Los personajes NO me pertenecen, son de nuestra gran Stephenie Meyer! Y el fic no es del todo mío es de July también así que esperamos que disfruten este primer cap. de Existencia Sin Claridad…

Existencia Sin Claridad:

Cap. I: Nueva Inquilina.

Pov Esme:

Estábamos Carlisle, Rose, Emmett y yo de caza. Podía sentir los sonidos provenientes de los animales escondiéndose por nuestra cercanía. No me extrañaba, éramos depredadores. Habíamos empezado a sentirnos incómodos por el ardor en la garganta, mas, con la constante cercanía humana. Nos encontrábamos en la Península de Olympic en Forks ya que el clima era perfecto para nosotros. Era tan agradable poder estar entre humanos, que pasar el idea encerrada, como un autentico vampiro. Ahora, todos buscábamos un aroma atrayente.

Conseguimos un par de osos, un puma para nuestra sorpresa, y un rebaño de ciervos. En fin, quedamos satisfechos, en gran parte. Nada se comparaba con la sangre humana... me acerque a paso lento a mi esposo, el cual estaba terminando con uno de los ciervos, y lo abrace. Esperamos a Rose y a Emmett unos minutos, para luego, dirigirnos juntos de regreso a la mansión.

Seguimos corriendo por un rato... estábamos lejos de la casa, así que tardaríamos en llegar. El camino se baso en bromas de Emmett y miradas enfadadas de Rose hacia él.

Estábamos cerca de la mansión cuando un dulce efluvio me golpeo. Era sangre, sangre humana. Cambie la dirección de mis pasos, y seguí el aroma. Mi esposo noto el desvió… seguí olfateando el aire, con mi familia flaqueándome. El efluvio parecía una mezcla se sangre humana y efluvio de vampiro. Al llegar, vimos a una joven de unos 17 o 18 años inconsciente, con raspones en su piel. Eso, explicaba la sangre. Su piel, era pálida, pero no como la nuestra; tenía rizos caoba y su ropa arañada demostraba que se había caído.

Parecía frágil... Carlisle al verla, empezó a examinarla; yo solo miraba la escena con tristeza. Mi esposo la tomo en brazos y empezó a correr, conmigo siguiéndole. El resto de la familia, la cual se había mantenida apartada, por la sangre, comenzó a seguirnos.

Llegamos a la mansión y Carlisle recostó a la muchacha en sofá para luego mandar a buscar a Alice su maletín. Edward, quien se encontraba en su habitación escuchando música, bajo las escaleras atraído por el aroma y la curiosidad. De a poco, fue acercándose a la joven, pero con cierta distancia, por precaución. Estábamos curiosos, pero no pretendíamos ponerla en peligro.

Luego de que Carlisle la curara, todos se dispersaron en la sala, aun curiosos, pero siguieron con sus actividades. Solo quedo Edward, mi primer hijo, quien tenía un extraño brillo en los ojos, mezclado con curiosidad. Se sentó en el sofá contiguo al de la muchacha y permaneció mirándola. Su mirada deslumbraba admiración. Como buena madre, les di privacidad, y me dirigí al despacho de mi esposo; seguro estaba investigando a la chica y su origen...

Pov Edward:

Estaba en mi habitación escuchando música clásica, mi favorita, y leyendo un buen libro, el cual me había prestado Carlisle. Era una agradable rutina, que no me molestaba repetir todos los días. A veces, la enana de Alice me sacaba a rastras para cargar las bolsas de sus comprar, ya sea porque Jasper inventaba una pobre excusa, o Emmett amenazaba con que los extraterrestres se lo llevarían si iba.

Carlisle, Rose, Esme y Emmett estaban de caza, mientras que Alice se encontraba en su segundo hogar, el centro comercial, con Jasper, como carrito de bolsas personal. Luego de un rato volvieron. En el momento en el que Alice acomodaba su ropa en su closet, escuche como Carlisle llegaba junto al resto de la familia con una muchacha inconsciente en brazos. Escuche la puerta principal abrirse y cuatro pares de pasos.

Baje las escaleras, a ver que sucedía. Al abrir la puerta me llego un aroma extraño; no era de vampiro, ni de humano, si no una mezcla extraña de ambos. Seguí aquel olor hasta llegar a la sala donde estaban los demás. Carlisle estaba curando a la muchacha. Tenía sangre, así que mantuve mi distancia. Cuando Carlisle termino, todos en la sala se fueron.

Luego de que solo quedara Esme en la sala me senté en un sofá cerca de la chica y la admire durante un rato. Sentí los pasos de Esme dejando la habitación. En la mente de mi padre pude ver que meditaba sobre la existencia de la muchacha. Trate de leer la mente de la joven pero solo había incoherencias, los rostros de una pareja, y personas con capaz negras. Mí padre, aun dándome la espalda, se dirigió a mí:

- Edward, ¿Podría llevar a esta joven a tu habitación? hasta donde sé, la de Alice está repleta de bolsas y no sería buena idea con Jasper tan cerca, y Rose tampoco creo que se muestre muy predispuesta a compartir habitación…

- Claro, sin problemas.

Mi padre tomo a la joven en brazos y juntos, subimos las escaleras… Carlisle entro a la habitación y acostó a la muchacha en la cama, un momento, ¿Cama?, yo no tengo cama... Alice.

Alice, ¿De dónde salió la cama?- pregunté.

"Hermanito, recuerda con quien hablas, soy Alice"- dijo en su mente como si se refiriera a un idiota. "La metí en la habitación mientras babeabas por la chica"- continuo.

Rodé de los ojos. Debería haberlo sabido, teniendo como hermana a la pequeña duende del mal.

-Yo no babeo por la chica, es pura curiosidad.

"Si claro, hermanito. Bueno, me voy de caza con Jazzy. Y no te preocupes, tu secreto está a salvo conmigo"- escuche su risa proveniente del primer piso y como salía corriendo de la casa junto a Jasper...

Carlisle deposito a la chica en mi nueva cama, para luego darme indicaciones de los cuidados que necesitaría y que le informara cuando ella despertara. En su mente vi la curiosidad que sentía sobre ella y luego me pregunto que veía en su mente. Le comente lo que vi, y después el salió de la habitación, para encontrarse con Esme.

Me senté en el sillón cerca de la cama y me quede velando su sueño. Escuche como susurraba incoherencias, tales como "No me hagas daño" o nombres que no llegaba a comprender. Pensé que se había despertado, pero estaba equivocado; ella seguía dormida. Lagrimas empezaron a descender por sus mejillas, por lo que me alarme. A paso vampiro me acerque a ella y limpie las pequeñas gotas. Mi tacto helado la hiso estremecer por lo que me aparte, pero no lo del todo.

Vi como más lágrimas descendían por sus pómulos, sollozaba cada vez más fuerte. Me desespere y comencé a sentirme impotente. El dolor de la joven hacia que mi pobre corazón sufriera. Su rostro mostraba dolor, y aquella apariencia la hacía parecer más indefensa. Si pudiera llorar lo abría hecho. No lo dude demasiado y tome una decisión; me acosté a su lado y envolví su pequeño cuerpo con mis brazos mientras le susurraba palabras de aliento y que todo estaría bien. Poco a poco empezó a calmarse, y se acurruco más en mi pecho, volviendo a dormir plácidamente...

Mil gracias a July ella es la que escribe el fic conmigo y como decir mi mano derecha en este fic! Bueno esto fue el primer cap. de Existencia Sin Claridad... así que espero que les haya gustado! Quieren que July y yo sigamos escribiendo quiero saber si les gusto! Queremos saber sus opiniones sobre este primer cap. y si quieren que sigamos con el fic!Gracias a los que hayan leído este primer cap.! Merecemos reviews?

July y Anabel.