Hola ;), ¡Es genial estar de vuelta! Pues bueno para regresar decidí hacerlo con una historia que fuera fácil y divertida de escribir y de leer, y esta seria la primera historia de south park que he escrito, la mayoria se las he dedicado a Ranma pero ya no me gusta tanto como antes; en cambio estos 5 chamacos mal hablados me hacen reir muchísimo. Esta historia tiene el estilo del sitio "woke up gay" en el que el personaje principal de la trama (por ejemplo nightcrawler de x men) se despierta gay sin razón aparente.

Esta historia es irreal y grosera, las voces celebres son pobres imitaciones (y probablemente solo se encuentren en tu imaginación) y debido a su contenido nadie lo debe leer, pero ya que estas aquí pásate un buen rato.

South Park es propiedad de Trey Parker y Matt Stone.


Era muy temprano por la mañana cuando el despertador de Terrance y Philip sonó, despertando al pequeño Stan Marsh, este se estiro y paso su manos por su despeinado cabello negro antes de levantarse y abrir sus ojitos, se asomo por la ventana; el día era muy bonito, el sol brillaba, no había ni una sola nube en el cielo, los pajaritos cantaban, etc. Eso lo hizo sonreír mucho y se vistió como siempre, colocándose al ultimo su gorro azul con el pompón rojo, bajo a desayunar, comió cereal de chocolate con jugo de naranja y pan tostado; como siempre Shelly le grito mojón por cualquier cosa y su abuelo le decía a Billy que lo matara, pero le dio igual, el día estaba demasiado lindo.

Se despidió y salió de su casa, iba dando pequeños saltitos muy alegremente, no recordaba haber despertado nunca tan de buenas, casi podría haberse soltado a cantar, le pareció algo extraño pero no le dio importancia; hasta que llego a la parada del autobús. Ahí ya se encontraba Kenny, quien estaba jugando con su PSP.

-Hola Stan- dijo distraído Kenny y su voz sonó muy dulce y clara en los oídos de Stan

-Hola Kenny- respondió y volteo a verlo algo extrañado, nunca se escuchaba la voz del rubio tan clara además ese día Kenny lucia muchísimo mejor que lo hacía normalmente, pare empezar no traía puesta la capucha de su chamarra naranja en su cabeza y eso dejaba ver su lindo y sucio cabello rubio; tenia la piel blanca como el marfil y lisita como la seda, algunas pecas en sus mejillas rosadas, y unos ojitos azules y profundos.

Stan se volteo rápido, al momento de pensar aquello su corazón empezó a latir mucho mas fuerte ¿Qué carajo fue eso?

-¡Si pendejo!, muere- le grito Kenny al PSP señalando la pantalla son su dedo y sonrió, ese gesto volvió a hipnotizar a Stan, pero sacudió su cabeza intentando espantarse los pensamientos extraños.

-¿Kenny…po…porque no tienes puesta la capucha?- pregunto Stan un poco nervioso al recuperar la compostura.

-Esta rota-contesto él y señalo su capucha, parecía como si alguien la hubiera mordido.

-¡Maldita sea! Tanto correr para que el autobús aun no esté aquí- se quejo Eric Cartman quien llego corriendo y mordisqueando una dona de chocolate- Ni siquiera pude desayunar-

-Hola gordo- lo saludo Kenny, Stan solo miraba en dirección a Kenny, muy fijamente; Cartman lo noto y le hizo señas a Stan con la mano que tenia la dona -¿y a este que le pasa?-pregunto. Eso logro llamar la atención de Kenny y pauso su juego.

-¿Stan?-pregunto el rubio, cuando de repente al aludido le empezaron a dar nauseas y entonces sin quererlo y sin poder hacer algo al respecto, el pobrecito vomito en el suelo.

-¡Asco!-grito Kenny

-¡Carajo! Stan estoy comiendo-le grito Cartman

-¿Te sientes mal Stan?- le pregunto Kenny poniéndole una mano en el hombro.

El chico del gorro azul negó con la cabeza –Creo que desayune demasiado- Entonces el autobús llego y los 3 niños se subieron, Cartman se sentó solo en uno de los asientos del frente, porque aun quería comerse la dona y las guacareadas de Stan le daban mucho asco; Kenny se sentó junto con Stan en uno de los asientos de atrás y abrió una de las ventanas, para que el aire le quitara los mareos a su amigo, aun así continuo jugando con su PSP.

Al llegar a la escuela Kenny corrió a su casillero y saco una bufanda café con la que se enredo la cabeza porque tenía mucho frio. Y todos se dirigieron al salón

-Bueno chicos- dijo el Sr Garrison al llegar – Anoche pase tremenda borrachera, así que hoy veremos algunos documentales – tenía el carrito con el televisor y algunos DVD- Estaré durmiendo un poco, que a nadie se le ocurra hacer ruido, porque sin importar si es niño o niña, le pateare el culo- finalizo. Y comenzó un aburrido documental acerca de drogas y como no usarlas al que nadie ponía atención, estaba tan aburrido y provoco que Stan volteara hacia atrás "¡Maldita sea!, ¿porque Kenny se sienta atrás?" pensó, Kenny tenia mal envuelta su cabeza en la bufanda, por lo que algunos mechones güeros se asomaban, estaba muy entretenido leyendo una revista de NASCAR, como para notar la mirada de Stan. El pelinegro volteo de nuevo al frente, no quería que Kenny se diera cuenta que lo observaba y recorrió con su mirada a la clase aburrida; Tuker hablaba con Craig, Bebe y Wendy se pasaban notitas…Se quedo mirando fijamente por un rato a Wendy, era linda sí, pero no espectacular como otros días de hecho Tweek y Butters que se aventaban ligas uno al otro lucían mas lindos que ella "¿Qué coño, como que lindos?", pero bueno siguió observando a la clase, Cartman molestaba a Jimmy y Kyle…un momento, ¡no está Kyle!, no había notado su ausencia por estar viendo a Kenny y a Wendy, pero el espacio libre que dejaba el pelirrojo, le dejo a Stan ver perfectamente a Clyde, quien como siempre estaba recargando la cabeza en el pupitre bien dormido.

-¡Ay Waw!- dijo Stan para sí, Clyde parecía un angelito dormido, tenía entre abierta su boca, sus labios eran un poco carnosos y rosados, y además se le veían todas y cada una de sus largas pestañas color chocolate, "¡Carajo! ¿Otras vez?" pensó su corazón volvía a latir con fuerza "Sin embargo, las pestañas de Kenny son gruesas y rizadas". -¡Ahhhh!- grito aterrorizado - ¡No lo soporto más!- y se levanto corriendo.

-¿Qué se callen? ¡Maldición!- grito el Sr Garrison

-A n…n…nadie le gu…gusta esa mi..mi…mierda, señor- dijo Jimmy y fue lo último que alcanzo a escuchar Stan.

Llego al baño, se quito la gorra y se mojo la cabeza; el agua estaba helada, pero creyó que eso le aclararía la mente, veía a Kenny y a Clyde a diario, también a Wendy y por lo general ver a Wendy le producía mucho entusiasmo, no como hoy ¿Qué los hacía diferentes ahora? –Piensa Marsh, piensa- se dijo apretando los ojos; el día anterior no había pasado absolutamente nada raro, bueno Kyle estornudaba mucho, recordó haberse ido a dormir y haberse despertado muy, pero muy alegre. Saco su celular y examino una foto de Wendy, la recordaba no solo linda, sino muy bonita ¿Por qué ya no?, recorrió las fotos y encontró una que le tomo a Clyde durante la guerra de comida, porque al final 2 pedazos de lechuga le quedaron en la cabeza y parecía tener enormes cuernos; eso lo hizo reír, pero también hizo que su mirada se clavara en sus ojos color almendra, esos soñadores ojos color almendra.

-¡Demonios! No- y cerro el celular, después se jalo el pelo con desesperación. No podía creer lo que le había pasado, necesitaba contárselo a alguien, alguien más sabio, pero el Sr. Mackey era un idiota y solo diría "OK" y tal vez lo mandaría a despejarse a su casa, el Sr. Garrison estaba crudo o drogado o algo así y cualquiera de los otros chicos se burlaría de él, no él quería hablar con alguien como –Kyle, claro porque no se me ocurrió antes- era una suerte que no estuviera porque así no podría ver ninguno de sus gestos ni las expresiones en su cara, así que marco su número.

El teléfono sonó en la casa de Kyle y este estaba tirado en la cama, junto con un montón de medicina, Vaporub y kleenex; su mama había salido al mercado, iba a tener que contestar, el pelirrojo se levanto con toda la hueva del universo y tuvo que bajar a la sala.

-¿Buedo?- Pregunto constipado - ¿Quién es?, Holaaaa-

Stan se quedo congelado, el corazón le daba tremendo vuelco, la voz de Kyle se oía tan, pero tan sexy

-¿Hola?- volvió a preguntar Kyle –ya voy a colgad-

-No espera- se apresuro Stan- Hola Kyle ¿Por qué no viniste a la escuela?-

-Oh, hola Stan- contesto Kyle- estoy buriendo de gdipa- y se sonó la nariz

-Que bueno- dijo Stan distraído- Dime una cosa Kyle, ¿alguna vez has escuchado que alguien, se duerma de manera normal y al día siguiente, se despierte…gay?- la pregunta le sonó bastante idiota con tan solo pensarla pero fue lo mejor que se le ocurrió.

-Pod favod dime que esto no tiene que ve con Cadtman- dijo Kyle agarrando un kleenex

-No- dijo Stan- Es que el Sr. Garrison nos comento sobre una leyenda urbana y nos pidió que investigáramos- mintió Stan

-Do-dijo Kyle

-¿Podrías investigar en internet?- pidió Stan- supongo que tienes tu maquina cerca.

-Do cdeo Stan- dijo Kyle y se tallo los ojos, tenía mucho sueño.

-¡Por favor!- suplico Stan

-Do Stan be siento buy bal- reclamo Kyle- bas tadde – y estornudo.

-Pero Kyle…-empezó el pelinegro

-Adiós Stan- se despidió Kyle y colgó.

Stan se regreso al salón.

Durante el almuerzo evito a todo costa mirar de frente a Kenny o a Clyde, se intento enfocar en las mesas del comedor, los ingredientes del DR pepper que estaba bebiendo, Cartman hablando del nuevo videojuego que quería comprarse, etc. Pero no podía evitar lanzar una mirada de reojo a Kenny y su sándwich de pan, y vaya si que fue un alivio cuando todos terminaron su almuerzo y salieron a jugar al patio.

En el patio ocurría lo mismo de siempre, había chicos jugando futbol, básquet bol, niñas leyendo una revista de chicos guapos, pero sus amigos había entrado en una estúpida pelea sobre quien debía ser el ninja más poderoso ese día.

-De acuerdo- comenzó Cartman- Yo seré el líder ninja, tengo más de 4mil superpoderes y ellos serán mis asistentes- dijo señalando a Butters, Kenny y Stan

-Eso no es justo culón- Se quejo Craig – ¿Porque tú siempre tienes 4 mil poderes?

-Por qué soy muy chingon- dijo Cartman

-Esas son mamadas- se quejo Kenny cansado de tanta cháchara - Hemos jugado a los ninjas toda la semana, ya me aburrí- y se alejo

-Si yo también- dijo Toker – ven Kenny vamos a los juegos o algo, además jugar a los ninjas es estúpido-

-Maricas- grito Cartman

Los demás chicos siguieron peleando con Cartman, pero llegaron Bebe y Wendy

-¿Hey nos podemos unir?-dijo Bebe

-También queremos ser ninjas- dijo Wendy

-olvídenlo- dijo Craig- los ninjas no eran mujeres. Al llegar a ese punto Stan se fue no quería ver a Wendy, mas bien no quería estar con ella y no sabía muy bien la razón, entonces siguió a Toker y Kenny quienes se iban a subir a la resbaladilla, Kenny iba el primero y empezó a subir la escalera, cuando Toker iba a empezar a subir Stan se metió.

-¡Hey! Se supone que seguía yo- reclamo Toker pero Stan subió rápidamente para interceptar a Kenny antes de que se lanzara, cuando lo tuvo lo suficientemente cerca le jalo la bufanda, provocando que esta se le desenredara de la cabeza, ¡Ay sus hermosos ojos azules!

-¿Por qué hiciste eso?- pregunto Kenny

-Porque…porque- empezó Stan, nervioso- la..la última vez se enredo la bufanda y eso por poco te estrangula-

El rubio lo volteo a ver, la bufanda lo había estrangulado de verdad y como siempre Stan grito ¡oh dios mío! Mataron a Kenny, y Kyle ¡hijos de puta!, pero le sorprendió que Stan tuviera un vago recuerdo del incidente, al que él ya no le daba importancia- Ok gracias- dijo sonriendo.

-Bájate idiota, quiero subir- exclamo Toker desde abajo

Stan se bajo y se puso a un lado para ver a Kenny deslizarse, se le revolvió el cabello con el aire

-Yuju- grito Kenny al bajar y jalo a Stan- Ven vamos a los columpios, nos lanzaremos a ver quien llega más lejos- y lo tomo de la mano. Eso provoco que el pelinegro vomitara de nuevo.

El hermoso día pasaba con normalidad al menos para los demás chicos, al terminar las clases Kenny, Stan, Cartman y Butters se dirigieron a casa de Kyle, para ver cómo estaba o si necesitaba algo.

La mama de Kyle los dejo pasar pero les pidió que fueran breves porque este necesitaba descansar

Los 4 chicos subieron y entraron al cuarto donde Kyle estaba recostado en su cama

-Hola Kyle- saludo Butters contento – ¿Cómo te sientes?-

-Buy Bal- contesto, pero se alegraba de que ellos estuvieran ahí

-Ya lo ven- dijo Cartman- el marica no se está muriendo, ya vámonos-

-No culo gordo- dijo Kenny y saco la PSP de su mochila- toma- se la ofreció a Kyle- por si quieres distraerte, tu mama nos dijo que estarías muchos tiempo en cama-

-gdacias Kenny- dijo Kyle bizqueando un poco y estornudo con fuerza.

Stan de nuevo estaba idiotizado, a pesar de lo pálido y mocoso que estaba Kyle, era tan bonito y más porque se veía frágil e indefenso.

-¿Pasa algo malo Stan?- pregunto Butters

-Ha estado así todo el día- le comento Kenny a Kyle

Stan seguía sin decir nada

- oh, ya entiendo, te preocupa tanto que tu novio judío este enfermo que hasta te has quedado sin palabras- dijo Cartman

-Cállate baldito goddo- exigió Kyle-Qué pod ciedto, ¿Qué les dijo el Sr. Gaddison de la leyenda?

-¿Cuál leyenda?- pregunto Butters

-Acedca del tipo que se acostó y que al día siguiente amaneció gay-dijo Kyle

Cartman se soltó a reír como loco, al igual que Kenny –Pero Stan había dicho…-siguió Kyle

Stan se sonrojo, y apretó los puños, de nuevo le dieron nauseas, así que intento cubrirse la boca con las manos, pero vomito fuertemente de todos modos.

-Parece que Kyle no es el único enfermo- dijo Butters

-Aaaaah, ni creas que me quedare aquí a que me pegues tus jodidos gérmenes- grito Cartman- yo me voy para mi casa- dijo moviendo sus manos y sus dedos como siempre lo hacía.

-¿Stan porque no te vas a tu casa a descansar?- pregunto Butters-¿Si quieres te acompaño?-

El chico del gorro azul negó con la cabeza

-Si Stan- dijo Kenny- tal vez te sientas mejor, no quiero que mañana solo estemos Butters y yo soportando al marrano, será una carga muy pesada para los 2- Yo de todos modos pensaba irme en un ratito mas-

A Stan no le quedo más remedio que irse a su casa.