Daya: gomen, gomen, gomen, gomen, gomen, gomen, gomen, gomen, gomen…(lista interminable) en serio mil perdones por tardar demasiado, pero si tengo buenas justificaciones u.u

Kumaro: Aja, si tu, no te van a perdonar. Y además tus justificaciones no tienen valides

Daya: Quizá tengas razón, es que en primera esta de que me distraigo con todo u.u luego mi gripa empeoro y me dieron inyecciones o.o||| Luego vinieron los exámenes, y con eso los trabajos en equipo (maldito cuadro de punnet, aunque no lo crean así se llama y no desearía que lo conocieran, mas el de 1024 cuadritos *tic nervioso*)

Kumaro: Ah sí, vienes a decir todo esto y que estuviste haciendo este fin de semana

Daya: admito que salí, fue la primera vez en mi vida que salgo tres días seguidos O.O y no lo vuelvo a hacer ¬¬

Kumaro: fue carnaval, es normal que la gente salga… retiro lo dicho, tú no eres normal ¬¬

Daya: pues al menos el tema del carnaval si sirvió (el retorno de las musas) n.n

Kumaro: yo saldría corriendo, hasta tus amigas dijeron que tus lectores te darían cuello

Daya: lo sé, son malas conmigo, pero no lo harán, verdad? … verdad?

Kumaro: que importa, si ellos no lo hacen lo harían ellas, tenias un límite de subirlo ayer a las 12:00 am y no lo cumpliste ¬¬

Daya: no fue mi culpa u.u recién lo termine de escribir, me gritonearon para que apagara la computadora, pero eso no me detuvo, ni siquiera lo hizo una plática de tres horas acerca de Harry Potter para que dejara de escribir, menos lo haría eso o.ó y aquí estoy

Kumaro: yuju! ¬¬

Daya: antes de que empiecen a leer, unos aviso: creo que los personajes me salieron muy OC, creo… no sé; y que cuando este en los flash back, imagínense la manera en la que hablaban de pequeños, también perdonen si hay faltas ortográficas n.n Y sin más preámbulo… al fic:


Extra

Parte 2

-Ah~- suspiró de nuevo

Ayer en todo el día no había visto a su chino por perder la noción del tiempo, incluso ese mismo día no lo vio. La madre de Lyserg fue muy amable al invitarlo a come, pero esta se fue después porque tenia que comprar algo. Con eso Lyserg se quedo a cargo de instruir al Usui, pues el Diethel, aunque no lo quiso decir al principio, si sabia un poco como hacer ese tipo de cosas y simplemente no le gustaba, pero después de todo Horo-Horo ya lo estaba terminando. Aunque lo que no entendía este peli azulado era la razón o el porqué se estaban dirigiendo a la casa Asakura.

Ah! Si. Era porque el peli verde extrañaba a su queridísimo Hao y lo tenia que acarrear a él para allá (claro como tenía que terminar eso hoy y solo el verde lo podía guiar no le quedaba de otra ¬¬). La buena noticia era que iba en su patineta y eso lo distraía en el camino, la mala era que Hao lo iba a ver haciendo eso y… tendría que aguantarse las burlas u.u

-Vamos Horo-Horo no es tan malo-

-No, claro que no lo es ¬¬- nótese el sarcasmo –solo voy a hacer mal tercio-

-No, no es cierto Un.n-

-Claro que lo es o.ó, que voy a hacer yo con dos tortolitos en la misma casa- de verdad, el verde ya creía que a Horo-Horo le hacia falta, y mucha, la compañía de Ren como para que se pusiera así. Digamos que no era su actitud de siempre.

-Bueno, no lo veas de ese lado n/n-

-Ya para que u.u-

En serio, lo necesitaba.


-Yoh de verdad no puedes ir solo ¬¬?-

-Tranquilo, solo será un rato. Mis padres llegaran pronto n.n-

-Eres un cobarde-

-Un.n-

Habían salido de la casa del Tao para dirigirse a la de Yoh, pues este ultimo debía de estar ahí para cuando regresaran sus padres, mas no sabía a qué horas exactamente iban a llegar así que tendría que estar en su hogar antes. Acarreo a Ren con él porque… bueno, le daba más seguridad personal, ya que a su hermano todavía no se le pasaba el enojo, y como el otro no tenia nada que hacer…

Además tenía la cabeza ocupada con lo que le dijo su hermana, pues tal vez si tenía sentido esa historia pues ahorita que lo pensaba, parecía imposible que dos personas que hayan vivido así mas de 16 años no se dirigieran más que solo miradas (si gente, hasta ahorita lo reflexionó XD)

Se sentía cansado mentalmente, habían salido de una, creyeron entrar a otra, se arreglaron las cosas y ahora esto que, para ser sinceros, no debía de darle gran importancia pues era algo que ya paso y que quizá Horo-Horo ni se acordaría tampoco.

Llegaron a la casa Asakura y ya, en serio, no sabía que hacia ahí, pues como todos sabemos él nunca salía de su casa a menos que lo "sacaran" pero esta vez no había localizado al ainu, porque si, había tratado de llamar a Horo pero nadie le contestó, así que pues…

Yoh toco el timbre de su casa desde el cancel que enmarcaba el perímetro de esta, claro que tenia llaves pero solo lo hacía para "avisar" que había llegado, por decirlo así, porque de todas maneras no era que Hao se dignara a abrir la puerta a alguien. El gemelo menor abrió la reja y ambos se dirigieron a la entrada de la casa, aunque se detuvieron ante esta al ver que se estaba abriendo y salía un peli verde del interior.

-Eh… Hola Yoh n.n-

-Hola Lyserg n.n, que te trae por aquí?- contestó el mencionado

-Bueno, pues…- no contestó porque por fin se dio cuenta que Ren venia acompañando al gemelo, y no atino a hacer otra cosa más que cerrarles la puerta en la cara (O.o) –Horo-Horo esconde eso- se escuchó desde dentro la voz apenas audible del verde

-Hao dame eso!- esa era la voz del ainu

-Qué? temes que te vean?- y esa era la burlona voz del gemelo mayor

-Hao ya!- regañaba el peli verde desde el otro lado de la puerta, y los que estaban fuera de esta, todavía no entendían nada

-Horo-Horo está aquí?- fue lo que pensó en voz alta Ren

Yoh solo lo miró a él, después a la puerta y luego decidió abrirla, justo cuando se escuchó un ruido como de alguien o algo cayendo. Al entrar se dirigieron a la sala, solo para poder ver que era un desastre, todo lo que una vez estuvo en la mesa del centro de la sala estaba tirado en el suelo, esto incluía decoraciones y algunos floreros con todo y agua, uno que otro cuadro caído, nada mas la televisión no había resultado dañada pues hasta un sillón estaba volteado de cara contra el suelo.

Pero lo que no esperaron ver, sobre todo el Tao, fue ver a Horo-Horo encima de Hao, o más bien la mitad de ellos ya que el sofá que estaba volteado los tapaba a ambos de la cintura para arriba, pero ellos sabían perfectamente de quienes se trataban.

-Estúpido, dame eso!- decía el ainu

-Qué? lo has estado cuidando especialmente para tu chinito?- dijo en tono meloso el pelilargo

-Ya dámelo Hao-

-Que delicado eres, ni siquiera quieres que lo toque- entonces el mayor se levantó aventándole una bolsa de papel al ainu y a la vez empujándolo haciendo que este se callera de espaldas dándose cuenta hasta ese momento que su koi estaba en la entrada de la sala junto a Yoh y Lyserg

-E-Eh…-

-Yo me largo- dijo Ren para luego dirigirse a la entrada de la casa

-E-espera…- muy tarde ya se había ido y él apenas se había levantado del suelo –Hao esto es tu culpa-

-Ja! Y ahora que hice- preguntó cínicamente recibiendo una mirada asesina de su propio novio –Lyserg, no te enojes tu también, solo quería ver lo que el azulito terminó-

-Había mejores maneras de pedirlo- le contestó este para luego irse a otro lugar de esa misma casa siendo seguido por el gemelo mayor.

Yoh solo fue espectador de todo esto hasta que decidió hablar.

-Oye Horo, no deberías ir por Ren n.n-

El mencionado solo asintió, agarró la bolsa de papel y salió de la casa en su patineta. Tenía que encontrar al Tao.


Estaba harto de esa actitud suya, y no es que lo hubiera hecho muchas veces pero al menos esta vez no había salido ni corriendo ni llorando, había salido enojado, frustrado y caminando por la puerta, aunque para él era más como huir y eso era lo que lo hacía enojar.

-Ah~- suspiró, si, Ren Tao suspiró.

De todas maneras eso era una insensatez, salir de allí solo porque vio a Horo-Horo en una posición indecorosa con Hao después de no verlo por más de un día. Sabía que cualquiera podría mal pensar aquella situación pero él también sabía que él peli azul no se atrevería hacer algo… indebido con ese gemelo o con cualquier otra persona, pero aun así él… ah! Ni siquiera sabía que le pasaba.

Si, odiaba eso en él mismo y no sabía porque le afectaba tanto nada (si, porque de la nada se estaba frustrando) y se estaba volviendo loco con ello y… y…y mejor dejaba de pensar en eso, porque si no le iba a empezar a doler la cabeza.


El ainu iba tranquilo en su patineta, con una bolsa de papel en mano, recorriendo las calles, no tenía prisa. Sea donde sea que estuviera el Tao, el lo iba a encontrar, aunque ya estaba haciéndose algo tarde…

Primero se había dado una vuelta por el centro de la ciudad, ese lugar con mesas donde solía ir, sabía que Ren era capaz de llegar caminando hasta allá. Revisó y nada, fue al parque con rampas que estaba cerca de sus casas, otro lugar para recordar, pero tampoco estaba ahí. Entonces, como ya estaba pasada la tarde, mejor fue a la casa del chino y se sintió un tonto al no haber buscado ahí primero.

Cuando llegó por supuesto las puertas estaban cerradas y obvio pensó que el Tao no le iba a abrir, pero de todas maneras toco el timbre de dicha casa y efectivamente, nadie salió. Se alejó un poco y vio la casa, observó que la ventana del balcón de Ren estaba abierta con todo y reja, así que por lo que había pasado la ultima vez dedujo que el Tao si estaba ahí en la casa pero en el lugar más alto de esta… Tenía que entrar, no quería que Ren se pusiera como la última vez, ya que en este caso sería su culpa, y eso no lo hacía sentir muy bien que digamos…

Volvió a llamarle pero obtuvo lo mismo… nada. Se rindió, bueno a medias, porque se quedo sentado ahí al pie del cancel, no se iba a mover de ahí hasta que el Tao le abriera o quisiera hablar con él. Fue cerrando poco a poco los ojos, no había dormido muy bien por terminar el presente para el día de su novio, aunque tampoco era que le importara demasiado quedarse dormido en la calle si era por su chino.


Ahora sí, con todas las calmas del mundo, el menor Asakura se disponía a dirigirse a su habitación, no sin antes pasar a la cocina a por algo que comer y pasar el rato, pues su hermano estaba tan ocupado tratando de entablar una conversación decente con Lyserg y una puerta en medio de ellos dos, que a él ni lo notaba.

El Diethel se había encerrado en la habitación de su novio negándose a abrirle y escucharlo, porque, según el peli verde, la actitud que tomo Hao respecto a Horo-Horo, burlándose o haciendo jueguitos con lo que estaba haciendo el peli azul, no fue la correcta o la mejor. Ya que el pelilargo le había prometido al verde, al inicio de su noviazgo, que dejaría de ser tan… Hao, y sintió que esta vez su koi la regó, haciendo que Ren se enojara con el ainu.

-Vamos Lyserg, sabes que era como una pequeña broma- decía Hao desde afuera de la habitación

-No creo que Ren lo haya visto así- se escuchaba la vos del peli verde desde el interior

-Por favor- dijo con sarcasmo el pelilargo –Ren es así por naturaleza-

-Pues ve y explícale eso a la naturales de Ren-

-Lyserg, sabes que no voy a hacer eso- claro… Hao no le daba explicaciones a nadie (¬¬) –abre la puerta-

-No-

-Lyserg, abre la puerta!-

-No-

-Ábrela!-

-No!-

Y así empezó una semi pelea de pareja a gritos, aunque aun así con una puerta en medio.

Yoh pensó que escucharlos así todo un rato mas (quizá algunas horas) seria problemático así que… entró rápidamente a su cuarto, se puso sus audífonos y le subió a la música. Qué? Acaso pensaron que iba hacer algo para ayudar a su hermano? O para que se reconciliaran esos dos? O que le diría a su gemelo que hay y siempre hubo un juego de llaves de todas las habitaciones de la casa detrás de la puerta de la entrada? Tal vez era algo malo, pero le ganaba su instinto de supervivencia.


Escuchó un ruidito detrás de él, estaba a punto de verdad de quedarse dormido así que mejor volteó y vio a Koni, ese adorable gato negro estaba del otro lado de la reja con unas llaves en la boca que, en cuanto vio señales de vida en Horo-Horo, las aventó hacia afuera. Bueno, si Ren no lo dejaba entrar, Koni ya lo hizo… je, como adoraba a ese neko.

Empezó a abrir el portón sin hacer ruido pero se percató de que había algo tirado dentro de la cochera, parecía un paquete del correo, así que lo metió a la bolsa que traía para dárselo al Tao. Entró a la casa y se preguntó si Ren estaría donde creía que estaba (?) y dudó un poco así que mejor lo buscó primero en la planta baja, como no lo halló se fue directo al cuarto del chino, del cual la puerta estaba abierta entonces entró sin más ni más pero no vio a nadie. Revisó en el baño de dicha recamara y tampoco, pues se fijo que el closet de ahí estaba abierto, ya después no le dio importancia.

Se dirigió al balcón pues pensó que Ren estaría en el techo de la casa de nuevo. Estaba a punto de subirse cuando se escuchó un ruido, no de arriba, si no del cuarto de al lado. Así que se dirigió a la habitación que se supone él debería de ocupar cuando pasaba las noches ahí en vez de dormir en la misma que el Tao. Abrió la puerta de dicha pieza y se fijo en Ren, que por cierto estaba recogiendo algo del suelo, y este por acto de reflejo al sentirse observado volteó a ver a la persona que se disponía a ingresar al cuarto.

-Como…?- articuló muy por lo bajo Ren, aunque eso no evitó que el otro lo escuchara

-Koni de nuevo n.n-

-Oh- fue lo único que dijo el Tao para continuar recogiendo aquello que se le había caído, semi ignorando al peli azul

-Ren- se acercó un poco el ainu –estas enojado?- pregunta tonta pensó el mismo

-No creo- dijo en tono normal, para luego levantarse del suelo e irse a la cama de ahí a acomodar esas cosas

-Entonces, que tienes?- insistió el Usui

-En realidad… nada-

-No te creo… de verdad, dime que tienes, perdón si te molesto verme aso con Hao pero de verdad no era lo que parecía es que…-

-Horo ya- le interrumpió Ren antes de empezara a parlotear, pues no era que haya mal pensado aquella situación, bueno tal vez un poquito y eso desató otras cosas… -en serio no fue exactamente eso, más bien fue algo de lo que me enteré en estos días-

-Eh?- el azul no entendía- el que?-

-Mira ven- le ordenó Ren en un gesto con la mano para que posara a un lado de él y viera lo que había en la cama

-Fotografías?- pensó en voz alta Horo-Horo

Porque efectivamente eran las fotos sueltas de aquel álbum que había encontrado el día anterior. Al llegar a su casa Ren, se había acostado a dormir para no pensar en absolutamente nada y no se explicaba porque a la hora de despertarse quiso ver aquel álbum fotográfico, así que lo agarro del armario y se fue a la habitación de enseguida por mero capricho pero al entrar a ese cuarto escuchó un leve sonido proveniente del suyo, por puro reflejo dio un respingo soltando dicho libro que traía en la manos, cayendo este al suelo y saliéndosele la mayoría de las imágenes que contenía.

-Mira estas- le enseño en las que aparecían dos niños pequeños jugando, peleando o haciendo demás cosas -Sabes quiénes son?-

-Claro n.n, somos tu y yo-

-Como… sabes eso?- el Tao no entendía pues él pensaba que el Usui no se acordaba de nada igual que él, ya que nunca lo había mencionado o dicho algo al respecto

-Es que me acuerdo muy bien de cómo te veías cuando eras chico y yo también… e igual va para ese momento- señaló la foto –ahí tú querías jugar con la pelota y yo a las escondidas, discutimos y al final terminaste golpeándome con la pelota Un.n-

Pues aquella imagen era en la que ponía al pequeño peli azul agarrándose la cabeza con sus manitas y un peli violáceo con los brazos cruzados y una mueca de enfado. Ren volvió a mirar la imagen y no sabía que decir, pero lo primero que se le vino a la mente fue que si Horo se acordaba de ello, porque nunca dijo o comentó nada

-En serio… recuerdas aquello?- preguntó el Tao, recibiendo un asentimiento por parte del otro –entonces porque nunca dijiste nada?-

-Eso fue porque no quería obligarte a recordar, ya que… tu no recuerdas, no?-

-Casi no…-

-Sabes?-

-Mmm…?-

-Te acuerdas de esa curiosidad que te había dicho que sentía antes de conocernos más?- Ren asintió –esa surgió a partir de que te conocí por un tiempo y después un día… no te volviste acercar a mi- terminó en un tono algo triste

-Eso no fue porque yo lo quise-

-Eh?-

-Mi hermana me contó lo que pasó en aquel entonces…- Ren le empezó a contar él porque ya no salió de su casa a partir de aquel día en que ya no lo dejaron sus padres, que no había sido decisión suya y que más bien lo obligaron a ello –Pero aun así no creo que sea bueno que te haya olvidado-

-No te preocupes demasiado por eso, después de un tiempo de aquello tuve que entretener a Pilika y pues… me distraje entre otras cosas- no se creía lo que de verdad pasó, ahora entendía un poco más el odio de Ren hacia sus padres, aunque eso no debía de importar ahora.

-Pero…-

-Pero nada, eso está en el pasado- se acercó a él para abrazarlo por detrás –ahora si podemos estar juntos-

-Je, no puedo creer que de verdad no me hayas olvidado-

-En serio, no lo hice ^o^- reafirmó el ainu –pero ahora te quiero preguntar otra cosa, era esto lo que te preocupaba? Porque aunque digas que no estabas enojado conmigo por lo que sea, yo se que algo te pasa- el Tao sonrió de lado, era increíble lo bien que lo conocía su koi.

-Si, era esto. Pero no es porque deje de hacer algo, ya que se que no vale la pena, más bien es por no recordarlo porque yo si quiero acordarme-

-Bien… que tal si yo te ayudo ^^- le dijo el ainu deshaciendo el abrazo y agarrando al Tao para sentarse ambos en la cama –no creo acordarme de todo detalladamente pero veamos… por ejemplo esta…-


-De verdad esto es enserio?- gritó un poco un pelilargo

-Si!- se escuchó una voz desde el segundo piso

-Lyserg… ¬¬- dijo por lo bajo, por lo cual no lo pudo escuchar el peli verde, ya que este todavía se encontraba encerrado en el cuarto de Hao.

El Diethel y el Asakura estuvieron discutiendo por un largo rato hasta que Lyserg le dijo que si quería que le perdonara y saliera de ahí, el gemelo mayor tendría que limpiar la sala y acomodarla, la cual, como ya sabemos, era un desastre por lo que había pasado con Horo-Horo, pues el verde estaba seguro que Hao no iba a hacer nada de eso y le echaría la culpa a Yoh o bien esperaría a que este mismo recogiera todo. Al principio no quiso pero luego de discutir por otro rato su orgullo cedió.

Realmente Lyserg sabía que Hao no cambiaría su actitud ni aunque se lo haya prometido o jurara de por vida cuantas veces quisiese, por eso el peli verde a veces tenía que ser algo malo con el pelilargo para que este hiciera algo bueno, tal vez era algo cruel e inusual en él, pero funcionaba. Después de un rato, tocaron la puerta de la habitación de Hao.

-Mmm?-

-Soy yo Lyserg, Yoh-

-Ah, que se te ofrece n.n- abrió un poco la puerta el Diethel

-Pues… puedo pasar ñ.n- se sintió raro pedirle eso al peli verde

-Pasa esta es tu casa no mía ñ.n- abrió completamente la puerta pero luego la cerró en cuanto el menor Asakura entró, para luego sentarse en la cama de allí –y…?-

-Es que no tenía ya nada que hacer n.n-

-Un.n- tenía que pasar en algún momento, sabía que desde hace rato el gemelo se había encerrado en su cuarto, cualquiera se aburriría tarde o temprano

-Oye- le llamó Yoh –te vas a quedar esta noche?-

-Eh… no sé, porque lo preguntas?-

-Es que como mañana va a ser año nuevo pensé que irías con tu familia- la verdad es que Lyserg no se acordaba de ello, pero recordó algo que le dijo su madre

-Creo que mi mamá estará con unas amigas y mi papá no se ha comunicado- cuando su padre se metía en un caso era porque de verdad se metía en el caso.

-Entonces te quedaras?-

-Pues… si no es molestia-

-Claro que no n.n, así seremos tres en vez de dos-

-Y que hay de tus padres?-

-No han llamado ni nada para decir que no llegaran, pero no creo que vayan a llegar temprano aunque de todas maneras ya es tarde-

-Es cierto… ya habrá terminado Hao de limpiar?- se preguntó a sí mismo el ojiverde

-En serio si lo mandaste a limpiar o.o?- Yoh no lo creía, pues apenas y pudo escuchar su conversación desde su habitación con la música que tenia

-Si-

-n.n Deberias de quedarte mas seguido-

-Oye, Hao tiene que aprender a limpiar sus desastres-

-Y no digo que no, pero después se las puede cobrar ñ.n-

-…?- Lyserg no pudo articular palabra ya que le interrumpió el que tocaran la puerta –si?-

-Como que "si"- reprochó Hao desde el otro lado –sabes quien soy, ahora abre la puerta-

-Terminaste?-

-Si ¬/¬-

-Entonces ábrela n.n- había dejado la puerta sin seguro cuando Yoh entró, y de lo primero que se percató el mayor fue de este mismo

-Que hace el aqui?-

-Es tu hermano, es su casa, porque no podría entrar ¬¬?- al pelilargo casi le sale humo de la cabeza pero luego se le bajó el enojo

-Yoh- lo llamó Hao

-Eh… si?- le medio contestó este

-Fuera- el otro no dijo nada y no dudo en salir del cuarto con un poco de apuro cerrando la puerta tras de él, lo cual Hao aprovechó para poner el cerrojo

-Hao ya no es necesario poner el seguro Un.n tu ya estas adentro-

-Y tu también-

-Eh?- Lyserg no entendió, tal vez a eso se refería Yoh con ese "después se lo puede cobrar", y pensándolo mejor… o sea, era Hao, claro que se iba vengar de ello. Caviló un tanto en el tema que no se dio cuenta que él mayor ya estaba muy cerca de él.

-Eres muy cruel Lyserg, me manipulaste…- sonrio de lado y empezó a escabullir una de sus manos dentro de la ropa del Diethel mientras lo recostaba en la cama –ahora tendre que castigarte-

-No, Hao… espera, tus padres pueden llegar en cualquier momento

-Claro, por eso cerre la puerta- se acercó mas al otro y le susurró al oido –ademas no importa, es tu castigo- bajo por su cuello marcándolo como su territorio con sus propios labios, sosteniéndolo bien para que no se llegara a escapar.

-Ah… suéltame, espe…- no terminó, el pelilargo lo calló con un beso en los labios, demasiado demandante como para que el verde volviera a dar replica.

Afuera de la habitación, Yoh, que se diaponia a entrar a su cuarto, creyó oir algo pero luego escuchó otro ruido en el primer piso de su casa.

-Chicos, ya llegamos- dijo una voz femenina

-Ya bajo mamá- repondió el menor para después descender por las escaleras

-Y tu hermano?- preguntó su padre

-Esta con Lyserg en su cuarto n.n- no iba a ocultar nada, pero tampoco delataría a su gemelo, mas por tratarse de su amigo el peliverde –creo que ya los escucharon, a lo mejor no tardan en bajar-

-Oh, bueno. Ayudanos a bajar unas cosas del auto- le pidió su mamá, a lo que Yoh accedió gustoso.


Horo-Horo tenia en sus manos aquella imagen donde el pequeño peliazul alzaba una mano con una expresión alegre y el otro ser a su lado estaba con los brazos cruzados en forma de una mueca de enojo.

-Mira, esta fue la primera foto que nos tomó Jun-dijo el ainu mostrándosela al Tao

-Ah, oye y como aceptaste jugar conmigo si no me conocias-

-Era un niño, a esa edad haces amistades muy fácilmente n.n-

Flash back

Jun, que en ese tiempo tenia algo corta la edad, se acercó a los padres del pequeño peliazulado para pedirles permiso para jugar con él diciéndoles que ella lo iba a cuidar, mientras que el ainu estaba sentado en el suelo viendo las hormigas pasar (?) Una vez que hubo terminado de halar la peliverde con los mayores, se acercó al pequeño Usui junto con su hermano menor.

-Hola Horito, soy Jun y vivo en la casa de ahí- se la señaló –quieres jugar con mi hermano Ren- le prsentó al menor a su lado

-Hola ^^- saludo el azul –diganme Horo-Horo-

-Si, Horito~- contestó en forma de burla el ojidorado

-Hey, no te burles de mi-

-O si no, que?-

-Rency, ya- le paró Jun, a lo que el Tao calló y el peliazul rio entredientes -bueno, antes que nada, les voy a tomar una fotografía-

-Porque?- preguntó con curiosidad el ainu

-Para que de grandes vean como se veian en este momento-

-Ah~-

-Yo no quiero- reprochó el pequeño Ren

-Vamos, solo será una- le decía su hermana acomodándolo al lado de Horo, lo cual hizo que se enfadara y se cruzara de brazos

-No hagas eso Ren, te saldrán arrugas- bromeó ella –muy bien, ahora digan chis-

Horo-Horo dio una rápida mirada al Tao y luego hizo lo que la mayor les había indicado, alzando una mano y sonriendo, quedando asi grabado aquel momento.

Fin flash back

-En serio asi fue?-

-Si n.n, eras igualito desde chiquito-

-Ya, ya pues- el azul volteo a la cama agarrando otra imagen para mostrársela al Tao –mira esta, aquí todavía no te acostumbrabas a que tu hermana nos tomara fotos- era esa donde el pequeño ainu abrazaba por detrás al ojidorado.

Flash back

A unos pocos días de haberse conocido ya parecía costumbre el verse… pero otras cosas no.

-Jun, no quiero- reclamaba Ren

-Vamos, solo son fotografías n.n-

-Si, no seas aguafiestas- le decía el peliazul solo para darle la contra al otro

-Bueno, tomala rápido- el pequeño peliviolaceo se puso con su típica pose a un lado del ainu, algo que no le pareció a este.

-Bien, listos, digan chis-

Esta vez nadie lo dijo pero Horo si hizo algo, justo al momento de tomar la foto se abalanzó sobre el Tao dándole un efusivo abrazo por detrás, quedando esa imagen tan divertida grabada

Fin flash back

-Tu tampoco cambias cierto?- comentó el Tao

-n.n- asintió

-¬¬- Ren solo apartó su vista hacia los objetos en la cama –oye, y esta?- agarro una de las tantas ilustraciones –te acuerdas del porque de esta foto?- le preguntó, pues ahí el pequeño Tao estaba casi encima del peliazul, el cual estaba sentado en el suelo. Al parecer le estaba buscando algo en la cabeza o en el cabellos al Usui pues no traia puesta la banda que solia llevar de pequeño.

-Ah, si… Un.n es que…-

Flash back

Para esos días, ya habían pasado unas semanas desde que se conocieron y para los dos pequeños ya se le hacia normal que la Tao les llegara con la cámara, porque ahora no les avisaba ni los acomodaba, solo les tomaba las fotos en una "situación para recordar" según ella.

-Oye- hablo el peliazulado –porque te peinas asi el cabello- preguntó con curiosidad, pues desde que era pequeño el Tao lucia ese peinado en punta que todos conocemos (Da: aunque mas chiquito XD)

Ambos pequeños se encontraban jugando en el suelo con unos carritos de juguete.

-Pues no se, asi se me hace- respondió tocándose la cabeza –además, que hay de ti, porque tienes el cabello de dos colores?- lo señaló

-Yo que se, asi naci-

-En serio?-

-Si!-

Jun para ese momento ya se había percatado de que estaban discutiendo, ya que ella era quien los vigilaba mientras "jugaban". Iba a detenerlos pero al ver y escuchar el tema por el que reñían solo rió. El pequeño Ren por su lado, se levantó del suelo.

-De verdad tu cabello es natural?- le preguntó acercándose a la cabeza del otro

-Si lo es, dejame!-

-Esperate- le dijo el Tao para luego sacarle ña banda y buscarle las raíces de sus cabellos.

En ese instante fue cuando jun tomo la fotografía. Ren esta vez solo hizo una mueca después de que la tomaran.

-Oye, te quieres bajar de mi- decía enfurruñado el pequeño Horo

-Si, si- se alejó de él sentándose de nuevo en el suelo, pues había comprobado que efectivamente el cabello de Horo-Horo era asi desde la raíz

-Tu pelo es raro-

-Y que?-

-Como que y que? Es diferente y eso no tiene nada de malo- el Tao sonrio de lado, pero no con burla si no con simpatía, eso era algo nuevo.

Fin flash back

-Mmm… nunca había pensado en eso-

-Que cosa?- preguntó el ainu

-Si el color de tu cabello es natural, lo es?-

-Si lo es! Lo comprobaste aquí- le señaló la foto

-Pero no me acuerdo bien, asi que ven-

-Ren… ¬¬-

-Bien, pues, bien- se cruzó de brazos

-Ren, no te enojes-

-No me enojé- agarró una almohada y se la aventó, el otro no la esquivó

-Si, eso se nota-

Las demás imágenes que tenían ahí prácticamente hablaban por si solas, donde aparecían en su mayoría jugando. Horo-Horo sonreía cada vez que pasaban las fotografías por sus manos, le traian algo de nostalgia recordar aunque sea un poco de aquellos momentos. Si, era increíble cuanto tiempo había pasado desde entonces. Entre todos los retratos, Ren sacó tres que al parecer los tomaron casi al mismo tiempo, estuvo viéndolas tan fijamente hasta que le llamó la atención al ainu.

-Que ves?- preguntó Horo

-Estas- se las mostró –creo que Jun las tomó seguidas-

-Ah si, creo que ese dia…- decía el peliazul mientras intentaba recordar –ah, claro! Esa mañana Jun nos dijo que jugaramos con unas burbujas que había comprado, pero nos peleamos por elegir a quien las soplaba y al final…-

-…yo te las quite, y cuando soplé las burbujas te distrajiste tanto con ella que se te olvido que tu querías soplarlas-

-o.o le adivinaste o si te acordaste?-

-Je, no se- le contestó con una sonrisa viendo de nuevo las imágenes, en ellas él soplaba las burbujas mientras que el peliazul iba de aquí para alla tratando de reventarlas todas –quiza si…- el ainu sonrió, pues el también quería creer que asi era.

De repente empezó a sonar el celular de este mismo, a lo cual el peliazul se extrañó y solo sacó dicho aparato de su bolsillo para luego volverlo a meter con tan solo mirar la pantalla de este.

-Quien era?- preguntó Ren

-Nadie, solo un recordatorio… oye, sabes que hora es?-

-…? No…- en lo que él contestaba, el azul se acercó a abrazarlo

-Feliz cumpleaños Ren-

-Que…?-

-Si no me crees, fijate tu mismo n.n- le enseñó la pantalla del celular y vió que era las 12:01 am. Se sorprendió, no por el hecho de que se hubieran quedado platicando hasta tarde si no porque el ainu le felicitara a tan temprano tiempo.

-Por que me felicitas a esta hora?-

-Oye, tu cumpleaños dura todo un dia y ya empezó- Ren solo agachó la cabeza –lo siento, si no te emociona por lo que pasó antes, pero ahora si estoy contigo-

-Gracias…- apenas pudo articular con un pequeño sonrojo

-Pero sabes que mas, te tengo un regalo- el otro se impresionó –sip, y yo lo hice n.n- Horo se giró sobre si buscando aquella bolsa de papel en el suelo, para luego sacar de ella una bufanda tejida de color amarillo-dorado, y ponérsela al Tao en el cuello.

-Hoto, sabes tejer?- fue lo único que pudo decir

-Aprendí ^^ Lyserg y su mamá me enseñaron-

-Ah eso ibas a la casa de Lyserg?- el ainu asintió –y que hacias en casa de Yoh?- Ren aprovechó ese momento para sacar algunas dudas

-Es que la mamá de Lyserg se fue y a él le dieron ganas de ver a Hao, si quería terminarla para hoy, Lyserg tenia que decirme como u.u-

-Y Hao?- el peliazul sabia a que se refería con esa pregunta

-El quería quitarme la bufanda ya terminada, crees que se la iba a confiar a él?- el Tao sonrió

-En serio, gracias-

-No tienes porque, pero estas haciendo muchas preguntas?- el chino solo desvio la mirada algo apenado pero se percató de algo.

-Oye, y que es eso?- preguntó Ren viendo el interior de la bolsa mientras acomodaba la su obsequio a un lado.

-Ah! Esto, lo encontré en tu cochera y pensé en traértelo, la verdad es que no se que es lo que trae-

-A ver damelo- el Usui se lo entregó y Ren lo empezó a abrir viendo que también era un regalo, pero este era de su hermana. En el interior traia tres fotografías iguales, de aquella noche en que Jun los visitó de improviso hallándolos dormidos a ambos en el sillón, ya que asi aparecían en la foto.

-Aquí hay una nota- le avisó el Usui, el menor la leyó

Espero que este obsequio halla llegado en tu dia y Feliz cumpleaños Ren!

De seguro ya te lo dije, pero no importa te lo voy a seguir repitiendo. Feliz cumpleaños! Feliz cumpleaños!

Espero que te la pases bien. Nos veremos pronto ^^

PD. Haz lo que quieras con tu regalo, sabes que me encanta tomarte fotos n.n

Y vaya que si, pensó el Tao. Pero de la nada su semblante cambio a uno triste, de lo cual el peliazul se dio cuenta.

-Ren?-

-No es nada- volteo hacia otro lado –es que… solo es un año mas-

-Porque dices eso? Que no te paso nada bueno este año?- haciendo ademan de puchero

-No es eso tonto, lo que pasa es que siempre lo he visto asi… supongo que desde aquel dia, lo vi asi-

-Pero ya no tienes porque hacerlo, si es por tus padres no importa, ya nos encargaremos de eso-

-Pero…- el ainu lo calló con un beso en los labios del cual se separó algo rápido

-Que nada de peros, Ren, asi que respeta eso- y volvió a besarlo, pero esta ves con mayor intensidad que en otras ocasiones.

Con sus manos empezó a recorrer la espalda del ojidorado y a colarse por debajo de su ropa. Separaron sus labios algo jadeantes, mas sin embargo el azul aun quería mas, asi que empezó a recorrer el cuello del otro haciendo que el Tao soltara pequeños gemidos, que de todas maneras no callaban a su conciencia.

-Espera… Horo, no creo que…-

-Vamos, solo relájate, no creo que tenga nada de malo-

-En serio… y como lo sabes?-

-No lo se, pero siempre hay una primera vez-

-Pero…-

-Ren, que te había dicho-

-…bien- aquí fue donde el ojidorado simplemente se dejo llevar, poniendo de lado su orgullo, porte y actitud natural.

Su instinto le decía que confiara en el Usui, y terminó ganandole este a la conciencia. Después de todo, si Horo-Horo estaba a su lado, no tenia nada que temer


1 año después…

-Reeen!- le llamaba un peliazulado entrando al departamento

-Aqui estoy- le respondió el aludido saliendo de una de las habitaciones

-No te parece un poco grande para dos personas?-

-Horo, asi esta bien, necesitábamos que fuera espacioso para koni-

-Por cierto, donde esta?-

-Lo vi salir, tal vez fue a dar unas vueltas por los alrededores-

-Sigo pensando que es grande, además esta en el centro de la ciudad-

-A mi me gusta, tiene algo de malo?-

-Je, no pero eso ya lo sabia- porque de verdad ya sabia que el Tao le gustaba ir al centro de la ciudad y de igual manera estaba acostumbrado a vivir en espacios grandes, aunque también era verdad que necesitarían lugar para koni, y fue bueno pensar en eso.

Había pasado un tiempo desde el cumpleaños de Ren, exactamente un año ya que ese dia igual cumplia un año mas, y ahora ambos eran mayores de edad. Aunque Horo-Horo quiso festejar, el Tao había decidido desde antes mudarse, y que mejor que hacerlo cuanto antes, según él. El ainu no se opuso ya que platicaron al respecto y al final acordaron irse a vivir ambos a un departamento que Ren había escogido. Estaba claro que los dos habían tenido problemas con sus padres asi que ya no querían depender de ellos, incluso llegarían a trabajar comodamente medio tiempo, pero eso no significaba que no quisieran tener una buena relación con ellos, al menos el ainu si lo aceptaba en voz alta.

-Pero dime una cosa- hablo el azul –porque necesitamos mas de una habitación o.o?-

-Asi esta bien ¬¬- ya que dicho apartamento constaba de tres habitaciones, una grande con las otras dos un poco mas chicas; una cocina con desayunador y una mesa cuadrada de madera, teniendo al lado una pequeña sala.

-Pero es suficiente con una- volvió a debatir Horo

-Tal vez pero el departamento ya es nuestro- salió de ahí. Y desde luego que la pieza ya era de ambos, pues lo habían comprado pagando gran parte con ahorros y los demás después.

-Hmm…- se quedó pensando el Usui, hasta que Ren volvió a entrar a su ahora vivienda

-Estas son las ultimas cajas y…-

-Ren eres malo-

-…?-

-Eres malo, no tomaste en cuenta mi opinión…y por eso ahora te voy a enseñar como si solo se ocupa una recamara- amenazó el peliazul con una picara sonrisa, avanzando hacia el otro haciendo que este retrocediera a cada paso, Ren sabia que su novio estaba teniendo pensamientos nada sanos, pero no se dio cuenta de que lo estaba guiando a la habitación mas cercana del departamento para "estrenarla", y ese fue su error.

Koni iba entrando por la puerta para mascotas que habían adecuado al apartamento, escuchó unos ruidos en un cuarto cercano y quiso dirigirse hacia alla pero después pensó que lo mejor era que no lo hiciera, de seguro era su amo original "entreteniendose" son su pareja y el bien sabia que no tenia porque interrumpir, pues de ahora en adelante su vida cambiaria, para bien claro esta, y la de sus ahora dueños también.


Daya: pueden mal pensar lo que quieran y perdón si querían lemon, pero yo no se escribirlo todavía u.u perdón (la lista interminable de perdones sigue) La verdad es que fue difícil ponerle un final y salió asi, acepto comentarios de cualquier tipo

Kumaro: Si, necesita mejorar

Daya: En eso no puedo dar la contra, tango que mejorar n.n

Kumaro: Tambien queremos agradecer a : DimeSando, Patrick A'Sakura, Yuuniie Kuran, rurouni kai, kriz, Tao stalker, , Aika Asakura, missjees, hororenlove, gaaby, YoshiOrihara, KShieru, hono-chan, neko tao (que por cierto, claro que no iba a dejar que esta dejara colgado el fic, primero ella seria la colgada ¬¬) y a ale-chan, de verdad gracias a todos por en algún momento haber leído y comentado el fic

Daya: Sip, arigatou, por cierto ale-chan dejas reviews muy largos XD, pero espero que también lleguen a dejar dejar sus opiniones acerca del fic en este capitulo

Kumaro: y si a pasado un año y apenas lo leen no importa pueden dejar sus comentarios

Daya: Todos serán bien recibidos, muchísimas gracias de nuevo, dejen reviews y esperamos leernos de nuevo :D

Kumaro: si, si. Hasta luego…

This couple outside~