Capitulo 3: El caso de los espectros del bosque

Desperté una noche en mi cama a lado de la cama de fluttershy, parecía que estuviera apunto de despertarse por que se movía mucho, me levante lentamente bajando por las escaleras del segundo piso y dándome paso a la despensa, busque alguna zanahoria pero para mi suerte no había ninguna, intente de buscar por abajo del sofá pero era inútil.

Salí por la puerta de la casa de fluttershy, mediriji a un sótano que se encontraba escondido debajo de la casa de fluttershy, se encontraba serrado asique decidí entrar de nuevo a la casa, pero extraña mente esta se encontraba serrada.

Intente de arrojar piedras hacia las ventanas pues estas también se encontraban serradas, no importaba que tan fuerte las lanzaba fluttershy no abria la puerta. Fui directo a la granja para poder tomar una cama, para mi desgracia no encontré ninguna, a partir de unos cuantos minutos mas perdí el sueño pero mi hambre aumentaba considerablemente.

-Esto esta fastidiándome, como es posible que la puerta se serrara sola- Dije mientras caminaba hacia el bosque

Pude sentir la presencia de alguna criatura, esperaba que mi sentido de conejo se equivocara, de las ramas salieron murciélagos los cuales se empezaron a juntar poco a poco para formar una silueta parecida a un poni. Decidí correr rápidamente de ese lugar, me golpiaba con pequeñas ramas entre los arbustos mientras corría todo lo que podía, directo a la casa de fluttershy.

El camino hacia la casa de fluttershy parecía aserse mas grande que antes, esa criatura parecía asercarse cada vez mas hacia mi. Pude encontrar un pequeño hueco en un árbol en el cual no dude en entrar en el.

Pasaron unos cuantos segundos después de perder a esa criatura, Salí un momento para revisar si había algún rastro de el, después de confirmarlo seguí con mi viaje de regreso hacia la casa de fluttershy, para mi sorpresa una extraña criatura de un tono negro tenia a un oso en el suelo mientras extraía de el oso una clase de humo blanco y lo dejaba en el suelo, para luego meterse en su cuerpo y caminar normal mente. Me había asustado con la esena de esa criatura caótica, me escondí rápida mente en unos arbustos.

Me encontraba total mente asustado de que algo similar me fuese a pasar a mi, el hambre había desaparecido pero mi cordura bajaba lentamente, estaba empezando a ser victima del pánico.

Mi entras me encontraba en el arbusto, decidí reflexionar un poco dándome una pequeña idea en la cabeza, tome algunas ramas y decidí darme paso entre los arbustos, tenia miedo de que escucharan los ruidos que hacia mientras me movía entre los arbustos. Pude ver nuevamente a unos murciélagos esta vez venían a mi dirección a toda velocidad, decidí adentrarme mas entre algunos arbustos, los murciélagos intentaban de atraparme, ellos se salieron de los arbustos, pensé que habían terminado los problemas, hasta que un casco de color gris me tomo, sacándome de entre los arbustos, cuando me saco de los arbustos pude ver que era una pegazo de color gris con melena rojo oscuro, tenia unos colmillos enormes y unas alas de murciélago, unos ojos de color rojo. Abrió su boca para intentar morderme.

-Noooooooo! Porfavor! No quiero morir!- Dije gritando

Ella se empeso a reir –Jajajajajajaja vaya que conejo tan miedoso, etenido victimas cobardes pero tú, las superas a todas, jajaja- Dijo soltándome en el suelo mientras reia

-¿Puedes entenderme?- Dije mirando a aquella pegazo

-Por supuesto que puedo hacerlo pequeño, es que acaso nunca te habían contado sobre nosotros-

-¿Ustedes?, disculpa pero no se que clase de pegazo seas- Dije mirando sus alas de murciélago

-Soy una vampira, y como has visto soy muy temible por aquí- Dijo orgullosa mente

-Por supuesto, ¿que intentabas hacerme?- Dije un poco nervioso

-Alimentarme de tu sangre, pero creo que te perdonare la vida, aunque serias un muy buen alimento para mi, no te ves muy mal sabes- Dije asercandose a mi

-Grasias por el cumplido, jeje- Dije retrocediendo un poco

-Bueno conejo seguiré mi cena, y después dormiré unos 100 años, si me disculpas…- Dijo la vampira apunto de dar vuelo.

-Espera!- Dije deteniéndola

-¿Que pasa?, ¿Quieres que te coma?- Dijo mirándome

-No gracias, es solo que hay una criatura con un aspecto oscuro tomando una especie de humo blanco de algunos animales, quería saber si no… se conocen ustedes dos-

La vampira me miro confundida, pero después reacciono rápido –Te refieres a los sengunos, ¿no? Ellos roban las almas de los mortales y toman su cuerpo para poder vivir-

-Eso es terrible!, ¿son tus amigos?-

-No!, son mas bien competencia algunas veces puedes llegar a equivocarte de victima y muerdes a algunos de ellos, imagínate su horrible sabor, que asco- Dijo ella asiendo una cara de disgusto

-¿Hay alguna forma de protegerse de ellos?-

-Escuche que ase años cuando exiliaron a la princesa luna a la luna, se habían creado esas criaturas, y unos unicornios investigaron alguna defensa contra los sengunos, crearon un repelente y un amuleto, el único problema fue que los amuletos tenían costos terribles, los repelentes fueron los únicos que se compraron en esa época-Dijo Sentándose la vampira

-Esos tiempos fueron aterradores, ¿eso significa que la princesa luna mantenía a esas criaturas fuera de equestria?-

-Exactamente mi pequeño amigo, pero cuando volvió luna se escucharon rumores de que esas criaturas habían desaparecido, lo cual fue falso, los sengunos para que no fuesen vistos decidieron no atacar a los ponis, pegazos y unicornios cuando se tratase de algún pueblo o ciudad, sus victimas fueron los demás seres vivos no tomados en cuenta entre la mayoría de los ponis, el genero masculino bajo drásticamente en equestria para que las hembras estuviesen "idefensas", jajaja no puedo creer que esos idiotas pensaran que las mujeres no pudiésemos defendernos, por eso siguen entre los bosques-

-No me abia dado cuenta de que los machos abian disminuido, pero ahora pensando tienes razón- Dije prestando toda la atención hacia la vampira

Se escucho un sonido entre los arbustos, era el oso que perdió la vida por esa criatura.

La vampira se levanto mirando al oso –Bueno es hora de cenar- Dijo volando directo hacia el oso

-Espera!, el es un senguno- Dije gritándole a la vampira

Ella ataco al oso directo a la cara, dejando al oso paralizado, el senguno salio de su cuerpo para ir directo hacia mi, yo salte entre los arbustos, pero esa criatura ya me había tomado con una especie de mano, me empezaba a sentir mareado, esa cosa puso su mano en mi cara mientras un humo blanco salía de mi, la criatura fue embestida, el humo blanco regreso dentro de mi.

Empezaba a toser un poco, el senguno se fue contra mi, pero la vampira lo tomo por el cuello con sus colmillos arrojando a la criatura lejos de mi, el senguno desapareció entre los arboles, la vampira me tomo en sus cascos y dio vuelo.

-Grasias por salvarme!, y ¿por sierto cual es tu nombre?- Dije mirándola a los ojos

-Pain, ¿y el tuyo?- Dijo mirando mi cuello

-Angel- Dije nervioso

-Bueno, ahora sierra los ojos- Dijo sacando mostrando sus dientes

-No no no no no!- Ella mordió mi cuello.

Desperté de golpe tocando mi cuello mientras sentía que mi corazón explotaría.

-Menos mal que eso fue una pesadilla- Dijo mirando la ventana de el cuarto, mostraba una increíble amanecer, fluttershy no se encontraba en su cama.

-Creo que ando un poco nervioso, será mejor que vuelva a dormir- Mi estomago dio un rugido

-Pero antes, una zanahoria!- Dije mientras bajaba las escaleras y abría la despensa.

Esto se ponia muy mal -No hay nadaaaaaa!-