Travesura de a dos

Ambos muchachos levantaron la cabeza al oir pasos que se acercaban a la celda. Cuando se dieron cuenta que eran sus padres, Blair y Daryl se pusieron de pie, el menor un poquito más atrás del otro.
Simon se paró delante de los barrotes con sus manos en las caderas, mientras Jim se ubicó a su lado cruzando sus brazos.
Ambos congraciaron a los jóvenes con una mirada dura.
"Simon, yo…" comenzó Blair, pero fue interrumpido inmediatamente.
"Ahorra tus explicaciones para tu padre, Blair." Dijo Simon secamente "Daryl, deja de esconderte detrás de tu cómplice!"
Ambos muchachos saltaron ante el tono de voz de Simon y Daryl inmediatamente se puso al lado de Blair.
El guardia ocultó una sonrisa divertida mientras abría la puerta de la celda, pensando que los niños parecían más condenados a muerte que a punto de conseguir la libertad.
"ok, niños, pueden salir" dijo el guardia sonriendo, al ver que habían pasado unos segundos sin que los muchachos movieran un músculo, luego de que abriera la puerta.
Como si estuviera preparado, Simon y Jim se ubicaron a los costados de la puerta, y cada uno aplicó una palmada dura al trasero de sus respectivos hijos, cuando los chicos salieron de la celda.
Ambos muchachos colocaron sus manos para proteger sus colas y se dieron vuelta, sorprendidos y avergonzados.
"Caminen!" gruñó Simon, haciendo un gesto hacia delante.
Jim permanecía en silencio, para preocupación de Blair, que sabía que mientras más callado estuviera su padre, peor era su enojo.

El camino al loft se hizo en silencio, los cuatro ocupantes de la camioneta de Jim sumidos en sus propios pensamientos. Cuando llegaron, los muchachos fueron hacia el edificio mientras sus padres tenían una pequeña charla.
"Quiero que tengamos la charla todos juntos, Jim, así hay menos posibilidades de que se contradigan" dijo Simon.
"De acuerdo" dijo Jim "pero todavía tengo que tranquilizarme un poco o seré capaz de marcarle la cola con un cinturón ahora mismo! Aún no puedo creer lo que hicieron!"

Habían planeado este día desde hacía varias semanas.
Muchas veces Jim y Simon habían pensado en involucrarse en actividades extra laborales con sus hijos, queriendo propiciar entre ambos muchachos una amistad parecida a la suya. La diferencia de edad entre ambos jóvenes era muy poca – Blair 19 y Daryl 16 – por lo que compartían varios intereses comunes aunque sus experiencias educativas fueran tan disímiles, ya que Blair estaba haciendo su doctorado mientras Daryl aún estaba en secundaria.
Teniendo en cuenta todo esto, en cuanto vieron la oportunidad, Jim y Simon decidieron tomarse un día libre e ir a pescar y descansar en la naturaleza con sus hijos.
Los muchachos estaban entusiasmados.
Raras veces tenían la oportunidad de pasar un día completo con sus padres.
Además, habían escuchado rumores sobre el lugar que habían elegido.
Algo así como que cerca de allí había un lugar oculto donde una fraternidad de la universidad a la que Blair asistía lo utilizaba para sus rituales. Blair estaba ansioso por verlo e investigar sobre eso para un artículo y contagió a Daryl su ansiedad.
Ambos niños planearon hacer una excursión a ese lugar del que Blair tenía los datos y, por supuesto, esos planes debían permanecer ocultos de sus padres.
Tuvieron un golpe de suerte – o por lo menos eso creyeron – cuando Jim y Simon recibieron a último momento la orden de presentarse a hablar con el alcalde por un caso que estaban manejando.
"Lo lamento, Daryl, sé que esperabas con ansiedad este día, pero es algo que no podemos evitar" se disculpó Simon con su hijo de 16 años.
Jim puso una mano en el hombro de Blair "igual pueden divertirse, chicos, pero tengan cuidado. Quédense aquí y otro día planificaremos para ir a pescar"
"Hum… bien, papá" dijo Blair "pero podemos ir igual nosotros?. El lugar no queda lejos y creo que nos hará bien despejarnos un rato" Blair trató de no parecer ansioso sobre esto y se esforzó en calmar su respiración para que su padre no sospechara.
Jim y Simon se miraron.
"Bien" dijo Simon "Si prometen portarse bien y venir antes del anochecer…no creo que haya problemas. Qué dices Jim?"
Jim suspiró, realmente no le gustaba mucho la idea, pero creyó que estaba siendo sobreprotector.
"Si. Pueden ir." Dijo finalmente "pero se deberán portar muy bien, entendido? Y Blair, tu eres el mayor, cuida a Daryl" agregó con una sonrisa, para indicar que solo estaba fastidiando.
"Jiiiimmmm!" protestó Daryl "yo se cuidarme solo!".
Los cuatro se rieron del gimoteo de Daryl.

Pero a pesar de las buenas intenciones de los muchachos, sobre cuidarse y no meterse en líos, una vez que encontraron el lugar buscado y se encontraron en una fiesta de la fraternidad, todo fue cuesta abajo.
Pronto se vïeron envueltos en una riña y antes de que se dieran cuenta, se encontraron ambos sentados en una celda, esperando a sus padres.
Los policías, al ver que se trataban de los hijos de otros policías los mantuvieron aparte del resto de los detenidos.

Durante la fiesta, Daryl y Blair estaban contentos que todo haya salido tal como lo querían.
Pero ahora, sentados en el sofá de la sala de Jim, enfrentando a sus padres furiosos, lamentaban profundamente haber ido a ese lugar.
"Y bien?" preguntó Jim a Blair, luego de haberle ordenado que le contara todo desde el principio y ver la duda en los ojos de Blair "Y más vale que no omitas nada, Junior, ya te ganaste una paliza y te aseguro que no quieres hacerla peor".
Blair se ruborizó ante esas palabras. Le molestaba que Jim hiciera referencia a su castigo delante de Simon y Daryl. De repente, sintió su rebeldía fluir. Si iba a recibir una paliza, por qué no lo hacía ya Jim? Para qué torturarlo haciendo que dijera todo lo que había sucedido?
De repente, por la cara que puso su padre, Blair se dio cuenta que había expresado sus pensamientos en voz alta.
"Okay, Junior, Cómo voy a hacerte esperar!" dijo Jim con sarcasmo, mientras se levantaba rápidamente y tomaba de un brazo a Blair.
"No! Jim! Te lo diré!" dijo frenético, Blair. Quiso evitar a toda costa que su padre lo castigara delante de sus amigos.
Jim cambió su postura amenazante y soltó a Blair, no sin antes aterrizar una palmada dolorosa al trasero del muchacho.
Los ojos de Blair se llenaron de lágrimas de vergüenza.
"E-estoy haciendo una investigación, papá. Y –Y en ese lugar po-podía con-conseguir da-datos" tartamudeó el muchacho a modo de explicación.
Solo recibió el silencio pedregoso de Jim como respuesta.
"Y tú? No tienes nada que decir?" preguntó Simon a su propio hijo.
Daryl había observado en silencio lo sucedido entre Jim y Blair, temiendo su propio castigo y que su padre decidiera dárselo ahí delante de sus amigos.
Se quedó mudo ante la pregunta de su padre y eso obligó a Blair a responder por él.
"No fue su culpa Simon. Yo lo llevé a ese lugar… yo"
"Silencio Blair." Simon fue tajante "Daryl tiene una boca que funciona a la perfección con la cual me puede dar su propia explicación"
Blair calló y Daryl tragó audiblemente para comenzar a hablar "Creí… creí… que sería bueno conocer algo de la vida universitaria… tú quieres que vaya a la universidad!"
Los tres miraron al jovenzuelo como si le hubiera crecido una segunda cabeza. Blair gimió internamente, sin poder creer que su amigo fuera tan tonto.
Jim tuvo que poner en juego todo su esfuerzo para impedir que una risita se le escapara. Qué comentario inoportuno!
Simon no podía creer la respuesta de su hijo. "No te atrevas a tomarme por tonto Daryl Banks!" rugió ultrajado "eso no tuvo nada que ver con conocer la universidad!" y sin poder contenerse tomó a su hijo de un brazo y aplicó tres palmadas sonoras a su trasero.
PAFF! PAFF! PAFF!
AAAUU! AYYY! OOWW! Daryl trató de defenderse pero no pudo soltarse del agarre de su padre.
"Intenta de nuevo la explicación" dijo Simon, más tranquilo luego de haber entregado el adelanto del castigo.
Daryl se pasó una mano por los ojos para secar las lágrimas, totalmente avergonzado "lo siento… no debimos ir a ese lugar…"
Esa admisión descomprimió un poco la situación.
Jim miró a su vez a Blair y éste entendió la mirada "yo también lo siento" admitió "lamento haber ido a ese lugar y haber involucrado a Daryl en esto…"
Simon levantó una mano para interrumpir a Blair "Daryl es perfectamente capaz de realizar sus propias decisiones y también conoce la diferencia entre hacer bien y hacer mal. Ambos tienen responsabilidad en esto. Y no creas muchachito que esas tres palmadas fueron todo tu castigo. En casa habrá más"
Daryl gimió ante esa amenaza. Y Blair se encogió un poco sabiendo que lo mismo le esperaba a él, aunque su padre se mantuviera callado.
Luego de más disculpas de parte de los muchachos, Simon y Daryl abandonaron el loft dejando a Blair y Jim solos.

"Ve a darte un baño Junior, apestas a todas esas hierbas que estuvieron fumando en la fiesta"
Blair abrió los ojos muy grandes "Yo no estaba fumando papá! Te lo juro! Yo…"
"Ssshh, sshhh, lo sé cariño" se apresuró a interrumpirlo Jim "solo quise decir que el olor de la festichola se te impregnó en la ropa"
Blair suspiró aliviado internamente, no quería agregar más motivos al castigo que estaba seguro iba a recibir.
Fue a bañarse mientras su padre preparaba unos sándwiches para ambos, de los cuales dieron buena cuenta cuando salió del baño vestido con sus pijamas, que no eran más que una camiseta vieja y un par de shorts gastados.
"Vamos a tu cuarto ahora, Blair" dijo Jim, luego de la frugal cena y de limpiar lo poco que se había ensuciado.
Blair se adelantó a su padre y se ubicó sentado en la cama. Jim lo siguió y se quedó parado apoyado contra el marco de la puerta y con los brazos cruzados "tienes algo más que agregar?" preguntó y cuando Blair negó con la cabeza "Bien, entonces pasemos esto, ya hablamos demasiado"
Jim se sentó al lado de Blair y guió a su muchacho dócil sobre sus rodillas. Lo sorprendió que Blair no intentara detener o al menos retrasar la paliza, pero – cansado de todo el día de trabajo y de buscar al niño luego de su travesura – decidió aprovechar la inusitada docilidad.
Con fluidez bajó los shorts y los calzoncillos, dejándolos por debajo del trasero y comenzó a aplicar su mano con fuerza moderada.
PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF!
Blair se aguantó unos quejidos mordiendo uno de sus puños que había ovillado debajo de su mentón. Sabía que se merecía esta paliza! Su padre no le perdonaría jamás haber puesto en peligro al hijo de su amigo así que él recibiría con gusto lo que quisiera darle… bueno, no con gusto porque la mano de papá picaba como el infierno, pero por lo menos se lo aguantaría sin resistirse.
Jim notó la reacción de Blair – o la falta de ella, mejor dicho – y siguió calentando el trasero sonrosado, ahora más fuerte, esperando el momento en que su hijo se rindiera y diera rienda suelta a su llanto.
PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF!
Cadenciosamente iba aplicando su mano de una nalga a la otra, a veces golpeando dos veces en el mismo lugar pero lo único que recibía por respuesta era unos ugh!ah! y oh´s dichos entre los dientes apretados.
PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF!
Luego de esta tanda y sin recibir reacción aún, Jim detuvo la paliza.
"Por qué estoy castigándote Blair?" preguntó, adivinando por dónde podrían ir los pensamientos de su hijo pero necesitando la confirmación del muchacho.
Blair tomó varias respiraciones profundas antes de contestar:
"P-por… por… haber –haber llevado a Daryl a esa - esa fiesta…"
"Ajam…" dijo Jim mientras apoyaba sus codos en la espalda del muchacho, aún manteniéndolo con la cola roja al aire "las palabras de Simon no significaron nada para ti? Las escuchaste?"
Blair frunció el ceño, su papá parecía dispuesto a una charla pero el no estaba en una posición muy comoda que digamos "Simon dijo eso por Daryl. Supongo que quiso enseñarle algo a su hijo… pero yo se bien lo que piensan! Yo soy el mayor y no debí llevarlo ahí! Por eso me estás castigando!" Blair terminó gritando las últimas frases, enojado porque su padre no parecía comprender que aguantarse la paliza era su manera de pedir perdón.
PAFF!
"Cambia tu actitud inmediatamente!" con ese chirlo Jim puso en su lugar la incipiente rebelión. Aunque había buscado una reacción del muchacho, no le gustaba la que estaba consiguiendo.
"Ya lo dijimos Blair! Daryl es perfectamente capaz de tomar sus propias decisiones…!"
"Si! Pero si yo no le hubiera hablado de la fiesta él nunca se hubiera enterado! Y si yo no lo hubiera llevado el no podría ir por sus propios medios!" Blair empezó a sollozar, exponiendo su culpa.
Jim lo dio vuelta rápidamente, dejándolo sentado en su regazo pero aún con la ropa bajada.
"Escucha Blair, Daryl no es un niño, tampoco es un incapacitado y sabe decir que no desde que era muy pequeño. No lo obligaste a acompañarte, verdad? No lo amenazaste ni le pusiste un cuchillo en la espalda para que fuera contigo. Ambos se pusieron en riesgo en esta travesura y son culpables en partes iguales… entendido?" Blair había detenido sus sollozos, escuchando con atención a su padre. La palabra riesgo encendió una lucecita en su mente, pero enseguida la apagó pensando que si algo le hubiera sucedido a Daryl, Simon y su padre nunca se lo perdonarían. Había arriesgado la amistad entre Jim y Simon y…
"Deja de decir tonterías!" qué?! Era la segunda vez que le pasaba que creía estar pensando cuando estaba hablando en voz alta! "Si algo les hubiera pasado a alguno de los dos o a ambos, Simon y yo hubiéramos estado ahí el uno para el otro!" afirmó Jim desde la seguridad de su amistad de años con el Capitán Banks "No quiero volver a oírte decir eso! Tú eres más importante que cualquier otra cosa para mí y fue tu seguridad la que pusiste en riesgo! Y es por eso que estoy castigándote!"
Blair sólo lo miró con ojos grandes, todavía tratando de decidir si había hablado en voz alta o si su padre era capaz de leer sus pensamientos… pero no tuvo mucho tiempo para reflexionar en eso. Inmediatamente y sin ninguna ayuda, Jim volvió a colocarlo boca abajo sobre sus muslos y a acomodarlo para continuar la paliza.
"Papá…"
PAFF! PAFF! Dime por qué estoy castigándote Blair! PAFF! PAFF!
AAUUGGH! OOWW! POR – POR PONERME EN RIESGO AAYY! PAPAAAÁ! Blair respondió enseguida tratando de aplacar la fuerza de Jim y tratando de resistirse un poco con su cuerpo a esta nueva tanda de azotes.
PAFF! PAFF! Bien! Ahora que estamos en la misma página PAFF! PAFF! NUNCA PAFF! PAFF! PERO NUNCA PAFF! PAFF! VUELVAS A ARRIESGAR TU SEGURIDAD! PAFF! PAFF!
Jim aumentó la fuerza y la rapidez con las que estaba entregando las palmadas, haciendo que las nalgas pasaran de un color rosado furioso a un rojo oscuro.
AAAYY! AAAHHH! NOOOO! PAPIIII! AYYYAYYAYYAAYY! Blair se retorcía infructuosamente contra el agarro de acero del brazo de su padre, mientras que él seguía bajando su mano –también de acero - en sus pobres posaderas.
PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF!PAFF! PAFF! PAFF!
AAAUUUGGHHH! OOOWWOOOWWOOWWOOWW! PAPIIIIII! NOOO MÁS!
Jim se detuvo un momento para bajar aún más los calzoncillos, exponiendo ahora la unión entre nalga y muslo, y elevó un poco la rodilla derecha para tener un mejor acceso a esa sensible zona.
PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF!PAFF! PAFF! PAFF! PAFF!
AAUUU! AAAUUU! NOO PAPIIII! BUUUUAAA! BUAAA! NOOOO MAAASSS! PAPIIII BUUUAAAA! BUUUAAAA!
NO QUÉ BLAIR! PAFF!PAFF! PAFF! PAFF! PAFF! PAFF!
NO – NO - ME ARRIESGARÉ MÁAASSS AYYYAYYAYY! BUAAA BUAAAAAA! BUUUUAAAAA!
Cuando notó que el muchacho comenzó a sollozar sin control – y vio que el color rojo oscuro se había extendido desde los glúteos a los muslos superiores- Jim detuvo la paliza. Esta vez satisfecho que el mensaje había llegado fuerte y claro al cerebro de su hijo.
Quitándole la ropa que le había llegado a los tobillos por sus pataleos, volvió a acomodar a su niño sentado en su regazo y lo abrazó y lo meció hasta que de los sollozos solo quedaron hipos y sorbos.
Quince minutos después, alzó a su hijo dormido de su regazo y lo depositó boca abajo sobre la cama, dejándolo sin cubrir para que nada rozara su trasero dolorido.
Convencido de que había eliminado de la mente de Blair todo rastro de culpabilidad por la situación de Daryl, encendió el velador de la mesa de luz dejándolo preparado para apagar la luz principal cuando saliera.
Desde la puerta, dio una última mirada a su niño y suspiró. Conociendo a su hijo y su propensión por sentirse culpable supuso que mañana se tomaría un tiempo para reforzar la lección si fuera necesario…