Hola, hola, hola.

Feliz mes de fiestas patrias Mexico n.n!, una disculpa si me tarde, pero ultimamente he tenido mucha, pero mucha chamba, llegaron una muestras de sangre al laboratorio y fue un relajote, porque volvio a coincidir que no hubo electricidad y de hecho los monzones de verano han causado tanto estropicio que no hay agua en este momento por mis rumbos, pero bueno ya ni modo. Espero que les guste mucho este capitulo, el tono de la historia se va a poner muy dark (aunque aun no se si ya sea para el proximo capitulo o para el siguiente) y debo admitir que es bien tentador hacer un K2, pero no es el caso, sorry!, no se preocupen Stan esta a salvo, y averiguaran que fue lo que le paso en futuros capitulos.


Kyle llevaba ya un buen rato despierto, cuando decidió tomar el despertador y apagarlo, se encontraba tumbado en el piso, en una bolsa de dormir, junto con Kenny, la noche había sido muy larga y casi no había podido dormir, pero no quería interrumpir el sueño de Kenny y Tweek, su cabeza era una gran maraña de cosas, tenia tanto en que pensar que no se concentraba en ninguna en realidad; la explosión del supermercado, la alegría de haber encontrado a Kenny, la preocupación por que los 2 rubios estuvieran bien, pero sobre todo la larga conversación que habían tenido, como si el tiempo no hubiera pasado…

Kyle le explico lo mejor que pudo, en un principio eran 3 grupos los que se dedicaban a enfrentarse a los delincuentes, la policía (quienes por cierto cayeron muy rápido en un red de corrupción), los rápidos y furiosos; que era un grupo de adultos que se dedicaban a erradicar a los delincuentes por completo, no se sabía de dónde estas personas conseguían la dinamita, pero una vez que localizaban los sitios de reunión, los lugares que iban a ser asaltados o incluso las casas de los delincuentes, las volaban, sin tocarse el corazón, el fin justificaba los medios, no importaba que hubiera inocentes involucrados; ellos habían sido el grupo que funcionaba mejor y fueron ellos quienes lograron reducir a la delincuencia a un único grupo, sin embargo todo empeoro cuando EL llego, EL fue quien organizo a los delincuentes que quedaban en la eficiente organización que eran ahora, por EL fue que los rápidos y furiosos fueron aniquilados uno a uno, cada uno murió de una manera más horrible que la anterior. Al desaparecer ese grupo fue cuando "los chicos" se levantaron, estaban hartos de que toda la gente se quejara sin hacer nada, estaban hartos de no poder salir a la calle sin sentir miedo y sobre todo de que los adultos se dieran por vencido tan rápido, el grupo lo formaron Craig, Wendy, Butters y el, se dedicaban más que nada a eliminar a los de menor rango en el grupo de EL, tenían mucha información sobre la organización porque por alguna razón a EL le gustaba pensar en Butters como uno de sus confidentes, pero no podían hacer nada más porque tenían muchas limitaciones, para empezar, eran adolescentes, no tenían mucho dinero, ni un sitio de reunión, lo único era que tenían unas enormes agallas y un plan; que tal vez gracias a los 2 rubios que regresaron al pueblo, por fin se iba a llevar a cabo.

Kenny hablo muy animadamente de la escuela para "dotados" a la que asistía con Tweek, de cómo era vivir en Nueva York, de todas las veces que les había escrito y mandado mensajes sin que los respondieran; el pelirrojo fue sincero, para empezar el estaba muerto ¿no? Todos los seguidores de Cthulhu se habían suicidado y, sus padres jamás habían negado su muerte, así quien sea que fuera "Kenny McCormick" de Nueva York tal vez los estaría engañando.

Sin embargo hubo una pregunta que evito contestar todo el tiempo y que Kenny le hizo varias veces esa noche "¿Y Stan?", no sabía cómo contestarle a Kenny, no sabía si empezar con que Stan se había vuelto reservado, engreído y jodidamente violento o que los Marsh habían huido una noche sin explicación, la verdad eran tan pésima que tal vez eso le bajara el ánimo mucho a su amigo…

-¿Por qué crees que eso le bajaría el ánimo?- pregunto la voz de un chico que dormía sobre la cama al mismo tiempo que la televisión se prendió. Tweek acababa de despertar, lo curioso era que el control de la televisión se encontraba encima de esta y Tweek no se había levantado.

-Stan jamás volvió a ser el mismo- contesto Kyle con tristeza- y es todo lo que tengo que decir sobre eso-

-¿Qué ocurrió anoche?- pregunto el rubio despeinado y Kyle se incorporo, Tweek estaba sentado en la cama, aun con la manguerita del oxigeno puesta y no temblaba, jamás lo había visto tan relajado y sereno- Recuerdo…-siguió el rubio- que asaltaron el supermercado y…- se agarro la cabeza pensativo- de repente se escucho un ruido ensordecedor-

-Aja- dijo Kyle viéndolo

-Y entonces…nada…todo estaba oscuro, no se escuchaba nada, no se sentía nada; después estábamos en la escuela y la señorita Selastraga llevo manatíes para que los disecáramos- Tweek se rasco la cabeza- ¿Eso…es soñar Kyle?-

Kyle sonrió asombrado –Si Tweek, ayer te desmayaste y…-

-Y estaba durmiendo- dijo Tweek y sonrió- yo jamás había dormido, no entendía porque le gente se la podía pasar tumbada en la cama hasta las 12 del día, se siente tan, pero tan rico-

Kyle se rio con fuerza, y volteo a ver su reloj, eran casi las 6 ¡puta madre!, ya tenía que irse a la facultad –Ya debo cambiarme- le dijo a Tweek

-Ah ok- dijo el despeinado y parpadeando prendió la luz, eso sorprendió a Kyle.

-No quiero que se despierte Kenny- dijo Kyle y Tweek hizo un movimiento con su mano como si girara una perilla, la luz se volvió tenue, Kyle miro el foco fijamente y luego a Tweek –Curiosa, esa habilidad tuya-Tweek sonrió satisfecho.

Kyle se dirigió a la puerta y se salió, iba a darse una ducha, Tweek se agacho al suelo y dijo -¿Por qué no dijiste nada?-

Kenny les había dado la espalda y también ya estaba despierto –Pensé que a ti si te contaría lo que paso con Stan-

-El cerebro funciona con electricidad- dijo Tweek- de verdad que intente sacarle algo mas a Kyle, pero él es mas verbal que visual, y me cuesta más trabajo entender las palabras-

Kenny se levanto súbitamente y abrazo con fuerza a Tweek- ¡estas bien!- le dijo y le acaricio el cabello- creí que no ibas a despertar- y suspiro aliviado- Pensé en llamar a Logan o a tus padres… y tu pensando en encontrar a Stan-pero ya no pudo decir nada, las lagrimas amenazaban con salir y él no quería que el rubio despeinado lo viera llorar, Tweek sonrió, podía sentir el corazón de Kenny golpear contra su propio pecho, aunque también el suyo latía violentamente, se atrevió a sondear un poco la mente de Kenny y eso lo hizo suspirar, aunque por más que lo intento Tweek no le devolvió el abrazo.

-¿Escuchaste lo que conto anoche?- pregunto Kenny cuando pudo hablar de nuevo

-algo, creo- dijo Tweek, quien de verdad estaba preocupado por el pelinegro, después de todo Stan también había sido amigo suyo.

-Va a ser una historia larga- le dijo Kenny.

Un rato después, los 2 chicos salieron de la casa de Kyle, el pelirrojo se había salido corriendo antes, porque no llegaba a sus clases; Gerald y Sheila les habían preparado algo de comer, estaban muy contentos y asombrados, ya que se habían recuperado milagrosamente. Ahora caminaban con calma al Harbucks, Kenny disfrutaba de un cigarrillo y Tweek del mundo, todo se veía tan diferente con el solo hecho de haber podido dormir un poco, los colores eran más brillantes, las cosas tenían más textura, los sonidos eran más claros. Y la electricidad ¡Que gloria!, siempre la había sentido, pero como una mezcolanza de hilos enredados que eran jalados todos al mismo tiempo, en cambio en ese momento podía sentir individualmente cada aparato, foco o cualquier otra cosa que la utilizara, lo disfruto tanto que incluso fue capaz de seguir un hilo de energía que terminaba en un semáforo de la calle, un truco que Xavier siempre quiso que aprendiera; porque si se concentraba en un solo haz de electricidad controlaría más fácilmente su poder.

Y así caminaron un rato hasta que llegaron a la cafetería, Tweek empujo la puerta nervioso y al entrar se escucho un grito de alegría

-¿Tweek eres tú?- grito Clyde quien trabajaba en el café, los señores Tweak de inmediato se asomaron

-¡Hijo!- grito Richard y lo abrazo

-¡Mi tesoro!- dijo su madre y le dio un beso en ambas mejillas –Nos tenías preocupados, ayer dijiste que solo pasarías rápido a saludar a Token-

-Es que, pasaron cosas bien raras- dijo Tweek

Kenny sonreía un poco melancólico, estaba feliz realmente de que los padres de Tweek estuvieran a salvo, pero aun no averiguaba nada sobre los suyos, decido dejar a Tweek disfrutar su momento y se fue caminando hacia su casa, no tenía ni idea de cuánto tiempo iba a permanecer en South Park, pero la iba a arreglar un poco, al menos los suficiente para hacerla habitable; así que se dio a la ardua tarea de barrer, trapear y limpiar. Explorando las habitaciones, pudo rescatar una televisión a blanco y negro, un cojín relleno de frijolitos, un microondas algo oxidado y un colchón con los resortes salidos, lo cual era bastante aceptable para pernoctar, no encontró ni una pista sobre el paradero de Karen o sus padres y dejo para el final una recamara, con un letrero en la puerta que decía "Cuarto de Kenny, largo de aquí" pero estaba cerrada desde adentro, pateo la puerta para abrirla y noto que en su habitación nada había cambiado, aun estaba su pecera llena de muñecos y ropa interior, su poster de NASCAR y monster truck, abrió el closet y la poca ropa que había dejado ahí, aun estaba ahí, se agacho al cajón de abajo y lo abrió, había un guante café y una capa morada con un signo de interrogación verde- Mi disfraz de Mysterion- dijo en voz baja. Se asomo bajo la cama, aun se encontraba ahí su caja con viejas revistas de play boy, su psp dorada, un libro grueso y café que con letras plateadas decía "Necronomicon" y un dibujo de Butters y él en un avioncito, incluso en su recamara aun se encontraba la cortina color naranja de la cual su madre había cortado un pedazo para hacerle un abrigo un invierno antes de cumplir 8 años ¿Por qué sus padres habrían dejado todo eso? ¿Esperaban a que volviera? ¿O solo no habían podido sacarle dinero a nada de lo que se encontrara ahí?, tomo el disfraz de Mysterion y lo abrazo, la ciudad estaba más necesitada que nunca de su ayuda, tal vez sería bueno que el encapuchado regresara.

Mientras, Kyle se salto 2 clases para ir derechito a la preparatoria, ahí se encontraba charlando con Craig y Wendy.

-…menos mal que no te pasó nada- dijo Wendy a Kyle

-¿Toda esa destrucción, la causaron Kenny y Tweek?- pregunto Craig.

-Si- contesto Kyle sorprendido – No tengo ni idea de cómo lo habrán hecho y el cabron de Kenny no quiso decirme-

-¿Qué clase de arma debieron utilizar para dejar la tienda en ese estado?- pregunto Wendy- Pase en la mañana a curiosear y parecía que la hubieran derretido-

-Un arma nuclear habría causado mayor destrucción – comento Craig

-Ya no divaguen tanto sobre el tema- dijo Kyle – Lo que sea que Tweek y Kenny oculten nos podría ayudar mucho, pero tendríamos que ponerlos a prueba-

-¿A prueba? ¿Qué eres estúpido?- exclamo Craig- ¿Quieres una mayor prueba que eso? La jodida tienda exploto, sin que nada alrededor se dañara-

-Si imbécil, pero no vamos a mandarlos a la boca del lobo de buenas a primeras, ellos tienen que saber a qué se enfrentan, me parece mejor, empezar con lo que nosotros hemos hecho hasta ahora-

-Ay si, atemorizar delincuentes con pistolas de dardos- dijo sarcásticamente Craig

-Logramos atrapar a 14- comento Kyle

-Y 12 pendejos se libraron de la cárcel antes del medio día- dijo Craig –Por favor, ya es hora de que al menos uno de los de alto rango se las vea con nosotros-

-No, es muy arriesgado- insistió Kyle

-Eso solo lo dices porque uno de ellos aun te interesa- dijo Craig

-Lo digo, porque no quiero arriesgar a Tweek y a Kenny- grito Kyle y se paro enfrente de Craig y aunque le sacaba al pelinegro unos 5cm este no se intimido, solo levanto el dedo medio de una de sus manos- hablaremos con ellos hoy en la tarde, que tal si no quieren- siguió

-Pues habrá que insistirles-dijo Wendy.

Los 3 chicos, se dirigieron a casa de Kenny, Kyle pensaba en su mente una y otra ves como iba a pedirles que arriesgaran sus vidas por su ciudad, Kenny se encontraba en casa, leyendo sus viejas revistas en el colchón que había puesto en la sala, pero quien no se encontraba era Tweek, lo cual era una lástima, los chicos querían hablar con ambos al mismo tiempo. Hablaron con mucha seriedad con Kenny, quien sin pensárselo mucho le dijo que sí.

-¿Cómo que si?-pregunto Kyle

-Pues sí, acepto- contesto Kenny sin darle mucha importancia- voy a combatir a los delincuentes con ustedes, ¿Por qué no usamos mi casa como sitio de reunión?-

-¿Qué, así de fácil?- dijo Craig

-Bueno, esta es una casa abandonada y por lo menos Kyle no quiere hablar de este tema enfrente de su familia, ¿Por qué no?-

-Kenny, que generoso eres-dijo Wendy

-Pero, Kenny, podrías resultar herido… de nuevo- dijo Kyle y señalo su brazo - o podrían matarte-

-Kyle, tu arriesgas mucho tu vida también, tienes alguien que te espera en casa, alguien que quedara destrozado si llegas a morir y parece no importarte mucho-

Kyle se quedo helado ante esa respuesta- Es que no lo entiendes, son ellos la razón que tengo para pelear, en especial Ike, es mi hermanito y merece tener un mejor futuro- dijo Kyle enojado.

-No seas idiota- replico Kenny –Yo no tengo nada que perder, bueno- y se agacho- podría perderlos a Tweek y a ti-y se mordió un labio- La muerte no me asusta, ya la he visto muchas veces, ya la he experimentado muchas veces…-pausa dramática- También esta es mi ciudad, nací aquí y conozco a la mayoría de las personas que viven aquí, solo dime que hacer y considéralo hecho-.

Le asignaron una pequeña misión, había un tipejo que se dedicaba a desfalcar a las personas que pasaban cerca del centro comercial, lo que tenía que hacer Kenny era atraparlo. Kyle sabía que el rubio no se detendría ante nada, aunque le rebanaran el cuello con un cuchillo el seguiría hasta el final y en realidad lo que quería era medir las fuerzas de Kenny y como se las arreglaría para hacerlo.

Serian más o menos las 11 de la noche cuando Tweek llego a casa de Kenny, llevaba algo para comer y un poco de ropa, a pesar de lo mucho que le rogaron sus padres para que se quedara con ellos el no había querido, no quería dejar a Kenny solo; la casa estaba a oscuras, pero seguramente sería porque había estado abandonada mucho tiempo y le cortarían la electricidad. Tweek toco la puerta y fue un joven con un gorro azul quien abrió

-¿Craig?- dijo el rubio parpadeando mucho- ¿Qué haces aquí?-

-Shhh!- dijo Craig poniéndose un dedo en la boca- entra y no hagas ruido- dijo en voz muy baja.

Había otras 2 personas ahí, una chica de boina y Kyle quienes se iluminaban con velas y escuchaban un radio que habían puesto en una mesa plegable.

-¿Qué pasa?- pregunto Tweek -¿Dónde está Kenny?-

-Esta en una misión- dijo Wendy

-¿Misión?- pregunto Tweek en voz alta y todos lo callaron, el radio no se podía escuchar, la frecuencia era muy mala.

-¿Por qué no prendemos la luz?- dijo y la sala se ilumino, sorprendiendo a Wendy y a Craig

-¡Apágala idiota!- grito Kyle – Se supone que no haya nadie aquí- susurro

Tweek apago la luz –Oh entiendo- dijo frunciendo un poco el seño, había captado unos pocos pensamientos de Kyle y de Craig, de repente vio hacia los lados y riéndose levanto un televisor del suelo, lo puso en la mesa y dijo – ¿Porque mejor no vemos las noticias en la tele?- y parpadeando la prendió. Tal vez se debía a la estática que siempre envolvía a Tweek y que lo hacía funcionar como una gran antena, pero la televisión se veía tan clara y encontraron el noticiero. Aparte de la huelga que se había presentado en Denver y la caída de la bolsa no había pasado nada particularmente interesante…hasta que

-Estas imágenes acaban de llegar a nuestra redacción- dijo el comentarista- Fueron grabadas por el celular de una víctima de asalto, esta noche cerca del centro comercial-

-¡Te dije que dejaras a la dama tranquila!- gritaba un joven con una voz muy intimidante y áspera, pero curiosamente llevaba una capa de color morado y un signo de interrogación verde encima, el joven lanzo con fuerza al asaltante y la dama gritaba muy asustada, el asaltante saco un cuchillo el cual el joven pateo y le cayó en la mano al asaltante, cortándosela.

-¡Por dios!, le corto la mano- gritaba la mujer y salió corriendo con lo que el celular grabo el piso y la imagen se corto.

La policía llego unos minutos después y (pasaron la imagen en el noticiero) encontraron al asaltante atado y amordazado, sin que hubiera rastros del paradero del extraño y heroico joven…

Los cuatro chicos estaban pasmados, Wendy se cubrió la boca con las manos. Instantes después Kenny se escabullía por una de las ventanas de la casa sosteniendo una trapo morado hecho bola, no quería hacer ningún ruido, sin embrago Tweek de inmediato noto su presencia y prendió la luz

-¿Qué Coño acabas de hacer?- le grito Kyle

-Dijiste que me encargara del asaltante- contesto Kenny

-No se suponía que alardearas de eso frente a toda la ciudad- dijo Wendy

-¿A qué te refieres?-

-¡Por favor!- grito Craig- Este es un trabajo en el que es mejor pasar desapercibidos, enfrentar a los tipos de manera anónima para que nadie sepa quién eres y para agarrarlos desprevenidos, ¿y a ti se te ocurre jugar a Mysterion? ¿Tienes idea de cuánto llama la atención?-

-Pues claro que si estúpido- contesto Kenny – y fue precisamente por eso que lo hice-

-¿Qué?- pregunto Tweek

-Porque ahora la atención está centrada en mí- dijo el chico- así ustedes podrán realizar su trabajo con toda tranquilidad-

-¿Tranquilidad?, Eres un imbécil- dijo Craig y zarandeo a Kenny con violencia –Ahora todos esos pendejos ya están avisados de que hay alguien buscándoles, un sujeto bien teátrica, como Batman-

-Exacto- dijo Kenny – Esperaran que Mysterion sea quien los persiga, pero…-y volteo a ver a Tweek – Jamás sospecharan de unos chicos y en especial de otra persona, una que será capaz de controlarlos con la mente-

Tweek trago saliva, Kenny lo observaba detenidamente –Sabes que todavía no puedo hacer eso- dijo el rubio despeinado

-Lo cual no indica que nunca podrás- contesto Kenny- Se que in chico tan ruidoso como tú no pasa desapercibido, pero te acabo de dar la ventaja, nadie se preocupara por un chico invisible, que tal vez electrocute mas asaltantes de los que capture, pero no importa, el fin justifica los medios, y mientras Mysterion luchara contra el crimen, cualquier asaltante abatido, me lo adjudicaran a mi -

-¿Te quieres explicar?- dijo Kyle, porque parecía que Kenny ya le había comentado algo a Tweek, ¿Es que se lo había dicho telepáticamente?...

Sin embargo en otro punto de la ciudad, un joven de cabello negro acababa de ver la noticia y se la enseño a otro joven, uno de cabello café.

-Te dije que tenías que ver esto- dijo el de cabello negro al otro

-¿Y cuál es el problema?- pregunto el de cabello café

-¿No te das cuenta?- dijo el pelinegro- Mysterion regreso.

-Claro que no- dijo el otro chico – ¿te va a asuntar un imbécil con un disfraz? Creí que eras más inteligente Stan-

-A mi no pendejo- contesto el pelinegro- pero puede ser que a los demás si-

-Ay no mames- contesto el otro, se levanto y camino a una pequeña chimenea, se encontraban en una habitación muy agradable y acogedora, el sitio en el que se reunían desde alrededor de un año, tomo el atizador y avivo el fuego- Este idiota tuvo suerte, eso fue todo-

-¿Suerte? Le rebano la mano- dijo Stan –Pateando el cuchillo, te imaginas lo que podrá hacer con el cuchillo bien agarrado-

-Stan, es obvio que eso fue un truco- dijo el otro frotándose los ojos- aparte el estúpido de Reed no era de nuestros mejores hombres, solo era un novato- se volteo con el pelinegro- Además, que importa que Mysterion regresara, Kenny solo tiene 17 años ¿Qué mas va a hacer? ¡Acaso nos disparara laser con los ojos!, deja ya de decir pendejadas y mejor ponte a hacer algo de provecho, y por favor ya no veas el youtube- finalizo el chico de cabello café.

Stan salió de la biblioteca y se encamino hacia su recamara, a veces no entendía que hacia trabajando ahí y menos para ese jodido imbécil ¿Apoco también la destrucción del comida por poquito había sido también un truco?, sin embrago pudiera ser que culo gordo tuviera razón, tal vez se estaba tomando todo eso muy a la tremenda como siempre, así que al llegar a su recamara suspiro y se dejo caer en su cama.