Disclaimer: Los personajes de Naruto no son míos, si lo fueran Ino y Shikamaru estarían comprometidos y viviendo juntos XD

Konnichipuuu! Bueno como les había dicho, estoy en exámenes así que no puedo actualizar tan pronto…

He decidido cortar este capítulo en dos para que no se me impacienten mucho, de acuerdo?

De antemano gracias n.n

A leer!

~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.

°-Yuujou To Koi-°

(Amistad y Amor VIII)

Shikamaru decidió llevarse a Ino de aquel lugar, no quería que despertara viendo a todas esas personas que la hicieron sufrir, pero tampoco quería llevarla al Hospital pues aquel ambiente tampoco le ayudaría.

Caminó un rato hasta que llegó a su casa, en un principio había pensado en llevarla directamente a la residencia de los Yamanaka, pero al recordar a Inoichi, pensó que lo mejor sería curarla y cambiarla antes de llevarla a su casa, no quería que el padre de la rubia cometiera actos ilícitos con él.

Entraron a la casa y la recostó con cuidado sobre un sofá. Después de dejarla entró al baño para sacar un botiquín y regresó a la sala para curarla. Sacó un frasco de agua oxigenada y un poco de algodón, sumergió lo último en el frasco para comenzar a aplicarlo sobre su tobillo pero en cuanto la toco despertó muy sobresaltada.

-¡No me toques!- gritó por inercia al sentir que el moreno le alzaba el kimono para poder limpiarle la herida.

-Ino, tranquila soy solo yo…- dijo el moreno tratándola de calmar.

-No me importa quién seas, déjame…- contestó fríamente y trató de pararse, pero debido a la herida no pudo mantenerse mucho en pie, en cuanto comenzó a tambalearse las manos del shinobi la tomaron de la cintura para ayudarle a sostenerse.

-¡Que no me toques!- gritó la rubia zafándose de él agarre del manipulador de sombras.

-Ino por favor quiero ayudarte…-

-Ya has hecho suficiente por mí, además ni siquiera sé quién eres, ni donde estoy… ¡Demonios!- dijo la rubia y nuevamente las lágrimas empezaron a brotar de sus ojos.

-¡Tsk! No llores, soy yo, Shikamaru, tu compañero de equipo. Estás en mi casa, todo está bien, no te haré daño…-

-No, esta no es tu casa… -

-Ino recuerda que la compré antes de irme a Suna, la venimos a ver juntos, tú me ayudaste a elegirla…¿No recuerdas?-

-Mírame Ino, soy Shikamaru…- le dijo el jounnin tomándola su rostro con ayuda de sus manos, obligándola a que viera sus ojos.

El moreno limpió sus lágrimas y vio con sorpresa que después de que ella vio sus ojos caoba, dejó de llorar.

La florista asintió –Ya sé quién eres-

-Por favor Ino, ya no uses más ese tipo de jutsus en ti, sabes que pueden bloquear tu memoria a largo plazo. Pero me alegra que ya lo recordaras. ¡No quiero que me olvides!- le dijo y después la abrazó.

-Anda problemática, si no tienes mucho chakra y no quieres que te toque, puedes tomar mi cuerpo para curarte- dijo el shinobi cerrando los ojos.

-De acuerdo, lo tomaré- formó un par de sellos y gritó:

-SHINTENSHIN NO JUTSU-

El cuerpo de la rubia quedó sentado en el sofá y tomó el cuerpo de su amigo.

Sacó primero la aguja que estaba atravesada en su tobillo y después comenzó a emanar chakra verde de sus manos, dirigiéndolas hacia su pie.

En unos cuantos minutos había terminado su labor, lucía bastante bien, no quedo ni siquiera un rasguño en su cuerpo.

Cuando estaba a punto de salir del cuerpo de Shikamaru pudo ver varios recuerdos e imágenes de esa noche y pudo apreciar lo que el moreno había hecho por ella y también lo que le había dicho mientras estaba inconsciente.

-Así que eso fue lo que pasó. Supongo que... tendré que agradecerte- susurró antes de gritar:

-¡KAI!-

Ambos regresaron a sus respectivos cuerpos.

Ino se enderezó y apoyó la pierna que acababa de curar, ya no le dolía.

-Lo ves te dije que era bueno curando, pero tú nunca me hiciste caso…- le dijo el moreno en un intento de hacerla reír, pero no funcionó, seguía viéndolo igual que antes, como si fuera un total desconocido.

-Arigatou Nara- dijo la mentalista antes de voltearse y comenzar a caminar hacia la puerta.

Tengo que detenerla, tengo que explicarle lo que en verdad sucedió, quiero decirle lo que siento pero…no sé cómo hacerlo… ¿Por qué no me atrevo de una vez?

-Espera Ino, no puedes irte en esas condiciones ¿no quieres primero lavarte y cambiarte?…- fue lo único que le pudo decir para que se pudiera quedar más tiempo.

La ojiazul se giró para verse al espejo de la sala, estaba manchada de lágrimas, sangre y tierra, así que consideró lo que le dijo.

-Bien, lo haré-

-Sígueme, te mostraré el baño, te daré una toalla y también ropa- dijo el shinobi al tiempo en que subía las escaleras, seguido de la Yamanaka.

Shikamaru le dio una toalla y la condujo hacia el baño.

-Puedes tomar lo que gustes y tomarte el tiempo que desees. Yo te dejaré en mi cuarto la ropa que haya encontrado para ti-

La rubia asintió e ingresó al baño.

Shikamaru se metió a su cuarto y empezó a buscar en el armario y algunos cajones en busca de prendas para su compañera. Al cabo de unos minutos, encontró una playera de color naranja similar a la que usaba en sus días libres y los pants más ajustados que tenía, pero aún no sabía que darle como ropa íntima, sacó una camiseta interior que tenía y decidió también ponerla junto con las otras por si se la quería poner. Las colocó sobre la cama y después se dejó caer en el colchón, estaba nervioso, no sabía cómo disculparse, se frotó las sienes tratando de calmarse y poder pensar mejor, pero nada se le ocurría…

Escuchó que el agua había dejado de correr, posteriormente escuchó la puerta y vio que Ino estaba frente a él, con esa diminuta toalla rodeando su esbelto y bien formado cuerpo, sus cabellos sueltos y húmedos, su cuerpo cubierto por pequeñas y delicadas gotas que resbalaban traviesas por todo su cuerpo y su rostro tan hermoso, tan natural, así era como más le gustaba…

-Kami, debí de haberle dado una toalla más grande- se maldijo mentalmente.

-¿Ese es el atuendo qué preparaste para mí?- preguntó la divinidad que estaba en su puerta mirándolo fijamente, sacando al Nara rápidamente de sus pensamientos.

-¿Eh? Ah…Hai, son…estás- le dijo parándose y señaló lo que estaba sobre la cama.

Se paró perezosamente de la cama y se encaminó a la puerta para darle privacidad y que se pudiera vestir con tranquilidad.

Cuando el Nara estaba a punto de cruzar la puerta la rubia le dijo:

-Arigatou…En cuanto me vista me iré, tengo mañana un cliente…- diciendo lo último con un tono lleno de melancolía y a la vez de sarcasmo.

El moreno sintió las palabras como flechas que se impactaron directamente a su pecho, causándole dolor, tenía que enmendar el daño, tenía que pedirle disculpas por muy difícil que fuera.

-Escucha Ino…Tengo que pedirte disculpas por lo de la otra vez…-

-No es necesario…- lo cortó la mentalista.

-No Ino, si es necesario, no quiero que pienses que no te creo. Fui un estúpido, malinterpreté todo, me dejé llevar por los celos y el enojo, pero escúchame, jamás fue mi intención lastimarte…Me importas mucho- dijo mientras se iba aproximando a ella.

-No debí de hacer dicho esas cosas, lamento también el hecho de ser un cobarde y de no poder decirte lo que siento, desde hace mucho tiempo…Fue mi culpa…- se aproximó más y la tomo de la cara.

-No quiero dejarte nunca más…Quiero estar siempre contigo, brindarte mi apoyo y sobretodo cuidarte porque tú eres y has sido desde siempre, la persona que más quiero…-

Ino no podía creer todo lo que estaba escuchando. Todas las palabras que siempre soñó, finalmente él se las estaba diciendo…

-Shikamaru…-

-¡Shh! No digas nada, necesito que termines de escuchar todo, sabes lo problemático que es esto para mi, así que por favor, déjame terminar-

-Lo que trato de decirte Ino es que hace mucho tiempo que yo…¡Te amo!- dijo al fin el moreno con un tono carmín en sus mejillas.

-Ino…Permíteme ser quien cure tus viejas heridas, yo no me iré nunca más. Me quedaré siempre contigo, dame la oportunidad, no te defraudaré otra vez. Comparte tu vida conmigo, te lo pido Ino…Me harías el hombre más feliz pues eres mi compañera, mi mejor amiga y la persona a quien amo, eres mi todo…-

-Shika…- la ojiazul estaba realmente feliz, Shikamaru era el hombre del que estuvo realmente enamorada y al fin sus sentimientos habían sido correspondidos.

Lo abrazó fuertemente, poco le importó el hecho de que solamente tuviera una toalla alrededor del cuerpo. Se dejó embriagar por del olor del moreno y después lo llamó para que bajara su rostro hacia ella.

-Shika… Bésame…-

El estratega bajó su mirada y contempló sus carnosos y tentadores labios pidiendo ser besados y accedió.

-Ino-

Acercó sus labios a los de ella, al principio fue solo un pequeño roce, pero cuando se acostumbró a la idea decidió tomarlos con toda libertad, ya no había nada que lo impidiera, pues al fin le había dichos sus verdaderos sentimientos y al parecer ella también le correspondía pues no era del tipo de chicas que iba pidiendo un beso a cualquiera que pasaba, ni siquiera se lo había pedido al mismísimo Sasuke.

Fue así que empezó una batalla entre ellos, sintiendo el sabor de ambos, las lenguas danzaban a un compás tan suave y delicado. Arrancado suspiros y pequeños gemidos de placer al sentir los movimientos del compañero tocando todos los bordes húmedos del paladar y del resto de la boca.

Pronto la necesidad de aire se hizo presente y tuvieron que separarse en busca del preciado elemento.

Shikamaru pudo apreciar el fuerte color carmín de las mejillas de la rubia y al verla tan hermosa y tan vulnerable, el latido de su corazón comenzó a palpitar fuertemente amenazando con salirse de su cuerpo, ya que en su mente había trazado una exitosa jugada.

Se acerco nuevamente a ella, se dirigió a su oído y le susurró:

-Te amo...- tras decir esto mordió un poco su lóbulo provocando un escalofrío en a mentalista.

-Tú sabes…que…yo también- contestó débilmente pues sus piernas comenzaban a flaquear ya que el moreno había descendido más y ahora jugueteaba y lamía su cuello al tiempo que el ojicafé recorría con sus manos todo su cuerpo lleno de gotas de agua.

-Esto, es muy problemático…-

Ino lo miro confundida ¿Había querido decir que no le gustaba la situación actual?

-Tsk…me estorba…-

Cuando la florista se dio cuenta, el moreno comenzaba a tirar de la toalla.

-No…-

Shikamaru detuvo sus movimientos y levantó la mirada.

- Tranquila, no haré nada que tú no quieras…-

-Entonces quítate de encima- le dijo la rubia para después soltar una risilla.

-¿Enserio quieres eso?- preguntó el jounnin también con una risilla al momento en que veía los pezones erectos de la Yamanaka a pesar de que estaban cubiertos por ese molesto paño.

-Etto…yo…- balbuceó pues realmente no sabía que decir, su cuerpo la había delatado frente a él.

-Olvídalo… Ven aquí Nara- le dijo antes de besarlo apasionadamente pasando sus manos detrás de la cabeza del shinobi desbaratando sus cabellos cafés. Ino decidió ignorar a la vergüenza, pues al final de cuentas, estaba con la persona que realmente amaba y que él también a ella. Así que se dejó llevar…

El shinobi descendió sus manos hasta su cintura y después en un movimiento brusco la apegó más a él, sintiéndola, tan cálida y disfrutando del olor a lavandas y lilas que desprendía.

-No es justo…- dijo la rubia después de separarse un poco de Shikamaru.

-¿Qué sucede?-

-Mírate, tú aún conservas todas tus ropas- y tras decir esto desabotonó toda su camisa, para sacársela de una buena vez.

-Mucho mejor- continuó mientras pasaba sus suaves manos por su bien formado y tostado torso.

-Te deseo…- murmuró Ino, quien no vio que sus palabras habían causado una batalla interna en su compañero, que al final de cuentas no pudo ganar, pues esto basto para hacer que el Nara perdiera toda cordura y al fin desató el pecado que llevaba en la sangre desde hace bastante rato.

-Ino…- susurró el manipulador de sombras cuando bajó totalmente sus manos para colocarlas en los glúteos de la ojiazul y en un hábil movimiento la cargó. Llevándosela hacia la cama.

~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.

¡Hola! ¡Qué tal! Lamento el hecho de haberme tardado, como les puse arriba, yo aún sigo macheteándole con la Uni, así que por favor no se me desesperen, va?

Espero que les haya gustado este capi y ya en el siguiente verán nuestro preciado lemon jajajaja :P

Los quiero y recuerden háganme saber su opinión onegai! :D

BYE-BYE! Muuaaa! (K)