Capítulo 6:

En cada momento que Michael se quedaba solo le asaltaban un par de jovencitas licántropos con intenciones de procrear, ante la atenta mirada aprobativa de las tres ancianas. Y Michael en cada intento se le hace más difícil rechazarlas ya que cada vez le sale más su lado Alfa, pero siempre que va a caer en el juego de las ancianas en su mente aparece la imagen de una bella mujer de traje negro y piel blanca, dándole mentalmente las gracias a ésta por salvarle de esas situaciones.

Michael ahora se encuentra preparando los últimos detalles para el ataque contra los licántropos de Antigen, cuando llega uno de los hombres que vigila la entrada.

-¡Señor! ¡Han llegado Ann y Hanna!

-Muchas gracias, Mikael- responde Michael mirando como llegaban a donde estaba él- Ya puedes volver a tu posición.

Mikael se retira, dejando a Michael con Karla, Bern y Raze Junior, que se encuentran viendo unos mapas de las alcantarillas de la actual ciudad.

-Me alegra que hayáis llegado en estos momentos, porque estábamos decidiendo como hacer para llamar la atención de esos perros de Antigen- comenta Michael como saludo cuando Ann y Hanna se paran delante de ellos- Tomar asiento y contadnos.

Hanna y Ann toman asiento en las dos sillas que había libres, reservadas con anterioridad para ellas, y empiezan a contar todo lo que habían averiguado a través de la policía y de los medio de comunicación.

Hanna cuenta todo lo que se sabe a través de los medios de comunicación: de cómo los medios de comunicación del estado han alterado la verdad del asunto haciendo creer que algunos licántropos rebeldes han perpetrado el ataque de Antigen y de que aquellos que intentan saber la verdad son silenciados rápidamente muriendo en extraña circunstancias; informan de los altercados ocurridos entre humanos para desvalijar los comercios o de las luchas que tienen contra algunos Inmortales; y aquellos presentadores famosos son rápidamente transformados para la causa para así tener la influencia de los medios de comunicación a su favor, gracias a su influencia en la opinión de la gente.

Ann cuenta todo lo que sabe a través de la policía: de las redadas que hace la policía a los edificios y a las alcantarillas donde se sospecha que puede haber algún Inmortal, con las consecuencias de las muertes de todos los que hay en el interior de los edificios sin importa que lo sean o no; de cómo intentan controlar la situación en el vandalismo callejero, sin mucho éxito ya que casi todos los medios están siendo utilizados para la caza de Inmortales y que gracias a ello Karla y Bern han tenido éxito en sus misiones de recoger material; y de la información recogida en la comisaría central. Aunque omitiendo el detalle de Selene y de lo que ésta está haciendo.

-Gracias, con esa información podremos pasar entre los controles y realizar el plan que hemos desarrollado- comenta Michael tras escuchar con atención a todo lo dicho por ambas mujeres.

Mira alrededor para comprobar que todos los presentes le están prestando atención y comienza a hablar de nuevo.

-Nuestro objetivo es hacer salir al macho alfa de su madriguera, acabar con él y así podernos hacer con el control de Antigen para acabar con las disputas entre nuestra especie-mira a Ann y a Hanna y se dirige a ellas- Nos tendréis que señalar algún miembro de su organización para secuestrarlo y luego hacerle llegar un mensaje a través de su cuerpo al Alfa. ¿Qué podéis decirnos del macho Alfa licántropo?, que aún no me habéis explicado nada sobre él.

Se miran entre ambas, incomodas por la situación, sin saber como explicar o decir todo lo que saben de ese licántropo. Al final, con un suspiro, Ann decide tomar la palabra.

-Verás, es algo difícil de explicar todo lo que sabemos del macho alfa que ahora mismo controla Antigen y todas sus ramificaciones-comienza a decir Ann- Nosotras y mucha más gente le debe mucho a este licántropo en el pasado, tanto cuando estaba a las ordenes de Lucian como tras la muerte de éste e iba por libre escalando peldaños en el liderato entre los licántropos.

El nombre de este líder es Traxos, un licántropo transformado directamente por Lucian en los comienzos incipientes de nuestra raza, participó en la rebelión que dio nuestra libertad contra los vampiros y fue leal a Lucian a su manera hasta la muerte de éste. Luego comenzó a escalar escalafones entre la política de los humanos mordiendo y matando hasta llegar a un alto cargo, sin tener que pasar por los problemas que el resto de nuestra especie pasó en la limpieza de las razas inmortales. Y luego cuando Antigen se hizo con los derechos para los análisis de las especies, hizo lo mismo con todos los miembros importantes de la empresa. Y hasta ahora todo lo que ha impuesto ha sido a través de sangre y muerte, con mano de hierro, provocando que todos lo obedezcan: algunos con miedo y otros con respeto.

Michael asiente, pensativo.

-Gracias- luego se dirige a otro miembro del grupo- Raze haz el encargo que te he pedido, aunque antes que te digan quien será el objetivo de tu misión.

Raze Junior se lleva un momento a parte a Ann y Hanna para que estas le digan el licántropo objetivo.

-Karla, Bern ordena a todos que empiecen a recoger todas las pertenencias para estar listos en cualquier momento para partir, y que todos estén preparados para el combate si es necesario- comenta Michael para cerrar la reunión.

-Sí, mi señor- responde ambos a la vez alejándose del lugar.

Michael se queda sólo, mirando a la nada y pensando que les va a deparar el futuro, no lo sabía con seguridad, pero esperaba que ayudando a sus congéneres podría dar un futuro para ellos como para él y no como en el pasado que solo se dedicaba a huir de todo el mundo estando solo. Suspira frotándose el pelo con sus manos para despejarse la cabeza, recoge los mapas guardándolos en su sitio; y se va para jugar un rato con los niños pequeños antes de irse, ya que quería darles un buen recuerdo de su estancia con él y no como un ser inaccesible.

….

Traxos se encuentra en su oficina privada de su enorme mansión, siguiendo las acciones de sus subordinados con desesperación, al ver que no tienen los efectos deseados. Gritando de vez en cuando a su secretaria y desahogándose con algún desafortunado licántropo que entraba en la oficina, con el resultado de su muerte o amputación de alguna extremidad.

Está en una de esas, donde tras descubrir una de las bases vacías de los rebeldes licántropos y dar cuatro gritos, se oye en el exterior del recinto de la mansión como un coche derrapa arrojando algo contra la verja. Sonando segundos después la alarma de seguridad y como unos cuantos guardias se acercan para averiguar lo que han tirado.

Quince minutos más tarde, tocan a la puerta de su oficina. Troxas entorna los ojos exasperado al ver que sus hombres no pueden hacer nada sin que él diga una palabra.

-Adelante.

-Señor, pedimos disculpas por molestarle sabiendo que estás ocupado ahora mismo. Pero no lo haríamos si no fuese urgente, señor- se disculpa rápidamente uno de los hombres de seguridad al ver la fiera mirada de su jefe.

-¿Qué ocurre pues?

Se produce unos segundos de incomodo silencio donde nadie dice nada, donde los guardias se miran entre ellos para decidir quien daba la noticia que habían hallado en las verjas exteriores de la mansión.

-Verás, señor…-dice uno de los guardias sin saber como decirlo- Hemos hallado a Axel, o mejor dicho, lo que queda de él con un mensaje de los rebeldes.

Los dos guardias que habían entrado se estremecen en su sitio, al prever la reacción de su jefe.

-Dejarme ver los restos de ese imbécil y ese mensaje, a ver que nos tienen que decir esos desertores- dice Troxas levantándose de su sillón de cuero, para acercarse donde están los guardias que retroceden un poco al verle acercarse.

Uno de los guardias sale de la habitación para un par de minutos después reaparecer con otro compañero que le está ayudando a cargar los restos de un cadáver mutilado donde solo queda el torso y la cabeza.

-¿Dónde está el mensaje?-pregunta fríamente Troxas viendo el cuerpo con indiferencia.

Dan la vuelta al cuerpo desnudo, dejando al descubierto un mensaje grabado sobre su carne: "Te reto a un combate de Alfas, donde murió Lucian esta noche. Michael". Lee Troxas en voz alta para todos.

-Parece ser que al final esos cobardes salen de su agujero. Reúne a los hombres que iremos todos de cacería- comenta Troxas con una cruel sonrisa en el rostro.

Los tres guardias que hay delante de él, se miran extrañados antes las palabras de su líder al ver por primera vez que se iba a implicar personalmente en una operación.

-¿Vais a participar?- pregunto uno de los guardias con desconcierto, recibiendo como respuesta un tiro en la cabeza, cayendo al suelo muerto.

-¿No me habéis oído? ¿Estáis sordos? No, verdad…-dice Troxas guardando la pistola que había desenfundado para disparar al insolente que le había preguntado algo obvio- Pues organizar todo para esta noche…

Los dos guardias restantes salen de la sala, llevándose consigo los dos cuerpos que yacían en el suelo, para cumplir las órdenes de su jefe.

-Bien, bien…Michael por fin nos vamos a ver tras tantos años de espera. En el mismo sitio donde nos vimos por primera y última vez, donde Lucian te dejo su legado y tú lo desaprovechaste para irte con esa ramera de vampiresa…

…..

Un par de horas más tarde, y unos minutos antes de la entrega del cuerpo mutilado al enemigo licántropo, se encuentran en las cloacas. En el mismo sitio donde Michael fue llevado ante Lucian y se produjo la lucha muerte contra los vampiros de Víktor, ahora se encontraban terminando de instalar las trampas, las cámaras de seguridad y colocando al personal en sus sitios para la siguiente batalla. La que decidiría el futuro de la especie de los licántropos.

-Señor, ya hemos instalado los sensores de movimiento y las cámaras de seguridad en los puntos clave- dice un licántropo a su líder.

-Muy bien hecho, ahora todos a sus puestos que en cualquier momento pueden aparecer esos perros para atacarnos- responde Raze Junior viendo que los monitores de seguridad se ponen en funcionamiento, visualizando todo lo que ocurre fuera- Ahora a esperar, como odio estas esperas…

-Pues yo lo disfruto mucho, me encanta hacer el vago mientras otros hacen todo el trabajo- comenta Bern espatarrado en una butaca y con los ojos cerrados como si se estuviese echando una siesta.

Raze Junior gruñe irritado ante las palabras de su compañero, que ve que no se lo está tomando en serio el asunto, consiguiendo un siseo por parte de Ann.

-Niños, relajaos. Tenemos que luchar contra nuestro enemigo, no entre nosotros…

Se produce unos segundos de intenso silencio donde se lanzan miradas entre los tres implicados, ganando finalmente Ann.

-Sí, señorita- dicen ambos derrotados.

Ante esas palabras, Karla y Hanna sonríen al ver que una mujer había vencido a unos hombres con una sola mirada y que no eran tan solo unas figuritas que estaban allí para quedar bien.

-¿Está todo preparado?- pregunta Michael que había ido a dar una vuelta por los alrededores del recinto, recordando como le habían atado a una camilla vertical para sacarle sangre, a Kraven disparándole repetidamente en el pecho y muriéndose dolorosamente por las balas de plata hasta que una vampiresa le había mordido,…y las últimas palabras de Lucian.

-Sí, señor. Está todo como lo dijimos y en unos minutos entregarán el mensaje en la casa de Troxas-responde Raze Junior con una media sonrisa en el rostro, ansioso para que todo comience- Y si es como nos ha comentado Ann, espero que venga.

Michael asiente con la cabeza y se queda callado mirando a los monitores, esperando a que comenzase el movimiento. Unos le imitan sentándose en unas sillas para no estar de pie, otros se quedan leyendo algún libro o revista que habían robado y unos pocos se quedan medio dormidos. Pero nadie se encuentra escuchando música o armando ruido, debido a que eso podría enmascarar la llegada del enemigo.

-Es hora de que todo esto acabe y podamos vivir en paz de una vez…

….

-¿Qué le pasa? ¿Qué le ocurre?- pregunta Selene preocupada tras la salida de David, sujetando con delicadeza el cuerpo caliente de su hija Eve.

-No le pasa nada grave, sólo que a debido de sufrir un gran estrés en poco tiempo y su cuerpo lo está sufriendo- responde la doctora Olivia- Y lo más seguro que su cuerpo para combatir esa situación cambie un poco.

-¿Cambie?- repite Selene extrañada, sin saber a que se refiere.

-No es muy común que los vampiros tengamos hijos y los pocos que tenemos suelen crecer como un humano, pero en situaciones especiales nuestros hijos pueden acelerar su crecimiento celular para convertirse rápidamente en un adulto- contesta la doctora Olivia a la duda de Selene- Es una suposición tan sólo, pero viendo sus síntomas diría que es lo que está ocurriendo.

Por eso necesitamos todo lo que David va atraernos, para que la transición sea lo menos traumática posible- termina de hablar la doctora Olivia, tocando la frente de la joven para comprobar otra vez la temperatura.

Selene mira a Eve con ojos afligidos, al ver que le estaba terminando de quitar lo poco que le quedaba de su niñez y prácticamente toda su adolescencia, sintiéndose lo peor de este mundo. No había podido estar en sus primeras palabras, en sus primeros pasos, en sus primeras palabras leídas y escritas, y ahora también se iba a perder esos años de conflictos entre adolescente y padres. Su intención con esas clases de autodefensa era enseñarle a defenderse, pero no a costa de esto, si lo hubiese sabido no le habría exigido y sólo consentido dejando de lado su actitud fría.

Selene acaricia la cara de su hija, apartando algunos mechones tras sus orejas.

-Siento mucho por lo que estás pasando, hija- se disculpa Selene en voz baja- Si lo hubiese sabido no hubieses tomado esas sesiones de entrenamiento.

Por primera vez en un par de horas, Eve abre los ojos vidriosos mirando a su madre.

-Yo las hubiese tomado igualmente, no quiero ser una carga- responde Eve con voz pastosa y grave.

-Guarda fuerzas, cariño. Tú descansa, que yo estaré aquí para velar por ti- le regaña Selene.

Todo esto siendo visto por la doctora Olivia, que sonríe contenta al ver que la fría y despiadada Guerrera de la Muerte por fin mostraba sentimientos, siendo vista por toda la comunidad hasta ahora como un ser que sólo se dedicaba a la caza dejando de lado al resto de la sociedad. Y lo más seguro que obtendría apoyo entre algunos de los mayores, si la veían de esta forma. Y si se lo proponía podría formar una nueva Comunidad.

Ahora que se fijaba Selene, se daba cuenta de algunos cambios que se están dando en su hija, como que los rasgos físicos de la cara están perdiendo las redondeces de la niñez adquiriendo en su lugar ángulos más femeninos, el pelo está creciendo y que poco a poco todo su cuerpo se está transformando en el de todo una mujercita. Aunque esos cambios se están produciendo de una forma muy lenta y que un ojo humano no se daría cuenta hasta ya casi el final del proceso.

-¿Y cuanto tiempo tardará en recuperarse?-pregunta Selene tras unos minutos de silencio donde nadie habla y solo se escucha el discurrir del agua del grifo de la bañera.

La doctora Olivia mira el reloj que lleva en la muñeca, mira a Eve y luego a la puerta por donde tenía que entrar David con el recado que le habían mandado.

-Este proceso puede durar entre unas horas o unos cuantos días, pero para que dure lo menos posible hemos enviado a David para el material que aliviara a Eve-responde la doctora Olivia con voz neutra.

Selene asiente con la cabeza y mira hacia la puerta esperando la llegada de David, sujetando con delicadeza a Eve entre sus brazos. Mientras el agua fría enfría a la febril híbrida, que tiembla entre los brazos de su madre.

A los pocos minutos vuelve David, con la sangre y el equipo necesario para una transfusión de sangre. La doctora empieza a trabajar, apartando a Selene y a David del lado de Eve, ante la atenta mirada de ésta que no aparta la mirada de lo que le están haciendo a Eve actuando si fuese necesario si ve que le va hacer daño.

La doctora Olivia coloca una vía de abbocath en uno de los brazos de la joven Eve, purga un equipo de transfusión de sangre, colocando una bolsa de sangre en ésta y la conecta con la vía poniendo en marcha el sistema. Haciendo que la sangre empiece a circular hacia el sistema venoso de la joven.

-Ya no se puede hacer nada más por ella, sólo hay que mantener la temperatura a una temperatura constante con el agua fría y administrarle la sangre que precise hasta que su crecimiento se detenga, no paréis de suministrársela hasta ese momento sino queréis que el proceso se alargue más de la cuenta-comenta la doctora Olivia tras terminar de realizar todas las operaciones.

Selene vuelve al lado de su hija, sujetándola con delicadeza ante la sorprendida mirada de David que ve como la guerrera de la muerte se había ablandado.

-Gracias- dice con voz neutra Selene sin levantar la vista de su hija, dirigiéndose a la doctora.

-Es un placer, querida- responde la doctora Olivia de la misma forma para no romper el momento- Si me disculpáis me iré a descansar un rato hasta que anochezca y pueda volver a la Comunidad con el resto.

Selene asiente con la cabeza y le lanza una mirada a David, que éste asiente indicando que ha captado la indirecta y acompañará a la doctora hasta uno de los lugares de reposo.

Al final Selene se queda sola en la habitación, sujetando a su hija mientras ve como ésta comienza a cambiar más rápido en su aspecto en más de un sentido: su pelo crece dejando atrás el corte de pelo que se había hecho, su piel dejaba atrás el rosado de la infancia definitivamente, sus huesos y músculos se agrandaban y estiraban progresivamente hasta su crecimiento final, y sus órganos reproductores maduran a pasos agigantados teniendo la primera regla allí mismo.

Estando así durante unas cuantas horas con Selene siempre al lado de su hija, vigilando que todo esté saliendo bien, y David entrando y saliendo del lugar comprobando que ambas siguen en el mismo sitio y tranquilizando al resto del grupo diciéndoles que no ocurre nada grave y que esa noche les iba a dar la última lección con armas de fuego. Una hora antes del anochecer, Eve abre los ojos totalmente recuperada.

-¡Mama!

….

Con las primeras luces de las estrellas de esa noche, comienza a producirse más movimiento del habitual en las cloacas.

Una alarma comienza a sonar por una zona concreta de las cloacas, los presentes en la sala de mando comienzan a moverse impartiendo ordenes al resto de sus subordinados.

Ha comenzado la guerra entre los rebeldes licántropos y los licántropos de Antigen, uno de los dos se impondrá ante el otro y gobernará definitivamente a la raza inmortal llevando a ésta a un final definitivo para bien o para mal.

-¡A sus puestos! ¡Coged las armas y preparaos para la guerra!-ordena Raze Junior a grito pelado haciendo que todos se muevan- ¡Están aquí!

Provocando que todo el mundo se mueva con más rapidez, tomando cada uno de ellos el puesto que le corresponde armados hasta los dientes con armas de fuego y algunos incluso transformados en su forma licántropa para luchar.

-No es necesario gritar tanto, amigo- se queja Bern tapándose molesto las orejas, recibiendo una molesta mirada de Raze Junior.

Raze Junior va a responder cuando comienzan a escuchar el ruido de las armas de fuego disparando balas y alguna que otra explosión.

-Parece ser que vienen con todo y a mi me gusta probar la carne del enemigo- comenta Ann con una socarrona sonrisa, despojándose de la ropa y transformándose una licántropo para luego ir al frente de batalla a luchar.

Hanna le sigue los pasos, haciendo lo mismo, dejando Karla con los hombres.

-Karla, tú quédate aquí para organizar la batalla con Bern como guardaespaldas- ordena Michael sabiendo que estos dos no eran muy buenos en una lucha y lo más seguro que morirían- Nosotros iremos al frente con el resto de los nuestros.

Tanto Karla y Bern al oír esa orden respiran aliviados, al ver que no tendrían que empuñar un arma o atacar a alguien con sus garras, dirigiéndose hacia donde se encuentran los monitores y unos auriculares con micro para empezar a impartir ordenes y organizar el contraataque.

-Vayámonos, Raze- impone Michael saliendo del lugar seguido por éste, cogiendo un auricular inalámbrico para estar comunicado con Bern y Karla.

Poco a poco comienzan a oír más fuerte los disparos, las explosiones y los gritos de agonía de los heridos. También a varios de sus hombres, que al verlos llegar lanzan gritos de alegría y se llenan de valor para continuar la lucha.

Michael se transforma en su forma híbrida, seguido de cerca por Raze Junior que adopta también su forma licántropa, lanzándose ambos a la refriega esquivando con maestría las balas que el enemigo acribilla contra todos ellos. Matando mediante zarpazos y desgarros a sus oponentes, dejando parcialmente el camino libre para que sus compañeros sigan luchando con los ánimos renovados y con cierta superioridad numérica. Inclinando la balanza hacia su lado en ese lugar del recinto.

Cuando ven que ese lado del perímetro está asegurado y que es muy difícil que lo vayan a perder, se dirigen a otra zona del perímetro. Donde los suyos están teniendo más problemas de lo habitual para contener al enemigo, al usar estos armas de mayor calibre. Ven que no es factible atacar cuerpo a cuerpo debido a la munición de gran calibre que están usando, por lo que cada uno recoge un subfusible que le entregan y dirigiendo a unos cuantos hombres van avanzando por el pasillo para arrinconar al enemigo. Al final consiguen que el enemigo por esa zona retroceda un poco, dejando atrás a unos cuantos camaradas heridos y algunas armas, aunque a un gran coste por las pérdidas de más de la mitad de los hombres que habían dirigido cada uno.

-Raze, quédate aquí y refuerza este lado- ordena Michael preocupado por si el enemigo intentaba hacer un contraataque- Yo iré a echar un ojo en las otras entradas y volveré cuando pueda.

Raze Junior asiente con la cabeza y ordena a sus hombres posicionarse en varios puntos para aguantar una posible remetida del enemigo si se producía. Recogiendo toda arma que veían para usar contra los otros o recogían a sus compañeros caídos para darles más adelante una adecuada despedida.

Michael tras dejar a Raze Junior atrás va a la penúltima entrada que quedaba por revisar, viendo a Ann y Hanna destrozar y desgarrar a otros licántropos con una gran facilidad. Y donde Ann hacía las veces de escudo para Hanna con las balas, al ser esta primera inmune a las balas de plata. Alejándose de allí, sin temor alguno al ver que esas dos están controlando con mucha facilidad la situación.

Cuando oye lamentos y gritos de agonía del último pasillo que queda por revisar, corre hasta allí. Ve con horror como todos sus hombres se encuentran masacrados sin piedad y los pocos que quedan con vida se encuentran con alguna extremidad amputada o agonizando. Y en el centro de toda esa masacre se encuentran unos pocos hombres.

-Al final nos conocemos, Michael- comenta uno de ellos con voz monótona y fría como si le diese igual quien estuviese delante suya- Me han hablado muy bien de ti…

Michael analiza la situación. Son unos hombres trajeados, siendo el que ha hablado el jefe de todos ellos al ver como se mueven a su alrededor y actuando según sus gestos y palabras, y seguramente los culpables de todo lo que le ha ocurrido. No tenía el tiempo para seguir hablando si quería evitar más muertes innecesarias por lo que decide actuar.

-No hemos venido a aquí a conocernos, no- responde Michael adoptando una postura de ataque- Sino a decidir todo este asunto.

-Muy cierto- contesta Traxos, que mira a un par de sus subordinados, que se lanzan contra Michael con todo lo que tienen.

Michael responde matando a uno con un tiro limpio en la cabeza y al otro arrancándole la garganta tras transformarse en su forma híbrida. Traxos al ver que han fallado envía a todos sus hombres, excepto a dos, que terminan igual que sus anteriores compañeros.

-Parece ser que lo tengo que hacer todo yo, si quiero que las cosas se hagan- comenta Traxos cabreado al ver que no consigue matar a Michael.

Michael se queda quieto esperando a que Troxas haga el primer movimiento, al no saber con que iba a salirle. Troxas saca una jeringuilla de uno de sus bolsillos interiores y sin pensárselo se la clava en el corazón.

-No lo hagas, señor- pide uno de subordinados que aún seguían con vida, ante las acciones de su jefe.

Tras inyectarse la sustancia de la jeringuilla en el corazón, su cuerpo empieza a convulsionarse. Su cuerpo aumenta de tamaño poco a poco, alcanzando un enorme tamaño mientras se va transformando en un enorme licántropo. Una vez alcanzado un enorme tamaño, el doble de tamaño que dos licántropos juntos, lanza un enorme aullido y de un zarpazo lanza hacia atrás a sus subordinados dejándolos fuera de juego.

Michael ve con asombro la transformación de su enemigo, un enorme licántropo, mayor que William y por lo que veía más loco que éste por sus instintos al ver que no actuaba como debería.

-¿Qué has hecho?-susurra Michael con tristeza al ver en lo que se había transformado para luchar contra él.

Michael se transforma totalmente en su forma híbrida y empieza a acechar a Troxas que a lo loco lanza zarpazos, intentándole dar para desgarrarlo sin piedad. Con el dorso de una de sus garras alcanza a Michael, mandándole contra uno de los pilares de sujeción del recinto y dejándole magullado y algo desorientado. Pero no lo suficiente para estarse quieto en el sitio y que su enemigo lo destrozase.

Se mueve alrededor de Troxas a gran velocidad para no ser de nuevo alcanzado, al pensar que por su tamaño sus movimientos serían lentos, error que no volvería a cometer. Dándole zarpazos en los lugares en los que Troxas era descuidado, destrozando piel y músculos del licántropo. Pero que tras dejar de tocar esas partes estas se regeneraban instantáneamente, dejando a Michael aún más sorprendido al ver la regeneración que aunque característica de las dos razas inmortales no se producía a esa gran velocidad.

Si tenía que matarlo para detener esa locura, tendría que dañar un órgano vital, piensa Michael al ver que sus intentos de someterlo hiriéndolo no funcionaban.

Michael en una de sus maniobras se agarra a la espalda de Troxas, subiendo por ésta hasta alcanzar la base del cuello para allí destrozarle la garganta. Pero no tiene fortuna al ser aplastado contra una de las paredes, cuando Troxas se estampa contra una por la espalda dejando a Michael incrustado. Troxas lo coge por el torso, inmovilizándolo y tirándolo contra una columna, quería jugar con su presa antes de destrozarla con los dientes. Destrozándola y dejando a Michael muy mal herido con varias heridas sangrantes.

Michael con dificultad se levanta, alejándose del enorme licántropo que se le va acercando con peligro. Se despeja del atontamiento que le había producido el doble impacto contra la pared y la columna y otra vez empieza a dar vueltas alrededor de Troxas lejos de las garras de éste.

En uno de sus tantos giros, en los que da zarpazos a las extremidades inferiores del enorme licántropo consigue subir otra vez a su espalda de éste pero en esta ocasión clavándole perfectamente las garras en su espalda. Provocando los gritos de dolor de Troxas, que agita todo su cuerpo intentando deshacerse de él pero sin mucho éxito. Llegando hasta su cabeza, donde con un golpe seco y firme destroza la base de la columna vertebral que une la cabeza con el resto del cuerpo dejando que la cabeza solo esté sujeta al resto del cuerpo por músculos y tendones, saliendo su mano por el otro lado con un par de vértebras en ésta.

Troxas cae al suelo muerto, como un muñeco de trapo, con Michael levantándose de su espalda. Se aparta del enorme licántropo que poco a poco va tomando su forma humana otra vez, y lanza un aullido de victoria que se escucha por toda la cloaca.

Momento que todo licántropo deja de hacer lo que está haciendo, respondiendo a la llamada de Michael. Detonante que hace que la guerra finalice totalmente, al entregar sus armas los licántropos de Antigen, al reconocer a Michael como nuevo líder de la raza licántropa.

…..

David estaba sorprendido, sino más bien estaba alucinando al ver en la preciosa chica en la que se había convertido Eve. No lo podía creer, pero tenía que disimular sus miradas a ciertas partes del cuerpo de la joven sino quería que su madre, Selene, le arrancase los ojos. Que en esos momentos se encontraba hablando con su hija en susurros de preocupación, donde ésta sólo asentía diciendo que está muy bien.

Eve había cambiado mucho. Ahora era una bella joven de piel clara, de ojos azul claro como los de su padre Michael, un cabello marrón que le llega hasta la cintura y un cuerpo muy bien formado con unas medidas que dejaría a cualquier modelo en el suelo llorando.

Nota de autor: Siento mucho la demora de la actualización pero con el ordenador estropeado, los problemas en el trabajo y que me faltaba un poco la inspiración pues me ha costado un poco más de lo habitual para continuar la historia. Pero ya que estoy aquí continuare escribiéndola…xd. No queda mucho para acabarla, jeje, falta una buena pelea entre licántropos y vampiros, donde se encontraran todos de nuevo y…No digo más, que sino destripo todo, jeje….Espero algún Reviews.