Hello, hello, Hola!

Esta es la historia que originalmente iba a publicar para regresar a este sitio, pero primero queria probar suerte, involucra 2 de mis series favoritas, una es South Park y la otra es X men (aunque estos ultimos no vayan a aparecer mucho). En esta historia a pasado un tiempo por lo que los chicos son adolescentes de unos 17 años.

Ahh! la electricidad, todo el mundo se beneficia tanto de ella, por lo menos yo disfruto muchisimo usandola y de hecho, fue un dia que no hubo electricidad en mi colonia, el que me inspiro a escribir este capitulo, es tan desesperante no poder escuchar ni el radio, y peor aun, que el ipod se acababa de estropear, pero bueno siempre puedes leer un buen libro o algo asi, pero tener que calentar leche en la estufa? que horror! me sentia como abuela. Por eso en esta historia le di a Tweek la habilidad de manipular la electricidad, ademas Tweek es uno de mis personajes favoritos de la serie (de hecho es el 2, el primero seria Kenny) y ultimamente no le han puesto a hacer nada interesante al pobre, de verdad que me hubiera gustado verlo formar parte de "Coon y amigos".

South Park es propiedad de Matt Stone y Trey Parker, X men es propiedad de Stan Lee


"-… tenemos que grabar esto, podemos ganar otros 10mil dlls- dijo Stan dándole un golpecito a Kyle con el codo, quien solo sonrió. Acababan de ver a Cartman alejarse, iba vestido con ropas y peinado estilo rapero, mientras Kenny sufría porque no podía encender el maldito go kart, así que de nuevo jalo la cuerda, esta vez encendió pero empezó a correr muy rápido.

-¡Hay chicos ayúdenme!- grito Kenny bajo su capucha naranja -¡Chicos!-

-No lo sueltes Kenny- gritaron Stan y Kyle al mismo tiempo.

-¡Auxilio! ¡ahhh!- gritaba el pequeño intentando sujetar la cuerda con sus manitas. ¡malditos guantes café! Se le resbalaban mucho, el carrito lo arrastro entre los arbustos y las ramas le pegaron, lo arrastró por la nieve, el lodo, unas vacas y finalmente golpeo una roca, con lo que salió disparado a las vías del tren.

-¿Kenny? ¿Estás bien? Grito Kyle

El se levanto y pasando sus manos por todo su cuerpo respondió- si estoy bien- pero un instante después el tren pasó justo por encima de Kenny.

-¡oh dios mío!- grito Stan- ¡Mataron a Kenny!-

-¡Hijos de puta!- grito kyle."

-¡Noooo!- grito Kenny -¡otra vez no!- su corazón latía con mucha fuerza e intento calmar su respiración al mismo tiempo que estudiaba el lugar donde había despertado -¡Gracias a dios!- pensó; no se encontraba en su habitación de la asquerosa casita en la que vivía en South Park, estaba a salvo, en su dormitorio de Nueva York, de hecho en su lujoso dormitorio del instituto Xavier para jóvenes dotados, junto con otros 2 inútiles que también tenían superpoderes

Dos almohadas le cayeron en la cabeza

-¡otra vez!- le grito el moreno frente a el

-¡No mames, son las 2 de la mañana!- dijo un tipo escuálido al lado suyo

Kenny recogió una de las almohadas y se la aventó al chico al lado suyo muy molesto- ¡Ya cállense! Maricas llorones- y se levanto muy despacio de la cama, se puso una linda chamarra color naranja y de uno de sus tenis saco un paquete de cigarrillos, muy, muy baratos, de los cuales encendió uno y salió del dormitorio

¡Puta madre!, como odiaba tener esas pesadillas y tenía 2 muy buenas razones para hacerlo. Uno: porque dormía con un par de imbéciles insensibles. Dos: porque ya no podía volver a dormirse, así que bajo la escalera y se dirigió a la cocina.

Como siempre Tweek se encontraba viendo la tele haciendo zapping al cerrar sus ojos

-¿otra vez tienes insomnio?- le pregunto Tweek volteando a verlo

-Si, otra vez- contesto Kenny

-¿No quieres ver la tele? – pregunto el chico un poco tembloroso

-¿Eso no es demasiada presión?- pregunto Kenny sin acercarse

-No- contesto Tweek- Me gustaría tener compañía

-No, porque tu solo ves el Disney o el Discovery cannel y eso es tan gay- dijo Kenny sacando el humo de su cigarrillo y siguió caminando, el rubio del cabello despeinado lo siguió, instantáneamente la televisión y la luz de la sala se apagaron, y la del pasillo se prendió sin que Kenny apretara el interruptor. Al llegar a la cocina ocurrió lo mismo ¡Bamf! El pasillo quedo a oscuras y la luz de la cocina se encendió, Tweek era como una gran lámpara, Kenny se volteo y le dijo al otro chico, -Por lo menos eres útil- dijo y estiro su mano a uno de los estantes que tenia más cerca, saco del mismo azúcar impalpable y una bolsa con fino y delicioso polvo de café colombiano.

A Tweek le brillaron mucho sus ojos -¿Vas a hacer café?- le pregunto

-Si- contesto Kenny- Como no podre volver a dormirme, por lo menos no quiero tener sueño en todo el día-

-¿Me das?- le dijo Tweek

-El pelón te prohibió tomar café- dijo Kenny

-También te prohibió fumar- contesto Tweek

Kenny abrió la bolsa y le puso el filtro a la cafetera – si yo no digo nada tú tampoco-

-De acuerdo- dijo Tweek quien con muchas ansias y con mucho gusto se encargo de encender la cafetera con solo parpadear, se hicieron un par de expresos bien cargados. Kenny se levanto y se dirigió a la escalera, no es que le molestara estar con Tweek (quien ahora sonreía un poco maniáticamente mientras observaba el "tesoro" que guardaba su taza), pero quería estar solo., subió hasta el techo, cada que necesitaba pensar se subía al techo y se sentaba justo en el borde, le gustaba observar el suelo muy lejos de sus pies y como lo golpeaba el aire frio, pero sobre todo le gustaba la idea de que si caía al suelo, aun si se partía el cráneo en 2 a la mañana siguiente, estaría como nuevo. No pasarían más de 5 minutos de profunda divagación cuando Logan apareció

-¿Por qué demonios le diste café a Tweek?-le reclamo Logan- mira lo que acabas de hacer- le dijo y lo inclino para que observara bien el piso, se podía notar como las luces de varios cuartos se encendían y se apagaban al mismo tiempo o sin patrón definido- La tele se prendió, la secadora en el cuarto de las chicas se prendió, el microondas y hasta el elevador está subiendo y bajando como loco, nos tienen despiertos a todos.- finalizo malhumorado

-Lo siento, quería que me dejara en paz- dijo Kenny

-Además, tus compañeros fueron a decirme que es la 4ª vez en la semana que despiertas a los 2-

-¡Ay pendejos!- se quejo Kenny, aventó la colilla de su cigarrillo hacia abajo, para poder verla desaparecer, lo cual no consiguió porque las luces seguían parpadeando, se prendió otro cigarrillo- como si lanzar laser por los ojos y quemar cosas con las manos los hiciera útiles- dejo enojado

-A Xavier no le gusta que fumes- dijo logan y se acerco a el

-El pelón me puede chupar las bolas- dijo Kenny con indiferencia- como si el cáncer me fuera a matar, además ustedes tiraron todo mi alcohol y mis yerbas, esto es lo único que me queda-

Logan le quito el cigarrillo de la boca – deja de fumar esta porquería- le ordeno y lo aventó al suelo, pero justo después saco 2 habanos grandes de sus bolsillo y le ofreció uno a Kenny.

Kenny sonrió, tomo el cigarro y lo encendió.

-Les va a tomar un rato apagar a Tweek- empezó Logan- mientras tanto porque no me cuentas ¿Qué te molesta?-

El chico rubio saco el humo muy despacio y después de darle un sorbo al café contesto – La misma pesadilla de siempre, Stan dice "oh dios mío" y Kyle dice "hijos de puta"-

-Entiendo- dijo Logan- A veces puede ser difícil ser inmortal

-No es eso, es que…- comenzó de nuevo Kenny- No me malinterpretes, es genial vivir aquí en Nueva York, entrenar con los x- men, tirarme a rouge cada que se presenta una oportunidad, o joder a todos encendiendo a Tweek, pero.

-pero echas de menos tu casa- siguió logan- un momento- dijo después- ¿Cómo que tirarte a Rouge?

Kenny sonrió maliciosamente – no me puede matar, me encanta tocarla, aunque duela mucho y si por alguna razón muero, ella nunca lo recuerda- Logan torció los ojos.

-Las vacaciones ya están por llegar- dijo Kenny- me gustaría ir a mi pueblito, solo para ver cómo va todo, ¿Crees que el pelón me de permiso?-

-Con las calificaciones que tienes y la beca que obtuviste, no veo por qué no- contesto Logan.

-¡Genial!, me voy en la mañana- dijo Kenny levantándose

-Todavía faltan 2 semanas de clases- informo Logan

- Ya hicimos los exámenes- dijo Kenny – las clases terminan, cuando terminan los exámenes finalizo Kenny.

Por la mañana el chico se puso a empacar sus cosas, sin importar lo que Xavier o Logan hicieran se iría de todos modos, pero había otro habitante de South Park en esa mansión y fue a buscarlo, para saber si lo acompañaría, así que salió de la mansión y camino un rato por el enorme jardín, hasta llegar a una cabaña pequeña, era el sitio en el que ponían a descansar a Tweek cada vez que tenia mas "energía" que de costumbre, todo estaba construido en madera y no había nada en ella que necesitara un enchufe o pilas.

-Tweek- llamo Kenny- Tweek- dijo de nuevo y un chico despeinado apareció abriendo la puerta.

-Todo…en la mansión funciona con electricidad -dijo amargamente

-Discúlpame- dijo Kenny – Pero por eso no quieren que tomes café, aun no eres capaz de controlar del todo tu poder- y le puso una mano en los hombros- hace mucho que no piso nuestro pequeño pueblito y pues como tu tampoco-continuo- pensé que tal vez ¿te gustaría venir?-

Tweek tembló mucho y parpadeo –Pu…diera ser, sería muy agradable ver de nuevo a mis papas y a la bola de idiotas que viven ahí- sonrió ligeramente- ya tenía muchas ganas de hablar con Craig o Tucker-

-Si yo también quiero ver a Stan y Kyle- dijo Kenny y ayudo a Tweek a llenar una mochila con algo de ropa; Logan les entrego algo del dinero de la beca de Kenny, advirtiéndoles (en especial a Kenny) que no lo gastaran en viejas y alcohol porque ya no les mandaría mas.

Aunque Rouge le doblaba la edad al chico inmortal, fue a despedirse de ella muy apasionadamente, porque en verdad le tenía mucho aprecio y, tras decirle adiós al par de idiotas que dormían con él, se dirigió con su amigo al aeropuerto, a tomar el primer vuelo que los llevara a Denver.

-¿Un avión?- reclamo Tweek

-¿Quieres hacer todo el viaje en autobús?, Colorado esta tan lejos de Nueva York- indico Kenny

- El maldito avión funciona con electricidad ¿lo sabes?-dijo Tweek

-Funciona con gasolina- contesto Kenny

-No los instrumentos, idiota- siguió Tweek temblando – Eso es tan estresante ¿COMO SE TE OCURRE?- le grito – ¿que tal si se detienen las computadoras o el tren de aterrizaje? ¿O la caja negra explota?, el avión se puede ir en picada, y podría matarnos a todos ¡pendejo! -

-¡Cálmate! Ya pensé en eso- y saco un frasquito con su contenido empapo un pañuelo- solo tienes que inhalar- dijo Kenny

-¿Qué es?- pregunto Tweek.

-Éter- dijo Kenny- tal vez te ayude a dormir-

-No he dormido en toda la vida ¿crees en serio que funcione?- le dijo Tweek

-Espero- contesto Kenny

Tweek lo miro de reojo con desprecio, le arrebato el pañuelo y apretó mucho los ojos, en el interior de la mochila de Kenny se escucho un ¡CRAK! Y salió un poco de humo, Kenny entonces abrió el cierre, solo para observar que su Ipod había explotado; el rubio despeinado sonrio maliciosamente e inhalo con el pañuelo pegado a su nariz, no había dormido una solo vez en su vida así que el éter solo lo relajo, se dibujo una sonrisa boba en su linda cara y pudieron tomar el avión