Daya: Bueno este es el segundo capi (creo que resubido o no se estoy aprendiendo a manejar esta pagina, mas a parte en ingles ¬¬) me sorprendi al tener ya el primer dia dos reviews Arigato

Kumaro: si, si

Daya: Vamos da las gracias

Kumaro: Hey ustedes DimeSnado y Patrick A'Sakura gracias (no la animen tanto que se pone horrible)

Daya: Oye, ya veras... por mientras que le hago algo al capi


Cap. 2 Tan cercas

-Ren- susurro Horo-Horo

-Por última vez ¡Cállate!- le contesto por lo bajo el mencionado

-Ren, es que si me quedo aquí un minuto más moriré de aburrimiento-

-Que mal- dijo en tono sarcástico

-Es en serio-

-Da igual de todas maneras tenemos una tarea que hacer- contesto el Tao algo molesto ya

-Mmm...- Horo solo hizo un mohín de aburrimiento para luego rebatirle- pero...

-¡Silencio!- dijo el profesor a su cuidado- No hablen que todavía les quedan 40 minutos de castigo-

Suspiraron cansadamente ambos dado que ya estaban enfadados y querían irse, pues cada quien pensaba que la culpa era del otro. Ya que al finalizar el descanso antes de que lo gemelos y Lyserg entraran a detenerlos porque ya estaban haciendo un escándalo llego el profesor y los castigo a ambos por "reñir" en tiempo de clase con dos horas después al final de que todas terminaran. Pero ahí no terminaba, el caso es que tenían que hacer un trabajo para dentro de dos días.

Solo por torturar, pensaba Horo-Horo, pues los maestros dejando tarea el primer día de clases y además en equipo. La buena noticia es que no estaban los dos solos en el equipo ya que Yoh, Hao y el Diethel eran los otro0s tres integrantes. La mala era que como siempre que había este tipo de trabajos iban a casa del chino, y esta no iba a ser la excepción, a ambos no les agradaba la idea, pues ahora más que ser amigos parecían dos niños berrinchudos enojados con el contrario.

Al salir del castigo todos se dirigieron a casa de Ren, pues lo demás los habían esperado en la escuela. Llegaron y como todos estaban acostumbrados a llegar a esa casa, menos Horo, no se sorprendieron. Pero el nunca había entrado en dicha casa, era más grande que la suya a pesar de vivir en frente de ella la suya tenía apenas tres habitaciones y al parecer esta tenía cerca de cinco.

Prácticamente era el doble de su casa ya que cuando entrabas se veía la cocina al lado izquierdo seguida por un comedor, a la derecha una hermosa sala de estar y lo que parecía una habitación en frente de esta, y por lo que calculaba debía de haber otras cuatro arriba, era increíble que existiera una casa así en su misma cuadra

El ainu estaba tan centrado en observar la magnitud de dicha construcción que no se dio cuenta cuando un bulto negro se acerco a sus piernas hasta que se tropezó con eso. Para luego sentir algo suave y peludo acariciando su mejilla.

-Que haces Horo-Horo- comento divertido Yoh al ver al peliazul tirado en el suelo con un gatito negó acariciando su mejilla contra la suya. El Usui se sentó mirando al gatito de frente, era pequeño y muy lindo incluso se le hacía conocido.

-De quien es?- pregunto a sus ahora amigos con dicho animal en brazos.

-Es mío, idiota- respondió Ren arrebatándole al minino.

-Que malo no lo dejas socializar-

-Sale cuando quiere-

-Ahorita que hago memoria siempre lo veo arriba del techo de tu casa- recordó Horo

-De su casa?- se preguntaron por lo bajo Hao y Lyserg

-Hey no tienes que avisarle a tus padres que estas aquí- dijo refiriéndose al ainu, cortando toda pregunta que se les ocurriera formular en ese momento.

-Oh es cierto se me había olvidado- se volteo para irse y les grito un- Vuelvo en unos minutos-

-A donde fue?- cuestiono Lyserg

-A su casa-

-Que, donde vive?- pregunto ahora Hao

-En frente-

-O.O En serio?- turno de Yoh

-Si-

-Y nunca le has hablado?- seguía el asakura menor

-No-

-Nada-

-No-

-Ni un poquito-

-No-

-Nada de nada-

-Que parte de NO no entiendes- exclamo exaltado el Tao a Yoh el cual por acto de reflejo se escondía en estos momentos detrás de su hermano mayor con su risita divertido.

-Cálmate Ren- intervino Lyserg con una gotita detrás de su cabeza al ver tal escena.

-Si de todas maneras sabemos lo antisocial que eres- dijo Hao al momento que apartaba a su gemelo de su espalda.

-No me importa-

-Lo sabemos- contesto Yoh alegre para luego recibir una mirada recriminatoria por parte del chino. Pero antes de que pudiera decir algo llego el integrante faltante de su equipo.

-Bien- entro alegre Horo-Horo -empezamooosss...- para luego caerse igual que la primera vez que entro. A Ren no le entraba eso por la cabeza, quien rayos se caía en el mismo lugar y con el mismo pobre gato (D:pobre gatito)(K: sshhh) Ante esto el Tao volteo a ver a sus amigos con cara de "y me preguntan porque no le hablaba" a lo que estos solo rieron divertidos.

Después de la llegada del Usui se propusieron a empezar la tarea en el comedor, era algo sencillo y la terminaron con facilidad solo para pasarla en limpio. Así que decidieron platicar en piso de la sala de estar por un rato sobre las vacaciones, que han hecho, de la escuela y como les iba en ella. Ahí fue cuando Horo-Horo se dio cuenta de que estaba en un equipo peculiar.

Lyserg, magnifico deduciendo cosas e inteligente; Hao muy perceptivo, audaz y algo egocentrista (estos dos harían muy buen equipo de no ser porque uno rechaza al otro). Yoh, gemelo de Hao, muy observador y tiene una actitud increíblemente relajada; y el de menor estatura, Ren, inteligente, frio y calculador (D:tipo Anna XD). Este último con las mejores notas de los ahí presentes pero los otros tres no se quedaban atrás.

-Wow no pensé que fueran tan buenos en la escuela- comento Horo

-No es tanto, simplemente es cuestión de seguir instrucciones- contesto el Diethel

-Bueno la verdad es que yo si salgo bien en el colegio- dijo el ainu- pero se me complican tres materias-

-Cuales son?- pregunto Hao con una sonrisa maliciosa lo cual hizo dudar a Horo-Horo en decirlo o no

-Vamos tal vez te podamos ayudar- lo animo Yoh

-Una es biología, en esta... bueno me gustan las plantas pero cuando se trata de estudiar al ser humano y su composición y todo eso no sé nada-

-No te concentres en las plantas la biología es la ciencia que estudia la vida- explico Lyserg

-Es una bonita ciencia- añadió Yoh

-Las otras son química y matemáticas, son puros números, letras, leyes, reglas, formulas y no entiendo nada-

-A su momento te podremos hablar ayudar en eso-dijo el peliverde- verdad chicos-

-Claro- contesto el de audífonos

-Depende que ganamos- interesado nada mas el gemelo mayor

-Hao- le reprendió el verde

-Aaahh Como sea- enfadado el pelilargo

-miau-se escucho en la sala y todos voltearon a ver al gato que estaba acostado en el regazo de Ren que no había intervenido en toda la conversación prácticamente sus amigos hablaban por él.

-Creo que ya es tarde- Comento el de descendencia china levantándose provocando que el gatito brincara hacia Horo, volteando a ver el reloj de la pared para que los demás lo imitaran.

-Tienes razón ya son más de las 9- dijo Yoh estirándose pesadamente, estuvieron tan entretenidos en su plática que no se fijaron en la hora.

Se fueron levantando y yendo uno tras otro, para cuando salieron de su casa sus tres amigos volteo a ver dentro de esta para encontrarse con el ainu jugando con su gato.

-A qué horas piensas irte Hoto-Hoto- le dijo arrebatándole al felino

-Es Horo y ya me iba porque vivo tan lejos- dijo sarcásticamente

-Entonces será mejor que te largues ya- le contesto poniendo a su mascota en el suelo, la cual en cuanto lo toco se fue corriendo hacia Horo-Horo que lo recibió para acariciarle la cabeza.

-Creo que le agrado- dijo provocando ronroneos en el minino con las caricias.

Eso era extraño ya que el pequeño no se llevaba bien con alguien desconocido, la primera vez que vio a sus amigos araño a Yoh y a Lyserg. A Hao le dejo más de una marca, lo cual no le molestaba para nada a Ren, y ahora venia el peliazul y no le hacía nada. Bueno así eran los animales de misteriosos.

-Hey Ren es macho verdad, como se llama?-

-Koni- contesto con pesadez y los ojo cerrados.

Estaba cansado había sido un día largo y se quería ir a dormir, así que abrió los ojos dispuesto a sacar a patadas de su casa a la persona que tenía en frente si era necesario. Pero solo levanto una ceja al ver lo que el otro estaba haciendo.

-Que haces- pregunto al ver como Horo observaba con suma atención al neko, el cual mantenía en frente de el a la altura de la cabeza para luego posar su mirada a Ren y luego de vuelta al felino y así alternadamente.

-Nada, es cierto que las cosas se parecen a su dueño- dijo para luego sonreír- el también es un lindo y hermoso gato-

Sintió como Horo le puso a Koni entre sus brazos y se despidió de este con un "Hasta mañana" sonriendo, pero él seguía procesando la última información que había recibido con las palabras "lindo" y "hermoso" en ella.

Antes ya le habían dicho que él y Koni se parecían en la forma de su cara, en la de mirar y en sus ojos, ya que eran grandes y del mismo color. Pero ahí no supo si lo dijo porque de verdad se parecían, como lo hacían todos los demás, o porque esos dos adjetivos se lo decía a él. Se sonrojo levemente ante la idea y sacudió un poco la cabeza para alejar esos pensamientos.

Subió las escaleras de su casa, una vez arriba soltó al felino para que caminara y se dirigió a su cuarto al cual el pequeño lo alcanzo para acomodarse en una semi cuna bastante amplia para el que había al lado de la cama. El Tao volteo a ver a su gato.

-Así que allá te ibas todos los días?- le pregunto a este.

Puesto que ya se había dado cuenta que desaparecía a cierta hora entre el atardecer y la noche, no tenía ni la menor idea de cómo llegaba allá pero lo único que Ren escuchaba en la ausencia de su mascota era su maullar que le indicaba que estaba cerca y dentro de un rato lo volvía a ver por la casa.

Le quería mucho ya que fue un regalo de su one-san y en estos momentos era lo único que tenia (y sus amigos) y no deseaba perderlo.

Se acostó e intento dormir pero algo se lo impidió, escucho algunos gritos, ya estaba acostumbrado a oír mas o menos cada semana esos ruidos. Se levanto y miro la cuadra desde la ventana de su balcón el cual siempre estaba cerrado con una reja que nunca había sido abierta pero con la ventana que casi nunca cierra.

Como siempre la calle solo iluminada nada mas por los faroles, así que no podía averiguar de dónde provenían dichos ruidos. Cerro la ventana así podría conciliar el sueño mas tranquilamente.


-Ahh- suspiro un peliazul entrando en su recamara- que bueno que estos gritos ocurren estos días y no cuando Pilika viene de visita del internado-se dijo a sí mismo con una sonrisa.

Pues su hermana menor no comprendía porque sus padres se exaltaban tanto cada vez que uno llegaba tarde o temprano a casa, de igual forma a él también le dolía. Cerró la puerta tras de sí, eso aminoraría el ruido ya que tardaría en parar, así que se recostó para intentar dormir.

Y, a pesar de sus esfuerzos no pudo evitar derramar pequeñas gotas de agua por su rostro, pues aunque no se escuchara casi nada sabía perfectamente que dos de las persona más importantes para el estaban discutiendo en fuertemente en esos momentos.


Continuara...