Hola a todos por fin os traigo el ultimo capitulo que llegue a subir a internet, a partir de ahora serán los nuevos. Espero que lo disfruten

Gracias como siempre a todos por leerme y a BishiPowa, Princesa Vampirica, Alfy-Malfoy, Linne-'Malfoy, kasandra potter y a yilam por comentar

kasandra potter: Hola guapa, si es slash y en cuanto a tu otra pregunta solo contendrá una pequeña insinuación. Pero advertiré cuando llegue el momento


Capitulo 4

El Slytherin-Gryffindor

-¿Que quieres decir?- se impresionó Draco sin hacer caso de las palabras irónicas de su padrino - ¿cómo es eso de que le han seguido el rastro?

-Supongo que lo hicieron por el hechizo que me comentaste ¿no?- supuso theo pensativo.

-Así es- confirmó sombríamente- Hace un momento, gracias a una casualidad, logré escuchar una conversación entre el grupo de crías de león. Al parecer ninguno andaba muy conforme con la idea de esperar a que la orden esté lista para llevar a cabo el hechizo ¿Y que creen? Esos mocosos como siempre decidieron actuar por su cuenta llevándolo a cabo- contó con seriedad- ¡Y yo que pensaba que las estupideces eran solo del arrogante de Potter!- bufó

-¡Jo Severus! ¡No hables así de tu sobrinito!-exclamó la morena con falsa indignación, recibiendo una mirada oscura de snape. Todos miraron a Pansy como si dudaran de su cordura, definitivamente esa chica quería morir muy joven.

-Como decía- siguió Snape con un tic en el ojo- Al parecer lo han logrado rastrear hasta Francia. Planean venir para finales de semana, si acaso antes. Al enterarme decidí venir para preveniros- sonrió con desdén- ¡Pero cuál es mi sorpresa al encontrarme a un grupo de serpientes jugando a la casita feliz con un león extraviado! León que por cierto, busca el mundo mágico por completo

-Esto… Padrino todo esto tiene una explicación

-¡Oh claro que si! Por vuestra buena salud que espero que haya una perfecta y lógica explicación para encontrarme al señor Potter llamándome tío Severus- siseó

Draco y Blaise se miraron entendiéndose sin palabras.

-¡Fue Pansy!- gritaron ambos chicos señalando a la morena que abrió los ojos con sorpresa.

-¿¡Que! ¡Oigan!- los miró con reproche- ¡esto fue idea de todos!

-¡No querida! ¡Fue tu idea! Tú eres la que quería tener un leoncito como miembro familiar

-¡Y tu un gatito como mascota!- replicó la joven acaloradamente -porque te recuerdo Blaise querido, que tú fuiste el primero en estar de acuerdo conmigo, así que esto es tanto culpa tuya como mía

-Yo… yo…- por el rabillo del ojo vio a Severus entrecerrar los ojos, nerviosamente señaló al que tenía su lado- puede que sí, pero lo de la familia fue completamente culpa de theo

-¿Eh?

-¡Es cierto!- apoyó Pansy- theo fue el que se le ocurrió la brillante idea de decirle que era su hermano. Ni siquiera nos consultó. Así que no nos quedó más remedio que adaptarnos- explicó poniendo carita de victima

-¡Eso! ¡Eso!-asintió Blaise.

Theo prefirió permanecer en silencio, cualquier cosa que dijera, sería utilizado en su contra

-Pero Pansy- dijo Goyle con cara confundida- ¿no era que tú también querías decir que eras su hermana?

-Sí, es verdad- Confirmó Crabbe- me acuerdo que hasta formaste un gran berrinche cuando todos dijeron que no

-¡Crabbe! ¡Goyle!- el flequillo tapando su expresión- ¿se puede saber porque estáis en contra de mi?- lloró falsamente, dejando a los demás con una gota en la cabeza. - además puede que sea cierto que quería un hermanito, pero al menos no soy una pervertida que se quiere aprovechar de un leoncito amnésico- picó Pansy mirando perversamente al rubio con una sonrisa incitadora. Draco, con una venita en la frente, la miró cortantemente.

- ¡PANSY TÚ…!-

-¡Basta!-interrumpió Severus de manera fría, masajeándose las sienes con irritación- ¿¡estoy con un grupo de refinados slytherins o con un grupo de descarriados gryffindors! - los fulminó con la mirada, haciendo que todos se quedaran completamente quietos- así está mejor. Ahora explíquenme la historia desde un principio antes de que empiece a lanzar crucius- después de unos segundos de silencio empezaron a relatar la historia.

Una hora más tarde solo se escuchaba el crepitar de las llamas.

-Resumiendo- rompió el silencio Severus de manera cortante -Potter anda sin memoria creyendo que theo es su hermano, que Crabbe, Goyle y Pansy son sus primos, que Blaise y Draco son amigos y ahora…. ¡que yo soy su tío!- terminó diciendo casi atragantándose al decir la última palabra, a la vez que miraba a Draco con deseos homicidas, el cual se hizo el desatendido

-Básicamente, eso es

-¡Ya!- suspiró Severus - las serpientes casi no os meteréis en líos, pero cuando lo hacéis, lo hacéis a lo grande, sobre todo vuestro grupito- articuló con tono exasperado -Lo primero que hay que solucionar es el problema de que no terminen de seguir el rastro mágico de Potter hasta acá, intentaré hallar un hechizo que nos pueda ayudar- se levantó con intenciones de irse dirigiéndose a la chimenea- ¡ah! Se me olvidaba- dijo mirándolos fríamente- si el héroe se me vuelve a tirar encima ¡no respondo de mi!- susurró con sonrisa maléfica, metiéndose a la chimenea después. Los demás se quedaron quietos temiendo por la integridad del león.

-Bueno… ¿y ahora qué?- preguntó Goyle.

-Pues lo mejor será dedicarnos a hallar un modo de esconder al león- resolvió theo subiéndose las gafas,

-Bien… entonces propongo que nos dividamos- propuso Blaise -Unos cuantos de nosotros que se dediquen a la búsqueda de ese método y el resto cuidará a Harry

-¡Perfecto!- alzó la voz con entusiasmo la morena - me ofrezco voluntaria para cuidar al pequeño minino- afirmó con los ojos brillantes

-Jajaja ¡No!- rió sarcástico Draco

-¡Ehhh! ¿Y por qué no?- expresó con un mohín disconforme.

-Porque el único que lo va a cuidar, voy a hacer yo y no una lunática pervertida

-¿¡Perdón!- se indignó Pansy cruzándose de brazos y alzando una ceja - ¡Y eso lo dice el que quiere hacerle cosas malas al morenito mientras está vulnerable!- se burló Pansy con un brillo sospechoso en los ojos

-Lo que yo quiera hacerle o no ¡No es de tu incumbencia! Yo…

-¡Por merlín! ¿Queréis dejarlo de una vez?- se exasperó Blaise mirándolos con irritación -chicos, vuestras peles por lo general resultan entretenidas, pero por si no lo habéis notado, estamos con el agua hasta el cuello y más nos vale hallar una salida si no nos queremos ahogar- resopló

Draco y Pansy se miraron por un momento, asintiendo en un acuerdo táctico. Sus amigos tenían razón, no era momento para peleas infantiles y sin lógica alguna.

"Sobre todo cuando pienso abrazar y mimar al leoncito la veces que quiera" pensó Pansy para sí.

"Sobre todo cuando pienso hacer mío al león más pronto que tarde, apartándolo de todos, incluida Pansy" pensó Draco también para sí.

Los dos sonriendo sospechosamente.

-Entones- habló theo mirando con agradecimiento a Blaise por haber detenido a esos dos - creo que podemos hacerlo así. Crabbe, Blaise y yo buscaremos la forma de esconder el rastro de Harry. Mientras que Pansy, Goyle y Draco ustedes os turnareis en el cuidado del moreno ¿estamos de acuerdo?- preguntó con voz de mando. Todos cabecearon conformes sabiendo que ese era el mejor plan de acción que podían seguir. "Aunque ni loco pienso dejar a Pansy a solas con MI Harry" se dijo Draco con su instinto de posesión al límite.

/&&&&&&&&&&&&&&&/

En el cuarto de invitados se hallaba un león recién emergiendo del mundo de morfeo. Había pasado un par de horas desde que las serpientes tuvieran su reunión. Algo más descansado y relajado, Harry abrió los ojos, restregándoselos con una mano, dejando escapar un pequeño bostezo. Se sentía cómodo y completamente relajado. Con flojera se acurrucó entre las sábanas sin ganas de levantarse aún.

-¡Buenos días dormilón!- Harry giró la cabeza sorprendido al ver que no estaba solo, sino que aun lado de la cama se encontraba sentado en una cómoda butaca, el chico rubio llamado Draco. Sin entender la razón, sintió su corazón comenzar a latir más fuerte y sus mejillas enrojecer, invadido por sensaciones placenteras. Con vergüenza bajó la cabeza sin poder sostener la mirada del mayor que lo veía con un brillo, que no sabía por qué, lo hacía estremecer. Draco sonrió lentamente, satisfecho por lo que su presencia causaba en el pequeño gryffindor. Solo sería cuestión de tiempo que quedara atrapado definitivamente en sus redes. Sonrió perversamente para sí -¿Cómo te sientes?

-¡Ah… muchísimo mejor!- susurró avergonzado sintiendo una punzada de felicidad al pensar que el rubio estuviera preocupado por él - ¿qué hora es?- preguntó viéndolo a través de sus pestañas con cierta timidez, ese chico tenía algo que le producía demasiado corte.

-Son las 2 del mediodía- contestó Draco apoyando el mentón en una mano, contemplando con ojos codiciosos la figura del moreno, detallando en profundidad cada rasgo de su escultural presencia. Su pequeño gryffindor era la tentación en persona. Cuerpo pequeño pero apetecible, con buena forma gracias al quidditch. Piel morena y suave, labios rojos y cremosos, ojos del verde más puro que jamás hubiera visto. Todo ello rodeado con ese aire de inocencia y pureza que envolvía al ojiverde. Parecía un pequeño ángel venido a la tierra para tentar a los mortales. Y pronto sería suyo, como que era un Malfoy que lo sería - ¿necesitas algo?- susurró con voz sugerente.

-¡Eh…!- Harry tragó saliva sintiendo la garganta seca. Percibía el ambiente cargado de algo, aunque no sabía exactamente de qué. Apretaba la sábana nerviosamente, totalmente sonrojado ante la mirada ávida de su acompañante -Nada, estoy bien… pero gracias Draco- agradeció sonriendo tímidamente

El pecho de Draco se expandió con emoción al escuchar su nombre ser pronunciado con tanta delicadeza por esa voz suave y dulce. Se sentía demasiado bien el que ahora se pudieran llamar por los nombres sin rencores de por medio. Solo siendo Draco y Harry. Internamente rogaba porque el moreno jamás recuperara la memoria, aunque fuera egoísta, lo necesitaba a su lado. No podría regresar a una vida sin él después de haber saboreado el deleite que le producía estar de esa forma con él. Así tuviera que echarle un obliviate, no permitiría que se fuera de su lado.

-Está bien, supongo que aun debes estar algo confundido con todo

-Algo. Pero ahora me siento mejor, un poco desorientado, pero supongo que es algo normal y que ya se me pasará

-¡Claro que sí! - sonrió Draco acercando una mano para retirar un mechón de pelo que obstaculizaba la vista del moreno. Con delicadeza, en una suave caricia, lo acomodó, sin apartar en ningún momento la mirada de su ya no tan secreta obsesión- veras que pronto todo volverá a cobrar sentido- susurró hipnotizado con los suaves labios del ojiverde.

-Eso espero- murmuró Harry lamiendo inconscientemente sus labios con su rosada lengua, excitando aun mas los sentidos del rubio. Ambos se fueron acercando poco a poco, apenas consientes de ello, como imanes jalados por una fuerza superior a ellos. Uno aturdido sin saber realmente lo que estaba pasando, otro completamente ido es sus deseos de saborear esa pequeña boca. Sus respiraciones ya se mezclaban, los dos a un paso de rozar sus labios, de darse el primer beso. Draco se sentía en la gloria. Por fin, después de tanto tiempo, podría probar el sabor de su Harry.

-¡HARRY!- abrió de repente la puerta una morena que abrió la boca sorprendida por la escena que veían sus ojos, para a continuación sonreír con diversión y malicia -ups… ¿acoso he interrumpo algo?

-¡No!… ¡por supuesto que no! Es que… nosotros… yo… -balbuceaba Harry separándose de Draco con espanto y la cara más roja que un semáforo, agitando las manos con torpeza

-P-A-N-Z-Y- pronunció sombríamente Draco con un aura asesina rodeándole. Pansy sin hacer aparente caso a su futura defunción se acercó al moreno sonriendo pícaramente.

-¡Draco cielo relájate! Te noto algo tenso-opinó llevándose un dedo a la boca con falsa duda. Draco sintió una vena palpitarle con rabia.

-¿A qué has venido Pansy? Tu turno no es hasta después de las tres- masculló cabreado fulminándola con la mirada más fría de los Malfoy.

-¡Ya! Eso lo sé. Pero ¿sabes? Estaba yo sentada en la sala, cuando me dije: "Pansy ¿tú de verdad crees que el rubiecito te va dejar a solas con su leoncito? ¡No! ¡Definitivamente no! Antes seguramente se lanzaría un crucius él mismo" Así que pensé. Si el va a estar en mi turno entonces yo estaré en el suyo. Y aquí me tienes- contó sonriendo encantadoramente

-¡TÚ…!- intentó decir Draco sin poder encontrar algo lo suficientemente acorde con su retorcida personalidad.

El morenito por su parte, miraba sus manos como si fuera lo más interesante del mundo. Pansy se sentó a su lado sin apenas prestar atención a los balbuceos furiosos de Draco.

-¡Harry tesoro!- llamó Pansy levantándole el mentón con un dedo, viendo los ojos verdes llenos de vergüenza mezclada con algo de insatisfacción. Sonrió internamente, al parecer el leoncito hubiera querido que se completara el acto -No tienes nada de qué avergonzarte. El que debería sentir vergüenza es el pervertido de Draco- lo señaló con ojos acusadores, sonriéndole con malicia -por aprovecharse de alguien convaleciente y vulnerable. Aunque sea alguien tan violable como tú, eso no es excusa

-Pansy, si no quieres perder algún miembro de tu bien apreciado cuerpo- siseó con tono amenazante - ¡aléjate de Harry ahora!- exclamó con un tic en el ojo casi perdiendo la poca paciencia que le quedaba.

-¿Violable?- susurró Harry para sí, con un gran signo de interrogación, sin entender del todo a que se refería su prima con eso.

-Draco no seas celoso, ni siquiera he empezado a meterle mano- fue su comentario suicida.

-¡Ni lo harás!- casi grita Draco apretando las manos con ganas de tener entre ellas el pescuezo de la morena.

-¡Eso lo veremos draquito!- desafió

-¡TÚ SERPIENTE RASTRERA NI PIENSES EN…!- unos toques en la puerta interrumpieron la casi explosión del rubio. La manilla giró, abriéndose la puerta por donde entró Goyle portando una bandeja en las manos con cara de circunstancias.

-Esto chicos… creo que los gritos no son la mejor manera de que Harry se recupere- comentó dubitativo.

-¡La culpa es de él/ella!- argumentaron ambos a la vez, volteándose la cara infantilmente.

Harry sin prestar atención a ello, ya se había acostumbrado al hecho de que al parecer esos dos peleaban hasta por el aire que respiraban, miró a Goyle con una sonrisa de bienvenida, el cual se acercó al moreno colocándole la bandeja con comida entre sus piernas.

-Es hora del almuerzo- anunció

-¡Gracias!- se sonroja -siento haberme dormido sin haber probado las tortitas- murmuró con remordimiento.

-Tranquilo. En la merienda las podrás probar- Harry le sonrió tímidamente fijándose a continuación en la comida preparada para él. Una sopa de verduras y pollo, que olía exquisitamente, tomates picados en trozos pequeños puestos en un bol, un trozo de pan y de postro natilla de chocolate, para alegaría de Harry. Sintiendo las tripas rugir, agarró la cuchara y empezó a comer sin tardanza.

-Está deliciosa- sonrió con deleite mientras Goyle dejaba ver una pequeña sonrisa de satisfacción.

-Me alegro

-Por cierto- metió una cucharada en la boca sitiando el liquido llenarle de calidez a medida que bajaba -¿cuál es nuestro apellido?

-¿¡Eh!- exclamó bobamente Goyle

-¿¡Apellido!

-¿¡Has dicho apellido!

-Sí, eso he dicho. El apellido de la familia ¿que cual es?- los miró alzando una ceja - ¿es que pasa algo?- preguntó extrañado por las expresiones de "oh-oh" que tenían todos.

-Pues… el apellido, tu apellido… es … que te lo conteste Pansy ya que tienen el mismo- sonrió angelicalmente hacia la susodicha que le lanzó dagas afiladas con los ojos

-Bueno Harry… tu apellido, nuestro apellido es…- Harry la miró expectante. Pansy intentaba pensar rápido, desde luego que Potter no seria, jamás tendría un apellido tan gryffindor. Con aprensión miró fijamente las esmeraldas verdes, su color favorito- Nosotros somos los… los… ¡los Slytherin!- exclamó finalmente.

-Cof, cof, cof- tosió repentinamente Draco intentado ocultar la conmoción y la gracia que de repente sentía al escuchar tamaña estupidez.

-¿Slytherin?

-Así es gatito. Nosotros somos la familia Slytherin- sonrió la morena satisfecha consigo misma por su ingeniosa idea. Goyle la miró con una gota en la cabeza pensando en lo que dirá Severus cuando se entere de su nuevo apellido. Iban a rodar cabezas.

-Harry Slytherin- pronunció Harry pensativo- No se… me suena raro

-Hmp ¿a quién no?- masculló por lo bajo Draco

-Bueno, es que es un apellido poco común. Pero eso nos hace aun mas especiales ¿no crees?-sonrió cautivadoramente.

-Sí, supongo que así es- aceptó Harry sin mayor problema, para el alivio de los tres -esto… ¿donde están los demás?- preguntó de repente con curiosidad.

-Pues Theo, Blaise y Crabbe han tenido que salir a encargarse de unos asuntos sin importancia- contestó relajadamente Draco. Simplemente se han marchado a la zona mágica de parís con una apariencia distinta para intentar encontrar un modo que pueda evitar nuestra pronta muerte. Como se ve algo sin ninguna importancia, se dijo Draco con ironía.

-¿Y el tío Severus? ¿Vendrá pronto?- se interesó Harry con sonrisa inocente. Los tres se miraron con cara de circunstancias, ni en sus más locas fantasías imaginaron jamás, ver al niño-que-vivió-que-odia-profundamente-al-grasoso-maestro-de-pociones deseando ver a este mismo con tal alegría e ilusión.

-El está de viaje Harry y no sabemos cuándo volverá- decidió inventar Draco, aunque técnicamente fuera cierto. Su padrino se encontraba en otro país, solo que no andaba de viaje sino que directamente vivía en el.

-¡Hey!- saludó Blaise apareciendo de repente por la puerta abierta- ¿qué tal Harry? ¿Cómo va la cosa?

-¡Blaise! Bastante bien- sonrió con entusiasmo, terminando de comer. Goyle percatándose de ello, le retiró la bandeja, colocándola a un lado en la mesilla, obteniendo una sonrisa agradecida del moreno.

-Me alegro minino- afirmó acercándose - entonces supongo que en poco más ya podrás corretear por todos lados

-¡Dalo por hecho!- aseguró Harry con mirada crispada, odiando cada segundo de tener que estar postrado en cama sintiendo esa extrema debilidad adormeciéndole los músculos.

-¡Gryffindor tenías que ser!- rió revolviéndole el cabello.

-¿Gryffindor?-ladeó la cabeza sin entender. Blaise se percató de su error.

-Claro, no lo recuerdas, que tonto, jeje….- rió nerviosamente -gryffindor es… pues es… es... es tu apellido- se inventó rápidamente sin reparar en las miradas matadoras que le dirigían los demás

-¿Qué? ¿Mi apellido no y que era slytherin? -preguntó ya totalmente confuso, dejando con la boca abierta a Blaise que no se esperaba esa contestación.

-Pues eso, es que tus padres eran Godrina Gryffindor y Salazar Slytherin- arregló rápidamente Pansy con lo primero que se le ocurrió. Los chicos por otro lado dejaron sus expresiones vacías, intentando no demostrar la impresión que les había causado el nuevo invento de Pansy

-Así que esos son los nombres de mis padres ¿y donde están?

-¿Slytherin?- deletreó Blaise con voz baja a Draco.

-Locuras de Pansy- le respondió el rubio

-Lo siento corazón, pero murieron- dijo la morena con lamentación.

-Sí, hace tanto tiempo que ya ni nos acordamos cuando fue - ironizó Draco con falso pesar, fulminando con la mirada a las dos serpientes que en menos de un minuto lo habían complicado todo mas.

-Oh- suspiró el moreno sintiendo un vacío en el corazón, sus padres estaban muertos y él ni siquiera los podía recordar.

-Bueno lo mejor será que te dejemos reposar tranquilo- dijo de pronto Draco.

-¡Pero…!- iba a protestar el moreno.

-Sin peros Harry. Ya sabes lo que dijo tu hermano- Draco de verdad que sentía raro el referirse a theo con la palabra hermano- debes descansar lo mas que puedas para recuperarte pronto

-¡Está bien!- aceptó desanimado, acurrucándose enfurruñado. De esa forma mostraba una imagen tan tierna y encantadora, que si no fuera porque estaban acompañados, Draco se lanzaría inmediatamente sobre el desprotegido león.

-No te preocupes, que luego vendré a hacerte compañía por la tarde- dijo Pansy guiñándole un ojo, pasando por alto el gruñido de advertencia de Draco.

Todos se despidieron del moreno, saliendo del cuarto, Goyle llevando la bandeja, para esperar el regreso de los otros dos e intentar resolver los problemas que tocaban a su puerta.

/&&&&&&&&&&&&&&&&&/

La semana pasó sin ningún inconveniente, sin contar las horas que Draco pasó intentando un acercamiento más íntimo con el ojiverde siendo impedidos por una divertida y maliciosa Pansy, para la completa frustración del rubio.

Harry, a lo largo de los días, fue mejorando paulatinamente. Recobrando todas su fuerzas, hasta el punto de que a los dos días, ya podía levantarse y andar sin sentirse agotado.

Todas las serpientes fueron estrechando lazos, en mayor o menor medida, con el pequeño león, que se sentía en la gloria compartiendo y disfrutando de esos momentos con su "familia" Aun así, una sombra de intranquilidad rondaba los corazones de los slytherin, impidiéndoles disfrutar plenamente. Theo, Blaise y Crabbe habían estado buscando, apenas sin descanso, alguna forma para evitar que los gryffindors encontraran a su león perdido. Pero hasta la fecha, no habían hallado ninguna. Lo que los tenía muy preocupados, pues a esas alturas ya ninguno de ellos quería que alejaran a Harry de ellos.

Los seis, a pesar de ser frías serpientes, habían podido crear lazos de amor familiar entre ellos, siempre juntos y apoyándose entre todos. Pero aun así, eran slytherins después de todo, eso no cambiaba. Su naturaleza era fría y egoísta, sin tener permitido mostrar emoción alguna. Más todavía, cuando nadie les había enseñado como hacerlo. Pero todo eso había cambiado con la llegado del ojiverde. De repente, el calor familiar, la sensación de estar en casa, empezaban a ser sentidas por ellos, por simplemente una sonrisa de felicidad de Harry hacia ellos. Cuando miraba a Theo con devoción, llamándolo hermano y sonriéndole feliz, diciéndole cuanto le alegraba que estuviera a su lado. En la cocina, cuando se divertía probando las delicias preparadas por Crabbe y Goyle, ayudándolos algunas veces a prepararlas, pasándoselo en grande con sus primos. Ruborizándose tiernamente, bajando la mirada con vergüenza cada vez que Draco se le acercaba o siquiera lo miraba. Cuando reía a carcajadas por alguna broma o fechoría que Blaise le recomendaba hacer, para exasperar los nervios de los demás. La veces que abochornado, sonreía con paciencia aguantando todos los mimos que su querida prima le daba, para celos y descontento del ojigris. En definitiva, ninguno quería perder eso que habían conseguido, gracias a la cálida presencia del ojiverde en sus vidas.

En la noche del viernes, el grupo de serpientes más un león, se hallaba cenando en el comedor, entre risas y juegos disfrutando de una excelente velada. Todos estaban acomodados en una mesa de madera fina, ocupando los lados, dejando la cabecera de ambos puntos desocupados. Harry se encontraba sentado en una punta al lado de Pansy, teniendo a Draco en frente, el cual no le quitaba la mirada de encima deseando devorarlo a él en vez de a la comida. Al lado del rubio estaban Crabbe y a su lado Goyle. Blaise entre Pansy y Theo.

-¡Tío Severus!- exclamó de pronto Harry con genuina alegría al ver la oscura sombra aparecer en la puerta. Con emoción se levantó, corriendo dispuesto a saludarlo con un abrazo, sin darse cuenta del rayo azulado que se dirigió a su espalda, dejándolo sin conciencia al impactar en él. Con rapidez, antes de tocar el suelo, fue cogido por los fuertes brazos de Draco, que lo apretaron en un abrazo posesivo y protector, mirando con reproche a Blaise que era quien tenía la varita levantada.

-¿¡Que! - exclamó - era eso o tener león frito para la cena- se defendió mirando de reojo al profesor. Este se había quedado paralizado en la puerta mirando al chico desmayado con desconcierto. Nadie en toda su vida, había mirado con tanta calidez y afectuosidad a su persona. Se sentía irritado. Ese mocoso, el hijo de su peor enemigo, había reaccionado como si se alegrara profundamente de su aparecida presencia. Era desconcertante.

-Esto… Padrino ¿ocurre algo?- preguntó Draco al ver la mirada fija del profesor en su Harry.

-Nada- su voz fría e implacable impedía cualquier posible réplica - tengo noticias

-¿Noticias?

Todos lo miraron expectantes, deseando que no fueran malas. Draco apretaba contra su pecho al pequeño moreno con ganas de protegerlo de todo.

-Las crías de león están en Francia- sonrió con cinismo- vienen con la firme intención de encontrar al rey de su manada

-¡Oh merlín!- susurró Pansy abriendo los ojos con preocupación

-¿Entonces qué haremos?- preguntó Crabbe con tono ligeramente angustiado - no permitiremos que se lo lleven ¿verdad?

-¡Por supuesto que no!- ladró Draco afianzando el agarre del pequeño cuerpo - sería demasiado peligroso para él

-Muy peligroso…- susurró Goyle para si

-Draco tiene razón- afirmó theo con pose pensativa- ni siquiera sabemos el porqué estaba Harry aquí en primer lugar. Además, recordad el estado en que lo hayamos. Es obvio que algo grave le tuvo que pasar. Que nadie en el mundo mágico sepa nada de ello, solo me da mala espina

-Eso es cierto- dijo Snape sorprendiendo a las serpientes- un día simplemente los del ministerio dijeron que Potter había desparecido. La orden por supuesto fue a investigar, pero no halló rastro del moreno. Ni siquiera yo- confesó con el ceño fruncido -y después de eso viene a aparecer, dos semanas más tarde, en otro país. Al parecer traumatizado por algo y con señales de tortura. Que nadie lo haya encontrado ni visto hasta ustedes, es demasiado extraño

-Si, por eso hay que impedir que vuelva con los gryffindors. Hasta donde sabemos, podrían ser ellos los causantes de su estado- gruñó Draco

-Puede que solo indirectamente, recuerda que los causantes son muggles, no magos- se subió las gafas theo.

-Ya, pero entre ellos hay hijos de muggles como la sabelotodo, que perfectamente pudieron contratar a otros que le hicieran eso al chico- opinó la morena.

-Puede… pero… ¿Qué razón tendrían para hacerlo?- meditó Blaise

-Sinceramente creo que esto carece de importancia- habló Severus interrumpiendo sus divagaciones- la cuestión aquí es que todos estáis decididos a quedaros con él, sin importar los riegos. Da igual que los leones tengan o no que ver con lo pasado a Potter. Él se quedará con ustedes de todas formas ¿no?

Sin la menor duda en su expresiones, todos asintieron afirmativamente.

-Entonces os alegrará saber que he encontrado el hechizo idóneo para que os podáis quedar con vuestra mascota- ironizó con desdén

CONTINUARA…


¿Qué tal? Espero que os haya gustado. En el siguiente capitulo nuestro grupo de serpientes se encontrarán con el primer león jeje ¿quien esperáis que sea?

Espero vuestro comentarios y nos vemos en el siguiente