Esta historia va dedicada especialmente a mi gran y linda amiga Mica mshadow18

Declimer: los personajes de InuYasha no me pertenecen es una historia hecha de fans para fans

Sintesis: es una historia basada en la peli "a cindirella story" de hecho Mica me animo a hacerla y como es para ella lo hago con mucho amor (:

-0 -0 -0 -0-0-0-0-

Había una vez un reino muy lejano en donde vivía un niño y su madre viuda

Un gran castillo sobre una colina nevada se observa dentro de una pequeña bola de cristal, mientras un niño y su madre ríen juntos. El pequeño niño feliz agita una pequeña bola de cristal que tiene en sus pequeñas manos, la cual empieza a nevar.

Bueno no fue en un reino muy lejano, ni tampoco en mucho tiempo, solo era la pequeña ciudad de Kioto, pero para mí que era un niño era como mi propio reino...

Se observa la ciudad de Kioto con sus maravillosos jardines y hermosos templos con grandes edificios. En una pequeña colina el niño y su hermosa madre admiraban el hermoso paisaje.

A pesar de que nunca conocí a mi padre debido a que el murió cuando era un bebe, nunca sentí que me faltaba algo por que tenia a la mejor madre del mundo que solía contarme historias de él y lo más importante ella me daba mucho amor por eso siempre fui feliz.

En un parque la joven madre le lanza a su pequeño hijo una pelota de baseball, el niño logra golpear la pelota con el bate que tenia y sale corriendo, su madre lo atrapa para hacerle cosquillas. La joven mujer complacía todos los gustos de su hijo con una gran felicidad.

Yo era el mejor amigo de mi madre y ella era mi mejor amiga.

La hermosa Izayoi llevo a su pequeño hijo a un gran restaurant para celebrar su cumpleaños número ocho junto a los empleados del restaurant y los amigos de su hijo.

Mi madre tenía un restaurant de comida rápida llamado "Stary Night" todos los que trabajaban en ese lugar eran completamente felices. Consideraba a todos como una pequeña pero grata familia.

-Adelante InuYasha pide un deseo – Exclamo Miroku al momento que le daba un gran pastel de cumpleaños con ocho velas a su alrededor.

-Vamos mi niño lino pide tu deseo – Le dijo su hermosa madre Izayoi feliz mientras sacaba una cámara para tomarle una foto.

¿Deseo? ¿Para qué pedir un deseo? Al fin y al cabo yo tenía todo para ser feliz, tenía a mi maravillosa madre y una gran familia en el restaurant.

InuYasha soplo las velas e Izayoi le tomo una fotografía, justo después de tomarla un chico que iba distraído choco con ella y este para evitar que la joven se callera la tomo por la cintura causando un profundo contacto visual y una conexión entre ambos haciendo que Izayoi se sonrojara.

Pero mi mama pensó que necesitaba algo más… a Takemaru, el cual tenía dos insoportables hijos Sesshoumaru y Kouga. Pasaron unos meses y mi madre se caso con Takemaru.

De la iglesia sale Izayoi con un hermoso vestido junto con Takemaru agarrados de la mano, con los gritos de felicidad por parte de los presentes de fondo y atrás los tres chicos. Los cinco se acomodaron para la foto de la nueva familia, pero antes de que tomaran la foto Takemaru hizo caer el ramo de rosas que tenía Izayoi en las manos, InuYasha se agacha para recogerlo en el mismo instante que toman la fotografía.

-Una sola es suficiente – Dijo Takemaru al fotógrafo, Izayoi solo frunció el seño pero después sonrío.

Pasaron cuatro meses, InuYasha estaba en su habitación con su madre la cual le leía un cuento de hadas para que su hijo se durmiera tranquilo esa noche.

A pesar de ser un chico me gustaban los cuentos de hadas, mi madre era muy feliz leyéndomelos y si ella era feliz no me importaba que fuera para chicas, además a mi me gustaban mucho pero claro nadie lo sabía era un secreto que tenia pero ver la sonrisa de mi mama en su rostro me hacía sentir inmensamente feliz.

-Bueno mi amor es hora de dormir- Dijo Izayoi mientras cerraba el libro y le daba un beso en la frente a su hijo-

-Si mama – contesto el pequeño con una sonrisa- hmp... mama ¿crees que los cuentos de hadas se hacen realidad?

-No, pero los sueños si –contesto con una sonrisa la joven- escucha InuYasha los cuentos de hadas no solo hablan de príncipes y princesas, si no de cumplir tus sueños.

-Ya veo- dijo el pequeño alegre mientras abrazaba a su madre- te quiero mucho mama.

-Yo también te quiero- dijo al momento de salir de la cama para dejar a su hijo dormir- que descanses mi amor – Izayoi se dirigió un momento a la repisa para dejar el libro- por cierto, quiero que sepas que dentro de este cuento hay algo muy importante – cuando coloco el libro en su lugar se dirigió a la salida pero de repente sintió un gran dolor en el pecho haciéndola caer al suelo, InuYasha se asusto y salió corriendo para ayudarla pero al hacerlo tumbo la pequeña esfera rompiéndola en mil pesados. Al llegar al hospital ya era demasiado tarde la madre del pequeño había fallecido de un infarto.

Así fue como esa horrible noche perdí a mi mejor amiga, todo mi reino se derrumbo y para mí los únicos cuentos que existían eran los que leía en los libros.

InuYasha comienza a subir las escaleras con una caja bien pesada en sus brazos con las risas de fondo de sus hermanastros, el pequeño volteo con un semblante triste ver lo que era su antiguo hogar.

Debido a que mi madre no dejo testamento, ni nada que pudiera decir quién sería el que heredaría todos los bienes, por ley todo fue otorgado a mi padrastro Takemaru y para mi desgracia…Conmigo.

Después de la muerte de la hermosa Izayoi, Takemaru obligo a InuYasha a abandonar su habitación e ir a dormir al sucio ático de la casa, donde dejo hay sus pertenencias y lanzar un suspiro triste.

-0 -0 -0 -0-0-0-0-

Bueno Mica aquí esta el primer capitulo n3n ahorita pongo el 2do espero que te guste (: por que si no te juro que te mato ù.u xDDD te amo loquis (: