Estoy re-editando esta historia. Cometí errores ortográficos horribles, y hay ciertas cosas que me gustaría cambiar...

Espero que los cambios sean mas de su agrado..Le tengo cariño a esta historia porque fue mi primer Fic, pero de verdad le hace falta un retoque.


UN RETORCIDO DESTINO A TU LADO


CAPITULO 1- LA PELEA

BELLA POV

Llevabamos un mes de habernos graduado de la escuela de Forks.

Mis planes para la universidad estaban en pausa por los momentos. Tenía ganas de estudiar psicología y especializarme en psicología infantil, pero también deseaba con toda mi alma ser un vampiro. Por lo que mis planes para la universidad podían ser pospuestos por lo menos un año o dos. ¿Qué sentido tiene el tiempo, cuando tienes la eternidad por delante?. Si tan solo Edward quisiera escucharme y concederme el vivir para siempre con él. Pero cada vez que sacaba el tema a colación, él rechazaba rotundamente cualquier argumento por mi parte, y eso realmente me ponia de mal humor.

-Bella!...Sabes que te amo más que a mi vida pero no voy a ceder para condenarte solo para tenerte para siempre.-argumentó tajante. Siempre era el mismo argumento: "no te condenaré". Pero él no entendía que para mi no era una condena.

Entendía también que su principal miedo era no ser capaz de llevar a cabo la transformación, pero mi fe en él era infinita. Tenía la total certeza de que no me mataría. No necesitaba a Alice para saber esa pequeña fracción de nuestro futuro.

-NO! Y ES MI ÚLTIMA PALABRA- gritó. Él nunca gritaba. Sin importar cuán frustrado estuviera, o cuán impotente se sintiera, jamás me había alzado la voz. Y si había algo que no permitiría era que me alzara la voz. No era de su propiedad, la decisión era mía. Tan feo como pudiese sonar él era el medio para lograr un fin. Yo conseguiría mi para siempre de alguna u otra manera. Sólo deseaba que mi para siempre llegara por parte de él y no de alguien más.

Decidida, sacudí mi cabeza y mordi mi lengua para no decir nada de lo que pudiera arrepentirme después. Me giré y comencé a caminar hacia la puerta dispuesta a irme a mi casa y volver a la mañana siguiente. Este tema no estaba cerrado.

-Bella…-Alice intentó deternme. Alcé mi mano pidiéndole en silencio que se detuviera.

-No Alice!. Si él- dije pasando mi mirada de Alice a Edward- no me quiere, no tengo nada que hacer aquí. Las palabras salieron de mi boca antes de haber pasado por mi cerebro, y casi al instante me arrepentí de haberlas dicho. Sabía que ese no era el caso, pero era como me hacían sentir sus negativas.

Emmett se encontraba en la puerta de la casa impidiendo mi salida. ¿En qué momento se había involucrado la familia?

-Emmett por favor retírate de la puerta.-Supliqué. Mis ojos ardían con las lágrimas sin derramar. -No tengo la fuerza para luchar contra ti. Por favor-supliqué de nuevo. Mis lágrimas ya comenzaban su desenso por mis mejillas. Él me dio una sonrisa triste antes de moverse y abrirme la puerta.

Edward no hizo el intento de pararme ni de seguirme y yo me encontraba dividida entre la decepción y el alivio.

Cuando me subí a mi auto las lágrimas corrían libres por mis mejillas y sabía que el pequeño sollozo no pasó desapercibido para los vampiros en la casa, pero aún así nadie salió.

Todo el camino a casa estuve llorando y sollozando pero limpiaba mis ojos con la manga de mi chaqueta para no morir en un patético accidente de tránsito. Tuve suerte de que al llegar Charlie aún no hubiera regresado de la comisaría. Cerré la puerta de un portazo y subí corriendo las escaleras hacia mi cuarto, tropezando más de una vez en el camino, lo que sólo logró aumentar más la rabia que bullía en mi interior. Abrí de un tirón la puerta de mi habitación y la cerré con el pie. Mis sollozos ahora eran gritos de desesperación, de rabia, de impotencia y de frustración. Me lancé a mi cama y ahogué mis gritos en una de mis almohadas.

A estas alturas ya no estaba segura de por qué lloraba. Pero necesitaba esta catársis. Era como si por muchísimo tiempo hubiera tenido una bomba de tiempo dentro de mi, y cada día era un día más cerca a estallar. Así me sentía en estos momentos. Sentía que estaba estallando, que todo lo que tenía acumulado dentro de mi estaba saliendo a una velocidad e intensidad abrumadora y alarmante.

Cuando me tranquilicé lo suficiente como para poder levantarme, fui al baño y tomé una ducha. El agua caliente me relajó lo suficiente para dejarme en un estado donde no sentía nada. Estaba anestesiada.

Fiel a su rutina, Charlie llegó a casa y entró en mi habitación para saludar. A diferencia de las otras veces, no se detuvo en la puerta sino que se sentó en mi cama y acarició mi cabello. Mi padre no era muy dado a las muestras de cariño o a las palabras de aliento pues lo hacían sentir incómodo; no obstante, jamás tenía duda de lo mucho que Charlie me quería.

- Bells...-Comenzó y se detuvo dudando.-¿Quieres hablar de algo?-Sabía que para él no era muy cómodo esta situación pero mi corazón se estrujó ante sus intentos.

Algo que me encanaba de mi padre, era que nunca presionaba para saber de más. Su preocupación y alegría eran genuinas cuando el momento lo ameritaba. Asentí con la cabeza para hacerle saber que necesitaba hablar con alguien y botar todo lo que tenía por dentro.

-Edward y yo tuvimos una fuerte discusión. Comenzamos a discutir sobre el futuro, ya sabes universidades y todo eso.- Charlie asintió.-Sinceramente comenzamos a discutir por cualquier cosa, pero él simplemente estaba siendo iracional por lo que le dije que me largaba. Creo que Alice y Emmett trataron de amenizar la situación pero yo no quería decir nada de lo que pudiera arrepentirme, por eso me fui. Tengo la intención de ir mañana y probar las aguas y ver si podemos hablar como dos personas adultas.-Me encogí de hombros. Esperaba realmente poder resolver este impasse con él.

-Bella, siempre te precipitas cuando discutes con alguien. Casi veo a mi madre en ti. Eres igual a ella. Pero- repuso antes de divagar- estoy seguro de que ese muchacho te ama. Debes aclarar la situación con él. No puedes ser siempre la que lleve la razón. Si vuelves mañana, escucha lo que él tiene que decir. Mientras tanto, duerme. Mañana será otro día.-Se levantó de la cama y antes de salir de la habitación me dio un beso en la frente y apagó la luz.

Decidí en la oscuridad de mi habitación que me gustaba esta fase de nosotros en la que podíamos hablar, aunque fuera de mis penas existenciales de adolescente.

Al día siguiente me encontraba muchísimo más tranquila, lo que significaba que podía ver el argumento con mayor claridad y con la mente en blanco. Lo que me llevó a tomar una decisión.

-Papá - Charlie me dedicó toda su atención.- ¿Te importaría si me voy una temporada de vacaciones con mamá y Phil? Prometo volver. Pero necesito estar fuera del pueblo... ya sabes, para pensar y tener la cabeza fría- Dije para tranquilizarlo.

-Bella. No me importaría en lo absoluto que hagas un viaje. Pero si me importaría que te mantuvieras en contacto de vez en cuando.

-Lo prometo. Ahora llamaré a mamá.

Charlie asintió.- Pediré Pizza ¿Quieres?- Asentí con la cabeza mientras buscaba el teléfono para llamar a mi madre. Debía ser más del medio día si Charlie iba a pedir una pizza. No era de mañana como había supuesto al levantarme.

No esperé mucho en el teléfono a que mamá respondiera-Hola Bella!. ¿Cómo está todo?- No lo pude evitar y lloré de nuevo. Le expliqué todo lo que había sucedido tal y como había hecho con Charlie.

Mi madre suspiró.-Bella, creo que hablaron de más los dos. Hablaron con la cabeza y no con el corazón. ¿Estás segura de que quieres venirte una temporada con nosotros? Sabes que Phil y yo estaríamos encantados, pero no es propio de ti huir de esa manera.

Por más que quisiera negarlo Renée tenía razón. No debería huir como una cobarde a la primera discusión fuerte que tuviera. No era correcto e iba en contra de todo lo que he creído y en contra de todo lo que siempre he criticado a los personajes de los libros. Pero por hoy, me permitiría ser hipócrita y huir a todos mis principios porque no veía luz. Porque me sentía a morir.

-Estoy segura mamá.

-De acuerdo. Te estaremos esperando. ¿Sabes cuándo vas a venir?.

-Mi vuelo sale a media noche de Seatlle.-Le informé. Ella sacaría sus cálculos para buscarme en el aeropuerto.

-De acuerdo. Nos vemos mañana Bella.

-Hasta mañana mamá.- No me sentía mejor ni peor. Y sabía que me sentiría así por mucho tiempo. La única persona que tenía la capacidad de sacarme de este estado de anestecia era la única persona que en estos momentos menos quería ver. A pesar de que no me hiciera sentir mejor huir, sabía que a largo plazo me sentiría mejor y cuando estuviera preparada volvería y afrontaría mi pasado, mi presente y si todo salía bien, mi futuro.

ALICE POV

Nunca pensé que una simple discusión entre una parjea tan adorable como Bella y mi hermano terminaría de esa manera. Ambos estaban desgarrados, pero no había nada que ninguno de nosotros pudiera hacer. Bella no quería que ninguno se involucrara y la entendía.

Desde ayer por la noche estaba recibiendo diferentes versiones del futuro. Sabía que eso significaba que Bella estaba tan confundida como Edward, sin embargo, al medio día, una visión se hizo clara y definitiva.

Bella estaba en el aeropuerto llorando y despidiéndose de un Charlie sonrojado y con algunas lagrimitas también.

Luego Bella se subió a un avión rumbo a Florida con su madre.

Esta visión no tenía fecha exacta de retorno.

Fui directamente a casa de Bella con la vana esperanza de poder detenerla.

Toqué la puerta, pero nadie respondió. Toqué de nuevo, pero de nuevo, nadie respondió. Solté una maldición por lo bajo y regresé a casa.

Jazz me recibió en la entrada de la casa-Gracias al cielo Alice ¿Dónde te fuiste?-Reprendió.

Yo no era capaz de responder. Estaba dolida, impresionada, tenía rabia, tenía mucha frustración y necesitaba desahogarme. Jazz me lanzó una ola de calma y asentí dándole las gracias en silencio. Le hice una seña para que me siguiera. Al llegar a nuestro destino lancé un grito al cielo de frustración y luego enfrenté a Jazz.

-¿Qué pasó?-preguntó preocupado.

-Bella huyó.

-¿Qué? ¿A dónde?

-A Phoenix con su madre. Fui a casa del Jefe Swan pero nadie respondió.

Jazz asintió pensativo, y pude ver que me iba a preguntar si le iba a decir a Edward de la huida de Bella.

-Tengo que decirle Jazz.

Jazz suspiró.-Alice, no es tu trabajo ser la doctora corazón. Por una vez deberías dejar que las cosas sigan su curso.

Sacudí la cabeza-Jasper. Si la situación fuera al revés y fueras tú el que huyó, me gustaría que me lo dijeran.-Tomé su mano y comencé a correr rumbo a la casa.-Ahora vamos, tenemos que decirle a un vampiro que su novia huyó al estado más soleado del país.


Como pueden ver, este primer capítulo cambió muchísimo. No sé si los demás cambien tanto, pero es posible.

Sé que la situación vampírica de Bella va a cambiar y va a dar un giro completamente diferente a la historia original.

No sé si la reunión con los Vulturi vaya a suceder ahora, porque como dije la situación de Bella va a cambiar.

Nessie seguirá existiendo pero creo que le cambiaré el nombre de Vanessa a Chelsea, puede que el apodo sea el mismo, me parece que rima con ambos nombres.

Espero que le den una segunda oportunidad.

Remake.

Paty4Hale

8.09.2018