Hola espero que estén bien…. Por fin les traigo la actualización de este fic y sorry por tardarme tanto n/n jajajajaja en actualizar, pero ya termine el nuevo capitulo jajajaja xD debo admitir que había perdido un poco el hilo de lo que estaba escribiendo ¬_¬... pero ya lo recupere y ya sé cómo hacer el capi 9 n_n... les recuerdo que los personajes no me pertenecen son de sus respectivas autoras, la mentó la falta de ortografía y cuando las letras aparezcan de la siguiente forma es

"pensamiento"

» Efecto «

»Efecto pero un poco más intenso«

Sin más a leer y espero que les guste


Capítulo 8

Confesiones y la llegada de Alguien inesperado

El azabache sentía una inmensa confusión y no podía aclarar bien sus pensamientos, ver a Zero teniendo sexo con Kaito era algo que en verdad le había hecho daño, había sido un idiota al pensar que podía restaurar su relación con el de ojos amatistas una vez más, —…— intento hablar pero su voz no salía, lentamente dio unos pasos hacia atrás para salir del lugar de manera silenciosa, sintió como sus ojos se ponían lacrimosos pero no lloraría por el peli plata ya se sentía patético como para dejar salir sus lagrimas… No sabía hacia dónde ir, por lo que entro en el callejón que estaba cerca del bar, necesitaba estar solo y que nadie lo viera en ese estado.

Zero estaba arreglando su ropa, el pequeño juego que tuvo con el peli marrón claro ya había acabado y en ese momento solo estaba pensando —"¿qué hacia Luka aquí?, maldición porque me encontró de esa forma, de todas las personas porque tuvo que ser él" —su mente estaba hecha un lio, se estaba haciendo preguntas que no sabía cómo responder, por esa razón estaba ignorando a Kaito… El mayor se encontraba limpiando la barra, se sentía incomodo por el silencio, ya que el peli plata no le decía nada, por lo que decidió preguntarle si le ocurría algo.

—Zero, ¿te pasa algo?le pregunto en un tono bajo.

El peli plata al escuchar la voz del peli marrón salió abruptamente de sus pensamientos, se había olvidado que no se encontraba solo Estoy bien, ¿Por qué la pregunta?dijo mientras se ponía la corbata.

—Es que no has dicho nada desde que lo hicimos— dijo el de ojos marrones intentando descifrar los pensamientos del ojo amatistas pero le era difícil, a lo mejor el peli plata se sentía incomodo porque alguien los había visto.

— ¿Que quieres que diga?, sabes que soy de pocas palabras— le indicó el menor encogiéndose de hombros.

—Lo sé, pero cuando lo estábamos haciendo, sentí que alguien nos miraba— comentó dudoso el más alto.

Zero abrió sus ojos de la sorpresa, pensó que Kaito no se había dado cuenta que alguien los había visto, solo esperaba que el peli marrón claro no halla mirado el rostro de Luka —Estas seguro que alguien nos vio— le pregunto algo nervioso —Pudiste notar quien era—

—No, porque no logre ver su cara— chasqueando la lengua — Pero tú sabes quién pudo haber sido—dijo mirando a Zero a los ojos.

El peli plata sonrió, se sentía aliviado porque Kaito no se dio cuenta, que había sido Luka —Probablemente fue un cachorro que abandoné en el pasado— mencionó inconscientemente mientras miraba el suelo con tristeza.

Kaito miro a Zero dudoso, no había entendido el comentario del menor, pero decidió no preguntarle nada, observo su reloj, faltaba poco tiempo para que empezaran a trabajar — Me voy a poner el uniforme— le indicó a Zero que solo asistió y vio como el peli marrón claro subía al segundo piso.

En el callejón Luka estaba golpeando la pared para retener su ira; aun no podía pensar con claridad, lo único que le venía a la mente era la imagen de Zero con Kaito… Se sentía confundió y quería hablar con el peli plata, pero no estaba seguro si ese era el momento correcto, como debía actuar cuando tuviera a Zero frente suyo, lo mejor que podía hacer era marcharse a casa, aunque eso no era una buena idea, porque Luze estaba ahí, y el peli largo se daría cuenta que estaba deprimido y le haría miles de preguntas para saber que le paso y él no se sentía en condiciones para responderle, lo único que se le ocurrió fue andar por ahí un rato para aclarar su mente; cuando estaba a punto de irse, escuchó como una puerta que estaba en el callejón se fue abriendo, logrando ver una figura muy conocida para él.

— ¡Uhm! No creí que aun estuvieras por aquí—le dijo el recién llegado, el azabache solo se quedo callado mirando al sujeto detenidamente, hasta que esté le volvió a hablar — tienes hobby muy interesante, no creí que te gustara espiar a las personas cuando están ocupadas— mencionó el hombre mientras le sonreía de forma juguetona.

—No es como si hubiera querido verlos— por fin el azabache le había dirigido la palabra.

— ¡Já! No has cambiado nada, cuando te enfadas no hablas mucho, se puede decir que es algo nostálgico— mencionó el peli plata.

—Quisiera decir lo mismo—expresó el azabache con desdén.

— ¿Que quieres decir?— le pregunto el chico algo confundido.

— ¿Por qué no me dijiste? que Kaito era tu amante— le pregunto el peli negro en tono molesto y viendo seriamente al mayor.

El de ojos amatistas solo lanzo una risita, le causaba gracia la reacción del menor —Kaito y yo no somos amantes, nuestra relación solo es física— dijo mientras caminaba hacia Luka para quedar frente del chico.

—Como puedes hacerle ese tipo de cosas a alguien que no amas— Luka se encontraba muy confundido, que le había pasado a Zero en esos cuatro años que no lo había visto.

—No necesito un amante, solo lo hago con cualquiera que se deje cuando tengo ganas.[1] —comentó el peli plata de manera simple y encogiéndose de hombros.

—¡Qué demonios te paso, tú no eras este tipo de persona en el pasado!— replicó Luka esquivando la mirada amatista, por una extraña razón en ese momento se sentía patético, porque tenía que reclamarle.

Zero observó como Luka esquivo su mirada, el peli negro en verdad estaba triste y todo era por su culpa —Te equivocas, cuando éramos novios, algunas veces tenía sexo con otras personas por diversión— dándole la espalda al azabache —Siempre fui así, solo que tú nunca te distes cuenta— volteándose de nuevo para mirar al chico una vez más y notando como el peli negro abría abruptamente sus ojos de la sorpresa, pero —¡Paf!— pudo sentir un terrible dolor en la mejilla izquierda.

— ¡Ah! Zero yo… lo siento— Luka apretó fuerte su mano derecha, impulsivamente había golpeado a Zero cuando escuchó las últimas palabras del peli plata, eso de verdad le había hecho daño, pero él no quería golpearlo, es que todo sucedió tan rápido, que fue inevitable.

—No tienes que disculparte— mencionó el peli plata mientras se limpiaba el hilito de sangre que se escapo de su labio — Es mejor que te olvides de todo, y no nos volvamos a ver — fue lo último que dijo antes de entrar al bar de nuevo, observando la triste expresión del ojos plata.

Cuando cerró la puerta escuchó como Luka se iba rápidamente del lugar, en verdad le había dolido la cachetada que le dio el azabache pero como comparar ese dolor con el daño que le había hecho al peli negro en el pasado, no era nada parecido… A paso lento iba saliendo del almacén pero se dio cuenta que Kaito también estaba en el lugar, cuando el peli marrón claro lo vio rápidamente se acerco a él.

—Zero, ¿Qué le paso a tú cara? —le pregunto Kaito, mientras tomaba la cara del peli plata para examinar la mejilla afectada.

—Nada, no le des importancia— alejando las manos del mayor de su rostro.

—Como que nada, quien rayos te golpeo dime y le daré una paliza— mencionó el de ojos marrones mirando con preocupación a Zero.

—Ya te dije que esto no es nada— comentó el peli plata mientras se tocaba la mejilla —Esto es algo que me merecía desde hace mucho tiempo así que no te preocupes— desviando la mirada hacia otro lado.

—Como quieres que no me preocupe— dijo el peli marrón claro alzando la voz y tomando a Zero de los hombros —Obvio que me voy a preocupar si alguien te golpea—indicó mientras acercaba su rostro al de Zero —No entiendes que te amo y no quiero que alguien más te toque[2]— mencionó intentando besar lo labios de Zero.

El peli plata abrió sus ojos de la sorpresa, pero rápidamente empujo a Kaito para que no lo besara — ¿Qué demonios estás diciendo?— su voz sonaba muy confundida.

—No me escuchaste Zero — mirando al de ojos amatistas — Tú eres mi complemento y ya no me conformo con solo poseer tú cuerpo— dijo seguro de sus palabras. —Al principio solo me conformaba con que tuviéramos sexo sin sentido, pero poco a poco me fui enamorando de tu verdadera persona—observando detenidamente al menor.

—Claro que te escuche, pero eso no puede ser— alejándose unos pasos de Kaito.

— ¿Por qué?, sabes muy bien que me gustas — le preguntó el de ojos marrones.

—¡Por qué no! Te dije desde un principio que lo nuestro solo iba ser algo físico— mencionó alzando su voz y saliendo del lugar de manera rápida y dejando solo al mayor.

Luego de haber tenido la conversación con Kaito, Zero se dirigió a la barra, en el lugar ya se hallaba su hermano atendiendo a unos clientes que ya había llegado, rápidamente fue al lugar donde se encontraba su gemelo.

—Ichiru— le llamo con voz silenciosa.

El peli plata menor al escuchar la voz de su hermano volteo para mirarlo sorprendiéndose del golpe en su mejilla — ¿Que te paso?—

—Esto no es nada— tocando su cara y notando que su hermano quería una respuesta más convincente. —Te contare cuando lleguemos a casa— le mencionó.

—Bien— mirando con reproche a su gemelo —Iré por el botiquín para curar tú mejilla— el mayor no dijo nada, solo asintió y tomo el puesto de su hermano, mientras que el peli plata menor iba al segundo piso.

En la oficina del bar se encontraba un peli plata pensando en lo que había escuchado minutos atrás, se sentía dolido de tan solo recordarlo.

******Flash Back******

Cuando dos peli platas llegaron al bar, vieron a Kaito trabajando en la barra, le preguntaron por Zero y el peli marrón claro les dijo que estaba en el almacén y se ofreció ir a buscarlo quedándose los dos chicos solos… Pero el chico de ojos marrones se estaba tardando e Ichiru le pidió a su primo que fuera a buscarlos.

Tsukumo camino hacia el almacén de manera calmada y escucho las voces de Kaito y Zero, al parecer los chicos estaban peleando por algo, a paso lento decidió acercarse para no hacer ruido y vio a Zero con la mejilla ligeramente roja y a Kaito preguntándole que le había pasado. »Como que nada, ¿quién rayos te golpeo? dime y le daré una paliza«— pudo notar que la voz del el mayor estaba ligeramente alterada.

»Ya te dije que esto no es nada«—escuchó como su primo intentaba convencer al mayor, pero estaba un poco confundió, no entendía porque Kaito estaba tan preocupado por Zero era algo que se le hacía extraño, se acerco un poco más a la puerta del almacén para escuchar mejor»Esto es algo que me merecía desde hace mucho tiempo, así que no te preocupes«

»Como quieres que no me preocupe«— Tsukumo notó como Kaito se acerco a Zero y lo sujeto de los hombro, se preocupo por la forma en que el peli marrón claro agarro a su primo y decidió intervenir, pero lamentablemente escucho algo que no debía »Obvio que me voy a preocupar si alguien te golpea… No entiendes que te amo y no quiero que alguien más te toque«

El peli plata más joven abrió abruptamente sus ojos, no podía creer lo que había dicho Kaito, debía ser una mentira, pero la voz del oji marrón lo trajo de vuelta a la realidad cuando confirmo lo que había dicho antes »No me escuchaste Zero… Tú eres mi complemento y ya no me conformo con solo poseer tú cuerpo, al principio solo me conformaba con que tuviéramos sexo sin sentido, pero poco a poco me fui enamorando de tu verdadera persona«Tsukumo sintió como su cuerpo comenzaba a temblar y sus ojos se humedecían, intento entrar al almacén pero cada segundo que permanecía parado en el lugar sentía como sus fuerzas se iban, como era posible que no se allá dado cuenta antes de la forma en que Kaito veía a Zero, lentamente las lagrimas empezaron a rodar por sus mejillas y a toda prisa salió del lugar no podía seguir escuchando la conversación de Kaito y su primo.

******Fin del Flash Back******

Luego de que Tsukumo escuchara la confesión de Kaito salió corriendo hacia la oficina de Zero, quería estar solo… Estuvo varios minutos llorando no podía evitar que sus lágrimas salieran, sentía que Zero lo había traicionado, porque su primo no le dijo que tenía una relación con Kaito, porque se lo había ocultado… El peli plata escuchó, que la puerta de la oficina era abierta, dejando ver la figura de un chico de cabello plateado, por un momento pensó que era Zero pero cuando enfoco mejor su mirada se dio cuenta que era Ichiru.

Cuando el chico de ojos amatistas entro a la oficina vio a su primo, noto que Tsukumo había llorado, preocupado se acerco al chico para preguntarle que le sucedia —Tsukumo ¿qué te ocurre? —

—Acabo de ver a Kaito con Zero— mencionó el menor de manera triste y sin animo.

Ichiru no supo que decir en ese momento lo que tanto había querido evitar paso —Lo siento Tsukumo— dijo, acariciaba el cabello plateado de su primo suavemente.

—Sin tan solo no los hubiera escuchado— decía el chico —Sabía que Kaito jamás se fijaría en mí— mencionó mientras por sus mejillas caían una pequeñas lagrimas nuevamente—era más probable que se fijara en ti o en Zero—

Ichiru abrazó a su primo, debió decirle que se olvidara de Kaito ya que el mayor estaba enamorado de Zero — No te preocupes Tsukumo, se que encontraras a alguien que sea para ti— dijo mientras le limpiaba las mejillas al menor.

—Yo creo que no, soy un tonto no vez—dijo el chico dándole un manotazo. —Creo que por eso nadie se fijaría en mí— mencionó tristemente el menor.

El peli plata mayor vio como su primo se deprimía más, pero le había enfadado que el chico se menospreciara y le dio un ligero golpe en la cabeza provocando que el chico de ojos color oro lo mirara sorprendido —No sé porque dices eso pero estoy seguro que la persona indicada para ti, está más cerca de lo que parece— indicó el peli plata guiñándole el ojo, Tsukumo le sonrió un poco más feliz, Ichiru le devolvió la sonrisa, pero notó que su primo no estaba en condiciones para trabajar —Sera mejor que te vayas a casa y descanses, yo cubriré tú turno— le dijo mientras le revolvía el cabello

—De acuerdo, pero que le diré a Zero— pregunto el menor, no quería que su primo se diera cuenta de que estaba deprimido.

— ¡Uhm! Le diré que no te sentías muy bien, y te mande a casa— mencionó el mayor con simpleza, Tsukumo asintió e Ichiru se paro del sofá y busco el botiquín, luego salió de la oficina seguido de su primo.

******Mansión de los Kuran******

La pareja Kuran se encontraban en la sala reunidos con su primo Rido, los castaños se encontraban conversando sobre la empresa de la familia, además de estar esperando al hijo de la pareja para darle una sorpresa.

—Y donde se encuentra Kaname—le pregunto el de ojos bicolor.

—Él está con Luze, pero llamo y dijo que vendría pronto— indicó la mujer, sonriendo amablemente.

—Ya veo, Haruka cuando crees que podamos planear la boda de nuestros hijos— pregunto el castaño mayor mientras sonreía con malicia — Creo que mientras más rápido se casen los chicos mejor— indicó Rido, tomando un sorbo de su té.

—También pienso lo mismo— Rido sonrió cuando su primo mencionó eso, aunque su sonrisa no duro mucho tiempo —Pero creo que debemos esperar a que Yuuki y Kaname pasen un poco más de tiempo juntos— comentó Haruka mirando a su esposa para que le diera apoyo.

—Es cierto, creo que los chicos deberían esperar un poco antes de la boda— dijo Juri, observando los gestos del mayor.

—Pero no comprendo, cual es el problema, si los chicos se conocen desde hace mucho— Rido intento convencer a la pareja, maldijo bajito, como odiaba la actitud de sus primos y más si respetaban las decisiones de su hijo; él necesitaba que Yuuki y Kaname se casaran lo más pronto posible.

—Sabemos que tiene años conociéndose, pero recuerda que tuvieron unos años sin verse— le recordó el de ojos chocolates —Y las personas maduran—

Rido guardo silencio, como era posible que Haruka pidiera un tiempo para que sus hijos se conocieran, se suponen que ellos son los Kuran su deber era mantener el linaje de la familia y la mejor forma era casando a sus hijos, el de ojos bicolor escucho como alguien entraba a la sala.

—Padre, Madre ya he regresado— mencionó el hijo de la pareja.

—Kaname amor llegas junto a tiempo— le comentó de forma cariñosa la castaña. —Tú tío Rido está de visita— mientras señalaba al hombre.

Kaname arrugo ligeramente sus cejas, no soportaba la presencia de su tío, no le transmitía confianza —Buenas noche tío, espero que estés cómodo— comentó el castaño más joven, mirando con odio al mayor.

Rido solo sonrió de medio lado, le encantaba la expresión que ponía su sobrino cada vez que se veían —Gracias Kaname— dijo en tono de burla.

—Y a que se debe tu visita— pregunto el chico mirando disimuladamente a sus padres —"Si Rido está aquí no debe ser para algo bueno" — pensó el castaño.

—Bueno hijo, estábamos conversando sobre tú compromiso— le aclaro Haruka.

—Padre no crees que es demasiado pronto—indicó el chico de ojos chocolate.

—Creo que no, además hemos hablado y cresemos que debes pasar más tiempo con tu prometida— comentó la mujer

—Madre sabes que no puedo, estoy estudiando y no quiero viajar a otro país— Kaname intentaba convencer a sus padres dando algunas escusas para ver si estos desistían, pero escuchó la risilla sarcástica de Rido.

—Querido sobrino— dijo con sorna el mayor, ganándose una mirada amenazadora del castaño más joven, algo que le encanto —No creo que debas viajar a ninguna parte— mencionó serrando sus ojos para no reírse y chasqueo los dedos para llamar a alguien.

—Es cierto Kaname— El castaño se sobresalto cuando escuchó una nueva voz en el lugar —Yo he venido a pasar tiempo contigo y cumplir mi papel como prometida— mencionó una hermosa[3] castaña, de unos bellos ojos color chocolate rasgo que comparte con la mayoría de los Kuran.

Kaname no lo podía creer frente suyo estaba —Yuuki…—susurro muy sorprendido, no sabía que la chica vendría tan rápido, con razón su tío lucia tan feliz y había entendido lo que quiso decir su madre cuando le menciono por teléfono que le tenían una sorpresa para cuando llegara a casa pero más que ser una sorpresa era como si una de sus peores pesadillas se estuvieran volviendo realidad.

—Que malo eres Kana-chan— mencionó la chica asiendo un puchero — ¿Por qué? te sorprende que este aquí— comentó la castaña más joven mirando a su prometido.

—Es que pensé que tardaríamos un poco más en vernos— mencionó el castaño intentando poner su apariencia neutral de siempre.

—Lo sé, pero tenía muchas ganas de verte— comentó la chica muy emocionada —Por tal motivo adelante mi viaje, además que a partir de ahora podremos pasar tiempo juntos—

El castaño no estaba seguro de que responder, sabía que estaba perdiendo, además que se dio cuenta que Yuuki si se quería casar con él —"Maldición" — pensó el chico, él esperaba que Yuuki no estuviera de acuerdo con el matrimonio pero al parecer no fue así, debía decir algo para evitar ese compromiso a toda costa —Yuuki— le llamo para que la chica le prestara atención. —Me hace feliz que vinieras a verme pero…— mencionó el castaño pensando en que hacer.

—Pero ¿Qué? — comentó la castaña viéndolo detenidamente.

—"Rayos que debo decir, que escusa puedo dar" — pensaba el castaño mientras veía a sus padres —No me puedo casar contigo porque ya tengo alguien que me gusta— mintió, haciendo que todos los presentes se sorprendieran excepto su tío.

— ¿Cómo? — Pregunto la castaña arrugando un poco sus finas cejas — ¿Y quién es?—

—Es cierto cariño quien es esa persona— le pregunto su madre muy confundida.

—Bueno…— Kaname no estaba muy seguro que decir —"Maldición ahora que debo decir, si ni siquiera tengo a la persona que se haga pasar por mi pareja— pensó el castaño, pero repentina mente se le vino a la mente la imagen de Tsukumo, causando que sonriera —Madre tú no lo conoces porque aun, no te lo he presentado—comentó el chico viendo a la mujer.

— ¿Y porque no la traes?— bromeo la castaña mas joven, ella sabía que Kaname estaba mintiendo.

—Seguro hijo, tráela mañana quiero conocerla— le dijo Haruka sonriendo.

—Pero es un poco precipitado— comentó Kaname mirando amenazadoramente a Rido sabía que el sujeto estaba disfrutando lo que estaba sucediendo, ese demonio sabía de su mentira, pero que debía hacer no le daba tiempo de buscar una chica hasta que recordó la imagen del peli plata de nuevo, y si le pedía a Tsukumo que lo ayudara, él no le molestaría al contrario se sentiría muy feliz de tener la ayuda del chico.

— ¿Por qué te parece precipitado?, es normal que la traigas a casa— comentó su madre.

— ¡Uhm! Es que debo decirle, para ver si tiene tiempo— señaló el chico.

—Acaso no tiene tiempo para su novio— mencionó con sarcasmo el de ojos de colores.

Kaname miro más molesto al hombre que estaba sentado frente a él —Claro que lo tiene, por eso la traeré— dijo el chico no dándose cuenta de lo que mencionó hasta que fue muy tarde.

Rido sonrió victorioso sabía que Kaname no llevaría a nadie porque estaba mintiendo —Entonces estaré ansioso porque llegue el día de mañana— comentó parándose del sofá y caminando hacia Yuuki que lo miro de manera molesta… Rido le indicó a su hija con la mira que todo estaba bien y que no se preocupara por el encuentro de mañana, ambos castaños se despidieron de la pareja y se marcharon de la mansión.

Kaname chasqueo la lengua, ahora si estaba en un gran problema, debía hablar con Tsukumo y convencerlo de que necesitaba su ayuda; pero como le diría al chico si no sabía donde trabajaba y no se veían muy seguido, solo se mandaban mensajes, ahora que se daba cuenta había metido la pata completamente, si tan solo no hubiera sido tan impulsivo… Repentinamente sintió como su celular comenzó a vibrar, lo saco de su bolsillo y vio que tenía un mensaje de Tsukumo al parecer la suerte estaba de su lado, rápidamente comenzó a leer el mensaje —Buenas noches Kaname, espero no molestarte pero me gustaría que nos viéramos en el lugar de siempre, necesito hablar con alguien, no me siento muy bien— el castaño supo enseguida que algo andaba mal con el peli plata, miro a sus padres y les dijo —Lo siento pero debo salir, me voy a ver con un amigo— comentó el castaño, sus padres solo asistieron y le dijeron que no llegara tan tarde, Kaname salió a toda prisa en su auto rumbo al parque.

Continuara


Notas finales:

[1] (N/A: lo siento pero en la conversación de Luka y Zero la mayoría de las frases son del manga, aunque las cambie un poco, espero no les moleste n/n).

[2] (N/A: que confesión mas ñoña, ¬_¬ lo siento pero soy nueva en esto del romance :P, por favor ténganme paciencia)

[3] (N/A: ¡puaj!, que hermosa ni que nada va estar siendo esa idiota, si no se han dado cuenta yo odio a Yuuki ^o^ Jajaja xD).


Espero les haya gustado el capitulo u_u y de verdad lamento algún error ortográfico o la redacción... y quiero agradecerles por ser pacientes...

Y también quiero informarles que no actualizare tan seguido, a lo mejor actualice cuando tenga algún capi terminado n/n es que no quiero descuidar algunas cosas personales

Se aceptan comentarios, dudas, sugerencia, alguna petición... Nos estaremos leyendo pronto...

cuidense l s quier *o*…. Y y un espero que tengan una feliz navidad y un prospero año nuevo