Disclaimer: Los personajes de Naruto, no son míos pero la loca idea, sí es mía! :P

Aclaración: Para no revolver a la audiencia, he decido emplear a Ino mientras es Deidara como hombre; oseáse que lo ocuparé siempre como masculino cuando se disfrace y cuando esté normal (siendo mujer), seguiré tomando a Ino como tal, porque hasta a mí se me dificulta cuando revuelvo los sexos de éste par.

Konnichipuuu :D

Bastante tiempo, ¿no?

Lo siento, les debo una gran disculpa a todos pero últimamente no he logrado la inspiración necesaria, he tenido muchos problemas personales, sin embargo, pues lo intentaré, no puedo dejar pendiente algo que ya empecé y espero sea de su agrado.

Bueno…heme aquí otra vez, y con la continuación.

Gracias por su paciencia, y como siempre agradezco su apoyo.

Lee despacio y trata de sacar tus conclusiones.

~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.

°-…..CaC V…..-°

A la mañana siguiente las chicas despertaron muy temprano pues debían de asegurarse de cumplir con el disfraz correspondiente.

—¡Itae!

—No te quejes—contestó Sakura mientras apretaba una larga venda en el pecho de su rubia amiga.

—¡Ya es suficiente onegai frente!

—Eso te pasa por querer seguir todoslos pasos de nuestra Tsunade Shishou— le espetó nuevamente al tiempo en que apretaba más las venda.

—¿Nanda-to, te refieres a sus pechos?

—Anda, ya casi terminamos, sólo hay que…asegurarlo. Ayúdame y sume el pecho—dijo la pelirosada haciendo un último esfuerzo y tras atar la venda cayó sobre la cama.

—¡Maldita puerca! ¡¿Por qué tienes esos pechos? — maldijo en voz alta mientras apretaba de enojo sus verdes ojos.

—Gracias a Kami- susurró la mentalista al saber que su tormento había terminado, bueno al menos por ahora.

-Me parece que Naruto y Shikamaru siguen dormidos, no se escuchan ruidos del otro lado, ni siento sus pensamientos—especuló la blonda al tiempo en que se colocaba la gabardina.

—Hai, yo tampoco. Bueno, será mejor que lo despierte

—¡NARUTO!—gritó su Inner en su mente.

Ino se llevó las manos a la cabeza. — ¡Marquesina no hagas eso! Recuerda que estamos conectados—

—Precisamente por eso lo hago— contestó con una sonrisa.

Y después de eso se escuchó un golpe seco seguido de un grito al otro lado de la habitación.

—Ya despertó—concluyó victoriosa y se encamino a el tocador para terminar de arreglarse.

—Eres de lo peor—dijo la florista entrecerrando sus ojos y posteriormente se dispuso a salir de la habitación.

~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.

En cuanto salió del recinto, estiró sus brazos y esbozó una amplia y hermosa sonrisa.

—Bien, es hora de la acción—se dijo a sí mismo al recordar que aquél día se encargaría de "mostrar sus habilidades" frente a los otros y demostrar que era digno de pertenecer a dicha organización.

Empezó a caminar hacia la sala, pues pensó que allí se encontrarían los demás miembros, sobre todo porque sabía que uno de ellos aún estaba ausente. Pero al llegar observó con decepción que aún no había nadie.

—Qué extraño. ¿Será que todavía no despiertan?

—Eso es porque siguen ebrios o tienen una terrible resaca.

El joven Akatsuki se giró para encarar a quien le había respondido.

—¿Sa-Sakai?

—Deja de balbucear mi nombre, como si no lo supieras…— le atajó el azabache cruzando los brazos.

—Lo siento. Pero…y entonces ¿qué haces tú aquí?

—Son las 9 de la mañana, acabó de terminar mi primer entrenamiento.

El de ojos azules notó que en todo lo que respondía nunca lo volteaba a ver, de hecho, hasta tenía sus ojos cerrados, pareciera como si ni siquiera quisiera hacerlo.

De repente vio con sorpresa como uno de sus ojos se abría para inspeccionarlo. Y al momento en que se cruzaron sus miradas, éste dio un respingo y se sonrojó inmediatamente.

Carraspeó un poco antes de hablar. –Y dime, ¿cómo te va con… t-tu novia? — dijo tratando de cambiar el tema y de sonar seguro sin embargo ninguna de las dos cosas funcionaron.

El blondo notó como la plática había adquirido un extraño giro, sin embrago trató también de poner un poco de su parte —Ah, te refieres a esa ruidosa mujer, pues, no me quejo, es la única que me ha querido desde…siempre, hace tiempo tuvimos una fuerte pelea y nos distanciamos por años, pero ahora, creo que ella es la única mujer en la que puedo confiar— explicó él, que en teoría era lo que había pasado con su amistad.

El gran joven se rió — ¡Ja! Pues tú no eres tan callado, ¿sabes?

—Lo sé, pero me irrita que alguien además de mí grite— se burló el Akatsuki.

—Por alguna razón me tranquiliza el hecho de saber que no hayas acabado con el de cabellos rojos.

—¿Qué dijiste-hmn?—demandó saber, al no entender el trasfondo de dicho comentario.

—Yo…etto…yo…— trataba de explicar el azabache, sin embargo sólo conseguía tartamudear. — ¡Maldita sea yo no tengo por qué darte explicaciones, no seré como los demás, me niego a lamerte las sandalias! — dijo recuperando el aliento y acercando su enorme cuerpo al de Deidara.

—¿Y sabes qué más Ken*? ¡Me muero de ganas de destrozarte, de tenerte debajo mío y hacer de ti lo que se me plazca!— siseó el ojiverde demasiado cerca de su boca.

Definitivamente, ni siendo Ino Yamanaka ni siendo el gran Deidara pudo responder, sólo se limitó a tragar saliva sonoramente.

Al percatarse de lo que había dicho, el de la Hierba se separó abruptamente y después de aclararse la garganta varias veces dijo: —Creo que…es hora de que me vaya a despertar a mi padre.

—Hai—se limitó a decir Deidara como respuesta, realmente no se le ocurría nada más lógico por decir.

Cuando el mayor cruzó la sala, Hana se atravesó frente a él con una bandeja plateada con onigiris y extendió sus delicados brazos, para ofrecerle algo de comida después de su trote matutino.

—Me preguntaba si mi amo querría algo de comer, para recuperar fuerzas.

Deidara se disponía a regresar a su habitación a esperar a los otros miembros de la organización, pero la acción de la mucama lo hizo detenerse en el umbral de la puerta próximo a la salida. Desde allí pudo observar la cuidadosa manera en que la chica miraba a Sakai, se dio cuenta de cómo ella recorría discretamente con sus orbes grisáceos el bien formado cuerpo del tigreño*; se encontraba cubierto por finas gotas de sudor, que a su vez resbalaban por su adónico rostro y otras cuantas que rondaban libremente por sus fibrosos brazos.

El de la gabardina con nubes rojas no pudo evitar sonreír, y cuando la sirvienta se vio descubierta, no tuvo otra opción más que agachar su cabeza, a tal punto que parecía que sólo miraba sus senos. Su secreto había sido descubierto.

Sakai se le quedó viendo como si nada, y con cara de extrañeza tomó uno y se lo llevó inmediatamente a la boca y continuó su camino. —Arigatou— trató de decir ya que lo tenía todo adentro.

La pequeña mujer sonrió abiertamente de manera victoriosa.

—Díselo.

—¿Ah? — se giró hacia la voz. —No sé qué quiere decir Deidara-sama.

—Es un estúpido y carente de sentido común, si no sé lo dices jamás se dará cuenta— explicó el de las cicatrices.

Ella serena como siempre contestó. —Lo mismo corre para usted señor— dijo con tristeza y se giró para regresar a la cocina dejando a un rubio bastante confundido.

~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.

*…..Con Naruto y Shikamaru…..*

Mientras tanto, los chicos mantenían una importante conversación.

—Genial, ahora todos creen que somos…novios, y lo peor del asunto es que Ino se haya enojado conmigo por el comentario de ayer—se quejó Shikamaru.

—Hai, lo sé amigo, eso es horrible— coincidió el Uzumaki.

—No creí que entenderías mi situación con la problemática.

—¿Nani? ¿Quién está hablando de Ino? Yo me refería al hecho del yaoi que vieron entre nosotros—contraatacó el rubio con una mueca de enfado.

—¡Tsk! No sé como pensé que te estabas preocupando por mí— dijo el moreno negando con la cabeza varias veces.

—¡Oe! Alto, alto compañero no digas eso, no es de que no me importen ustedes, es sólo que "este" problema es…un poco más grande— trató de calmarlo y decidió valerse también de su mano, frotándole la espalda a modo de apoyo y comprensión.

—¡Ohayo! Les informo que ya…— un joven sirviente había entrado para avisarles de su desayuno, se quedó en la puerta, simplemente no pudo continuar su anuncio y comenzó a toser varias veces. —¡Oh! Kami ¿desde temprano ustedes?…Ya saben…Olvídenlo, ¡discúlpenme onegai! —se disculpó el sirviente riendo nerviosamente antes de cerrar la puerta.

El jounnin y el gennin se miraron confundidos "¿Pero qué rayos había sido eso?" Casi al instante una imagen cruzó sus cabezas, comprendiendo porque aquél hombre había sacado semejante conclusión, ambos se encontraban vistiendo solamente con bóxers, sobre la cama y para empeorar el asunto, Naruto estaba sobando animadamente el tostado dorso de su compañero de equipo.

—¡Asco, datte-bayo! —expresó el chico zorro quitando su manos de aquél inapropiado lugar.

—¡Mataku, ¿crees que me gusta que me frotes mi cuerpo? ¡Ahora se ha empeorado todo! ¡Naruto, controla tus acciones!— lo regañó el de ojos caoba.

—¿Yo? — Preguntó indignado —¡Tu eres el que no se resiste a mí por el parecido que guardo con Ino! — gritó el aludido.

—¡Ja! No tienes idea de lo qué estás diciendo.

—No lo niegues "Marucón" — se burló el blondo. Pero para Shikamaru, esta fue la gota que derramó el vaso.

El moreno quién se distinguía por ser tranquilo y calmado reventó, y se abalanzó sobre el chico, tomándolo con fuerza de las muñecas mientras lo aprisionaba contra la pared.

—¡Escúchame bien Naruto, más vale que dejes de decir esas cosas, porque no tienes ni idea de lo que hablas baka, porque si realmente fueras como Ino, hace tiempo que ya te hubiera hecho un par de cosas!—

Tras terminarlo de decir, se escuchó la puerta otra vez. —Por cierto se me olvidó comentarles que el…¡Cof…Cof! —comenzó a atorarse otra vez. ¡Demonios! ¿De nuevo? Gomenasai, gomenasai—se excusó nuevamente el pobre hombre antes de retirarse.

—¡Argh! —gruñó Naruto. —¡Suéltame! Ahora tu lo empeoraste más si es que se puede— y concluyó zafándose del agarre del estratega.

—Kami-sama debe de odiarme— se quejó Shikamaru. —Esto es demasiado problemático— dijo mientras se separaba totalmente del portador del Kyubi, quien había tomado la actitud de víctima...¿femenina?... ya que tenía los ojos cristalinos y tenía cruzados los brazos sobre su pecho a modo de protección y así conservar la poca integridad física que aún le quedaba.

El Nara se trató de disculpar con él, al presentir que de seguro se le saldrían las lágrimas en cualquier momento — Naruto, no era mi intención, no sucederá otra vez, estoy muy estresado, sabes que no es cierto lo que dije antes.

—Vamos, sólo hay que vestirnos y salir de este lugar.

—Hai, de acuerdo, te perdono, pero de todas formas por…seguridad iré a vestirme al baño— dijo Naruto al tiempo que tomaba sus cosas y se metía al tocador.

—Mendokusai—exhaló el shinobi dejándose caer sobre la cama.

—Amigo, creo que ya sé porque estás así— dijo saliendo de repente del baño.

El moreno levantó la cabeza, para poner atención.

—La necesitas para estar bien y tranquilo ¿verdad? Es por eso que te impacientas para conseguir su perdón. Pero en sí, tu enojo se debe a que estás inseguro de ese fortachón. ¡Estás celoso!

—Naruto, yo…

—¡Shh! No me interrumpas, aún no termino. Temes que se aleje de ti por culpa de aquel, pero en realidad no sé de qué te preocupas. Ya tienes el puesto y el camino recorrido, ahora señor inteligencia, usa esto último y díselo, hace mucho que dejaste de ser un cobarde ¿cierto?— terminó de decir con una sonrisa de satisfacción y posteriormente regresó a encerrarse en el baño.

—¿Pero qué le hicieron al chico tonto que conozco? —preguntó en voz alta a sí mismo.

—Te lo agradezco mucho Naruto. Ya no seré un cobarde, mucho menos con mis sentimientos. Ino este día te diré todo lo que siento por ti— Y en el rostro del estratega se asomó una perezosa pero genuina sonrisa.

~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.

*…..Con Ino…*

—¡Achú! — estornudó sonoramente el Akatsuki. —¿Nanda-to? ¿Acaso alguien estará hablando de mi?...¡Nah, no lo creo!— y tras decirlo comenzó a reír mientras buscaba a su pelirosada amiga.

~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.

*Ken= Muñeco "masculino" de la Marca Barbie.

*Tigreño= Hombre blanco o de tez blanca, que tiene cabellos negros pero ojos claros.

Bien, sé que ha sido una continuación realmente pobre, pero hice mi mejor esfuerzo, he presentado muchos problemas de salud y de carácter personal también y me cuesta mantener mi habitual humor e imaginación. Espero me entiendan

Muchas gracias por leer, a aquellas personas que les interese, pueden mandarme un P.M y yo les contaré que me ha pasado, estoy segura que recibiré su apoyo :D

Esperaré ansiosa un review suyo y tener noticias de ustedes también.

Como siempre agradezco su atención y no olviden de hacerme saber su opinión.

Los quiere: ''''(◕‿◕)'''' …..€.ђ.α.n.ё.k.ΐ.n….…