Huy nuevo episodio =3 !Disfruten!


Capitulo 6: "Respuestas y Dudas"

Las Puertas principales se habría revelando un imponente lugar que con solo verlo le hacía justicia a su nombre, delante de un albino y anonadado tigre se encontraba el gran Palacio de Jade en todo su esplendor. Shun se movía casi en automático, por el patio central que daba a las innumerables escales, pues toda su atención se encontraba en deleitarse con la increíble vista que tenía por delante, era un lugar verdaderamente bello, mucho más de lo que pudiera oír o imaginar.

El tigre fue sacado bruscamente de su transe cuando Tigresa paso por su lado y lo choco inintencionadamente pues se dirigía con prisa hacia un pequeño panda rojo que paseaba por el patio tratando de despejar su mente, cuando el pequeño panda lo vio sentía que su corazón volvía a latir y todo esa pena y preocupación que hace solo unos instantes sentía se desvanecía con solo verla a los ojos. Tigresa se arrodillo aun sintió un dolor por esto para recibir un gran abrazo del panda.

-Oh Tigresa, hija que alegría verte otra vez- Dijo el maestro Shifu mientras contenía lagrimas de alegria.

-A mí también me da gusto verte… padre- Respondió la felina igualmente muy feliz.

Y porque esta tan conmovedora escena de padre e hija, cuando todas podrían pensar que su relación era nada más de alumna y maestro, pues todo esto se debía en principio a la intervención de un enorme Panda de gran corazón.

Flashback.

Era el tercer día de viaje de regreso al valle de la Paz, el sol empezaba a esconder sus cálidos rayos de sol entre las grandes montañas que rodeaban aquel pequeño bosque de bambú en el que se encontraban nuestros héroes, que ahora mismo buscaban un buen lugar para pasar la noche, y para su fortuna, un fastidiado Mono logro divisar una cabaña de bambú en las cercanías. De inmediato sus amigos se encaminaron hacia la cabaña a paso tranquilo pues ya se podría decir que habían encontrado un lugar para reposar durante la noche. Al llegar Po fue el que toco a la puerta y después de unos momentos de espera y después de oír unos pasos que provenían del otro lado, una anciana oveja atendió el llamado del panda. El primero en hablar fue el sabio Maestro Shifu, que le explico la situación de él y sus alumnos pidiéndole así amable y humildemente que si les permitía pasar la noche bajo el resguardo de su acogedora morada. La amable anciana al entender que el que le hacia la petición no era otro sino uno de los más grandes maestros de Kung Fu de toda china, no hizo más que si no aceptar gustosa el que se quedaran en su humilde hogar, ya que sería todo un honor.

Ya con el permiso de la anciana oveja, los maestros entraron en la realmente acogedora choza de la anciana, no era muy grande pero cabrían sin problemas ahí, además solo era por una noche. Después de una pequeña historia a petición de Shifu que sentía curiosidad sobre la cuestión de una oveja viviendo sola en el bosque, en la cual la oveja explico, alado de la cálida fogata en la cual ya todos estaban reunidos, que ella antes estaba casada y que por las leyes de la naturaleza quedo viuda hace unos años, después de un pésame por parte de todos la anciana se dispuso a hacer la cena, no sin ser secundada por un buen cocinero como lo era Po, los otros hubieran ayudado para ser buenos huéspedes pero Po les dijo que con el bastaba que no se preocuparan. Ya con la comida lista todos pasaron una deliciosa cena en medio de la historia que le contaban a la anciana oveja de cómo habían salvado a china de la maldad de Lord Shen, esto solo aumento el respeto que la humilde oveja sentía por los maestros.

Al terminar la primera en levantarse fue Tigresa y se marcho al bosque argumentando que daría un paseo para despejar la mente. Esto no paso desapercibido y sus amigos empezaron las preguntas de que le podría estar pasando a la felina, pues desde la salida de Gongmen que la maestra se comportaba distante y algo preocupada, como si algo la agobiara.

-No te ha dicho nada- Pregunto muy curioso Mono a Víbora.

-No, no me ha querido decir que le pasa- Le respondió ella, que ya intuía que podría ser pero prefería respetar la privacidad de su amiga.

-mmm… y a ti Po, seguro que a ti si te dijo algo no, después de todo eres su "Amigo"- Dijo algo burlón y pícaro el primate.

-¡¿Eh? n-no a mi no me ha dicho nada- Respondió algo nervioso y evasivo por las insinuaciones de su amigo.

Al ver que no encontrarían respuestas todos se retiraron a descansar en las habitaciones de huésped de la amable oveja, solo había dos de ellas pero eso no sería un problema, Víbora dormiría con Tigresa y los chicos dormirían en la otra… pobres. Los únicos en quedarse fueron Po y Shifu, que este último se había limitado escuchar en silencio la conversación de sus alumnos. Po pudo notar en la mirada de su maestro que el también sentía cierta curiosidad y preocupación por el estado de la felina.

-Y a usted maestro, ¿No le ha dicho nada?- Dijo algo divertido Po, tratando de continuar con la plática.

Esto saco de su transe a Shifu que seguramente estaba perdido en sus pensamientos, tratando de deducir por propia cuenta que le pasaba a Tigresa.

-¿Eh?, a no, no me ha dicho nada Po- dijo algo triste el pequeño panda.

Esto le recordó a Po la pobre relación que tenia Shifu con Tigresa, que a pesar de haberla adoptado nunca le demostró una señal de ser un buen padre para ella.

-Dígame maestro, sé que no debería meterme pero… no ha pensado en hablar con Tigresa de… ya sabe, digo… lo que quiero decir es que usted es su…- Trataba de encontrar la manera correcta de expresar sus palabras sin enojar a su maestro.

-Padre, ¿Po?-

-E-eh, si-

Shifu solo dio un gran suspiro y prosiguió.

-No sabes cuánto me duele que nunca se lo haya podido demostrar, todo el tiempo cegado por mi fracaso con Tai Lung, pensando que si me llegaba a encariñar con ella terminaría como él-

-Pero maestro, Tigresa no se parece nada a Tai Lung- Dijo con una cara de incredulidad, tratando de defender a su amiga.

-Si Po… eso lo sé bien pero- Shifu dio un gran suspiro antes de continuar-No lo sé, me comporte terrible con ella-

-Maestro porque no le dice lo que siente-

Shifu se sorprendió ante la proposición de Po.

El pequeño panda volvió a suspirar algo fastidiado como si tuviera que explicar algo obvio-Po… no es tan sencillo, que se supone que haga ir y decir "Hoye hija, sabes lamento todo lo de los últimos años ok, que tal si me aceptas como tu padre Eh"-

Po ya entendía por donde iba la cosa y solo puso una divertida sonrisa que Shifu no noto pues se encontraba mirando el suelo, anhelando lo que pudo ser de haber tenido una actitud deiferente.

-Maestro pues SI, hágalo, tal vez no con las mismas palabras pero sé que si es sincero con ella lo entenderá, además si no lo intenta nunca sabrá… vamos maestro ya que más puede perder-

Shifu levanto la cabeza y mira fijamente a Po, había momentos en que de verdad podía tener buenas ideas, o por lo menos eso parecía en aquel momento.

-Bueno ya veremos Guerrero Dragón… lo mejor será que vayas a dormir-

Po solo asintió dándole una gran sonrisa a su maestro y después se levanto de la mesa en la que solo quedaban ellos dos y se marcho a su compartida habitación.

Shifu se levanto después de unos segundos de la partida del panda y se dispuso a salir, para enfrentar lo que debió hacer desde un principio, fuera cual fuera el resultado.

Tigresa se encontraba en el camino de regreso a la choza, su caminata no duro mucho pues simplemente no podía calmar sus pensamientos, todo aquello que perturbaba su mente era la cuestión de que es lo que le pasaba, porque se sentía así con Po, que sentía por el realmente, no podía aclarar su duda. Antes de entrar prefirió sentarse en el pequeño desnivel de madera que se encontraba enfrente de la choza y que se conectaba a tierra por solo tres escalones. Era una bonita vista, con el denso bosque iluminado por la luna llena, que cubría con un manto blanco los postes de bambú y la verde yerba que crecía en el piso.

Seguía pensando, sin hallar respuestas.

-Tigresa podemos hablar-

Tigresa se voltio para ver a su maestro que salía de la choza y se sentaba a su lado.

-Desde luego maestro, ¿Qué ocurre?- Pregunto algo preocupada de que fuera algo malo.

-No te angusties, veras…- Hubo un silencio durante unos instantes mientras Shifu buscaba la manera de empezar la difícil platica.

-Dime Tigresa que te pasa últimamente, puedo ayudar en algo-

Tigresa se sorprendió un poco de que su maestro la ayudara en algún problema personal y no en algo relevante al Kung Fu.

-N-no, no es nada maestro, solo algunas cosas mías-

-Vamos Tigresa, puedes confiar en mí, veras lo que quiero decir y ahora comprendo mejor es que no solo soy tu maestro sino también tu…-

-¿Padre?- completo la felina mientras parecía que empezaba a molestarse.

Shifu suspiro - … si-

-Maestro con el respeto que se merece, usted no es mi padre, tal vez me haya sacado del orfanato aquel, pero por favor usted jamás se intereso en mí como una hija- Tigresa empezaba a gritar mientras los dolorosos recuerdos hacían que lagunas rebeldes lágrimas se le escaparan.

Shifu solo suspiro lleno de una profunda tristeza pues ya había confirmado como se sentía su hija respecto al asunto.

-Tigresa de verdad lo lamento, veras todo el tiempo intente protegerte, todo el tiempo pensé que si me encariñaba contigo te convertirías en algo como lo fue… Tai Lung, la verdad es que ahora lo veo, te quería tanto como para dejar que algo así te pasara, y a pesar de que me dolía el no estar ahí para ti cuando estabas triste, feliz y demás, me quedaba al margen creyendo ciegamente que eso era lo correcto…- La voz del maestro Shifu ya se oía cortada y sus ojos se humedecían por la tristeza y el arrepentimiento en su corazón.-Tigresa… Hija, no espero que me perdones, yo no lo haría, pero quiero que sepas que lo lamento, lo lamento con cada fibra de mi ser-

Hubo un incomodo silencio durante unos momentos, mientras Tigresa miraba con aparente enojo y ojos llenos de lagrimas a su maestro, ¿De verdad creía que todos esos años se iban a olvidar con solo un "Perdon"?.

Y para la infinita sorpresa de Shifu algo que jamás había pasado con el ahora lo dejaba en Shock, algo que ella jamás había hecho con él. Tigresa lo abrazaba.

-M-maestro… no sabe cuánto tiempo… quise que digiera eso… no se preocupe… yo lo perdono, ya lo había hace mucho tiempo, cuando el maestro Oogway me explico el porqué se comportaba así… Todo el tiempo me esforzaba para que… usted se sintiera orgulloso de mí… para que me mostrara un afecto de verdad… - Se estaba expresando como nunca lo había hecho, entre lágrimas de felicidad y sollozos, pero lo estaba haciendo.

-Oh Tigresa, lo siento tanto- Dijo Shifu que tampoco podía contener las lagrimas más.

-No se preocupe maestro-

-Dime padre si no es mucho pedir… Hija-

Tigresa solo soltó más lagrimas llenas de alegría, jamás hubiera pensado que en esa noche por fin lograría resolver ese gran problema que la acosaba desde niña, por primera vez en su vida sentía que tenia… un padre.

-Claro, padre- Dijo entre sollozos.

-Qué bien se oye eso, hija-

Y así bajo la hermosa y tranquila noche, padre e hija rompieron el abrazo para verse a los ojos, por fin habían acabado con aquella gran astilla que les perforaba el corazón a ambos. Shifu seco las lagrimas de su hija y así ella se retiro, con una felicidad indescriptible, a dormir. Shifu decidió con la gran alegría que sentía quedarse a dormir bajo la mirada de aquella enorme luna llena, que junto con las demás estrellas, iluminaba hermosamente el firmamento. Además fue una buena idea pues aunque él no lo sabía, los chicos seguían despierto, discutiendo en la pequeña habitación en la que apenas cabían por quien se quedaría con la única cama, también entre aventones y empujadas por tratar de apropiarse del, ahora, valioso colchón, Grulla no tuvo que entrometerse pues, gracias a su especie, el dormía parado… valla que fue una buena decisión. Tigresa y Víbora no tuvieron ese problema pues las dos cabían perfectamente, en especial por la delgada figura de Víbora, que gracias a que ya estaba dormida, no vio entrar a su amiga y tampoco vio sus mejillas que estaban humedecidas por lo de hace solo un momento, esto lo agradecía Tigresa pues no le gustaba verse débil.

Así por fin una gran herida había sanado en el corazón de Tigresa y… su padre.

Fin del Flashback

Víbora no podía dejar de conmoverse por la hermosa escena que veía por delante, a pesar de que el gran avance en la relación de Tigresa y Shifu ya había sido de conocimiento de los Furiosos y Po, que era de los que se sentía más feliz por ver así a su maestra favorita, unos días después, a Víbora le seguía enterneciendo la bonita escena que veía. Pero fue sacada de sus pensamientos por los gritos de los chicos que gritaban de emoción y asombro por otra buena demostración que Shun les hacía con su Bō. Por la cabeza de la serpiente solo pasaba una cosa, "Ugg, chicos…"

Tigresa termino la pequeña conversación que tenia con Shifu y este se acerco a Shun que al ver que se acercaba se detuvo y volvió a retraer su bastón.

-Bueno "Shun" permíteme presentarme, yo soy el maestro Shifu, la maestra Tigresa ya me conto sobre lo que has hecho y te estoy agradecido. Ahora Tigresa me informa que querías verme, pero vallamos por el principio quieres, ¿Quién eres, y Qué necesitas?- Dijo un curioso Shifu.

El rostro de Shun se lleno de con un signo de interrogación mientras así una reverencia ante el maestro, pero primero se limito a contestar las preguntas de Shifu.

-Bueno maestro, vera yo vengo del pueblo de Mao Tung, en las heladas montañas del paso de Tian. Ahí fui entrenando en el arte del Kung Fu bajo la guía de mi maestro- Fue entonces cuando la curiosidad de Shifu creció.

-¿Y Quién podría ser tu maestro?- Pregunto tranquilamente el panda rojo lleno de curiosidad.

Shun solo sonrió ante la pregunta del maestro.

-Jeje, creo que usted ya ha oído hablar de él, es el gran maestro Waygoo- Shun sonrió con orgullo al mencionar a su maestro.

Shifu solo pudo poner una incomparable cara de sorpresa al oír la voz del maestro de Shun.-E-e… enserio Shun, el maestro Waygoo era tu maestro- Pregunto aun atónito el pequeño panda, Shun solo le asintió

-¿Quién es él maestro Waygoo?- Pregunto muy curioso Po.

Shifu salió de su transe, y puso una sonrisa llena de paz y alegría.

-Veras Po el maestro Waygoo… era el hermano de Oogway-

Todos quedaron con caras boquiabiertos y los ojos abiertos a manos no poder.

-¡¿Oogway tiene un hermano?- Pregunto incrédulo Po.

-Si Po, así es- le contesto su maestro.

-P-pero por qué no había oído hablar de él- Dijo el panda.

-Veras Po, el Maestro Oogway y el maestro Waygoo fueron los padres del Kung Fu, Oogway junto con Waygoo salieron por toda China repartiendo sus enseñanzas, se mantuvieron juntos durante un tiempo pero para agilizar las cosas se separaron. Cada quien tomo su propio camino, pero después de un tiempo el maestro al igual que su hermano encontró un buen lugar donde asentarse y se quedo ahí, muy pocos conocían donde el maestro se quedo, el maestro Oogway solo me conto algunas cosas de su hermano, pero por lo que se, era al igual que él, un gran y sabio maestro del Kung Fu-

-¡Wow!, ¡QUE BARBARO!- Dijo Po.

-Si Po, es… asombroso- Dijo Shifu al recordar a otro gran maestro. –Pero ahora dime Shun que ha sido del buen maestro- la emoción podía verse en sus ojos.

En cambio Shun parecía llenar su rostro de tristeza, como si lo obligaran a recordar algo muy doloroso, y así era.

-Vera maestro, el maestro Waygoo… el…- Shun no hallaba la manera de decir lo que tenía que decir, mientras la tristeza en su corazón y rostro aumentaban -…El maestro Waygoo,- Shun hizo una pausa antes de continuar, los demás ya sentían que algo andaba mal por la actitud de Shun.-El se ha ido maestro, el se ha ido.-

El maestro Shifu también llenaba durante un momento su rostro de tristeza al saber que otro gran maestro también había… partido.

-¿Q-que?, ¿pero cómo?- Pregunto el gran panda de blanco y negro.

-Bueno todo paso una tarde, cuando una gran ventisca azotaba el pueblo, me encontraba teniendo una charla con mi maestro después de una sesión de entrenamiento, era una calmada platica, pero luego el maestro empezó a hablar sobre que "El momento había llegado" que yo tenía que continuar mi camino si él- El corazón de Shifu se llenaba de tristeza al recordar que esas fueron las mismas palabras de su maestro antes de partir.-Entonces después me dijo que para continuar mi camino tendría que viajar al templo de jade, que ahí encontraría al maestro que podría ayudarme a continuar con mi viaje. Después de eso el maestro Waygoo se levanto de su silla y se encamino a la ventisca que azotaba afuera, me encontraba confundido, no sabía qué hacer o que decir, solo pude ver con gran tristeza en mi corazón como el maestro se adentraba en la ventisca y de repente así nada mas el maestro se convirtió en parte de la ventisca… así se marcho-

Al terminar su relato todos los presentes sentía la misma tristeza que sintieron cuando el maestro Oogway los dejo de similar manera.

-Lo lamento tanto Shun- Dijo el maestro Shifu dando su más sincero pésame al tigre.

-Si…-Shun empezó a calmarse y continuo –Así que aquí me tiene maestro, e venido a ver al maestro Oogway-

Los ojos de todos se llenaron de asombro al oír lo que Shun les decía.

-Shun… lamento ser el que te diga que… el maestro Oogway también se ha marchado-

Al oír las palabras de Shifu, el tigre blanco no pudo hacer más que sentir de nuevo un nudo en el corazón, el saber que el gran maestro, hermano del suyo, también había partido en la búsqueda de un mejor lugar.

Todos permanecieron callados durante un momento mientras Shun trataba de asimilar todo.

-Lo lamento tanto mestro Shifu-

-Sí, no te preocupes Shun, eso ya es pasado- Le respondió Shifu.

El silencio regreso, un silencio que inundaba la atmosfera de aquel soleado y resplandeciente medio día. Pero el silencio no duro mucho pues fue roto por la voz de Po.

-Y… ¿Ahora que pasara Shun?-

Shun fue sacado de su transe de tristeza y de recuerdos de su viejo maestro.

-¿Eh?... a si… bueno entonces supongo que usted es el nuevo maestro del Palacio de Jade, verdad maestro- Dijo el albino tigre al maestro Shifu.

-Si estas en lo cierto- Le respondió el maestro Shifu.

En acto seguido Shun se arrodillo sobre el pie derecho y apoyo su brazo izquierdo sobre el pie izquierdo, en una posición de reverencia y respeto enorme.

-Maestro shifu, lamento que el peso del Gran Maestro Oogway haya pasado a usted, y ahora humildemente le pido, ya que sería un gran honor, si usted continuara con mi entrenamiento-

El maestro Shifu lo pensó durante unos pocos segundos dándole a Shun una seria mirada que fulminaba a Shun, el pobre ya sentía el peso de la mirada de Shifu.

-Claro joven tigre, será un placer y honor continuar con lo que el Gran Maestro Waygoo empezo… pero ahora alumnos míos, que opinan de esto-

Los Furiosos y Po se miraban un poco confundidos durante unos momentos.

-Claro maestro, sería bueno tener un nuevo compañero en las batallas- Dijo Víbora dándole una gran sonrisa a Shun, que aun seguía en su posición de respeto pero volteo la cabeza para ver a la serpiente.

-Sí, sería bueno- Secundo Grulla a su amiga y amor.

-Si por mí está bien- dijo mono.

-Por mi también- Dijo dando igualmente una sonrisa el gran panda Po.

-Si, además sería bueno tener un tigre que no sea un gruñón jeje- Dijo bromeando Mantis, pero su broma no fue bien recibida por Tigresa que le volvió a dar otra mirada asesina, el pequeño insecto de inmediato se paso al lado de Po para cubrirse con el gran cuerpo del panda de la mirada de la felina que se clavaba en su alma.

-Bien y tu Tigresa qué opinas-

Tigresa fue sacada de sus pensamientos, que seguramente estaba llena de maneras de cómo hacer sufrir al pobre de Mantis.

-¿Eh?, a sí, bueno… si por mí también está bien, además esta es una escuela de Kung Fu, claro que podemos aceptar a otro estudiante-

El maestro Shifu dio una sonrisa muy complacida.

-Bien Shun, oficialmente eres otro estudiante del Palacio de Jade- dijo el pequeño panda.

-¿En serio?... digo, muchas gracias maestro Shifu, le prometo que no lo decepcionare- Dijo shun mientras se ponía de pie y chocaba su puño derecho contra su palma izquierda y reverenciaba, todo esto acompañado de una gran sonrisa de oreja a oreja que no perdió en ningún momento.

-Je, si genial… emm, Shun, ahora sí nos dices que fue lo que hiciste haya en el pueblo- Dijo Po refiriéndose a la extraña aura azul como sus ojos que hace solo un rato cubría todo su cuerpo.

-De que hablas Po- Pregunto un curioso Shifu.

-Debió verlo maestro, fue bárbaro, empezó a brillar y esquivo como si nada el ataque de los cocodrilos, que por cierto regresaron, pero eso no importa pues Shun los venció- Dijo Po en su tono de "Gran Fan" del Kung Fu.

-¿Así?- Preguntaba Shifu mientras volteaba a ver a Shun con la misma curiosidad que ahora tenían todos por aquella técnica.

-Jeje, bueno veras Po hice una vieja técnica que el maestro Waygoo me enseño desde que vio que tenia facilidad para ella, se llama "Intensificación del Chi"-

-En serio- Pregunto totalmente atónito el maestro Shifu al oír ese antiguo y legendario nombre.

-Si maestro, no bromeo- Le respondió dándole una divertida sonrisa.

-Mmm… ya veo- Dijo mientras se sumía en su mente pensando en aquella técnica de la cual ya sabía.

-¿Qué es la "Intensificación de Chi" maestro Shifu?- Dijo Po pues ahora tenía más dudas que antes.

-Veras Po- empezó su maestro-La "Intensificación del Chi" es una muy antigua técnica de la cual creía que solo el maestro Oogway y su hermano tenían dominio-

-¿Por qué maestro?-

-Bueno Po, porque es una técnica muy complicada. Mira cuando realizamos cualquier otra técnica de Kung Fu que requiere un Chi extra aparte del con el que cuenta nuestro cuerpo, ese Chi extra solo pasa a través de nosotros y luego es expulsado en la manera en la que deseamos, solo somos un conductor. Pero en la "Intensificación de Chi" pasa lo contraria, pues no se busca que el cuerpo sea un conductor de todo ese Chi extra, sino un contenedor. Cuando se logra contener el suficiente Chi del universo este se acumula con el propio, incrementando así las habilidades de uno, como la fuerza, velocidad y más-

-¡Wow!, mega bárbaro maestro, ahora ya sé porque Oogway era tan genial para su edad… pero, ¿Por qué aun no me lo enseña maestro?- Dijo Po algo impaciente e igualmente confundido.

Shifu solo ignoro el comentario sobre su maestro y continuo -Bueno Po para realizar esto de manera correcta se necesitan dos cosas, las Paz Interior…-

-Hey eso ya los se maestro-

-Si Po, pero lo segundo es lo que me hace dudar si puedas realizarlo, es algo que le ha impedido a los más grandes maestros alcanzar esta poderos técnica… esto es un fuerte espíritu, uno que sea capaz de contener todo ese Chi en su interior-

-Y no lo tengo maestro- Pregunto algo preocupado el panda-Que no soy el Guerrero Dragón- Dijo tratando de ver si por tener ese título podría ser que el universo decidiera concederle lo que quería.

-Si Po, pero esto es aparte, cada quien tiene su propia fuerza interior, y cada una es diferente, pero… aun no sé si tú puedas hacerlo-

Esto desanimo un poco a Po y esto se reflejo en su rostro.

-A vamos Po no te desanimes tal vez si puedes lograrlo- Dijo Shun mientras le daba una palmada en la espalda al panda.

-Bueno… pues bienvenido al club de la paz interior amigo- Dijo bromeando el panda pues dedujo que Shun también la había alcanzado.

-Jeje, mmm…. No Po, yo aun no la alcanzo- Dijo Shun dando una nerviosa sonrisa.

Todos llenaron su rostro de confusión al oír la confesión de Shun, en especial el maestro Shifu.

-¿Qué, en serio no has alcanzado la Paz Interior?- Pregunto incrédulo el maestro Shifu, pues como era posible que alguien si Paz Interior pudiera alcanzar tal técnica.

-Si maestro no la tengo- Dijo algo apenado agachando la cabeza, pero después de unos segundos realzo la cabeza con más orgullo-Pero eso no me ha impedido que logre ser bueno en esta técnica, como dije, el maestro Waygoo me decía que tenía una… facilidad natural para esto-

El silencio regreso y Shifu empezó a mirar algo incrédulo a Shun.

-Te importa si nos das una pequeña demostración- Pidió calmadamente el maestro del Palacio de Jade.

-Claro, ok, déjeme ver…- Shun empezó a analizar su entorno, buscando algo que le ayudara a realizar lo que planeaba, finalmente lo encontró y una sonrisa se dibujo en su rostro-Ah, perfecto- Shun tomo una gruesa bara de metal solido destinado originalmente para quien sabe qué, pero que ahora iba a ser para la pequeña demostración de Shun.

Primero dio un rápido zarpazo al pobre tuvo y, que a pesar de que recibió un fuerte golpe con las poderosas garras del tigre, solo recibió unos grandes rasguños. Ahora Shun cerró los ojos y volvió a concentrarse durante unos momentos, aquella aura azul que ya había sido vista por Po y los Furiosos ahora impresionaba al maestro Shifu mientras se expandía por todo el cuerpo del Tigre.

De repente, las afiladas garras de Shun empezaron a brillar en aquel tono de azul igual al de sus ojos, y se fueron alargando hasta el doble y tal vez un poco más, las garras resplandecían en un fuerte brillo azul. En un rápido movimiento Shun lanzo el desafortunado palo al aire y con un rápido zarpazo lo partió en pedazos dejando durante unos segundos un pequeño brillo azul por donde habían pasado las mortales garras del felino.

-¡Wow! bárbaro- Dijo Po que ahora si estaba con la mirada perdida en la garras del felino.

-Je, gracias, a esta técnica la llamo "Las Garras de hierro", la invente hace un tiempo con la ayuda del maestro Waygoo, con el pude perfeccionarla-

La incredulidad de Shifu por fin se había desvanecido y ahora creía en lo que Shun le decía hace solo unos minutos.

-Bueno alumnos, creo que después de esta… fascinante demostración de Shun lo mejor será que vuelvan al reposo-

-Pero maestro no podemos ver solo un poquito más- Dijo rogando como un niño pequeño el panda de blanco y negro.

-Po, no presiones ya los deje ir en la búsqueda de Tigresa, pero ahora si me harás caso- Ordeno algo molesto el maestro Shifu.

-Ah, eso me recuerda, maestra Tigresa no puede completar su tratamiento, así que si desea que lo termine por favor recuestes, no tardare mucho-

Todos miraban algo desconfiados y dudosos al blanco tigre por sus palabras, en especial Tigresa quien era a quien se lo pedían. El maestro Shifu no se quedo atrás, pero después de meditarlo un poco finalmente vino con la idea de lo que Shun planeaba.

-Ah, ya veo- Susurro el pequeño panda para sí mismo –Tigresa, hija, hazle caso no te preocupes me parece que ya se lo que quiere-

Tigresa siguió la sugerencia de su maestro y padre aun algo dudosa, se recostó aun batallando por sus dolencias. Al estar recostada sobre el duro y frio piso no pudo evitar dar un pequeño escalofrió.

-No deberías hacer esto en otro lugar, no sé, más cómodo- Sugirió la reptil amiga de Tigresa. Shun solo rio un poco.

-No, créeme que Tigresa estará de acuerdo en que haga esto ahora mismo-

En acto seguido Shun se arrodillo a su lado y poso un garra sobre la frente de Tigresa y la otra sobre su estomago, esto incomodo a la felina pues no le gustaba que la tocaran, pero decidió mantenerse calmada pues sentía curiosidad de cómo iba a terminar todo, además, si Shun intentaba algo… inapropiado, se iba a arrepentir por toda su vida.

Pero no paso lo que ella pensaba pues en cuanto poso sus garras sobre Tigresa, cerró sus ojos y empezó su profunda concentración, a los pocos segundos su aura azul regreso y enseguida un aura naranja apareció cubriendo por completo a la felina. Po se sentía un poco menos incomodo por el hecho de que Shun estuviera tocando así a Tigresa, pues en cuanto vio lo que pasaba se calmo.

Tigresa empezaba a sentir como las fuerzas volvían a su cuerpo y como el dolor desaparecía. Después de unos segundos más las dos auras se esfumaron en el aire, Shun reabrió sus ojos y con una voz ya cansada dijo –Ya esta…-

Tigresa no estaba segura, pero aun con cuidado se levanto, revelando así que ya estaba en perfecto estado, ni siquiera un pequeño rasguño quedaba sobre ella. Tigresa estaba atónita por lo ocurrido. De inmediato se quito los vendajes y demás artilugios médicos que traía y dio unos golpes y patadas al aire para comprobar su restablecida salud, de verdad era algo sorprendente se sentía como nueva.

-Gracias- Dijo bajando la mirada para ver al ahora agotado Shun.

-D-de…de nada…- Fue lo último que dijo antes de desmayarse y caer sobre su espalda. Para su suerte Víbora logro atrapar su cabeza evitando así que esta azotara contra el duro suelo. Todos se acercaron para ver lo que le había ocurrido a Shun.

-SHUN, SHUN- gritaba un preocupado Po.

-No, No, No, no te mueras- Dijo temiendo que el felino su hubiera sacrificado por Tigresa.

-Tranquilo Po, no está muerto, solo agotado- Dijo el maestro Shifu mientras se acercaba calmadamente al blanco tigre.

El rostro de Po y los demás exigían claramente una respuesta a su maestro.

-Verán mis alumnos, se puede utilizar la intensificación del Chi para… intensificar la regeneración del cuerpo y así sanar, pero si de por sí ya es cansado el curarse a uno mismo lo es aún más curar a otros- Al terminar la explicación las dudas desaparecieron del rostro de los Furiosos y Po.

-Lo mejor será que descansen y también Shun, Po por favor llévalo a descansar, no habrá problema si se queda contigo por el momento ¿Verdad?-

-Desde luego que no maestro, y menos después de su ayuda- Dijo mientras sonreía y miraba de reojo a Tigresa.

Así los furioso y Shifu subieron las demás escaleras para dar al área de los dormitorios. Po iba cargando sobre su espalda al desmayado tigre.

-Sabe maestro, aun hay algo que no entiendo, para que querían toda esa polvora Fung y su banda de cocodrilos- Pregunto inocentemente Víbora.

-Mmm… no lo sé, pero seguramente no es nada bueno- Malos recuerdos sobre lo ocurrido en Gongmen ahora perturbaban la mente de Shifu, en especial lo del arma de Shen. –Pero su siguiente tarea, en cuanto se recuperen, será averiguar que planeaban esos lagartos-

-Ja, no tendrá que esperar mucho maestro, ahora que tenemos a nuestro propio médico personal, jeje- Dijo bromeando Mantis mientras subía a la espalda del inconsciente Shun.

-No molestes mantis, no quieras aprovecharte- Lo regaño una disgustada Víbora.

-Si- la secundo Grulla -Pero… sino es problema, claro, no podría ser yo el siguiente- De pronto una discusión se desato entre los chicos para ver quién sería el siguiente en la lista de Shun, incluso Po participo pero más que nada para divertirse un rato…


JEJE, como veran trate de desmisteriar más a Shun (Si ya se que no es palabra XD). a y de paso dejar en claro como es la relacion de Shifu y Tigresa en mi Fic.

Reviews: =3

Primero gracias a Todos los que leen mis Fic, se aprecia como no tienen idea.

Chuy 212: Gracias por leer, no te preocupes seguire así jeje ;D

Humberto 300: Gracias y gracias por lo de la accion, jeje X)

Kriton6: Gracias y de nada ;)

MaesterTigress01:Eh, que bueno berte por aqui de nuevo y Gracias por leer jeje X)