intentar comer algo, por su bien y el del bebé.

Apenas y probó bocado del Bistec a término medio que le habían llevado, aún así intento como pudo, tragar la carne en pequeños pedazos, el botones la ayudo a bajar el poco equipaje que traía, después de unos minutos cerró y pagó la cuenta, un taxi la esperaba en la entrada.

Desde afuera de la tienda divisó a Ángela atendiendo unos clientes, charlaban animadamente, por buena educación, decidió no interrumpirla, se fijó en su reloj de muñeca, de todos faltaba poco para que terminará el turno de Ángela, y pondrían marcharse a la casa de Ángela que a efectos prácticos sería también la de ella, aun que no sabía por cuánto tiempo.

Sentada en una banca, con el equipaje a su lado, y su bolso bien sujeto a su cuerpo, se sumergió en sus abstractos pensamientos, intentaba pensar en un futuro alterno, un plan "b", si no encontraba a Jasper, tendría que hacerlo por su vida y salir adelante.

-Alice, niña pensé que ya no ibas a venir—dijo Ángela animadamente, sacándola de sus cavilaciones

-Nada de eso-respondió haciendo un gesto con las manos—Es solo que me he levantado tarde, y ya sabes, hice todo lentamente

-Bien, porque ya los niños se han hecho ilusión, si no conseguía a alguien que los cuidara, tenía que llamar a su abuela paterna—dijo haciendo una mueca, mientras recogía la maleta

El trayecto a la casa fue bastante tranquilo, Alice agradeció al cielo el que su acompañante fuese una mujer reservada, otras ya la habrían atosigado con preguntas sobre su embarazo, el padre del bebé y cosas de ese estilo, Ángela le comentaba sobre con quien debería juntarse y con quien no, era un pueblo pequeño y cotilla, le hablaba también de sus hijos, y de donde quedaban los lugares indispensables en todo pueblo, como el hospital, la escuela, el supermercado y la farmacia.

La casa no era ni demasiado pequeña, ni demasiado grande, con la efímera luz del farol del patio, pudo distinguir un par de columpios y un tobogán, la casa por dentro se veía acogedora, o quizás era el efecto que daba cuando al entrar lo primero que se escuchaba eran los gritos de los niños, felices por la llegada de su madre. ¡Mami, mami mira el dibujo que hice hoy en la escuela!—Exclamaba la más pequeña trayendo consigo un papel en la mano. Qué lindo debe sentirse el que alguien te llamé mamá y corra a recibirte, pensó Alice, intentando contener unas lagrimas rebeldes.

Después de despachar a la niñera, una chica de no más de 14 años, Ángela le presentó los chicos a Alice y viceversa, Lisa de 6 años era la menor, le seguía Ben de 9 y por último Abril de 11, se reían y peleaban entre ellos mientras cenaban.

-Ves lo que te digo Alice, Sofí es una buena chica, es solo que apenas cumplió 15 el mes pasado, creó que tres niños es demasiada responsabilidad para ella—comentó Ángela, siguiendo la conversación

-Es cierto a penas es una niña—murmuró Alice, haciendo reflexión de sus palabras, para muchos ella aún era una niña, no como Sofí ni mucho menos como Lisa, pero a sus 18, era bastante joven para encargarse de un bebe, que dependiera de ella completamente.

-Como es tarde para ir a limpiar tu futura pieza, puedes dormir hoy en el cuarto de Lisa, siempre hay una cama extra para cuando vienen sus primas-dijo Ángela recogiendo la mesa, Alice se levantó con intención de ayudarla.

-¿No le molestaría?—preguntó Alice, sintiéndose mal por incomodar a la niña

-Anda, no te preocupes que a ella le encanta a la gente, y tranquila que yo me encargó de terminar aquí—dijo mientras terminaba de enjugar unos platos—La habitación de Lisa es la segunda a la izquierda—murmuró concentrada en su faena, Alice buscó un pijama entre sus cosas, antes de ir a la habitación de Lisa.


En este capítulo no pasa nada realmente, INTERESANTE, pero creo que es justo que Alice tenga un respiro y al menos algo le salga bien ¿No creen?

Mil GRACIAS, por los Reviews, Alertas y Favortos, me alegran el día

Otra cosita: en el capítulo 13 o 14 sabremos de nuestro Rubio Favorito ;D, si quieren, ¿Quién quiere saber de Jasper?

Ya saben Reviews ;)

Mordisquitos, Vane