26 de diciembre de 2011

Lila se empezó a sentir muy mal y no dudó en llamar a JJ. - Tengo un mal presentimiento.

- Tranquila, hemos localizado al culpable y ahora van en camino a su casa.

- ¿Y si no llegan a tiempo?

- Llegarán. - mas para autoconvencerse que para la chica.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Hotch y Prentiss picaron a la puerta del señor Andrews. Morgan y Rossi, con un equipo de policías vigilaban toda la casa. Tardó unos minutos en abrir.

- Buenos días - dijo amablemente. - ¿En qué puedo ayudarles?

- Lewis Andrews, ¿verdad? - asintió. - Venimos a hacerle unas preguntas sobre la desaparición y posterior muerte de niñas entre cuatro y cinco años.

- ¿Cómo? ¿Quién sería capaz de hacer algo así? - parecía sorprendido.

- ¿No sabe nada?

- Si supiera algo, hubiese ido enseguida a la policía.

- Que tenga un buen día y gracias por su cooperación.

Al cerrar la puerta...

- Es sospechoso. Hay que entrar sin que se entere.

[][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][]

Una niña le sonríe y le abraza. Pasean por un parque. De pronto la niña se empieza a alejar de él. Grita todo lo que puede, que vuelva, intenta llegar a ella, pero no lo consigue.

- ¡NOOOOOOOOOOOOOO! - Spencer se despierta de repente. Le duele mucho la barriga. La bala no había penetrado del todo pero necesitaba ir urgentemente al hospital, no aguantaría mucho. Reflexionó. Su hija, el asesino se la había llevado. Debía llegar a ella. Pensó dónde podría estar. El ático. Perfecto lugar para que no les pillen.

Se levantó, abrió la puerta superior con toda la fuerza que tenía. Subió con mucha dificultad mientras escuchaba música sensual muy alta. Fue todo lo rápido que pudo hasta la buhardilla. Al llegar, se encontró a ese hombre desnudo delante de su hija, esta se tapaba los ojos ignorando lo que hacía, como le había dicho él.

Cogió lo primero que encontró, un bate donde estaba escrito el nombre de ese ser, Lewis Andrews. Le dio un golpe en la cabeza, suficiente para atontarlo medio minuto.

- Annie, vayámonos, corre. - la niña le hizo caso y se fue corriendo saliendo de la casa, donde estaba los de la UAC. Spencer no tuvo tanta suerte. Andrews le cogió del pie y lo tiro hacia una pared, Reid empezó a perder el conocimiento.

- Estás...es...tro...pe...ando...mis...planes. - decía el otro mientras le daba golpes en la herida. A Spencer le daba igual, su hija estaba a salvo.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

- Annie, ¿estás bien?

- Yo sí, pero el héroe no. - y empezó a llorar. - Quiero entrar a buscarlo.

- Escucha, preciosa, - decía Morgan. - no le pasará nada a Reid, nosotros nos encargaremos.

- ¿Le puedes decir una cosa cuando lo veas? - asintió. - Dile que le voy a pedir a mi mamá que sea mi papá.

Todos se contuvieron para no emocionarse demasiado y entraron en la casa.

Al llegar al ático, se encontraron al hombre golpeando a su compañero y amigo.

- Señor Andrews levante las manos y ponlas encima de su cabeza. - Este les hizo caso con una gran sonrisa. Mientras le esposaban y sacaban de allí decía. - Queda usted detenido por maltrato, violación y asesinato de tres niñas, intento de otra y maltrato a un agente. - Dereck y Emily se encargaban de llevar a Spencer a la ambulancia.

- No lo intentéis. - decía Lewis. - No le queda mucho tiempo de vida. - Estalló en una gran carcajada. Morgan intentó golpearlo pero lo contuvieron. La policía se lo llevó preso.

[][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][][]

En el hospital estaban Morgan, Prentiss, Rossi, JJ, Hotch, García (por conexión), Lila y la pequeña niña, Annie.

- Mami, ¿cómo está Spencer?

- No sé, cariño, no sé. - le dijo Lila mientras sollozaba silenciosamente y le acariciaba el pelo a su hija.

- Mami, ¿puedo pedirte una cosa?

- Dime preciosa.

- ¿Spencer puede ser mi papá? Es que todas mis amigas tienen uno y yo quiero que lo sea él. Dicen que le quieren mucho y yo quiero muchísimo a Spencer. - Lila no respondió, solo la abrazó más y más fuerte. Los demás se extrañaron y sonrieron en la tristeza.

El doctor, salió de la habitación de Spencer.

- ¿Cómo está? ¿Se recuperará?

- Pues, veréis...está estable en su gravedad, sigue en coma y esperemos que se despierte pronto. Las visitas están prohibidas excepto a la familia directa. - y se fue.

- Lila, entra tu. - le dijo Morgan.

- No, vosotros le conocéis desde hace más tiempo, adelante.

Morgan fue el escogido por todos. Se sentó en una silla justo al lado de su "hermano pequeño". Le cogió la mano.

- Has conocido a tu hija ehh. Algo chocante. Ojalá puedas conocerla más. Dice que te quiere. Todos te queremos, Reid, despierta porfavor. - decía con lágrimas en los ojos.

-A...Ann...Annie. Annie. - repetía Spencer de repente.

- Sigue Reid. ¿A quién llamas?

- Dereck, tráeme a Lila, dile que la quiero y que siempre ha sido así, que nunca me he podido olvidar de ella. Quiero ver a mi hija, mi princesa, que es más lista que su papá. - intentó reírse pero empezó a toser.

Al otro lado de la puerta.

- PAPÁÁÁÁ. PAPÁÁÁÁ. - gritaba Annie, dándole golpes a la puerta. Los demás intentaron apartarla sin muchas ganas. La niña consiguió entrar. - PAPÁ. - se subió encima de la cama y lo abrazó, intentando no hacerle daños. - Te quiero papá. - y se durmió en su pecho.


¿Os ha gustado? Reviews plisss.

El próximo capítulo: el epílogo.

Disclaimer: El mundo de Mentes Criminales pertence a su creador, Jeff Davis, y la cadena que la emite, CBS.

Besos,

Cristina Minelli