Disclaimer: Los personajes no me pertenecen, son obra maestra de Stephenie Meyer, yo sólo los tomé prestados para que protagonizaran esta historia.

Susurros al viento

Capitulo 2

Bella llegó a su casa, un sitio que sentía completamente suyo, y aunque ya no lo visitaba con frecuencia por sus responsabilidades en la fundación y su matrimonio, seguía siendo su hogar; el hogar que formaron sus padres para ella y para su hermano.

Los recuerdos comenzaron a llegar sin pedir permiso, no todos los recuerdos eran gratos para ella; en primer lugar rememoró el fatídico día cuando tenía ocho años y bajó las escaleras para encontrar a su padre llorando como un niño abrazado a su hermano que en ese entonces tenía catorce años.

Emmett abrazaba a su padre con la cara en blanco, Isabella que lo conocía bien notó que se estaba conteniendo para dar soporte a su padre, fuera lo que fuera que había puesto a su padre en ese estado, intuyó que era algo muy malo, porque su padre nunca se dejaba caer. Ella caminó hacia la cocina esperando encontrar a su madre preparando el desayuno con Sue pero la cocina estaba vacía, volvió a la sala con pasos inseguros y en ese momento Charlie notó su presencia y estiró sus brazos llamándola.

Isabella corrió a los brazos de su padre para consolarlo tal como estaba haciendo su hermano mayor, no sabía lo que estaba pasando pero sentía la tristeza de su padre, no quería ver a ningún miembro de su familia triste, por eso siempre se encargaba de alegrar sus días.

Charlie se aclaró la garganta y tomó su pequeño rostro entre sus manos, y cuando por fin reunió la fuerza para hablarle, el mundo de Isabella se vino abajo, su madre había muerto a causa de un accidente de tránsito en la mañana cuando regresaba del gimnasio, un hombre sin escrúpulos decidió manejar ebrio cobrando su vida.

Isabella se estremeció ante el triste recuerdo y frotó sus brazos para darse calor y valor, pues la tristeza estaba haciendo acto de presencia. Tomó una manta de un armario y fue hasta el porche trasero de la gran casona, el que daba acceso al inmenso jardín que cuidaba su madre con mucho esmero antes de partir. Se sentó en el columpio donde sus padres se acurrucaban mientras ella y Emmett jugaban en el jardín.

-Sé que siempre dijiste que debía recordar los momentos felices, y que siempre estarías conmigo, que me confortarías con el viento, en este momento necesito un huracán, mamá – susurró Bella a la nada mientras sentía la brisa acariciarla.

Se acurrucó viendo como la brisa mecía las flores que se mantenían cuidadas a pesar de que ya no vivía allí, y entonces recordó cuando perdió a Charlie tres años atrás, todo gracias a una sucia jugada de unos de sus socios ansiosos de poder. Él había sufrido un ataque al corazón después de descubrir una estafa a manos de su socio Tyler Crowly que decía ser su amigo, Bella no solo tuvo que luchar con el dolor por haber perdido a su padre sino que después tuvo que dar la cara junto a su hermano en una dura batalla legal donde pudieron recuperar su compañía.

La lucha fue agotadora pero valió la pena al ver al culpable de todo tras la rejas, la empresa la vendieron, porque ya no tenía sentido conservarla al saber que perdieron a Charlie por su culpa.

Después de eso, Bella se enfrentó a otro golpe inesperado, su hermano Emmett Swan, militar destacado fue llamado para una misión de inteligencia en el extranjero. Misión que lo mantendría alejado de su lado por tiempo indefinido, y a pesar de los dos años que han pasado desde que se fue, esperaba ansiosa su regreso, sano y salvo.

-Por favor, cuiden de él, no me dejen sola, por favor – susurró antes de levantarse del columpio y dirigirse a su habitación de infancia, en la que tuvo los mejores sueños, en la que lloraba en silencio después de perder a su madre y se llenaba de valor para consolar a su padre y a su hermano, esa donde lloró después la pérdida de su padre, y donde después sintió la partida de su hermano, quedándose sola, con la compañía de Sue, su nana y ama de llaves de la casona Swan, y donde también vivió noches de intensos sueños protagonizados por el que ahora es su esposo -. ¿Sigo luchando o ya es hora de dejar todo y seguir adelante? – se preguntó en voz alta acurrucándose en su cama.

Mientras Bella se acostaba en su cama, Edward estaba en casa de sus padres, reunido con su padre en el despacho. Carlisle se sentía defraudado por su hijo, si bien fue sorpresiva la decisión de Alice de suspender su boda faltando unas horas la apoyaba completamente. Si había algo a lo que le daba importancia era a la felicidad y bienestar de su familia, y lamentablemente su hijo no pensaba igual, tenía meses viendo cómo dejaba a un lado a su esposa y a su hija para sacar adelante la empresa.

Desde que Rosalie había regresado de Londres para hacerse cargo de la vicepresidencia de Cullen INC el segundo matrimonio de su hijo que en ese tiempo recién comenzaba se estaba viniendo abajo, y por mucho amor que Bella le profesara, eran muchos los desplantes que había tenido que soportar de su nieta Irina y de su Sobrina Rosalie.

Si Bella decidía terminar con su matrimonio ni él ni Esme la culparían, ¿qué demonios creía su hijo? Carlisle no pensaba quedarse con la duda observando cómo él dejaba escapar la felicidad de sus manos.

-Edward, ¿me puedes decir qué demonios está pasando contigo? – Le preguntó mientras se servía otro trago.

-Lo he jodido todo, y apenas hoy me di cuenta… ¿cómo hacías para llevar la empresa y no descuidar a mamá y a nosotros?

-Todo se resume a una sola palabra, Edward, amor – le respondió Carlisle dejando a Edward sin palabras.

-Yo las amo, son mi motor para sacar la empresa adelante – se explicó mientras jalaba su cabello.

-Pero no has sabido establecer las prioridades, hijo, no has sabido delegar funciones, desde que llegó Rosalie te has dedicado con ella al proyecto de expansión, y de paso no has podido claro a Rosalie que Bella es tu esposa, que merece respeto por eso, al igual que con Irina.

-No quise darle importancia a la actitud de Rosalie, de hecho hoy su actitud y la de Irina en contra de Bella me han caído como un cubo de agua helada, ¿qué tanto ha tenido que soportar ella? – Edward formuló la pregunta para sí mismo pero Carlisle pudo escucharlo.

-Mucho, Edward, ella es de las que aguanta en silencio, ¿te vas a rendir? Isabella te ama y creo que merece respeto, el tuyo y de todos nosotros, si no eres capaz de hacerla feliz debes aceptar la decisión que tome, y si ella por el amor que te tiene te da otra oportunidad debes hacerla valer, y respecto a Irina, sé el padre que eras antes de tomar la presidencia de Cullen INC.

-He sido un imbécil, primero Irina sufre cuando me divorcié de Carmen, no he prestado atención a las actitudes de mi hija, y solo cuando Bella me lo dijo hace unas horas caí en cuenta. – Edward bufó antes de continuar hablando –. Incluso cuando Irina no ha hecho más que atacarla, Bella la defiende. – Se levantó de la silla dispuesto a resolver su vida.

-¿Qué harás? – le preguntó Carlisle cuando vio que su hijo salía del estudio.

-Comenzaré a arreglarlo todo, dejaré claro a todos quién es Bella en mi vida, y recuperaré el tiempo perdido con mi hija – dijo dejando a su padre solo en el estudio.

Edward subió las escaleras rumbo al cuarto que ocupaba su hija, cuando entró la encontró acurrucada en la cama, vio sus hombros moverse en señal de un llanto silencioso que oprimió su pecho. "¿Cuánto daño he causado?", se preguntó mientras caminaba hacia la cama de su hija y se acostaba junto a ella.

Cuando Irina sintió la presencia a su lado se sobresaltó, ya no quería escuchar más regaños, solo quería a su padre, que la quisiera como antes de divorciarse de su madre, quería a su papi preparando su desayuno y apurándola para llevarla al colegio antes de ir a su oficina, ya no tenía esos maravillosos momentos con él. Ya no contaba con su presencia en su vida, no asistía a los actos del colegio, todo era para la compañía y para… ella, Bella le robó a su papi y por eso él ya no la quería como antes.

-Ssshhh, mi pequeña, papi está contigo – le susurró a su hija que comenzó a sollozar mientras se daba la vuelta para aferrarse a su padre. Ella tenía terror de ser abandonada en un internado. Su madre dejó de prestarle atención para dedicarse a su novio Eleazar, y su padre había hecho lo mismo cuando se casó con Isabella, nadie la quería y la iban a abandonar en un internado para no estorbar en sus vidas, así se sentía la niña, como un estorbo.

-No me dejes papi, no me abandones en un internado – le suplicó Irina a Edward aferrándose a su camisa haciendo que el corazón de su padre se comprimiera de dolor.

-No voy a abandonarte nunca, no podría porque eres mi vida, puedes decirme todo lo que sientes, necesito saberlo para solucionarlo, mi pequeña hermosa. Perdóname por haberte dejado sola tanto tiempo, pero la empresa requería mi atención, todavía la requiere pero ahora tú eres más importante, tú y Bella.

-No papi, solo yo… no quiero que hagas como mi mamá que dejó de quererme desde que empezó a salir con Eleazar, ya no quiere pasar tiempo conmigo, me deja siempre con una niñera odiosa, y tú… tú ya no me quieres igual desde que estás con ella – comenzó a decirle la niña entre hipidos por el llanto. Edward la abrazaba fuertemente, cada palabra, cada lagrima de su hija se clavaban en su alma de manera dolorosa.

-Yo nunca he dejado de amarte, mi pequeña, solo comparto mi corazón contigo y con Bella, el tiempo pasa y tú serás una mujer y te enamorarás… ¿quieres que me quede viejo y solo? – le preguntó en tono de broma para aligerar el ambiente y hacerle entender a su hija de la mejor manera que él tenia derecho a rehacer su vida, aunque tenía claro que debía mantener una seria conversación con Carmen.

-Tú no te pondrás viejo y yo no me enamoraré nunca, siempre quiero estar contigo – le dijo Irina con un puchero antes de enterrar su cabeza en el pecho de su padre, esa declaración hizo reír a Edward y la abrazó más fuerte.

-Mi pequeña, ¿Bella alguna vez te ha tratado mal? – Él sabia que Bella era incapaz de tratar mal a la niña pero era la manera de hacerle entender a la niña que su odio hacia ella era injusto, la niña no habló solo negó con su cabeza -. ¿Por qué no te das la oportunidad de conocerla bien? Ni siquiera lo has intentad. Desde el primer momento le declaraste la guerra y eso es injusto de tu parte, ella siempre te defiende y te ha salvado de muchos castigos.

-¿La quieres más que a mí? – le preguntó Irina demostrando una vez más su inseguridad

-Es un amor distinto, es la mujer que la vida puso en mi camino de manera accidentada para que completara mi existencia. Hija, yo me sentía solo, no fue fácil para mi divorciarme de tu madre, el amor entre Carmen y yo se apagó y era injusto seguir atados por conveniencia, lo que más me dolió fue separarme de ti, tú eres mi mayor tesoro y espero que no lo olvides nunca.

-Papi, quiero ir a vivir contigo – le confesó la niña, no me gusta estar sola con la niñera.

Edward suspiró, deseaba complacer a su hija pero en este momento no podía ofrecerle eso, primero debía suplicar por el perdón de Bella, y si ella por la divina gracia de Dios le perdonaba, debía hablarle de la petición de Irina, y además estaba Carmen, no sería agradable tratar ese tema con su ex esposa pero ella también estaba fallando como madre, también todavía le quedaban dos meses de viajes constantes hasta cerrar el proyecto y dejarlo encaminado.

-No depende de mí, hija, ¿tomaste en cuenta que eso implicaría vivir con Bella, y que debes respetarla y darle la oportunidad de conocerla bien? – Irina se quedo en silencio unos instantes pero después asintió.

-Lo sé, yo… quiero conocerla, yo no quiero odiarla - le confesó a su padre apenada.

-El odio es un sentimiento muy feo, incluso para los adultos, no te aferres a ese sentimiento, hija, nunca te dejes guiar tampoco por lo que digan los demás, date la oportunidad de conocer a las personas antes de formar un juicio de ellas.

-Te quiero papi, y quiero disculparme con Bella, no me sentí bien después de romper su vestido – le dijo Irina sentándose en la cama dispuesta a ir a disculparse.

-Lo sé, tú eres más que una niña odiosa y malcriada, quiero de regreso a mi pequeña hija dulce y responsable, pero tendrás que esperar para disculparte, Bella no está y yo debo ir a buscarla. ¿Te molestaría quedarte aquí con tus abuelos hasta mañana? Yo también debo disculparme con Bella pero mañana vendré por ti – le prometió Edward a su hija y la niña aceptó sin poner problemas porque se sentía culpable de la tristeza de su padre en sus ojos.

-¿Me llevarás a la feria? Bella puede venir con nosotros y así me disculpo con ella – propuso la niña a su padre logrando que una punzada de dolor se instalara en el corazón de Edward, dolor por la incertidumbre de lo que pasaría con Bella.

-Todo depende de que ella me perdone, pequeña, pero sea como sea mañana saldremos y te llevaré a donde quieras, pero ya sabes que tienes un compromiso conmigo, volverás a ser mi dulce pequeña ¿está bien?

-Lo prometo papi – le aseguró la niña mientras lo abrazaba y dejaba un beso en su mejilla antes de que Edward se levantara y la arropara.

Salió de la habitación de su hija sintiéndose un poco mejor, pero todavía no podía respirar en paz, le quedaba convencer a su otra pequeña, esa que le robó el corazón el día que la atropelló accidentalmente mientras ella iba un su bicicleta.

-Bella, no quiero perderte –afirmó en voz alta mientras se subía a su auto para buscarla, sabía dónde estaba y no la dejaría ir tan fácil.

=:=

Aquí les dejo el segundo capítulo de esta nueva aventura, aquí podemos ver lo que siente Edward y cómo se desempeña como padre.

Muchas gracias por sus reviews, alertas y favoritos, y a las chicas que dejaron review sin cuenta pues, un beso:

sabi07:Hola me alegra que te guste XD besos

Susana:Amigaaaaaa pues esta nueva locura comenzó caliente y algo me dice que mantendrá la temperatura mientras se pueda, habrá drama pero espero que no mucho. Besotes amiga XD TQM.

Gracias a mi Beta querida, Betzacosta por su incondicional amistad y compañía en esta linda aventura y por tomarse en serio la tarea de ser despertador oficial =P

Te quiero amiga ;D

Mis amores, ya están las votaciones abiertas pera el Happy Halloween Contest, Si todavía no has leído los OS participantes tienes hasta el 15 de noviembre para hacerlo y emitir tu voto por tus 3 favoritos! Se divertirán, aquí les dejo el link: : / / w w w . fanfiction u / 3326265 /Happy _ Halloween _ Contest

(ya saben sin espacios)

Las quiero

Gine ;D