Holaaaaa! Tanto tiempo

Algunas fechas para recordar:

El 8 de Febrero del 2011 me uní a fanfic. Hace un par de días, P y yo cumplimos CUATRO años en el mundo del fanfiction.

El 12 de Febrero subí mi primer fic. Mañana se cumplen cuatro años ;-D

El 12 de Marzo del 2011 subí el primer cap. del fic. En aproximadamente un mes se cumplen 4 (cuatro) años

El 25 de Febrero de 2013 subí el cap. 8, o sea el anterior a este. En unos quince días se cumplen dos años! No puedo creer como me tardé…

Como verán, estamos de aniversario, lo que significa… (P: ¡Capitulo edición aniversario!) (Exactamente, por eso es más largo que de costumbre. B-)

Les comento un par de cosas que creo les van a resultar un tanto cómicas: como hace tanto que no tocaba este fic., me olvidé de que trataba… je, je ^.^* Tuve que releerlo para acordarme (olvidarse de que trata una historia que se leyó hace mucho es una cosa, pero olvidarse de algo que escribió uno… eso ya es el colmo.)

Como ya dije, tuve que leerlo da capo al fine para refrescarme la memoria, pero a medida que avanzaba, me acordaba de todo lo que tenía planeado; además tenía una partecita de este capítulo ya escrito, lo que me ayudo a hilar mis ideas.

En el trabajo de relectura, me di cuenta de cómo cambie desde el primer cap. En estos cuatro años maduré mucho, leí un sinfín de libros que me aportaron vocabulario y nuevas técnicas de escritura; y haciendo un montón de trabajos de investigación o redacción para la escuela (orientación Humanidades) y para la facultad, mejore mucho en la fluidez de la escritura y como transmitir mis ideas de una manera más parecida a como las imagino en vez de dar una idea vaga para que cada uno la complete como le parezca. Espero que el cambio les guste.

Estaba pensando (si alguna vez termino) en reescribir los capítulos anteriores algo al estilo de lo que se estuvo haciendo hace poco en los fanarts (agarrar un dibujo viejo y rehacerlo para ver que tanto se progresó). ¿Qué les parece la idea?

Bueno, como sea, espero que se diviertan con estas largas horas de lectura que tienen por delante. Ya que estamos de aniversario voy a dedicarle este capítulo a cuatro personas, una por cada año en FF:

El primero es P, sin lugar a duda. Él no solo es mi iner/amigo imaginario, sino que está basado en mi ángel de la guarda (el mejor amigo que Dios me haya podido regalar). (P: Yo también te quiero C ^.^).

El segundo año dedicado a Enigma x, quien me metió al mundo FanFic.

El tercero a Corazón de Tinta que fue la primera en recibirme cuando empecé a escribir y me dio su apoyo en mis primeros pasos.

El cuarto a PandaDawgBE a quien conocí en el fandom de How to train your dragon y leyendo su fic me decidi a tomar el desafio de escribir mi primer fic en ingles! Se va a llamar "Pass out" y va a ser un Hiccstrid, comming soon… (HiccupXAstrid de Httyd) This chapter is dedicated to you amiga ;) Dtb.

Disclaimer: Ya saben lo que va acá…

(P: Negativo)

Gómez y Diadoro miraban la pelea desde la azotea de su edificio con binoculares.

-Mire jefe, los combo niños ya vencieron al divino.

-No importa, ya deben estar cansados después de esquivar esos golpes y ahora podremos poner en marcha la parte más importante del plan. Ja, ja, ja- Pero esta vez no sonó ridículo como siempre, su voz era más profunda y sonaba al malo de la película.

(P: Desde que el portal de Negativo entro en su apartamento las cosas habían cambiado,) Había sido solo por un día, pero eso ya era suficiente. Le había gritado más que de costumbre a Gómez e incluso lo había golpeado. Dentro de su cabeza todo se oscurecía en el afán de vencer a los combo niños, incluso la ambición de ser alcalde había pasado a segundo plano.

Gómez también había sido afectado, pero él se resistía. El impulso de resistirse a las órdenes de su jefe eran fuertes, sentía la necesidad de responder ante las críticas que le llovían minuto a minuto, hubo momentos en que sin darse cuenta su puño se cerraba con la intención de golpear a Diadoro; pero aunque no lo aparente, posee un increíble fuerza de voluntad y (P: aunque parezca increíble), el afecto que sentía por su amigo le permitían hacerle frente a estas tentaciones.

Diadoro, a diferencia de su asistente, se dejaba llevar por esos impulsos. Pensaba menos y sentía más. Incluso había acogido sin desagrado la idea de ver muertos a sus enemigos. Él era tonto, era ridículo, era ingenuo e incluso infantil; pero él no era malo, nuca hubiera remotamente imaginado en ver a alguien herido por su culpa. Pero no importaba nada de cómo fuera él si se dejaba someter por la influencia del divino.

-¡Dame el portal del divino!- Gómez le alcanzó una estatua de piedra marrón claro con vetas oscuras del tamaño de una muñeca. A pesar del tosco trabajo de tallado se distinguía claramente la figura de aspecto humano. La estatua estaba sentada en un trono, pero ahora este faltaba y parecía sentado en el aire. Tenía un tocado con picos y dos más grandes que parecían cuernos. Los rasgos eran muy rudimentarios pero se veía odio en los ojos que eran unas piedras incrustadas del mismo material pulido.

-Tú eres la solución a todos mis problemas- Dijo mientras ponía el portal frente a su cara.-Has lo que te pido y podrás quedarte cuanto desees.

(P: OK… ¿desde cuándo el idiota le ofrece algo a un divino?) (Bueno, en realidad no le ofrece nada, se está dejando llevar por la influencia de Negativo) (P: Pobre tonto, se puso a jugar con cosas que cree conocer pero desconoce.)

Vamos al lugar donde acaba de desaparecer Motoquero. (P: Los tres combo niños que quedaron…) (Eso lo iba a decir yo ¬¬) (P: ¿Y por qué no puedo yo?) (Ok… Narra un rato) (P: Wii ^. ^)

(P: Los tres combo niños que quedaron se fueron a la casa de Serena. Entraron por la puerta corriendo en dirección a su pieza.)

-Hola mama, vamos al Mundo Divino.

-¿Qué?- se gritaron Pilar y Paco de manera inaudible (P: Estaba narrando yo ¬¬) (Que carácter…)

-Está bien, pero no vuelvan muy tarde, mañana hay clases.

(P: cuando entraron y Serena cerró la puerta, vio las caras de sus dos amigos)

-Mi mama sabe todo sobre los Combo Niños y el Mundo Divino- Dijo con los ojos cerrados y una gota estilo anime (Antes de que digas nada: es mi historia y hago lo que se me canta la gana =P)

(P: Ella se puso a buscar el instrumento entre las cajas que ocupaban la mitad del espacio. Pasaron unos minutos y no aparecía.)

-¿Dónde estará? Chicos, ayúdenme a buscar en aquella caja que esta sobre la cama.- (P: Para los que nunca se hallan mudado no saben el desastre que se forma y el tiempo que lleva ordenar las cosas ¬¬)

Los dejamos buscando el ago-gô y seguimos con Azul, Serio y Positivo.

Azul entró a la casa de Positivo mientras él llevaba a Serio con una divina que vivía cerca.

-¿Hacia dónde nos dirigimos?

-Tengo una amiga que puede ayudarte con tú quemada. Dime: Azul no sabe que te gusta ¿Verdad?

-¿Tan buena es esa intuición tuya?

-En realidad… es que eres obvio, Serio ^. ^*

-¿Lo soy tanto? -_-*

-No sé si para todos, pero yo me doy cuenta: la manera en que la miras, como le hablas… es como si queserías que se enterara, pero temieras que lo haga.

-…-Suspiro – Tienes razón… es que…quiero decirle, pero no sé cómo.

-Tú encontraras la forma. Solo hazlo cuando sientas que es el momento. Ya llegamos.

(P: STOP! Estas yendo muy rápido, así la gente no entiende) (Ok. Eso pasa cuando tienes mil quinientas ideas dando vueltas y la cabeza va más rápido que los dedos)

Ahora (P: con más calma y detalles) vamos con Azul. Quien estaba parada en la puerta un poco confundida. Entró y se sentó en una silla que encontró al lado de una mesa de madera. Estaba bastante confundida. Su cabeza funcionaba a mil por hora. (P: ¿Mas rápido q la tuya?) (No, yo estoy peor -_-)

Clavo la vista en la mesa y empezó a seguir las vetas con la mirada hasta que llego a una nudo y se perdió en él. Por su cabeza muchas imágenes de cómo Serio, pese a no quererlo, se arriesgó por ella. Se sintió estúpida por no haber pensado mejor lo que iba a hacer y cómo se dejó dominar por sus emociones.

Poco a poco empezó a sentir como todas las tonterías que había hecho, le resultaban muy cómicas y hasta empezó a sonreír sin darse cuenta.

-Soy una idiota- dijo en voz baja casi riéndose.- que suerte que no me vieron los demás.- agrego cuando empezaba a reírse de ella misma.

-Esa es la actitud. Si algún día se ven cara a cara con mi hermano, pensar de esa manera es lo único que va a evitar que los controle.

Azul giro rápidamente la cabeza y vio a Positivo apoyado sobre el marco de la puerta sonriéndole.

-Hace cuanto…

-¿…que llegue?- la interrumpió- hace solo unos segundos. Eres inteligente, y alegre. No dejes que tus emociones controlen tu vida. La próxima vez no voy a estar presente para sacarte el pesimismo. Tienes que aprender tu sola como olvidar tus problemas o reírte de ellos.

-Es cierto… Gracias por la ayuda- contesto con una sonrisa.

-No lo menciones. Ahora… hay otro asunto en el que necesitas ayuda.

-Sí, creemos que Negativo…

-No me refiero a eso. Ese tema lo hablaremos cuando llegue Serio. Me refiero a otro tema que me concierne. Uno que necesitas ayuda para resolver y no piensas decirle a nadie.

-¿Y… cuál es ese?

-¿Desde cuándo te gusta?

-Ehhh… ¿A qué te…?

-No te hagas, sabes perfectamente a que me refiero.

-Correcto…- contesto con resignación.

-Y bien…

-No lo sé. Creo que no me di cuenta de cuando empecé a quererlo como algo más que mi amigo…

-¿Y desde cuando eres consciente de eso?- dijo Positivo con una sonrisa pícara.

-No hace mucho tiempo, en el fondo… creo que sentía algo cada vez que escuchaba sus poemas, pero no empecé a pensarlo hasta hace un par de meses.

-¿Qué hizo que te dieras cuenta?

-Un divino, Ehhh… ¿Cómo se llamaba?... Ahhh, sí. Emotivo (P: Para más información lean el fic "Emociones peligrosas" escrito por esta misma loca) (¡Hey! Ya todos saben que estoy loca, ¿Qué necesidad hay de publicarlo todo el tiempo?)

-Ese sí que es problemático. ¿Cómo los hizo actuar?

-Ehhh… pues… la verdad… ^. ^*

-Ja ja, ¿Qué hiciste?

-Por poco se suicida por mi culpa -_-*

-¿Y porque casi y no del todo?

-Porque Paco me hizo reaccionar y lo evite.

-Quien lo diría de Paco. Serena tiene suerte… ¿Y después de eso…?

-Empecé a pensar cómo sería mi vida sin él y comencé a darme cuenta de lo mucho que lo quería cerca. Cada día crece más ese sentimiento, pero aun no sé cómo reaccionar. Solo sé que lo quiero más de lo que soy capaz de darme cuenta…

-Tienes razón, aun no te das cuenta de cuánto vale para ti. Pero cálmate, aun eres joven y tienes mucho por aprender y madurar. ¿Cuántos tienes, unos 12?

-11, me faltan algunos meses para los 12

-¿Lo ves?

-Si…

-¿Piensas decírselo?

-No lo sé…

-Deberías hacerlo, cuando sientas que es el momento. Y no te preocupes por su reacción: tú eres la más madura del grupo, pero él es el más maduro en lo que respecta manejar sus emociones. Y si te ayuda de algo, yo creo que hacen linda pareja.

-Gracias ^. ^ - contesto un poco sonrojada.

En ese momento entro Serio con la corda de Azul en la mano.

-Ten Azul, gracias- dijo dándosela.

-¿Ya te encuentras mejor?- Le pregunto con una sonrisa un poco tímida por estar sonrojada todavía.

-Sí, mira- contesto extendiendo la mano que tenía quemada. Azul la tomo y paso suavemente el pulgar en donde debería estar la quemadura, pero no se veía nada. Ella sonrió y lo miro a los ojos llena de alegría.

-¿Lo ves? Te dije que todo se solucionaría.- Dijo con una amplia sonrisa sentándose en la silla que estaba al lado de Azul.

-Bien, amigos. Están aquí por mi hermano…

(P: Precisamente hablando de su hermano…) (Volvamos con Diadoro)

Diez minutos fue el tiempo por el cual perdió la noción de todo lo que no fuera la estatua. La mantuvo levantada a la altura de su cara hasta que súbitamente la tiró al piso, provocando una explosión miniatura que lleno de humo el lugar. Ambos empezaron a toser y agitar el aire con las manos.

-¿Por qué hizo eso, jefe?

-¿Hacer qué?

-Arrojar el portal al suelo.

-Ehhh… pues… no lo sé- contesto con su usual tonito de desconcierto.

-Como sea, creo que funciono.

Cuando el humo se disipo, pudieron ver una figura esbelta de color marrón claro (como la piedra con que estaba hacha la estatua) y algunos toques de negro en los mismos lugares en que Positivo era violeta. Su aspecto general era muy parecido a Positivo, pero tenía un tocado igual a de la estatua y entremedio de los picos brillaba una discreta llama de fuego. Estaba inmóvil y erguido, con una expresión imposible de descifrar. No era enojo, ni alegría, ni petulancia, ni sobriedad, ni sufrimiento, ni dicha; pero tenía un poco de todas.

-Ehhh… señor Negativo…- murmuro Diadoro

Por un instante, y solamente por ese poco tiempo, el efecto del divino lo abandono para dar paso al miedo.

Negativo movió lenta y dramáticamente los ojos hasta posar su mirada en quien le hablaba.

-Me preguntaba si… usted podría… ya sabe… ¿acabar a los combo niños?

-¿Y porque debería hacer lo que me pides?- dijo pausadamente con una voz suave y seductora, pero con una nota alarmante.

-Pues… porque lo liberé.- murmuro mientras entrechocaba sus dedos y miraba el piso.

-¿Y por qué asumes que debería ayudarte? ¿Acaso has hecho los ritos de protección y pactos correspondientes antes de liberarme?

-No…- sollozó con un hilo de voz.

-¿Esos existen?- pregunto Gómez muy intrigado

-Tú no sabes nada de divinos corrompidos.

Negativo los miro maléficamente y se fue difuminando hasta convertirse en una sombra y después desaparecer por completo.

-¡ ESTO ES TU CULPA!- exploto con la cara colorada y echando humo por las orejas, mientras volvía a los efectos de divino.

(P: La verdad es que tuvo suerte de que no le hiciera algo más. Le podría haber ido mucho peor.) (Cierto… Bueno, volvamos con Azul y Serio)

-¿Qué es lo que quieren saber de Negativo?

-Lo que te parezca importante. En principio… ¿Qué sucedió aquella vez que fue liberado? ¿Cómo fue derrotado?

-Bien, Azul. Les voy a contar esa historia:

Sucedió hace mucho tiempo, cuando Nova Nitza no exista y lo que hoy es Antigua Nitza era simplemente conocido como Nitza. En ese lugar es más fácil que los divinos aparezcan sin que los liberen, especialmente si los portales son viejos o no están bien guardados.

Asumo que leyeron lo que dice tu aparatito sobre mi gemelo ¿no?

-Si- respondió Serio con cara de "no es una de mis historias favoritas".

- Cuando se corrompió, todos los divinos nos pusimos de acuerdo en que era un peligro para todos nosotros y especialmente los humanos. Y… (Antes de que pregunten) los divinos nos preocupamos por ustedes, no son la mayoría los que no los quieren o les tienen resentimiento; somos como ustedes en más de un sentido: somos distintos entre nosotros, nos equivocamos y no siempre los que destacan representan a la mayoría. Son solamente cuatro los que verdaderamente son malvados, que se niegan a conciencia a cambiar y solo desean la destrucción… entre ellos mi hermano no es el peor…

-Solo por curiosidad…

-Quieres saber quiénes son esos cuatro ¿No Serio?

-Eres bueno con eso de deducir las cosas.

-Gracias. Ellos son, de malo a peor: Tormenta, el Fénix, Negativo- hizo una sutil mueca de desagrado- y… El Lobo.

Con la mención del último, a Serio le recorrió la espalda un escalofrío y le surgió intriga por él.

-No es momento de hablar de él- lo interrumpió Positivo – un problema a la vez. De ese te encargaras más adelante, no ahora.

Esa respuesta lo intrigo más todavía y lo preocupo un poco.

-¿A que te refieres con que nos encargaremos más tarde?- Pregunto Azul

-Nunca dije que se encargarían ustedes, se lo dije a él- respondió señalando a Serio con la cabeza.

Serio sintió aún más curiosidad y se le presentaron muchos interrogantes, pero no quiso preguntar para no darle a Azul otro motivo para dar vuelta y preocuparse.

-¿Y qué significa eso? ¿Sabes algo que nosotros no?- cuestiono Azul, bastante confundida pero con más claridad en sus pensamientos por haberse olvidado de Negativo.

-Se muchas cosas que ustedes ni se imaginan, y no tengo ningún problema en decirles cualquier cosa que me quieran preguntar.- Sin perder su sonrisa, adopto una cara más seria- Pero el problema- continuo recuperando su expresión jovial de siempre- es que si nos vamos por las rama, nunca voy a terminar de contarles una cosa por completo. De momento concéntrense en lo que les preocupa ahora.

Bueno: como les decía, exiliamos a Negativo a una región muy lejana del mundo divino. Un lugar donde nadie va y nadie es lastimado por ellos, los diez divinos más importantes (de los cuales soy el único que no está en ese lugar).

Los años pasaron y los humanos me invitaron a un gran festejo en Nitza. De alguna manera, la noticia le llego a mi hermano y no tardo en tratar de vengarse de los humanos que celebraban con su hermano mientras él era olvidado. Apareció en la ciudad sin llamar la atención, y con gran discreción y sutileza, como una sombra, un murmullo en el fondo de la cabeza; fue desanimando a las personas, las entristecía, las volvía violentas, ponía a amigos contra amigos. Fueron pocos los capases de resistir a un ataque tan fuerte pero a la vez discreto.

Eso es lo más peligroso, lo que tienen que tener siempre en mente: el ataca de frente y es muy violento, pero cuando de verdad gana terreno y es casi imposible de frenar, es cuando no se lo ve. Cuando una muy pequeñita y casi inaudible voz susurra las cosas que más te duelen, las cosas que no quieren escuchar o peor… las cosas que quieren escuchar. Él es muy bueno para decirles lo que quieren y manipularlos con eso. Apenas sientan que les gana la tristeza, el miedo, el enojo o lo que a ustedes más les afecte… deben considerarse atacados e inmediatamente pensar en un contra ataque.

-¿Cómo cuál?- Pregunto Serio que comprendía al pie de la letra lo que les estaba diciendo Positivo.

-Muy buena pregunta.- Contesto mostrando una media sonrisa muy agradable y tranquilizadora. -Tú, por ejemplo, eres artista. ¿Qué hace un artista con sus sentimientos?

-Los transforma en algo nuevo, los saca de si para mostrarlos a los demás.

-Los transforma. Esa palabra me encantó, eso es lo que deben hacer: transformar lo que sienten en otra cosa, algo que les dé esperanza. La mejor de las técnicas que conozco es reírse de la propia desgracia, como lo estabas haciendo tú hace rato.- Comentó señalando a Azul.

-Sí. –Coincidió riendo de buena gana. –Es la mejor.

-Y hablando de sacar… cuando sientan que si no sacan algo van a estallar, prueben esto: Inflen las mejillas y coloquen el puño apretado sobre los labios como si sostuvieran un micrófono, después soplen fuerte y retiren la mano.

Serio fue el primero en intentarlo, y para su sorpresa, sintió como se le alivianaban los hombros y sacaba cualquier sensación que lo estuviera molestando.

-¡Funciona!- Confirmo con los ojos bien abiertos. –Inténtalo.

Azul lo miró intrigada, pero imitó su ejemplo.

-¡Es cierto! De verdad funciona, es como si dejara escapar todo lo que me atormenta.

-Otra cosa que les puedo recomendar es pensar en lo que más les gusta, eso que de verdad los haga sentir vivos y con ganas de seguir.

-¿Cómo la ciencia?

-Exacto, eso sirve en tu caso. También puede ser en los amigos, la gente que es importante para ustedes. Además… con cada uno de ustedes hablamos de algo.

Ambos miraron a los ojos de Positivo y sintieron un cosquilleo en el corazón.

-Pensar en eso también les puede ayudar mucho. ¡Pero nada de pensar en que eso no va a resultar o que no va a pasar!- Exclamo un poco más serio para enfatizar su punto y evitar que siquiera pensaran en pensarlo. -Porque entonces les va a jugar en contra y créanme que si mi hermano usa ese pensamiento, a ustedes los va a quebrar, y lo digo en serio. Ese cosquilleo que están sintiendo es el arma más poderosa que tendrán contra Negativo, pero si él la toma para sí… ya perdieron. Especialmente tú, Serio.

El aludido asintió levemente con una expresión de completo entendimiento mientras Azul lo miraba de reojo.

-Como venía diciendo…- Continuó recuperando completamente su tranquila alegría usual. –La fiesta empezó a arruinarse porque todos habían sido atacados sin saberlo, y ya no tenían ganas de festejar. Fue entonces cuando Negativo cometió su más grande error… atacar a un combo niño, pero no a cualquiera, sino a uno muy especial que siempre llevaba una sonrisa que se volvía más grande cuando más problemas tenía. Y déjenme decirles que ese pobre chico tenía muchos problemas por los cuales llorar. Apenas sintió la más mínima melancolía, empezó a combatirla con poco esfuerzo; frente a lo cual los ataques aumentaron en intensidad. Mientras más atacaba Negativo, mas era repelido, hasta que encontró una veta por la cual atacar su punto más débil, donde más le dolía. Fue entonces cuando el combo niño se dio cuenta que no era algo normal lo que le pasaba, que estaba siendo combatido y empezaba a perder. Sin perder tiempo, sabiendo que solo no podía ganar, me busco para pedir ayuda. Recuerden eso, es muy importante, cuando sientan que ya no pueden solos, busquen ayuda.

Azul y Serio se miraron a los ojos y asintieron en un acuerdo tácito de buscar la mutua ayuda si llegaba el momento.

-Entre los dos conseguimos vencer el ataque clandestino. Después de eso, Negativo salió de una sombra y se presentó para presentar batalla, pero esta vez, una pelea directa. Los otros combo niños no habían sido atacados todavía, por lo que estaban listos para enfrentársele. Me pidieron que los dejara actuar a ellos y mientras me encargara de los que si sufrieron el ataque de mi hermano, eso es lo que hice. Negativo se regodea en la desgracia ajena y eso lo fortalece, pero es fuerte por sí mismo. Ustedes han derrotado a muchos divinos al dejar sin efecto sus ataques a la ciudad, ¿No?

-Así es. –Le confirmo Azul.

-Bueno, pues a Negativo no lo vencerán de esa forma. Eso no lo debilitará tanto como a otros, y además lo enfurecerá. Eso paso aquella vez. Venció a los combo niños. Yo los ayude para no caer en el pesimismo y depresión, pero les gano en habilidad, fuerza y resistencia. Esa fue mi señal para intervenir. Sostuvimos una fuerte lucha mano a mano hasta que lo pude dominar, no solo por ser más fuerte que él, sino por estar más centrado mientras él se perdía en su ira y venganza contra mí. Yo mismo tuve que abrir un portal para devolverlo al más oscuro rincón del Mundo Divino. Antes de que pregunten, no, no todos los divinos pueden abrir un portal, y los que sí, solo pueden hacerlo para volver, no para ir. Después de eso, tuve mucho trabajo deshaciendo lo que hizo Negativo. Y ese combo niño que sufrió una de las más largas y duras batallas con mi hermano, necesito una semana para recuperarse, y un mes para volver a ser el de antes.

Era increíble como contaba una historia que podía resultar tan sombría y deprimente, con tanta calma y buen humor.

-¿Alguna otra cosa que quieran saber?

-Yo tengo tu portal en mi mochila, la cual quedo en tu casa… –Dijo Azul dirigiéndose a Serio. –Si Negativo llegara a aparecer… podría… Ehhh.

-¿Romper mi portal para que los ayude? Por supuesto, no hay problema. También puedes hacerlo si están en una fiesta y se pone aburrida.

El último comentario les arranco una sonora y alegre carcajada tanto a Serio como a Azul.

(P: Volviendo a la pieza de Serena…)

-No puedo creerlo, estoy segura de haberlo dejado en un lugar fácil de encontrar…

Serena había estado buscando sus campanitas por tres horas y media, y eso la había puesto muy molesta.

-No estaríamos en este problema si cierta divina no hubiera roto el ago-gô del maestre. –Comento, Paco entre dientes.

-Ni me lo recuerdes, es la numero uno en la lista de personas que no me agradan…- Rezongó Pilar, quien estaba metida hasta la cintura adentro de una caja.

-¡Aquí está!- Exclamo triunfal la dueña del instrumento.

-¡Genial! -Dijo Pilar saliendo de la caja que por poco se la tragaba.

Serena se apuró a hacer sonar las campanitas y apareció un portal por el cual saltaron. Los tres aparecieron en la calle de la Villa Divina, un lugar muy conocido para Serena, pero absolutamente nuevo para Pilar y Paco.

-Buenas tardes, Serena. –Saludo agitando la mano una divina verde claro con alas en la espalda que se asomaba por una ventana.

-Buenas tardes, Sani. –Contesto al saludo

-¿Sani?- Preguntaron los otros dos al unísono.

-Sí, me llaman La Sanadora, pero es demasiado formal… - Comentó con cara de aburrimiento. –Prefiero que me digan Sani. Suena mejor, ¿no?

-Sí, por supuesto. –Agrego Pilar con su usual entusiasmo ya recuperado después de la sorpresa.

-¿Vienes a ver a Positivo?

-Si.

-Ya me imaginaba que vendrías, lo han venido a visitar dos chicos. Tuve el placer de conocer a uno y me dijo que te conocía.

-Precisamente los estábamos buscando, gracias por avisar.

-No hay de qué. Nos vemos. -Saludó antes de desaparecer dentro de su casa.

-Vengan, la casa de Positivo esta al final de la calle.

Serena los condujo hasta estar frente a la puerta con un + pintado. Sin pararse a explicarles o darles tiempo a preguntar, toco la puerta. Pasados unos segundos, Positivo abrió con una gran sonrisa.

-Te tardaste, te esperaba para hace rato…

-Si…. Culpa de la mudanza. –Refunfuño de manera cómica.

-Ja, ja. Pasen.

Serio y Azul se sorprendieron mucho al verlos a los otros tres.

-Vinieron por ustedes. –Anuncio el dueño de casa.

-Yai… -Exclamo azul golpeándose la frente con la palma. –Eso es lo que me olvidaba de preguntar.

-¿Qué cosa?- inquirió Serio levantando una ceja.

-Si Positivo tenía alguna idea de cómo podríamos regresar a casa.

-No deberías haberte preocupado por eso, ya estaba cubierto.- Comento el divino.

-¿En serio?

-Sí, ya sabía que Serena haría acto de presencia en algún momento, solo que se tardó más de lo que pensé.

-Hablando de tardar… Mamá me dijo que no tardara mucho, y ya es algo tarde. Creo que ya debemos regresar…

-Es cierto, debes hacerle caso a tu mamá. Ya que estas, salúdala por mí, hace tiempo que no la veo.

Azul y Serio miraron intrigados, pero los otros dos les hicieron gestos de "después les contamos".

Se despidieron de Positivo, y Serena volvió a hacer sonar las campanas. Tras saltar por el portal, se encontraron amontonados entre cajas y más cajas en el poco espacio que quedaba en la pieza de Serena.

-Disculpen, las mudanzas no son mi fuerte. –Comento cerrando los ojos y frotándose la nuca.

-No hay problema. –La tranquilizo Azul que estaba tirada sobre la cama.

-Depende quien lo dice…- se quejó una voz aplastada debajo de Azul.

-Ohhh… lo lamento Pilar, no me di cuenta que estabas ahí bajo.- Se disculpó levantándose. –Creí que eras un montón de ropa.

Los demás rieron por el comentario e intentaron salir por la puerta golpeando la menor cantidad de cosas posibles.

-¿Se divirtieron? –Pregunto una voz desde el piso de abajo al escuchar el ruido.

-Si mamá, Positivo te manda saludos.

-Que atento… devuélvele el saludo cuando lo veas.

-Claro.

Los dos recién llegados volvieron a poner cara de "no entiendo nada", recibiendo como respuesta la misma cara de antes por parte de Pilar y Paco.

Mientras bajaban la escalera, pudieron ver un reloj de pared que hizo abrir mucho los ojos a Pilar.

-¡No puede ser! Dime que ese reloj no está en hora.

-Si lo está Pilar. –Contesto la nueva combo. –Son las siete y diez.

-¿Cuál es el apuro? –Quiso saber Azul.

-Pues… que tengo una cita. –Comento sonriendo forzadamente con los ojos cerrados. –Raimundo me invito a cenar.

-Entonces me imagino que no vendrás a terminar el picnic ¿Cierto?

-No.- comento bajando la cabeza, decepcionada ante el comentario de Serio.

-No hay problema, podemos repetirlo pronto.- la consoló Azul.

-¡De acuerdo! –Exclamo animada. –Pero ahora… me tengo que ir.

Los cinco salieron a la calle donde Pilar salió disparada en dirección a su casa para limpiarse unas manchas de grasa que tenía en el pelo por culpa del divino.

-Bien, ustedes si vendrán a terminar la comida. ¿No?

-Por supuesto. –Respondió Azul. –Tengo hambre.

-Ehhh… no. No cuenten con migo. –Dijo Paco.

-Ya tengo planes. –Agrego la más nueva.

-¿De verdad?

-Sí, Azul. Serena me invito a comer en su casa.

Serena asintió con la cabeza.

-Entonces, creo que seremos solo tú y yo. –Se dirigió a Azul.

-De acuerdo. Amenos que te moleste, después de todo tienes visitas en tu casa.

-¿Molestarme? ¿Acaso crees que tú podrías llegar a molestar? Por supuesto que no. –Contesto sonriendo. –Además mis padres llevaran a mi primo a la casa de unos amigos y cenaran allí. No habrá nadie a quien molestar.

-En ese caso, vallamos.

Para confirmar, se escuchó un ruidito tanto en el estómago de Azul, como en el de Serio.

-No voy a discutir con eso.

Se saludaron y empezaron a caminar cuando…

-Al parecer todos tenemos una cita hoy. –Comento Paco cruzándose de brazos.

Ambos se dieron vuelta a mirarlo sonrojados.

-De… ¿de que estas hablando? -Tartamudearon al unísono, provocando una risita en Serena, quien trataba de disimularla. Paco rodo los ojos riéndose.

Los dos se voltearon y echaron a correr, provocando más risas en sus dos amigos. Ellos las ignoraron (P: …pero ninguno de los cuatro se dio cuenta que ignoraban algo más que unas bromitas pesadas…)

-Sigan riendo, Combo Niños…-Dijo de forma lenta, pausada y profunda Negativo, quien los observaba a la distancia entra las sombras.-Sigan riendo… les aseguro, que dentro de poco, ya no tendrán nada por lo cual reír, ni voluntad para hacerlo…

(P: Continuara…)

(¿Y?, ¿Qué opinas?) (P: Me parece que este capítulo es tu mejor obra hasta ahora.) (Más vale que lo sea, son unas cinco mil palabras, casi quince páginas de Word…) (P: Después de las casi treinta paginas para el trabajo de sociología, ya estas acostumbrada a escribir laaargos trabajos… esto no es tanto trabajo como antes.) (Es cierto, es cierto… pero igualmente me esforcé lo más posible para hacer algo que valiera la pena. Espero que les guste. Porfa, dejen un review, si quieren pueden dejar dos o tres… ja, ja :P)

(P: Dtb)

Suerte;)