Celos

Los celos nunca son buenos, en especial cuando nacen de malentendidos y tu prometido es un hombre solicitado.

LO SIENTOOO SOY LO PEOR! 8 MESES SIN ACTUALIZARLO =( pasaron muchas cosas en 8 meses y tenía esto casi listo ...bueno este capi... y era sólo la edición. Aun asi se que no hay perdón...acepto linchamientos a la antigua (con fuego, escobas y rastrillos) si no, no vale jaja.

lean, espero que lo disfruten...es cortito el capi dos pero peor es nada.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

-¿Qué le digo ahora? - se preguntaba el pelinegro mientras miraba el pomo de la puerta de madera de la habitación real - no es que Sara y yo tengamos algo, o Wolf y yo tengamos algo. Más bien es amistad… no creo que sea justo que me haga esas escenas, además, Sara también es hombre, ¡y a mi no me gustan de esos! - eso debía bastar para convencer a su cabeza de que ni Wolf ni Sara tenían algún atractivo. Levantó su brazo en señal de silenciosa victoria, fallando de paso en no llamar la atención de los guardias que miraban las contrariadas y ahora felices expresiones de su Maou.

Terminando su autoconvencimiento Yuuri abrió la puerta de su habitación y entró con la cabeza en alto.


Beries! - dijo Sara entrando alegremente a su cuarto - no sabes que pasó hoy - dijo regalándole una hermosa sonrisa al mayor.

Digame Su Majestad…- respondió el peliverde mientras ya su mente pensaba que clase de cosas podría poner feliz al adolescente.

Besé a Yuuri y su prometido nos vio - respondió acomodando su pelo en un moño. Había resaltado la palabra "vio" sonriendo al final y recordando la expresión de su rubio contrincante.

Ah… eso - Beries no estaba de acuerdo con los retorcidos planes de su sobrino, pero tampoco podía abandonarlo. Había jurado para sí mismo protegerlo y seguirlo siempre.

¿Que no te pones feliz por mi? - respondió Sara mientras miraba hacia atrás y con ojos más preocupados.

Si me alegro, pero no me gustaría que el Maou jugara con sus sentimientos Majestad - dijo ya más serio y preocupado.

Ah…de eso no te preocupes - repuso nuevamente alegre mientras se cambiaba de ropa - el respondió a mi beso, así que creo que también le gusto.


Yuuri entro al oscuro lugar pensando que el rubio tormento ya estaba dormido. Se pasó la mano por la frente un poco más aliviado de pensar que esa noche por lo menos dormiría, la mañana, eso sería otra historia.

Prendió una de las velas a su lado de la cama y alumbró hacia el lado del rubio para notar que la cama estaba hecha y que no había ni rubio ni posibilidad de pataleta.

¿Wolf? - llamo el moreno un poco más preocupado - y si se fue a sus tierras? - fue lo que primero pasó por su mente - no eso no podría ser. ¿Wolf estás aquí? - preguntó más alto el moreno, recibiendo nuevamente por respuesta el silencio.

Un poco más preocupado que antes salió al pasillo en búsqueda del rubio. Su rostro denotaba gran preocupación y sus rápidos y fuertes pasos lo único que lograron fue llamar la atención de los guardias que a esa hora hacían sus rondas.

Conrad escuchó la voz de Yuuri llamando a su hermanito y no pudo evitar preocuparse un poco. Ahora que lo pensaba mejor no lo había visto en casi todo el día y por la necesidad del moreno de encontrarlo, nada bueno había pasado entre esos dos.

El castaño salió rápidamente al pasillo, encontrando a su ahijado justo con su mano empuñada llegando a la puerta de madera.

Heika…- dijo en tono preocupado al ver el rostro del menor

Conrad…no encuentro a Wolf - dijo un poco apenado - hoy pasó algo y el lo malentendió todo y ahora no lo he visto. El que Yuuri no lo corrigiera con la frase típica del nombre le preocupó más, el malentendido debió ser grande cómo para que su ahijado tuviera la cabeza en otro lado y no se preocupara de ese detalle como era usual.

Mmm… ¿celos de mi hermano? - preguntó ahora reconciderando como era la personalidad de su hermano, lo que lo dejó un poco más tranquilo.

Ehh..sí, algo así…-respondió el otro rascándose la cabeza y sonrojándose un poco al recordar el porqué de los celos del rubio.

Creo que tengo una idea de donde puede estar…- dijo ahora ya con la tranquilidad de siempre y una pequeña sonrisa adornando su amigable rostro - Heika, sígame.

Yuuri caminó por los pasillos preguntándose por qué el mayor se veía tan tranquilo y hacia donde lo llevaba.


Mientras tanto, una madre miraba con preocupación la puerta de madera de su armario, de donde salían unos suaves ronquidos.


La puerta sonó suavemente, avisando la llegada de alguien esperado. Chery se levantó de su cama , cubrió su cuerpo con una bata de seda blanca y se dirigió tranquila a abrir la puerta.

Conrad, Heika, adelante por favor - dijo mientras se apartaba de la puerta para dejarlos pasar.

Madre, esta Wolf aquí ¿cierto? - Conrad miró a todos lados de la habitación buscando al rubio pero sin encontrarlo.

Sí, todavía no cambia de costumbres - respondió mientras sus ojos se dirigían con ternura hacia el armario - igual a cuando tenía 15 mi pequeño…- juntó las manos al centro y las apretó contra su pecho. Su rostro expresaba un amor maternal que Yuuri no veía muy seguido en la ex Maou.

Ok, Yuuri comprendía la diferencia del paso del tiempo entre la Tierra y Shin Makoku, pero aún así le resultaba rarísimo como sonaba eso de esconderse en un closet a los 15 años.

S-si abro la puerta…él… ¿muerde? - preguntó nervioso el Heika, esperando que alguien le respondiera si estaba dentro como un animal rabioso enjaulado, esperando que alguien abriera la puerta para atacar directo al cuello y matar a su presa.

Ja ja ja ja ja ja - rio estruendosamente Chery - mi Wolfi no es un animal Heika, es usted muy divertido.

Wolf usualmente después de esconderse aquí se quedaba dormido, al principio cuando era pequeño pasábamos la noche completa buscándolo - le explicó Conrad - y después de un tiempo nuestra madre se dio cuenta que se escondía ahí entre sus cosas.

Chery se acercó a la puerta y la abrió con suavidad (claro después de reír como loca se pone delicada), su rostro se llenó de ternura al ver a su pequeño. Yuuri, curioso, se acercó a mirar que hacía que Chery y Conrad pusieran la misma cara de babosos que su hermano cuando recordaba su infancia. Vio a su prometido, y esa imagen realmente valía mas que mil palabras y justificaba las caras.

El rubio se encontraba sentado, con la espalda apoyada en la pared del armario, abrazando sus rodillas, su cabeza reposando de lado sobre estas y con sus labios entre abiertos, su pelo esta desordenado y sus mejillas se veían un poco mas rosadas, destacando las marcas ya secas de las lágrimas. Realmente Wolf era hermoso.

Conrad apartó a Yuuri del armario y se agachó para tomar en brazos a su dormido y pequeño (y tierno y apretujable… según su visión) hermanito. Ya en sus brazos Conrad llevó a su hermano a su antiguo dormitorio. Yuuri los acompañó, pero decidió salir cuando Conrad aflojó las ropas del rubio para meterlo a la cama. El moreno, con un evidente sonrojo, tosió incomodo y se excusó con que ya era tarde y mañana tenía que salir con Sara, saliendo disparado del dormitorio del rubio.


La mañana llegó rápidamente, y con eso algunos problemas naturales del día.

Madre! Donde está Yuuri - apareció por la puerta del comedor el rubio, estaba vestido con su ahora muy arrugado traje azul, su pelo estaba aún mas desordenado y fregaba sus ojos todavía tratando de quitarse el sueño.

Hijo, se un ejemplo para Greta y ve a peinarte y lavarte la cara - decía Chery mientras miraba como Greta se reía de la pinta del rubio. Chery no pudo evitar reir también al ver a su hijo convertido en un total desastre. Al parecer el Maou afectaba tanto a su pequeño como para hacerlo olvidar el cuidar su imagen.

Wolf salió apenado del comedor y se dirigió a la habitación real en busca de una muda de ropa y un buen baño. No comprendía porqué su madre se reía de él de esa forma y no tomaba en serio la terrible situación por la que pasaba.


hasta aquí espero que disfruten el capi =)

no pasa mucho pero pasará =)