Aquí está el segundo capítulo.

Twilight (c) Stephenie Meyer


Little-Blue-Tiger

"Lo que hubiera sido mi vida con los Cullen"

Capítulo 2

"Sobrevivir en el mundo vampírico"

Alice se volteó hacia mí y habló:

-En nuestro mundo, Bree, eres libre de ir a donde desees, alimentarte cuando quieras,-dijo- realmente hay solo una regla: No puedes dejar que te descubran. Hay muchas formas en que esto se manifiesta y eso es…o al menos nos quieren hacer ver, el único propósito de los Vulturi. Desde ejércitos de neófitos, algún vampiro aburrido o cosas aún ¡más extrañas! Los Vulturi intervienen cuando hay necesidad, cuando los humanos empiezan a ver algo raro, empiezan a notarnos. Ellos son el poder y son poderosos, nunca se les desafía. De todos los clanes ellos son el más grande y cuentan con muchos poderes sobrenaturales además.

Miré fijamente a Alice. Entonces eso le daba solución a lo que Diego y yo nos preguntábamos. En efecto los vampiros no podían ser descubiertos por los humanos, no debían. Tenía dudas, sobre más cosas, muchas.

-Entonces ¿eso es todo?-pregunté.

Se miraron entre sí. –Básicamente.-dijo Carlisle.

-¿Puedo preguntar algo más?-Carlisle asintió- Tengo muchas dudas, realmente yo no se nada de este mundo, con empezar que yo creía que el sol nos quemaba-me reí-Pero bueno, primero, pueda preguntar ¿por qué sus ojos son amarillos?

Carlisle sonrió divertido.

-Claro,-contestó-lo que pasa es que a diferencia de los demás vampiros, nosotros no nos alimentamos de sangre humana. Nosotros cazamos animales.

Abrí los ojos ante su respuesta. ¿Estaba bromeando?

-¿Eso es posible?-dije incrédula.

-Sí, llevamos mucho tiempo viviendo así.

-wow.

En eso escuché pasos y con ellos la esencia de la humana me llegó.

En ese instante giré mi cabeza y vi a Bella parada al pie de la escalera viendonos preocupada. Necesite de todas mis fuerzas aferrarme a mi asiento. Jasper se paró de inmediato, en anticipación, gruñendome. Yo no podía matarla, me matarían a mí, debía controlarme, pero ese aroma era demasiado dulce.

No, no, Bree, no puedes hacerlo. Puedes controlarte. Acabas de escapar de la muerte, no lo eches a perder, pensé.

El leedor de mentes bajó en ese instante, tomó a Bella y la llevó fuera de la casa. Me extrañé aún más con esa humana, no parecía consciente de que yo podía matarla, parecía ida, pensando en alguna otra cosa, preocupada.

-Carlisle-llamó el pelirrojo.

Él se puso de pie y fue junto a él. -Deberíamos ir a ver a Jacob.

Carlisle asintió.-Sí, es verdad, por supuesto.-se volteó hacia los vampiros a mi lado.-Encárguense de ella. Y por favor, Jasper, se amable. No hagas enojar a Esme.

Con eso salieron los tres, dirigiendose a ver a ese tal Jacob. El olor de la humana seguía presente, confundiendome un poco, me sentía ansiosa, pero de repente sin más me calmé, sin darme explicación de cómo. Esto era demasiado extraño.

Escuché el ruido del motor de un auto al alejarse.

Volteé a ver a los vampiros.

-Entonces,-empezó Alice- ¿decías que tenías dudas?

-Um, sí.-contesté.

Poco a poco le pregunté más sobre lo que me concernía, las rarezas que había en este mundo del que tan poco conocía, y fue una lista algo larga. Cosas que nunca pensé que existieran eran más reales que nada. Alice fue paciente y me explicó todo con cuidado. Estuvimos ahí un buen rato, Alice hablando, Jasper observando y yo escuchando con interés.

-Eso es todo lo que puedo decirte. Ahora, mi pregunta es ¿continuarás tu camino sola?

Torcí la boca. Muy apenas conocía a esta familia, no sabía mucho sobre ellos mismos y si podía confiar en ellos. Además de que no se si podía adaptarme a este estilo de vida tan extraño que llevaban.

Ahora que la vida en solitario no me apetecía. Aún siendo un ser poderoso, tenía miedo de lo que me esperaría en la vida nómada. Y la pérdida de Diego aún no abandonaba mi cuerpo, no sabía si podría sobrellevarla sola. Pero...estaba Fred, él me esperaría en Vancouver, podría viajar con él.

-Es mucho que pensar.-les dije,-no sé si podría llevar su forma de vida.

-Es tu decisión, Bree. Nosotros estaríamos felices de tenerte en nuestra familia. Si deseas continuar sola está bien.

Dudé, Fred me dió un tiempo límite. Viajar con él no era una mala idea. Era tarde, si lo quería alcanzar debería irme ya.

-Supongo que seguiré mi propio camino.-avisé.

Alice asintió. me puse de pie y me dirigí a la puerta. Antes de irme me pidió:

-Solo te pediré que no caces en esta zona, por favor.

-Claro.-acepté.

Corrí hacia los bosques, tratando de regresar al claro para poder seguir el rastro de Fred. Mientras corría, de repente, me topé con un olor extraño muy fuerte, estaba disperso por todas partes y era lo más horrible que había olido.

Pisadas. Alguien venía. Volteé justo a tiempo para ver algo que jamás en mi vida había visto. Era un lobo, aunque no parecía, no podía ser otra cosa. Pero este lobo era enorme, de pelo negro, y quería atraparme.

Este lobo no sabía con lo que se metía.

Me detuve y cuando él se me lanzó encima lo tomé y lo aventé. El regreso, extrañamente no muy afectado. En lugar de atacarme como esperaba se me vino sobre un costado y me mordió.

No había sentido dolor físico en esta vida salvo por las veces que me había enfrentado a otro vampiro.

Me quedé en shock un segundo antes de poder soltarme. Este lobo no era normal y al parecer podía hacerme daño. Mi instinto me instó a huir. Y lo hice, empecé a correr lejos del lobo, pero el era rápido, realmente rápido.

Se acercaba a mí y apuraba más el paso. No me alcanzaba por centímetros, pero en eso mordió mi pie.

Grité de dolor. Estaba segura que me lo quería arrancar. Me desmembraría.

Intenté zafarme pero mordía fuerte.

Un pequeño chasquido. Oh,no.