Hola Fanfiction! Nuevo Fic :3 No se ustedes, pero la combinación del Universo Alternativo y Bra me resultan simplemente irresistible! jojo, y bueno, imaginarme que haría una niña rica, mimada y malcriada en el mundo de una guerrera aguerrida que ah tenido que pasar por tooodoo lo malo del mundo y viceversa me hicieron crear esta retorcida historia bwajaja, que por cierto, esta beteada por Sayan-P (APLAUSOOS!) Bueno ya, los dejo para que juzguen.

Mmp, ah si! /recuerdos/ Pensamiento. Se parecen mucho, pero todo lo que sea un recuerdo va a estar entre /-/ y cualquier pensamiento estar simplemente en cursiva, ¿vale? :) ahora si:

-Personajes de Akira Toriyama-


Bra miró recelosamente el árido desierto, humedeció sus labios y se limpio con el dorso de la mano el sudor que perlaba su frente. Sonrió satisfecha y descendió.

Recorrió nuevamente el perímetro con la mirada y luego se fijó en su scooter, que localizo y mostró velozmente varias presencias, lejanas y de niveles bajos, pero presencias al fin.

-Ugh, estos insectos!- Pensó con prepotencia cuando analizo más a fondo lo que su rastreador le mostraba: varios soldados de clase baja se movían a unos siete kilómetros de ahí, todos con niveles inferiores al suyo…¡GRR, PRECISAMENTE ESTE TENIA QUE SER EL LUGAR MAS ALEJADO DEL PALACIO!se sentía frustrada rodeada de toda esa carne de cañon pero no había alternativa,no podía permitirse el lujo de ser encontrada ahora y perder tantas horas de trabajo en su máquina de tiempo, ¡Mucho menos por un soldado sin clase!

/¿Princesa de los saiyajin te haces llamar? ¡JA! Debiste haber nacido entre la basura de tercera clase, no sirves para un titulo de este nivel! La corona es demasiado para ti, no eres más que una mocosa inútil!/

La ira llenó su cuerpo, se sintió temblar de coraje; cerró los ojos fuertemente para contener sus lagrimas de impotencia.

—Pues vamos a ver quién es la inútil. — Murmuró entre dientes, recorriendo de nueva cuenta el terreno con la mirada: sólo tenía una oportunidad…

Colocó con delicadeza una máquina metálica, que comenzaba en una circunferencia que alcanzaba a rodear con todo el largo de sus brazos, en la cual se unían por medio del metal fundido cuatro varillas del mismo material, sobre el suelo para poder posicionarse sobre ella en medio de las cuatro extensiones, e inmediatamente una mano enguantada tecleó en una pantalla varios códigos.

Atardecer 467, Salón principal: Palacio de Vegetasei, 21:75:21, Año 62

Suspiró, con la mirada esperanzada hacia el cielo. Bra viajaría seis meses atrás para evitar que su vida se convirtiera en el infierno en el que ahora se encontraba, rodeada de indiferencia, culpas y fantasmas que le atormentaban.

Si sus cálculos no eran exactos y llegaba antes, le advertiría a su contraparte del pasado lo que estaba por ocurrir. Si por el contrario su aparición se daba en el momento exacto, ella misma terminaría con los bastardos que la llevaron a esa vida.

Se armó de valor y presionó el botón que confirmaba sus coordenadas.

Durante el siguiente segundo hubo una vibración extraña y después un destello de luz que se expandió y generó una explosión que mandó a la muchacha varios metros atrás con un sonido hueco cuando impactó contra el suelo.

Aturdida, se levantó masajeándose la nuca intentando asimilar lo ocurrido cuando su vista se cruzó con su máquina del tiempo, que se había cuarteado en varios fragmentos.

— No… ¡NO! ¡Maldita sea! — gritó golpeando la arena caliente con el puño. Abrazó sus piernas cuando sus ojos comenzaron a llenarse de lágrimas; por primera vez en su vida se sintió débil. La única posibilidad de cambiar las cosas se había ido a la basura, su última esperanza estaba rota.

Sollozó escondiendo la cara entre las manos; No servía como científica. Sus malditos cálculos habían fallado, la supuesta inteligencia que su madre debía heredarle era inexistente: diseñó una máquina del tiempo y terminó con una bomba que le dejó una quemadura de segundo grado en la pierna.

Con un gemido lastimoso se puso de pie y dio la vuelta para despegar, dispuesta a regresar al castillo para resignarse a una vida vacía, cuando una nueva explosión le hizo darse la vuelta para mirar.

Abrió los ojos de par en par al darse cuenta de que la nueva detonación había dejado paso a un campo de energía que formaba en su interior un jardín, al fondo un domo inmenso de argamasa con el "Capsule Corp." escrito en él, un cielo obscurecido lleno de estrellas y… a ella, tirada de espaldas a sus pies mirándole con la misma incredulidad.

Debía estar enloqueciendo, es decir ¡Ahí estaba una imitación perfecta de sí misma! Demonios, eso solo podía interpretarse como un síntoma de falta de cordura.

La recorrió con la mirada, no era una imitación tan buena después de todo: sobresalía la inocencia de una niña reflejada en las orbes azules, una mirada muy distinta a la suya…aunque bueno, tampoco pudo pasar por alto el insultante vestuario que ella traía, bien podía ser tomada por una mujerzuela del harén de los soldados: un conjunto de brillante color rojo que iba desde las botas, los guantes, la falda y el top, hasta la cinta de su… ¿Largo? ¡Sí! ¡Su cabello caía hasta los hombros!

La princesa del planeta Vegeta sacudió la cabeza, ahora no era el momento de fijarse en detalles irrelevantes, comenzó a acercarse con curiosidad y suspicacia, ¿Y si era un señuelo? No iba a arriesgarse por nada. Formo una esfera de Energy-ha muy dispuesta a lanzarla dentro del "portal" si resultaba ser una trampa como ella suponía, destruiría el espejismo y después al imbécil que lo creó.

— ¡De ninguna manera voy a permitir que le arrojes eso a mi casa! — Le gritó la copia frunciéndole el seño mientras se ponía de pie Clavando las manos en la cintura para hablarle, cuando Bra preparaba el brazo para arrojar el orbe letal.. — Mira, no sé qué rayos este pasando aquí, ni de dónde saliste tú pero ¡No tienes razones para venir a lanzarle Ki a la corporación! ¿Acaso eres imbécil? ¿De qué clase de locura padeces para intentar destruir tú hogar?

— ¿Ki? ¿Y qué demonios se supone que es eso? —Cambio su rostro por uno de curiosidad, ¿En qué punto la energy-ha cambiaba de nombre?

— ¡Ohh bien! ¿Ahora vas a hacerte la tonta? ¡Para ser tan parecida a mí, es obvio que te falta inteligencia! Ah, Vaya, ¿Qué anda mal contigo? Primero pretendes destruir la Corporación y ahora te vuelves loca con "Ki" ¡Lo escuchas a todas horas, por amor a Kami Sama!: "Lo primero que tienes que saber para poder volar, es a controlar tu Ki" "Hump, por supuesto que Mirai Trunks ah incrementado su Ki,¡El no es un haragán de tu tipo!"

Comenzó Bra cambiando el tono a uno más grave en un intento vano de imitar la potente voz de su padre. Manoteaba y hacia señales inentendibles con brazos y manos, dibujando comillas y ondeando los dedos en el aire para completar su réplica.

Causando únicamente en Bra una profunda irritación y unas ganas incontenibles de ignorar a la hablante, considerando más importante contemplar mejor lo que tenía de fondo y concentrase en armar una estrategia apropiada.

—Baja el volumen de una vez, chiquilla ¡Tu voz es insufrible! — Comento la princesa en una calma total, sumida en sus pensamientos, analizando el extraño planeta tierra del que tanto hablaba su madre.

Y a Bra, nada más de escuchar el comentario se le subieron los colores al rostro muy a la par con el tic que hacía temblar a su ojo izquierdo.

— ¡Basta ya! ¡Deja de ignorarme! Cuando yo habló, te callas la boca y me prestas atención! ¡¿Esta claro?! ¿O acaso "silencio" y "atención" también te parecen palabras incomprensibles?

Nada. La peli azul de cabellos cortos aun estaba absorta mirando la mansión, dirigiéndole apenas una mirada distraída a su contraparte que aun gritaba furiosa.

¡Rayos, que impropia y vulgar resulto en ese universo! Pensó la del Planeta Vegeta.

— ¡Aaah! ¡Eres exasperante! ¡Quédate mirando como idiota la Corporación el tiempo que se te antoje! No me quedaré aquí ni un minuto más, tengo cosas muchísimo más importantes que hacer que estar discutiendo con una… . ¡Cielos!

Bra había estado tan ocupada defendiendo a la corporación de un ataque, que ni siquiera se percato de la vista que se extendía detrás de su yo alternativo: Los cielos rojizos salpicados con franjas naranjas de textura algodonosa, la arena tostada cubriendo cada centímetro del suelo, y las ondulantes aguas cristalinas cercadas por un montón de plantas de belleza, colores y formas tan exóticas y exquisitas como el mismo paraíso.

Su mente comenzó a maquinar conclusiones y el desenlace al que llego fue lo más estúpido e ilógico que pudo imaginarse, sacudió la cabeza antes de permitir que la idea terminara de formarse, dejándose absorber por aquel majestuoso lugar.

Al darse cuenta que el parloteo cesaba, la miro para cerciorarse que su contraparte seguía ahí, comprobando satisfecha la hipnosis que causaba su planeta natal en su yo de la tierra.

—Muy hermoso, ¿No crees?

Se inclinó levemente hacia ella, arqueando una ceja sugestivamente.

— ¿Dónde…? ¿Qué…? Mpf, ¿Qué es ese lugar? ¿Y cómo fue que abriste este…¡Esta cosa!—

Quizá su primera reacción no fue la correcta, demasiado agresiva como para responder de otra manera a un posible atentado contra su hogar lo primero que le paso por la mente fue ponerse de pie y arremeter contra la intrusa, sin embargo ahora estaba asimilando todo mucho mejor…confundiéndola más todavía. ¿Un portal? ¿Una réplica de ella misma? ¿Un planeta distinto? ¿¡QUE PASABA AHÍ?!

—Ah, te contestaré…e incluso voy a permitir que conozcas mi hermoso planeta si logras responderme algo, ¿Qué opinas?

Distraídamente, la hija de Vegeta criada en la tierra, asintió sin despegar la vista del otro lado del portal…y es que algo tenía aquel mundo que le llamaba la atención de sobremanera, era como ver una fotografía que jamás fue tomada.

—Muy bien. En realidad es algo simple, solo contesta y dejaré que te quedes el tiempo que gustes —Hizo una pausa para aclararse la garganta. — ¿Es este el planeta tierra? , ¿Y aquella la Corporación de…de Bulma Briefs, mi madre?

Era obvio que aquel sitio no era la tierra, sin embargo, ¿No había Corporación Capsula en donde ella vivía? ¡CÓMO! Cambio abruptamente la dirección de su vista, para poder mirar mejor la vestimenta de su…bueno, de la otra Bra: el traje que traía era un spandex rojo similar al que su papá utilizaba para entrenar, ciñéndose perfectamente a su cuerpo como una segunda piel, las botas y los guantes eran algo más que idénticos a los de Vegeta, exceptuando que las botas cambiaban el color caqui de las puntas por uno más dorado, una extraña armadura que cubría femeninamente su busto adhiriéndose como un sostén sin tirantes. Mmmp… estaba segura que había visto con anterioridad en algún lugar ese extraño artilugio que cubría su ojo derecho…y ¡Por Kami Sama! ¡Tenía una peluda cola de color azul ondeándose orgullosa detrás de ella! ¡AUN TENIA COLA!

Ay, vamos ¡No me digan que es…¡No, es imposible! ¿Verdad? Pero… ¡La cola!¡La vestimenta! ¡El planeta!

— ¿Dónde están mis padres ahora? ¿Y Trunks? ¿Dónde se encuentran? —Insistió la Bra de cuna noble cuando su contraparte no le respondió.

—Sí, es la Corporación Capsula. Pero no se encuentra nadie— Reconoció desconcertada notando una sonrisa cínica formarse en el rostro de la Bra Saiyajin. —… ¿Por qué te interesa?

La hija del Rey de Vegetasei dio un latigazo al aire con la cola, satisfecha. La tenía justo donde quería.

Mientras Bra, comenzaba a inquietarse; tenía un muy mal presentimiento. Se sentía acorralada: como si estuviera en medio de una fiera hambrienta y un muro de contención. La mirada felina, fría, cruel que Brassire mantenía insistentemente sobre Bra le hacía sentirse indefensa.

—Oh pues, ¡Perfecto! ¡Te has ganado a pulso conocer el Planeta Vegetaen persona!

— ¿Eh? Espera… ¿¡QUÉ?! ¡CÓMO QUE EL PLANETA VEGE…

Muy tarde para reaccionar. En aquel momento un siseo desdibujó la silueta que tenía enfrente y luego, una arremetida contra la nuca le dio paso a la obscuridad absoluta.


Chaaan! OoO ¿Brassire? ¿Vegetasei? ¿Como? ¿Cuando? ¡¿porque?! Pues lean el sig. capitulo ;)