nota: para mantener el margen de la legalidad he de decir que Trinity Blood no me pertenece.

- me vaso en la historia "del anime" pero una o dos cosas me ayudaré del manga.

si me animé a hacer esto es porque casi no hay historias en español. Es mi primer fic así q les agradecería uno que otro review. n.n

Prólogo

Corríamos. La distancia había sido corta pero a velocidad ya se me había ido el aliento. Por fin paramos, habíamos llegado al puerto.

- Padre Abel, súbala ahí.- dije señalando una de las naves del angar.

Él corrió y subió. Inmediatamente me acerque al computador para acomodar y programar la nave en el tubo de eyección.

- Ion, tú también ya sube.- le incite ya que no se había movido de mi lado.

- No iré mientras no nos acompañes.

- No Ion- dije. Termine en ese instante de programar la lanzadera. Cogí su mano y jalé hasta la puerta de la nave-. Ion, yo no iré, no puedo. Por mi pueblo…

- Entonces yo también me quedo.- coloque un dedo sobre sus labios para callarlo.

Puse las manos a ambos lados de su cara y me acerque hasta tocar sus labios con los míos, él me devolvió el gesto. Aunque me moría por quedarme así, me forcé a separarnos.

- Tienes que irte- dije-, debes cuidar a Mirka- Sólo eso basto para cambiar su semblante decidido a uno que mostraba dolor, sabía que le dolía dejarme, pero también mostraba entendimiento. Había algo más importante que yo ahora-. Te amo.- susurre.

- Sigue encantándome escucharte decirlo.- me sonrió. Le devolví la sonrisa.

- Ya no hay tiempo. Ve.- Ion entro, cerré la compuerta, y a los momentos la nave salió tan rápido que la perdí de vista.

- Lograr que el embajador de Itsvan escapara y usted no- dijo una irónica voz de mujer tras de mí a la que me volví a ver-. Que movimiento tan estúpido, su majestad.