Hola, después de como mil años de ausencia, regreso a escribir historias... y es que hoy leyendo unas (por que si he estado leyendo mucho) me ha dado un ataque de creatividad y está es la segunda historia que escribo, es un UA de Horo y Len, en ella son estudiantes de preparatoria, y Len sufre una enfermedad mental que aun no lo crean es bastante común, bueno espero la disfruten.

Los personajes no son mios, solo los he utilizado para esta historia de la cual no he sacado, ni sacare ningún tipo de provecho más que divertirme, para todos aquellos que con el resumen y estas notas aun no lo descubren es una historia de corte gay, yaoi, homosexual, como quieran decirle, por lo que están advertidos.

Ahora sin más preámbulo la historia =)


CONTACTO

Soy Len Tao y tengo más de 10 años con Afenfosfobia, una condición que me impide acercarme a las personas, tengo miedo a que me toquen, o mejor dicho me molesta, no deseo sentirles. No soporto ningún tipo de contacto, evito toda situación en la cual tenga que llegar a tocar a otra persona o que otra persona me toque. Ya no utilizó el trasporte público, prefiero caminar o pagar un taxi, he aprendido a esquivar a las personas y a estar atento para no ser tocado por sorpresa, esto me hace solitario y que la gente se aleje de mi.

Mi psiquiatra dice que se debe a que no deseo entablar nuevas relaciones y lazos emocionales tras la trágica muerte de mis padres, por eso desde hace 8 años tomo diariamente 3 pastillas diferentes, una antipsicótico, un ansiolítico y un antidepresivo, pero yo no veo mejor a alguna, cierto ya no me enojo explosivamente cuando me tocan, pero aun me molesta, aun lo evito a toda costa.

En la escuela al principio me molestaban, me miraban raro, ahora han aprendido que no deben tocarme, que no deben acercarse, ahora me dejan ser. Se que hablan a mis espaldas, se que murmuran y me miran como a un bicho raro, se que creen que estoy loco, y si preguntan no dudo en confirmarlo, les digo que estoy medicado, que voy al psiquiatra, que incluso una vez estuve internado, me gusta que tengan miedo, me gusta ver sus rostro de repulsión, así ya no se acercan, así solo se alejan y ya no intentan tocarme.

Una mañana llegó él, con su sonrisa encantadora, sus ojos grises, su cabello alborotado de color azul, me miro en cuanto entró al salón, me miro a mis ojos dorados, me sonrió. Era un estudiante de nuevo ingreso, venía del norte, y pronto los compañeros lo aceptaron, era atractivo, un buen deportista, simpático, simplemente encantador, todos lo saludaron y al poco tiempo era el más popular.

-tú nunca te has presentado conmigo

Estaba frente a mi pupitre, en el cual estaba tranquilamente leyendo mientras los demás jugaban en los jardines o las canchas en la hora de descanso, estábamos solos en el salón.

-¿disculpa?

Cuestione, para este momento ya debería conocer mi historia, ya deber a saber que no toco a nadie, que nadie me toca, que soy solitario y totalmente retraído social, un ermitaño.

-Soy Horokeu Usui, pero todos me dicen Horo-Horo

Es apodo me causo gracia cuando lo escuche, y no pude evitar sonreír, él me miraba cuestionante, ¡claro! que modales los mios.

-Soy Len tao

Dije lo más seco posible con la esperanza que desistiera y se alejara, pero el aun sonreía, y extendió su mano hacia mi, mi primer impulso fue hacerme para atrás aterrado por la posibilidad de que me tocara, quería saludarme, quería tocarme.

-¿qué pasa?

Cuestionó mirándome fijamente, en verdad no se había enterado de mi locura, de que no me gusta que me toquen, de que no soporto el contacto humano.

-yo... yo...

Tartamudee mientras fijaba mis ojos en esa mano frente a mi, me llenaba de miedo, pero él seguía sonriendome, mire su sonrisa de perlados dientes, mire sus ojos grises, sentí la calidez que emanaba de su cuerpo.

-no pasa nada

Dijo con un tono suave y como un pequeño pajarillo asustado mire su mano menos aterrado, extendí la mía mientras cerraba los ojos y en un segundo él la tomaba, podía sentir el calor de su cuerpo en la piel de mi palma.

-bien hecho

Dijo lentamente, yo abrí los ojos y mire como me tomaba gentilmente de la mano.

-vez no es tan terrible

Sonreí nerviosamente, y al soltarnos lo vi alejarse hacia la puerta.

-iremos trabajando en el contacto, hasta que puedas besarme

Dijo sonriente, yo me saque de onda ante esa confesión, pero estaba tan impresionado de haber tocado a otra persona, que se me olvido por completo, solo me perdí viendo como salía del salón.


Ok, hasta ahí he llegado, aun no me decido si es un Oneshot, o habrá continuación, así que no les prometo nada, espero sus comentarios y que tengan un hermoso día.

Atte. Rail-Tezca