A fin de cuentas no lo publiqué ayer, pero no importa -espero- c:

Muchas gracias a TODOS los que han dejado Review desde el inicio. Quiero decir, ¡90 Reviews! Nunca pensé que llegaría a una cifra tan alta. Graaaciaaas~! :D


Gwen nunca pensó que llegaría a ser tan cliché.

De pequeña siempre se reía de las chicas que andaban vestidas de rosa, con un cuento de hadas en mente, musitando estupideces acerca de su príncipe azul. Bien, tal vez le gustaba la idea un poco, pero si nadie lo sabía no contaba.

Como sea, ella se jactaba de no creer en cuentos de hadas, pero ahora admite con cierta ironía que su vida se parece a uno. Tiene a Duncan, su esposo, a quien conoció en un reality show en el que eran mejores amigos. La forma en que acabaron consolidándose como pareja no fue la más ortodoxa, mucho menos la típica historia que se cuenta en las historias de fantasía. Pero él es su príncipe, después de todo.

También tiene a Daniel, su hijo. A veces sus similitudes con Duncan causan algunos problemas entre ambos, pero siempre llegan a un acuerdo. Gwen se siente muy orgullosa al verlo.

A pesar de que su vida no es perfecta, Gwen sabe que es un total cliché. Y, para ser honesta, no le molesta en lo absoluto. Gwen se siente feliz de haber pasado por todo lo que ha vivido. El drama, la angustia, la felicidad, las emociones; todo ha marcado a Gwen.

Ahora ella puede relajarse y reír de los recuerdos de su vida junto a Duncan.


Últimamente he estado haciendo a Gwen muy cliché =-=

Anyways, el último drabble! Me siento orgullosa~! De nuevo, muchas gracias :3

Dejar Review hace a un(a) escritor(a) increíblemente feliz. ¡Recuerden dejar Review!