He visto como hay varios fics sobre esto y en los que he leído Alice ya sabe que él se lo va pedir. Quize hacerlo un poco diferente. Espero les guste.

Twilight (c) Stephenie Meyer

~Little-Blue-Tiger


One-shot

"Una inusual forma de pedir matrimonio"

Estaba sentada en el sillón en la sala de nuestra casa. Era un día normal, un día normal para un vampiro, o al menos para un vampiro como yo. Afuera estaba soleado por lo que hoy no saldríamos a la vista pública.

La televisión estaba encendida pero en realidad no prestaba mucha atención. A mi lado estaba Jasper, rodeándome con su brazo. Habíamos estado aquí bastante rato, solos, algo extraño.

Pero los demás se encontraban cazando. Teníamos la casa solo para los dos. Una idea que podía tener distintos significados. Justo ahora, su sola presencia me era suficiente.

No habíamos hablado de nada, no tenía nada que decir, o simplemente no necesitaba estar hablando. Muchas veces encontraba que no tenía que expresar mis ideas en voz alta para que él las comprendiera o viceversa. Pero por alguna razón de repente habló:

-Alice, ¿te casarías conmigo?

Su pregunta flotó en el aire, extrañamente interrumpiendo el silencio, salvo por el programa que no estaba viendo. Me quedé muda, sorprendida, en shock. ¿Dijo lo que creo que dijo? ¿En verdad me pidió que me casara con él?

Nunca había pensado en eso. Había visto a Rosalie y Emmett casarse cinco veces-aunque ya se habían casado tres veces antes-pero no había considerado tener una boda mía...una mía y de Jasper. Ahora al pensarlo, sentía mariposas en el estomago.

Después de 5 minutos, volteé y lo miré a los ojos. Parecía que le hiciera gracia mi reacción. -¿Qué?-le pregunté insegura de haber escuchado bien. Tal vez había imaginado la pregunta.

-¿Te gustaría casarte conmigo?-repitió.

Sonreí.

-¡Claro! Me encantaría.- Lo abracé fuerte. Él se rió por lo bajo. Me separé y esperé algo más, casi alargaba mi mano lista para el anillo.

-¿Y bueno?-pregunté ansiosa.

-Bueno me alegro que dijeras que sí...pero la verdad es que no tengo anillo.-dijo apenado.

Alcé una ceja, escéptica. ¿Cómo que no tenía anillo?

-Es que se me acaba de ocurrir, no tenía planeado una proposición propia.

Eso explicaba lo repentino de esto. Si lo hubiera pensado y planeado, yo lo hubiera visto, estaba segura. Hice una mueca.

-Entonces,-le dije-me tendrás que pedir matrimonio de nuevo, de una manera propia. Si no, no me caso. Y que no se te olvide el anillo esta vez.

-Que exigente eres. Pero de acuerdo, lo haré de nuevo.

Me acomodé en mi lugar para volver a ver la tele.

Suspiré. -Solo a tí se te ocurre pedir matrimonio sin anillo.

El se rió.

-No vas a olvidarlo, ¿verdad?

-No al menos en unos 50 años.-respondí.

-En los cuales estarás casada conmigo.

No pude evitar sonreir ante la idea.

-Probablemente.


¿Estuvo bien o no? Acepto críticas. Si dejan un review me harían muy feliz.