Los personajes de The Secret Circle le pertenecen a la maravillosa L. J. Smith, la trama es más o menos mía.

Situado en algún lugar de mi mente.


Cassie vio como Adam y Diana se daban un casto beso en los labios. No lo pudo soportar.

Salió de la casa de Diana aguantándose las lágrimas, mordiéndose los labios para no gritar de rabia y dolor.

Ella debía aceptarlo. Diana y Adam estaban hechos el uno para el otro. No podía interferir. No podía hacer infeliz a Diana…

Diana, quien había sido buena con ella, quien la había rescatado de Faye, quien había aceptado ser su hermana y la trataba como tal… Amaba a Diana, y no iba a lastimarle.

No voy lastimar a Diana ni aunque se me fuera el ultimo respiro en ello. Lo juro.

Se sentó en una roca, se secó las traicioneras lágrimas que habían rodado por sus mejillas, y miró el mar, sin ver nada en realidad.

- Agua, Aire, Tierra y Fuego, denme la fortaleza que quiero.

Aquellas palabras salieron de sus labios sin que ella quisiera decirlas en realidad. Aun así, espero que aquella fortaleza que había pedido, apareciera.

Nada.

Siguió sintiéndose igual de miserable.

No quería ir a casa, no deseaba que su abuela le preguntara porque se veía así, no quería preocupar a su madre, no quería que nadie le viera así de desolada, presentía que le iba a gritar a todo el mundo: ¡Quiero estar sola!

Pero ya estoy sola.

- Maldita sea – siseó alguien.

Cassie se levanto de la roca por la sorpresa. Buscó al dueño de la voz pero no vio a nadie. Pero tres segundos después vio a un muchacho guapo levantarse entre las plantas. Cassie suspiró aliviada, era Nick, quien estaba guardando sus cigarrillos – se le habían caído – en la caja.

Nick le miró interrogante.

- Eh-eh… yo… nada – dijo Cassie.

Le dio la espalda y comenzó a irse con la cara completamente roja. ¿Por qué había tartamudeado? ¿Por qué nunca podía decir algo coherente cuando estaba Nick?

Tonta, tonta, tonta.

Decidió irse a su casa, total, su expresión de desamparada había sido reemplazada por la de vergüenza. Recordó cuando fue a pedirle que fuera al baile de bienvenida con ella… y terminó arruinándolo todo, Nick terminó gritándole. Desde entonces no se había cruzado con él.

¿Qué demo…?

Nick estaba caminando a su lado, mirando al frente. Cassie estuvo a punto de preguntarle qué hacía, pero se contuvo, él no estaba haciendo nada malo, solo volvía a Crowhaven Road a su lado. Cassie ya estaba enfrente de su casa, mientras que Nick debía seguir caminando más.

Ella no se molestó en despedirse, estaba convencida de que él no le saludaría tampoco. Se dispuso a entrar a la casa cuando él le llamo.

- Cassie.

La aludida le miró sorprendida. Espero que dijera algo. Pero él no emitió palabra alguna. Cassie siguió observándole mientras él tenía la boca ligeramente abierta, como si estuviera por decir algo. Nick se mostró… ¿avergonzado? – ¿Avergonzado? ¿Él? No, debe ser otra cosa, pensaba Cassie – y siguió de largo, hasta llegar a su casa.

Cada curso de la escuela tenía su propio bravucón, y cada bravucón tenía su víctima. Podría decirse que una escuela no era escuela sin aquello.

El hecho de estar en el Círculo, había provocado que los hermanos Henderson ya no molestasen a Cassie. Pero para algunos forasteros, el Círculo no significaba nada. Así qué, para esos, Cassie seguía siendo la chica nueva, carne fresca.

En ese momento, Cassie se estaba aguantado las lágrimas de impotencia. Dos forasteros fanfarrones le habían quitado su mochila, y se la lanzaban de uno al otro esperando que ella sucumbiera y fuera el perrito. Cassie se estaba aguantando el enojo, no quería ceder ante la rabia, no quería darles esa satisfacción de hacerles ver que su estúpido juego le afectaba.

Estaba dentro la Coven, y sin embargo, volvía a sentirse una pequeña cobarde, además de sola… como los primeros días.

Puedo estar sin mi mochila.

Se sintió realmente estúpida al pensar eso.

Una mano agarró la mochila en el aire, cuando el objeto iba hacía uno de los forasteros. Nick les dedicó duras miradas a los dos chicos antes de tomar a Cassie de la mano y llevársela hacía afuera.

- Gracias – susurró Cassie tomando su bolso.

Nick no contestó. Sintió que él se sentaba a su lado. Los dos se sumieron en un silencio para nada incomodo. Estar con Nick sentado a tu lado equivalía a silencio.

Mirándolo de soslayo de vez en cuando, Cassie pensó que Nick era guapo. Es atractivo, es muy lindo. Pero es tan… desapasionado.

- ¿Sigues queriendo a Conant, verdad? – esa pregunta sacó la sacó de sus pensamientos.

- ¿Qué? ¿Adam? No… ¿Qué?

Ella volvió a ponerse roja de la vergüenza. El efecto Nick había vuelto.

- Eso es un sí, supongo. – murmuró Nick sin mirarle, como siempre.

Con esfuerzo, Cassie volvió a hablar correctamente. Debía aclarar eso.

- Adam esta con Diana, yo no podría…

- Eso no significa que no le quieras – Dijo Nick con su voz neutral.

- Yo no quiero a Adam – Cassie deseó que él se lo creyera más que ella misma.

Cassie se sintió irritada. ¿Acaso no podía mirarle, darle esa señal de que le creía?

Volvieron a sumirse en un silencio, solo que este si era incomodo.

- ¿Para qué pediste fortaleza?

Cassie casi se atraganta de la sorpresa. ¿Por qué tenía que preguntarle eso?

- Es algo muy personal. – respondió enojada. Se cansó de esa especie de conversación extraña con Nick. Se levanto del césped – Gracias por mi mochila.

- Cassie, espera.

Ella no le hizo caso. Siguió su camino. No quería hablar de esas cosas con él, apenas le conocía.

Nick le alcanzó, y se puso enfrente de ella, bloqueándole la entrada al instituto.

- Lamento haber dicho algo que te molesto.

Pero no dijo nada malo… ¿porqué se estaba disculpando Nick? ¿Desde cuándo Nick se disculpaba? ¿Cuándo había cambiado Nick?

- Es solo que… no sé como pedírtelo.

¿Pedirme qué? ¿Qué? De repente Cassie comenzó a sentirse ansiosa.

Nick tenía las manos sudorosas, no podía costar taaaanto. En realidad, estaba nervioso por la respuesta.

- Yo se que te gusta Conant, Cassie.

Ella bajó la mirada. ¿Tan obvia he sido?

- Pero aun así… ¿podrías darme una oportunidad a mí?

Aquello la dejo en shock por unos segundos.

- ¿Por qué?

- Porqué… quiero me conozcas Cassie. Soy bueno aunque…

- Sé que eres bueno – interrumpió Cassie. – No entiendo por qué quieres andar conmigo. Conozco a otras chicas mejores que yo que desearían una oportunidad tuya. A Faye le gustas – terminó de decir con una sonrisa amagando por sus labios.

- Faye no es mejor que tu. – masculló entre dientes Cassie supo que había otra historia detrás de esas palabras – Estamos hablando de ti, Cassie. ¿Qué dices?

- Yo…

- Mira, es tan solo para conocernos mejor. Si no funciona, no cambiara nada. Podrías ser buenos amigos.

La perspectiva de ser amiga de Nick le gusto. Él sabía sobre sus sentimientos por Adam, no tendría que aguantarse las lágrimas con él. Le gustaba la idea de tener un amigo con quien hablar, con llorar, con quien reír, alguien con quien apoyarse cuando no diera para más, alguien que le de fuerzas.

- Claro que si, Nick.

Su rostro ya no era una máscara. Se mostró sorprendido al principio, y luego alegre, cosa que Cassie nunca había visto antes en él.

- Gracias, Cassie – le plantó un beso en la mejilla.

Juntos fueron a la parte de atrás de la cafetería, con el resto del Círculo. Doug y Chris estaban haciendo sus payasadas – como siempre –, Diana y Adam estaba sentados juntos, leyendo algo en el Libro de Sombras. Cassie se sintió sorprendida al darse cuenta de que ya no le afectaba como un día antes. Se debía a Nick, por supuesto. Suzan y Deborah estaban leyendo muy interesadas una revista de moda, Laurel y Melanie estaban separando unas piedras, Sean miraba una película. Faye no estaba.

Todos dejaron sus actividades al ver y oír a Nick riendo… si, riendo… con Cassie.

- Esto va enserio – murmuró Melanie.

- Demasiado. – corroboró Laurel.

Las dos amigas estaban sumamente extrañadas. Igual que Deborah y Suzan. Sean, además de sorprendido, estaba molesto, era bien sabido que se sentía atraído por Cassie. Chris y Doug, estaban alegres, ya tenían a una nueva parejita feliz a la cual molestar. Diana también estaba alegre por ellos, mientras que Adam… miraba duramente a Nick.

- A Faye no le gustara. – susurró Deborah.

- No claro que no.

Ambas se miraron por un segundo, antes de decir al unisonó:

- Vamos a contarle.

Salieron de allí riendo, imaginando la expresión de Faye.

- ¿Con la mosquita muerta esa?

Deborah y Suzan asintieron con la cabeza, intentando no reir.

- ¿Seguras? ¿Cómo lo saben?

- Los vimos, están en la cafetería. Estaban muy cariñosos. – Aseguró Suzan.

En el rostro de Faye apareció una expresión de cólera y odio, que fue rápidamente reemplazo para volverse amostrar sonriente maliciosa, como siempre.

- ¿Tú lo sabías? – preguntó a Deborah.

- No. Los acabo de ver recién.

Faye escrutinio el rostro de su amiga, antes de acabar creyéndole.

- Bueno – dijo sonriendo – vamos a ver qué tan fuerte es esa relación.


¡PRIMER FIC EN ESPAÑOL!

Seran corto, de dos capítulos. Espero que les haya gustado esta primera parte.

Yo se que Cassie va con Adam... pero es simplemente que Nick es irresistible.

Lo continuare cuando pueda. Dejar reviews es bueno para la salud, lo sabían?

Eva