Hola a todos! Luego de tantos años me decidí venir con un nuevo proyecto y quizás retome mi historia anterior, eso se verá con el tiempo ^^ pero para empezar les traigo esto, así que ahora les hablaré un poco sobre mi proyecto.

Si bien dije algo en el resumen aquí me explayaré un poco más. A lo largo de este tiempo me puse a pensar en lo poco que aparecen los Hufflepuff y Ravenclaws dentro de lo que es la historia de Harry Potter. Es decir, están, pero como siempre fue más importante la rivalidad Gryffindor-Slytherin, a mi modo de ver fueron algo apartados, y no adquirieron lugares demasiado importantes (más allá de que en el Torneo de los Tres Magos el ganador de Hogwarts fuera Hufflepuff). Por empezar está eso, le daré un poco más de importancia a estas casas, y vamos que son tan geniales como las otras dos :3 (o es lo que creo)

Pasemos a otra cosa. Resulta que me gusta Harry Potter, la saga, sus protagonistas, pero también me gustan los personajes inventados y veo interesante cuando se muestra la historia de los personajes principales, pero también se ven la de los otros habitantes de Hogwarts que evidentemente han existido y caminado por esos pasillos, y tuvieron una vida tal como los canon la tuvieron. Esta historia contará la relación de Lily y James, sí, cómo cambia en el último año y luego de él, contará la historia de los Merodeadores, de sus vivencias y travesuras en Hogwarts, pero también se cuenta la historia de una estudiante de Hufflepuff, una chica normal que acaba de perder a su madre, es rechazada por sus abuelos maternos e ignorada por el resto de su familia materna, pero cuenta con su padre, la familia paterna y sus amigos. Una chica como cualquier otra que tuvo su propia experiencia en Hogwarts. Es su historia dentro de la historia. Hablaré sobre su propia experiencia, sobre su vida en el colegio y también cobre las vivencias de otros estudiantes de Hogwarts que no existen en los libros, quizás por eso decidí llamarla "La historia detrás de la historia", porque si bien abordara a los personajes canon, también hablara sobre los que no lo son (inventados por mí, lo sé) y, principalmente, sobre Merlina, la Hufflepuff de quién les hablé recién. Sé que algunos no le gusta la introducción de personajes nuevos, o que estos tal vez tomen un papel más "importante" que los canon, pero para gustos colores :D, ya están avisados que habrá personajes no nombrados en los libros, además de los que todos conocemos muy bien.

Este vendría a ser el capítulo Piloto (como hacen en las series nuevas de televisión para ver cómo es recibida por los espectadores, en este caso lectores) Espero que les guste, así que espero sus críticas (siempre son buenas porque uno puede mejorar)y así me animo a continuarla.

Aviso una vez más. Hay personajes OC que quizás puedan tener bastante importancia, y quizás se nombren más que los canon (tranquilos, James, Lily, Severus y demás estarán presentes y nombrados, y tendrán la importancia que han tenido siempre) Por eso no deben olvidarse que se verá la historia de nuestros amados personajes, en una época que, según creo yo, merecería tener un libro propio o mejor, una saga completa. ¡Que Rowling la haga! En fin, creo que me excedí un poco, pero quería dejar todo claro todo esto antes de dejarlos con mi primer capítulo, el piloto ^^

Elektra, una escritora que resurgió de las cenizas (aquí en FanFiction al menos)


Disclamier: La obra de Harry Potter, así como los escenarios y gran parte de personajes no me pertenecen, son propiedad de J. K. Rowling y sólo los utilizo con fines de entretener a los lectores y entretenerme escribiendo. Este fic es hecho sin fines de lucro.

El resto de personajes mencionados, que no se han visto ni nombrado en la saga, me pertenecen a mí y son producto de mi intrincada imaginación.


Capítulo 1: El funeral

Todo ha cambiado. De un momento a otro, mi vida dio un giro completo. Era algo que se esperaba, y sin embargo mantenía una leve esperanza de que todo fuera diferente. Siento un vacío en mi interior. La pérdida. A veces pienso que, al despertar, escucharé sus risas, sus regaños, que podré abrazarla, pero luego me choco con la realidad de que eso, ya no será posible, más que en los recuerdos. Y son esos momentos en que uno puede darse cuenta que, al fin y al cabo, todos somos humanos, todos podemos morir en cualquier momento, nadie se salva. Ni siquiera la magia puede salvarte de algo como la muerte. ¿Por qué se creen tan superiores aquellos que dicen ser "puros", cuando ellos también pueden morir? No importa nada de eso, si eres mago, puro, mestizo o muggle, la muerte no distingue entre uno y otro, no le interesa lo que seas, no importa qué tan poderoso seas, eres humano, un simple humano. Esta vez fue el turno de ella, mis abuelos hicieron todo lo que pudieron, al fin y al cabo era su hija, aunque hubiese optado por otra vida diferente a la que ellos habían pensado. Y sin embargo, por más influencias que tuvieran, por más "puros" que fueran, eso no fue suficiente, eso no importaba, porque nada podía hacerse.

Mis abuelos. Si no me equivoco es la primera vez que los veo, ¿por qué habrían de querer conocerme? Ni mi padre, ni yo estábamos en los planes de ellos. Creo que están arrepentidos, tantos años alejados para regresar cuando ella estaba enferma y las esperanzas eran cada vez menores, pero a pesar de eso siguen viéndonos de mal modo. Pero no me importan, después que todo pase seguro volverán a irse. Al igual que ella, sólo que ella no lo eligió y no puede regresar. La extraño, la necesito, pero debo ser fuerte, necesito ser fuerte. Pero no sé cómo, resulta difícil, imposible. No sé si podré hacerlo.

- Ya es hora- una voz, en la puerta de su habitación hizo que automáticamente dejara de escribir, para mirar con un gesto inexpresivo hacia la dueña de aquella voz.

Su tía Katerine había hecho mucho por ellos durante aquellos días tan difíciles, aun cuando era menor que su padre se comportaba más bien como una hermana mayor. Simplemente asintió y guardó su cuaderno para luego levantarse y dirigirse hacia ella, sin pronunciar palabra alguna. No podía, si lo hacía estaba segura de que iba a llorar, y aquello era lo que menos quería hacer. Llorar, aun cuando lo necesitara, aun cuando no había llorado lo suficiente, no quería hacerlo. Necesitaba ser fuerte, pero no podía conseguirlo sola.

Apenas bajó se encontró con la mirada de una de sus buenas amigas, Lily. Aunque nunca antes se habían hablado demasiado, en el último año se habían acercado, habían hablado, reído y luego de poco tiempo, la confianza entre ellas comenzó a crecer, a tal punto que se hicieron muy buenas amigas, cuando antes eran simples compañeras de clase. Y todo debido a que un día se habían sentado juntas en clase de Pociones, momento en el que tuvieron una conversación más larga y menos casual, para luego juntarse a hacer el trabajo y descubrir que se llevaban bien.

Llegó hasta ella y lo primero que hizo fue abrazarla, nuevamente tratando de ser fuerte no dijo nada, mientras escuchaba a Lily decirle que los demás estaban fuera. Observó a su pelirroja amiga y le dedicó una triste sonrisa, una mirada que tenía mucho significado, aunque no dijera nada. Agradecía que estuviera allí, en aquel momento, a su lado.

Salió junto a Lily y fuera encontró a Beth, su primera amiga en Hogwarts, aquella chica que se había convertido prácticamente en una hermana. La conocía desde que ambas, algo temerosas, se habían dirigido por primera vez a aquel tren, llenas de dudas sobre que les esperaba. Se habían conocido en la estación mientras estaban cada una con sus padres, habían ido en el mismo vagón y finalmente habían sido seleccionadas para la misma casa. Desde aquel momento habían sido inseparables.

Saludó a los demás, sonriendo al escuchar sus palabras de consuelo, pero mostrando una mirada llena de tristeza, para luego dirigirse hacia el cementerio.

"Es hora" se repitió lo que Katerine le había dicho. El funeral. Si no fuera porque sus amigas estaban ahí se hubiese quebrado, no aguantaba el dolor, le resultaba injusto. ¿Por qué tenía que morir? Eso se repetía una y otra vez desde que recibió la noticia. Recién en los últimos días lo había empezado a asimilar, pero no lo conseguía del todo. El último adiós y ni siquiera tuvo el valor de decir unas palabras. Escuchó mientras estaba, con la mirada gacha, despidiendo en silencio a su madre, teniendo a Lily de un lado y a Beth del otro, pero al final no aguantó y se alejó corriendo del cementerio, para estar un momento a solas ¿cómo haría para continuar sin ella? Sabía que aún le quedaba por hacer su último año en Hogwarts pero ¿lo conseguiría?, ¿sería lo suficientemente fuerte? Detuvo su carrera y se tiró sobre el césped, ahora alejada de todos, para llorar en silencio. Faltaba un mes para que volviera a partir en el Expreso de Hogwarts por última vez. Iría y tendría un buen año, lo haría por su madre pues es lo que hubiese querido. "Seré fuerte" pensó para luego secar sus lágrimas y regresar con los demás, que seguramente estarían preocupados por ella.

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

La estación King Kross no había cambiado, el anden 9 3/4 tampoco, pero la chica que acababa de llegar sí. Caminaba en silencio, abstraída en sus propios pensamientos, sin prestar atención a lo que ocurría a su alrededor. El mes había pasado más rápido de lo esperado y aun cuando se encontraba un poco más tranquila y animada seguía resultando difícil. Todo resultaba complicado, y aquel año sí había algo diferente. Su madre no estaba ahí para acompañarla y despedirla como había hecho en los seis años anteriores, y le resultaba difícil sobrellevarlo. Merlina siempre había sido una chica bastante alegre, optimista y en aquel momento, mostraba ser todo lo contrario. Se detuvo un momento con sus valijas y suspiró, cerrando los ojos por un momento.

- ¡Al fin te encuentro!- la voz alegre de Beth la sobresaltó, por lo que se quedó en silencio, mirándola con confusión hasta que entendió lo que sucedía. La castaña le sonrió y le dio un abrazo. Había estado buscándola desde que había llegado a la estación, hasta que finalmente la ubicó y decidió acercarse. No le había gustado lo que veía, continuaba triste y lo entendía pero haría lo posible para que su amiga volviera a ser la de antes- ¿Me regalas una sonrisa? Es nuestro último año, ya verás lo fantástico que será.

- Es difícil- musitó finalmente, volviendo a retomar la marcha mientras su amiga se ubicaba a su lado para caminar juntas.

- Lo sé Lina- le dirigió una mirada comprensiva- Pero a tu madre no le gustaría verte triste y lo sabes ¿verdad?- la otra chica asintió- A ella le gustaría que disfrutaras este último año- obtuvo la misma respuesta- Entonces… una carrera hasta el tren. La que pierda deberá tirar una bomba fétida en la primer clase que tengamos- no acabó de decirlo cuando empezó a correr, tomando a Merlina completamente desprevenida.

- ¡Beth espera!- salió corriendo tras ella, sin poder evitar soltar una pequeña carcajada, algo que no había hecho desde hacía mucho tiempo.

Tenía que esquivar a todos los que se encontraba, y arrastrando sus valijas por detrás resultaba algo complicado de hacer, hasta que lo inevitable ocurrió. No se cayó pero el golpe había sido fuerte, por lo que levantó la mirada para disculparse pero se topó con una nada amigable.

- Fíjate por donde caminas- un chico de su mismo año pero de la casa de Ravenclaw, le conocía por coincidir en algunas clases y porque, aunque quizás él lo ignorara o más bien quisiera ignorarlo, eran primos.

Nunca se habían hablado, no se conocían por ser familia solo por estar cursando en Hogwarts pero en casas diferentes. Se levantó y le dirigió una mirada de disculpa, no lo conocía más que de nombre y vista, no sabía por qué se había molestado de aquel modo, pero no se detuvo a preguntarle y lo dejó marchar. Levantó nuevamente su valija y su ahora hiperactiva amiga volvió a sobresaltarla cuando se le abalanzó encima, haciendo que casi sus cosas, recientemente acomodadas, volvieran a caer. Beth venía a anunciarle que había perdido aquella carrera y que debería iniciar el año tirando una bomba fétida en clases, cuando consiguiera una claro, y tendría que hacerlo pues su amiga se lo recordaría de por vida hasta que lo hiciera, no la dejaría tranquila.

- Vamos Lina, conseguí un buen lugar- dijo de manera animada, emprendiendo la marcha, junto a Merlina, hacia el tren. Aquel era un nuevo y muy diferente año, pero la muchacha se repitió una vez más que sería fuerte, aunque pensarlo se le hacía muy difícil y mucho más pensar en llevarlo a cabo. Sonrió animada y continuó su camino hacia el Expreso de Hogwarts, decidida a comenzar y disfrutar de su último año.


Este ha sido el fin del primer capítulo, espero que les haya gustado y espero sus comentarios. No tengan miedo de decir si algo no les gustó o no, porque como dije, toda crítica es constructiva y todo puede ser mejorado. No hablo más y los dejo que me dejen sus rr aunque sea para decir lo feo que está (?) digo, que lo leyeron ;)

Se despide de ustedes

Elektra

PD: Por cierto, seguro notarán que escribiré en el lenguaje neutro (uso del "tu" por ejemplo), pues debido a pasar por foros de rol me he acostumbrado a usarlo. Se que algunos prefieren eso, así que qué mejor (aunque siempre debe respectarse los modismos y modos de hablar de cada país) pero me acostumbré y hasta me gusta más como queda (lo sé, estoy loca :/ o eso creo) Ya, ya es todo. Ahora rr o los avadakedabraeo a todos :P