10.- cambios, sorpresas y un final.

Las esperadas Vacaciones de pascua llegaron al fin. Como los Granger no pudieron conocer a los recién nacidos habían dado un ultimátum. La visita a los abuelos era ineludible.

Beatrice Parkinson estuvo de acuerdo con la orden. Era fácil decirlo mientras estaba rodeada de los siete pequeños.

Nada mas comenzar el periodo vacacional la gran familia, acompañada de Millicen y Astoria, se traslado a la casa de los Granger.

Nada mas cerrarse tras ellos la puerta de la casa, los adultos fueron completamente olvidados. Los felices abuelos jugaban y hacían mil carantoñas a los siete pequeños.

Por más que las chicas, incluso Hermione, trataban de decir nada eran simplemente olvidados. Cualquiera diría que solo eran perchas para sujetar a sus preciosos nietos.

Harry Potter suspiro aliviado al comprender que no seria asesinado por Daniel Granger por lo que le había hecho a su preciosa hija. Es mas estaba dispuesto a jurar que el ser abuelo de tantos pequeños le había abierto un nuevo mundo de posibilidades de diversión y charlas sobre el tema.

Al fin Enma se percató de la incesante protesta de su hija.

- Si, ¡esta bien!.- respondió sin saber lo que la castaña le había dicho.- ¡Pero déjame coger a esta preciosidad!.- dijo mientras tomaba a la pequeña Lily de los brazos de su hija. Después miro con atención a las cinco madres y bufo molesta.- No se que os dan de comer en vuestro mundo. Apenas hace unas semanas que habéis dado a luz y ya tenéis de nuevo vuestra figura. Es increíble.

- ¡Magia!.- respondió orgullosa Daphne.

- De todas formas, ¿como estáis?.- pregunto la mujer.

- ¡Encantadas!.- respondieron todas.

- ¿Algún problema con los pequeños?.- pregunto la mujer.- ¿Os dan mucha guerra por las noches?.- todas miraron sonriendo a Harry.

- Su papa se hace cargo de ese tema.- respondió Hermione. Su madre sonrió.

- ¡Esas son mis chicas!.- dijo divertida.- Me alegra saber que tenéis a vuestro marido bien entrenado.- todas estallaron de risa. Salvo Harry y Dan.

Las mujeres continuaron hablando y riéndose por cualquier comentario.

Dan se acerco a su yerno y disimuladamente le dijo algo a media voz.

- Han entrado en el modo "Madre".- dijo el varón.- Estarán en una charla de mujeres por mas de una hora.- los dos varones miraron a las mujeres.- Vamos al garaje. No se darán ni cuenta.

Como el dentista había dicho las mujeres estaban hablando entre si y no se dieron cuenta de la falta de los dos hasta cerca de una hora después.

Algo extrañadas los buscaron. Ambos estaban tranquilamente charlando en el garaje. Daniel Granger estaba tratando de iniciar a su yerno en los placeres del golf.

- ¡Lo que me faltaba!. Otro fanático de esos endiablados palos en la familia.- dijo molesta Enma.

- ¡Vamos Enmy!.- respondió su marido.- Tú y las chicas os lo pasáis muy bien juntas. ¿Que tiene de malo que yo pase un tiempo conociendo a mi yerno?.- todos acabaron riéndose de la situación.

La nueva abuela entro molesta en la casa, murmurando algo sobre su marido y una relación ilícita con esa endiablada bolsa que contenía las molestas barras de metal y un comentario que nadie entendió sobre pelotas de golf y los ojos.

Tuvieron una agradable cena y después entre bromas ambas familias se separaron.

Los potter regresaron a la mansión. Enma trato de que les dejaran a los bebes, sin éxito.

-x-

El primer día de vacaciones decidieron dar un rápido paseo por el callejón diagon. Los acompañarían Astoria y los Granger.

Todos se alegraron cuando Millicen dijo que Dudley Dursley la acompañaría en la visita.

El paseo fue genial. La gente algo mas calmada los miraba y felicitaba. No sufrieron el habitual problema de aglomeración que acompañaba a una visita de Harry Potter al callejón Diagon.

Disfrutaron visitando algunas tiendas y realizando varias compras. También se tomaron un tiempo para disfrutar de un helado en Florean Fortescue.

Allí fue donde el día se estropeo.

Pansy vio a alguien que odiaba a lo lejos.

- ¡Lo que faltaba!.- dijo la morena. Todos se giraron al oírla y reconocieron a Draco Malfoy.

El rubio se paseaba por el callejón como si fuera el dueño del lugar. A su lado una mujer rubia lo acompañaba con un aire de superioridad que rivalizaba con el rubio.

- ¿Por que tenia que estropearse el día de esta forma?.- dijo molesto Harry, al notar que el rubio los había visto y se acercaba.

- ¡Valla, valla!. ¿Que tenemos aquí?.- dijo el rubio al acercarse.- Por un momento pensé que eran los Weasley.- dijo en forma de broma. La mujer a su lado no dijo nada.

- Draco. ¿No nos presentas?.- dijo la rubia.

- ¡Perdón querida!.- respondió el con rapidez.- Tengo el placer de presentarles a Morgana Malfoy. Mi esposa.- al decirlo beso su mano.- Ellos son los Potter.- al oír el apellido la rubia abrió los ojos.

- He oído algunas cosas muy interesantes del señor Potter.- dijo la nueva señora Malfoy.- Por lo que parece la historia de… su enlace es cierta.- dijo mientras veía a todos los pequeños.- ¡Y puedo ver sus frutos!.- la mujer miraba todos los pequeños que eran sujetados de forma protectora por sus madres.

- Señora Malfoy.- dijo Daphne.

- Señoras.- respondió la alemana.

Draco se fijo en alguien que trataba de permanecer oculta detrás de un hombre que no reconoció.

- ¿Millicen?.- dijo al reconocerla.- ¿Que haces aquí?.- pregunto molesto.

- No de tu incumbencia.- respondió la chica saliendo a la vista.

- ¿La conoces Draco?.- pregunto su esposa. Todos se tensaron al comprender lo que podía suceder.

- Si. Es… una antigua compañera de… Hogwarts.- respondió el rubio nervioso. Después mostró una de sus habituales sonrisas de arrogancia.- Digamos que… me dijeron que tuvo algunos problemas al escoger pareja.- miro a Dudley.- ¿Quien eres tu?.- pregunto el rubio.- ¿Su nuevo… protector?.- al terminar dejo escapar una sonrisa.

Antes de que Harry pudiera reabonar lo hizo Dudley.

- Milli es mi novia y no consiento que ningún rubio afeminado que apesta a colonia barata la insulte.- respondió Dudley. Millicen lo miro sorprendida y feliz. Draco por el contrario se veía furioso.

- ¿Quién te crees que eres?.- dijo el rubio sacando su varita.- ¡Te reto a un duelo!.-Ante la sorpresa de todos el joven no se amilano.

- Encantado. Pero tendrá que ser de otra forma, no tengo varita.- respondió enfrentándose al rubio.

- ¿No?.- el rubio abrió los ojos alegre y con mas confianza.- ¿Eres un scribs?.- pregunto divertido.

- ¿Que es eso?.- pregunto Dudley. Draco estallo de risa.

- ¡Es un Muggle!.- miro a la chica.- ¡Has caído muy bajo!. ¡Liarte con un vulgar Muggle!.

Antes de que nadie reaccionara, el joven levanto la mano para pararlos.

- Puedo ser un… Muggle.- respondió el primo de Harry.- Pero al menos yo se comportarme en presencia de damas. No puedo decir lo mismo de ciertos magos pomposos que solo saben arreglarse y presumir de unos trozos de madera.- eso no le gusto al rubio que apunto al chico con su varita. El resto de la mesa hizo lo mismo.

- ¡No te atrevas a insultarme!.- dijo antes de bajar su varita comprendiendo que podía salir perdiendo.- Esta bien. Quédatela.- bufo mirando a la joven.- Es material… defectuoso de todas formas.- Millicen tuvo que agarra a Dudley para controlarlo.- Vamonos querida.- dijo al tiempo que ofrecía a su esposa el brazo. La rubia lo tomo sin terminar de entender lo que había sucedido.

- ¡Morgana!.- llamo Daphne a la esposa de Draco.

A partir de ese instante ambas hermanas Greengrass comenzaron una rápida discusión con la rubia alemana en su legua, mientras todos las miraban sin entender apenas nada. Harry solo pudo entender su nombre y la palabra Quimera. En su interior rogó que las dos rubias no hubieran dicho más de la cuenta a la mujer de Malfoy.

Cuando la rubia sorprendida pregunto algo en alemán y Daphne lo abrazo cariñosamente no tuvo dudas de que sus sospechas se habían confirmado. Mas cuando al alejarse la señora Malfoy lo miraba con deseo. El ojiverde reconoció esa mirada como la que le dieron sus esposas el día de su boda. De nuevo la imagen de un cervatillo frente a una loba apareció en su mente. Se juro no verse nunca en una habitación a solas con esa mujer.

- ¿De que hablasteis?.- les pregunto Hermione interesada.

- Solo un comentario sobre… varitas.- respondió Daphne mirando a Harry. Todas acabaron riéndose.

La alegría de la tarde había desparecido. Los Potter regresaron a su casa.

Millicen y Dudley se fueron juntos. La chica había decidido contarle su historia al primo de Harry.

Cuando regreso, su cara feliz y la carrera de ella y las cinco señoras Potter para encerrarse en su cuarto aviso al chico que su primo se había tomado la historia mejor de lo que el pensaba. Los gritos que daban las mujeres solo confirmaban que la vida de Millicen Bulstrode había comenzado a mejorar.

Al final de las vacaciones Dudley y Millicen eran oficialmente una pareja. Los padres del chico no se lo tomaron muy bien. Dudley los enfrento y no les dio opción en el tema. A regañadientes, Vermont y Petunia tuvieron que aceptar que su precioso hijo estaba relacionado con una de esas mujeres… diferentes.

-x-

Al terminar las cortas vacaciones todos regresaron a Hogwarts. Para el dolor de los Granger que no querían perderse a sus nietos. El resto del año fue una repetición del fin del primer término. Todas las mujeres de Hogwarts se desvivían por estar cerca de los pequeños. Algunas incluso se ruborizaban al estar cerca de Harry. El pobre chico lucia todo el día una gran sonrisa, con unas pronunciadas ojeras.

Las cinco señoras Potter regresaron a sus antiguas funciones, de forma parcial.

De vez en cuando algún artículo salía en el profeta en referencia a la gran familia. Millicen desaparecía el viernes para no volver a dar señales hasta el domingo por la noche. La constante sonrisa de la chica demostraba que su vida había cambiado para mejor.

El final del año trajo otra sorpresa. Theodore Nott fue encontrado torturando a una bruja de ascendencia Muggle. Ataco a uno de los aurors y trato de huir.

En su juicio trato de sobornar a varios sin éxito. Incluso trato de usar la excusa de estar bajo la maldición Imperio. No le sirvió para nada. Fue condenado a pasar el resto de su vida en Azkaban. El último Nott murió a los pocos meses en su celda.

Nadie lamento su muerte. Para Millicen Bulstrode fue una liberación.

En general fue un año relativamente tranquilo.

-x-

Todos celebraron la graduación de Ginny y Luna. Tuvieron que soportar una sesión de fotos con Colin Creevey. Pero en general fue un año muy bueno.

Comenzaron el verano con la idea de pasar un tiempo en una de las propiedades de la familia cerca de la costa de Francia. Allí se reunieron con el resto de la familia y con los Delacrue.

Harry tuvo un momento difícil cuando Gabriel le pregunto si había alguna posibilidad de que tomase otra esposa.

De nuevo las risas acabaron alrededor del joven.

Astoria fue en esta ocasión la que termino con toda la discusión.

- Yo soy la primera en la lista para esa posición.- dijo la rubia.- Tendrás que tomar tu lugar detrás de Ginny.- la francesa lo pensó un segundo.

- De acuergdo.- respondió.- No tengo prgoblemas con eso.- fue la respuesta de la joven.

Harry acabo golpeándose contra la mesa. Las señoras Potter sonreían al verlo.

Para el cumpleaños de Harry, Dudley vino para acompañar a su novia.

En esta ocasión el regalo del ojiverde no fue otro conjunto de mini escobas. Aunque con toda la practica que tuvieron el y sus esposas no seria por falta de interés.

Después de la fiesta y que Harry abriera los regalos llego la sorpresa.

Dudley se arrodillo delante de Millicen.

- Millicen Bulstrode.- comenzó el joven.- Eres lo mas maravilloso que ha llegado a mi vida.- todas las mujeres veían la escena muy felices.- No puedo pensar en mi vida sin ti a mi lado. Me harías el inmenso honor de convertirte en mi esposa.- las chica miraba el anillo y después a Dudley sin decir o hacer nada mas. Esto puso al chico nervioso.- Entonces… ¿que respondes?.- dijo al fin el chico.

La respuesta de la joven fue lanzarse a sus brazos y darle un tremendo beso, seguidos de varios mas.

- Creo que es un si.- dijeron los gemelos. Todos festejaron al oírlos.

Al fin Millicen fue capaz de responder.

- ¡Si, joder, si y mil veces si!.- dijo antes de volver a besar al feliz joven.

Poco después las mujeres se reunían para hablar sobre los preparativos de la boda y los varones rodeaban al novio para felicitarlo y darle… consejos.

Harry se acerco a su primo.

- Felicidades gran D.- dijo el ojiverde.

- En cierta forma es gracias a ti.- respondió el joven.

Pasaron algunos días mas en la mansión francesa antes de regresara a gran bretaña.

A su regreso Dudley fue con Millicen a dar la noticia a sus padres. Todos sabían que seria un momento delicado.

El resto volvio a la relativa normalidad de sus vidas.

Pasaron el resto de las vacaciones en la mansión Black. Harry configuro la chimenea para poder ir a la casa de los Granger, ya que los abuelos estaban casi cada momento libre cerca de sus nietos.

Dan Granger y Harry incluso pasaban algún que otro día recorriendo los clubes de golf cercanos.

Harry acabo cogiendo algo de gusto al extraño juego.

Para el cumpleaños de su suegro le regalo la construcción de un campo privado en una de las posesiones de los Black. El barón Granger lloro como un niño pequeño. A su lado, Enma miraba seria a Harry.

- ¿Quieres que me abandone?.- le pregunto al fin molesta.

- ¡No, por supuesto que no!.- respondió el. Después miro a su esposa que asintió.- Solo que he averiguado que esa propiedad tiene algunos de los rosales mas increíbles de toda Inglaterra.- la cara de Enma no tenia precio.- Incluso hay un par de variedades que son únicas de nuestra familia. Hermione nos dijo que te apasiona ese tema y nos gustaría que no ayudaras con los rosales.- La dentista parecía salivar con la idea.- pensamos.- dijo mirando a todas sus esposas.- que de esta forma tendrías mas tiempo sin Dan molestándote.- la mujer se acerco al chico y le dio un gran abrazo.

- ¡Gracias, Gracias!.- dijo Enma.

- Os lo dije.- señalo Hermione a media voz a sus hermanas.

Dan Granger apenas noto nada. Estaba en una esquina probando sus palos nuevos y pensando en usarlos en el campo de golf que su yerno le había construido.

-x-

Poco antes del comienzo del año la familia Potter fue al callejón diagon para prepararse para el nuevo año escolar.

Harry parecía haber roto la maldición ya que volvería a ser el profesor de D.A.O.

Varios alumnos los saludaban al verlos. Algunas chicas incluso bromeaban con el. Pudo ver el sonrojo en la cara de alguna de sus madres al cruzarse con el. El pensamiento de que la historia de la Quimera Potter había llegado a sus oídos lo hizo ponerse muy nervioso. Se preocupo de que la historia se acabara incluyendo en el libro favorito de Hermione Hogwarts su historia.

Al salir de uno de los negocios el grupo vio acercarse al matrimonio Malfoy.

EL moreno se sorprendio cuando fue la mujer de Draco la que acelero para saludarlo.

- ¡Señor Potter!.- le dijo de forma seductora.- Es un inmenso placer el volver a verlo.

- Gracias.- dijo el .- Señora Malfoy.

- Por favor, Morgana.- respondió ella.

- ¿Morgana que…?.- comenzó El rubio.

- ¡Calla Draco!.- dijo ella de forma autoritaria. Para sorpresa de todos, el Slytherin obedeció.- Quería hacerle una pregunta. He oído que es el mejor profesor de defensa.- comenzó a jugar con su pelo.- Me preguntaba si podría convencerlo para que me diera unas clases particulares.- las mujeres Potter notaron los síntomas de peligro y cerraron filas alrededor de Harry.

- Nuestro marido no tiene tiempo.- dijo Pansy seria.

- Además, dudo que pueda enseñarla algo de interés.- añadió Tracey.

- ¡Yo creo que si!.- respondió Morgana Malfoy, mirando la entrepierna del joven profesor.

- Como mis esposas han dicho, tengo de declinar el ofrecimiento.- dijo el.- Aunque se que su marido es competente en ese tema. El podría satisfacerla en ese…

- Lo dudo.- dijo la alemana molesta.- Solo piénselo.- dijo mientras se alejaba contoneando las caderas. Seguida de un obediente Malfoy.

El grupo los vio alejarse sin creérselo.

- Si me hubieran dicho que el orgulloso Draco Malfoy seria un perrito faldero…- comenzó Susan.

- Creo que se parece mas al comportamiento de un elfo domestico.- sentencio Hermione. Las demas asintieron.

- ¿Que le habra hecho?.- dijo Astoria.

- Hay que recordar no aceptar nada de esa mujer.- añadió Daphne. El resto volvió a asentir.

- ¡Esto es parte culpa vuestra!.- dijo Harry a Daphne y Astoria.- Si no le hubieseis dicho nada sobre… ese apodo que me habéis puesto…

- ¡Si, lo se!.- se disculpo Daphne.- Pero valió la pena solo por ver la cara que puso.- termino sonriendo.

- creo que eso ha influido en como trata a Draco.- añadió Susan. Todas la miraron.- Oye historias de una gran serpiente.- dijo sonriendo a Harry.- y se encuentra en posesión de apenas una lombriz.- la demás no pudieron aguantar la risa.

- No le veo la gracia.- término Harry divertido.

-x-

En Hogwarts la vida había cambiado mucho desde el final de la guerra. Todos se comportaban de una manera más acorde con su edad y posición. Salvo los ocasiones intentos de algunas alumnas de conseguir un puesto como otra de las afortunadas señoras Potter.

Snape se volvió algo mas tranquilo con Harry ya que cuando el chico se harto de sus habituales insinuaciones, trajo a la luz su vena merodeadora. Algo que con la ayuda de sus esposas resulto ser perjudicial para la salud mental del profesor de pociones.

Un par de gemelos pelirrojos estaban orgullosos de los potter. Disfrutaban de las historias cuando se reunían con ellos. Incluso ofreciéndose a darles mas ideas.

Cho no dio mas señales de tener interés en Harry. Al final del año ya estaba saliendo con un mago que conoció en el ministerio.

Albus estaba disfrutando de una vida fantástica. Con la paz su diversión recaía en ver lo que le sucedía a Severus y tomar cierto interés en los hijos de la familia Potter.

En más de una ocasión Hermione le tuvo que reprender cuando trataba de darles caramelos de limón a los pequeños.

Con ese panorama tan esperanzador, llego el final del año escolar.

El primer día de vacaciones se oficiaría la boda de Dudley Dursley y Millicen Bulstrode.

Las mujeres habían organizado todo con las señoras potter. Harry solo se acerco a su primo para darle un consejo.

- Dudley. Hay solo una cosa que tienes que recordar.- comenzó el ojiverde divertido.- Si tu mujer es feliz, tu seras feliz.- el joven miro a Harry.- ¡Ya me entenderas!.- añadio alejandose divertido.- Solo asegurate de que milli tiene todo lo que quiere en su boda.

La boda fue un éxito. Incluso Petunia Dursley lloro al ver a su hijo. Con el tiempo habia encontrado a la bruja soportable. Incluso con algunas cosas en comun con ella. Mas cuando la joven sacaba lo mejor de su hijo.

Vermont estuvo toda la boda serio y fue ignorado para su molestia.

Harry regalo a la pareja una casita en un barrio tranquilo, lejos de los padres del joven.

Ambos se lo agradecieron.

Como se estaba volviendo una costumbre la familia Potter paso las vacaciones de verano en Francia.

La vida para los potter se había vuelto magnifica. Y… relativamente tranquila.

-x-

10 años después.

Se creo una gras expectación en la plataforma 9 y ¾. La familia Potter hacia acto de presencia para el primer viaje de sus hijos a Hogwarts.

En los ultimos diez años se habian convertido en un icono. Ya fuese por sus logros o por sus actos.

Daphne y Tracey eran dos respetadas y admiradas empresarias. Un ejemplo de cómo una bruja podía ser poderosa, inteligente y al mismo tiempo una amorosa madre y esposa.

Susan era una fuerza a tener en cuenta en el Wizengamot. Ya era más temida que su tía y pocos se atrevían si quiera a contrariarla.

Hermione y Pansy se habían convertido en unas grandes investigadoras, con varios libros publicados en colaboración con el resto de sus hermanas y Harry. Cada una destacaba en un campo de la magia y eran reconocidas internacionalmente.

En un determinado momento, todas habían conseguido convertirse en profesoras de Hogwarts, de forma que las nuevas generaciones se sorprendían cuando estaban en presencia de esas poderosas brujas.

La familia también había crecido. Ahora los hijos Potter eran 21. Nadie se podía explicar como todas parecían quedarse embarazadas a la vez. Y en las dos ocasiones posteriores al primer nacimiento, siempre eran siete los hijos nacidos. Pansy tuvo en todas las ocasiones gemelos de forma que todas bromeaban con ella llamándola Madre tierra. Dan y Enma habían acabado vendiendo su clínica y prácticamente residiendo en la finca Potter. Pasaban sus días disfrutando de sus nietos.

Dan daba un gran uso al campo, junto con Harry. Habían pensado en organizar un gran campeonato con el tiempo.

Enma había hecho maravillas con los rosales. Incluso desarrolló una variedad propia. La rosa Esmeralda. La flor era muy codiciada por sus bordes verdes en el interior de los pétalos. Creando un increíble efecto de doble coloración.

Dudley y Millicen también tuvieron un gran éxito uniendo algunos elementos de la vida normal al mundo de la magia. Incluso Petunia acabo ayudando a su nuera explicando el uso de algunos elementos a las brujas. Algo que disfrutaba ya que le permitía hablar y cotillear con muchas más mujeres.

La pareja había tenidos dos hijos. La mayor comenzaría Hogwarts el próximo año.

Con el tiempo, Ginny y Astoria se habían cansado de pedirles permiso a las mujeres Potter y habían comenzado a buscar su propia pareja.

En definitiva eran una gran familia feliz. Y esta seria la primera vez que todos los verían juntos. Llevando a los mayores para su primer viaje en la fantástica locomotora.

El gran grupo tuvo muchos problemas para llegar al tren. Varios elfos se encargaban de vigilar a los pequeños y asegurarse que no se separaban de sus padres. Aunque más bien era para procurar que nadie estuviera cerca de ellos.

Alrededor de los elfos, varios amigos de la familia se aseguraban de que nadie se acercara a ellos.

Con cierto trabajo llegaron a la entrada de uno de los vagones.

- Sentaos todos juntos.- comenzó Hermione.- no quiero que os peleéis entre vosotros.

- ¡Ni con nadie mas!.- añadió Pansy mirando a su hijo que sonrió de forma inocente.

- Si mama.- respondió el joven James.

- Haced caso a vuestras madres.- añadió Harry.- Recordad que os veremos en Hogwarts.- sonrió.- Y no podemos mostrar favoritismos.- los niños reconocían esa sonrisa de su padre y sabían que no querían averiguar la razón por la que sonreía.

- Nos… portaremos bien.- dijo Daniel.

- Eso espero.- respondió Tracey abrazando a su hijo y dándole un beso.

Poco después los siete hermanos subían al tren y se despedían de sus madres y hermanos desde la ventana.

Cuando el expreso dejo la estación, los Potter eran de las pocas familias que aun permanecían en el anden.

- ¡Bueno!.- comenzó Daphne.- Tenemos que dejar a todos estos diablillos en sus cuartos antes de que comience la selección.

- ¿No podemos quedarnos para ver en que casa quedan?.- pregunto una pequeña rubia casi exacta a Daphne, salvo por los impresionantes ojos verdes.

- Sabes que no.- le respondió ella a su hija.

- Pero podemos paras por un helado.- sugirió Harry, ganandose la mirada seria de sus esposas.

- ¡SIIII!.- gritaron todos los niños.

-x-

La gran familia Potter disfrutaba de un helado cuando Pansy se fijo en la presencia de otra familia en el callejón.

- ¡Morgana y Circe!.- dijo la morenoa.- Si no lo veo no lo creo. ¡Malfoy!.

Todos miraron para ver al orgulloso Slytherin seguir a su esposa alemana que guiaba a sus tres hijos, mientras el luchaba con varias bolsas.

- ¿Por que no las encoge?.- pregunto Susan.- ¿Ha olvidado que es un mago?.

- Si lo que dicen es cierto.- comenzó Tracey.- No lo hará hasta que su mujer le de permiso para hacerlo.- todos la miraron y ella asintió sonriendo.

- Hay algo que no me cuadra.- añadió Hermione.- Malfoy es rubio, su esposa también.- señalo.- ¿Por que dos de sus hijos son morenos?.- algo despertó en su mente.- ¡No puede ser!.

- ¡Lo es!.- respondió Millicen Dursley.- En una visita a San Mungo oí a varias brujas comentar sobre cierta historia que relaciona a la señora Malfoy y un par de amigos de su esposo.- sonrió.- Petunia me ha confirmado esos rumores. Sabéis lo mucho que se reúne con brujas respetables para tomar el te.- termino como si eso lo explicase todo.

- Quien me diria que Petunia Dursley abrazaria la magia para disfrutar de los chismes.- dijo Harry para si mismo.

- ¡Joder!. ¡Ese se parece a Goile!.- pregunto Pansy. Todos miraron al niño serio que tiraba de su madre.

- ¡Es cierto!.- dijo Harry.

- Entonces el otro… ¿Sera de Crabble?.- pregunto divertida Tracey.

- Al menos la niña parece de el.- dijo Hermione mirando a la pequeña que permanecía junto a su madre con cara seria y calculadora.

- Recordarme que no deje a nuestros hijos cerca de esa pequeña.- dijo Susan.- Hay algo en ella que no me convence.- penso.- Diria que me recuerda a… ¡Lucius Malfoy!.- mas de una puso cara de repulsión.- ¡Joder, pobre del chico que ella escoja!.- todas se estremecieron.

- Es el imbecil que me reto a un duelo.- añadió Dudley molesto. Después recordó algo.- ¡Harry!. Ese Malfoy, ¿no es quien te molestaba en hogwarts?.-pregunto Dudley.

- ¡El mismo!.- respondió el.- ¡El orgulloso principe de Slytherin, Draco Malfoy!.

- Pues siguiendo el cuento, paso de principe a mendigo.- termino su primo.

- No me gusta pensar asi pero…- añadio Hermione.- Parece que cada cual acaba arrastrando su propia piedra.

- Si. Y esta ha hundido a Malfoy.- termino Daphne divertida.

Cuanto terminaron fueron hacia el cladero chorrenante para regresar a Hogwarts.

Harry tiro el profeta en un cubo antes de entrar. No se fijo en un pequeño articulo en el que se comunicaba la boda de Blaise Zabiny, con una descendiente de una rama menor de los Borgia. Ironicamente una prima suya.

-x-

Los más pequeños se quedaron al cuidado de los elfos. El gran matrimonio, como profesores, fue a presenciar la selección de los primeros años. También ese año Hermione actuaría como sub-directora ya que Minerva había sufrido una caída y no podría retomar sus funciones hasta un día después.

Todos se tensaron expectantes cuando el primer nombre de un niño Potter fue dicho por la nueva sub-directora.

- ¡Daniel Potter!.- dijo Hermione. Al momento el salón entero estallo en murmullos. Una copia de Harry con los ojos marrones se acerco al taburete con el sombrero.

El sonriente joven se puso el sombrero. Poco después el objeto magico daba su venedicto.

- ¡Hufflepuff!.- dijo. Los aplausos estallaron en la mesa de los tejones y de sus orgullosos padres. Algo mas de Susan.

- ¡Enma Potter!.- siguió Hermione.- Una copia de Tracey con ojos verdes tomo el lugar de su hermano.

- ¡Ravenclaw!.- dijo el sombrero. De nuevo los aplausos.

Se volvio extraño la cantidad de veces que un niño Potter se ponia el sombrero.

Sirius y Lily acabaron en Slytherin, para un muy sorprendido y molesto Snape. Sabrina acompaño a Daniel en la casa de los tejones y Janet fue a Ravenclaw. El unico que se sento en la mesa de los leones fue James. Esto sorprendio a Harry y sus esposas ya que el joven era la viva imagen de un Slytherin.

Harry tuvo que contener una risa cuando su hijo le enseño sus votas de piel de dragon.

- ¿Que pasa?.- le pregunto Daphne. Las otras lo escuchaban atentas.

- Me ha enseñados sus votas.- respondio el.

- ¿Y que?.- añadió Tracey.

- Son de piel de dragón.- respondió divertido.- Es como si dijera que es una serpiente oculta entre los leones.- ellas lo entendieron.

- ¡Morgana!.- Pansy se agarro la frente.- Esto solo traera problemas.

- Sabia que era mala idea dejarlos cerca de Fred y George.- sentencio Susan.

- Al menos el año será divertido.- dijo el ojiverde sonriendo. Daphne y Pansy eran las mas cercanas a el le dieron un pequeño golpe con el codo.

-x-

No se equivocaron. Los niños Potter eran una piña cuando surgían problemas. Ignoraban completamente todo lo relacionado con las casas. Se reunían entre ellos y tenían amistades en cualquier casa. Un par de chicos mayores trataron de obligarlos a comportarse como se esperaban. Los pobres tuvieron que sufrir toda la ira de siete Potters bien adiestrados.

Antes de navidad todos los alumnos tenían dos cosas muy claras; Un Potter siempre defiende lo que cree y nunca se echa atrás, y si te metes con un Potter te metes con todos, una experiencia que nadie quería comprobar después de ver a un par de los que probaron.

Los siete eran los mejores estudiantes de primer año y muy apreciados por sus compañeros.

Ni Sirius ni Lily pudieron entrar en los equipos de sus casas. Sus madres eran las más acérrimas en que ningún primer año jugaría a ese juego.

La clase de pociones era algo diferente. Sabiendo la enemistad que había entre Harry y Snape, los pequeños habían recibido clases de sus madres desde que tenían diez. Ni el molesto pocionista se atrevía a contradecir a las mujeres Potter. Mas molestar a sus hijos cuando sabían que su pociones estaba bien elaborada.

Para el termino del primer año, los siete hermanos había acabado con la ridícula enemistad entre las casa casi por completo. Además de la paciencia de Severus Snape.

-x-

Tres años después.

Severus Snape entro asustado a la sala de profesores de hogwarts. Vio a sus objetivos reunidos cerca de la chimenea.

- ¡Potter!.- seis personas se giraron.- ¡Quiero que hagas algo con tus hijos!.- dijo mirando a Harry. El miro a sus esposas y suspiro.

- ¿A quien te refieres?.- pregunto.

- ¡A todos!.- casi grito.- ¡Remus y Astoria han conseguido que sus hermanos les ayuden!.- levanto su tunica llena de agujeros.- ¡Ya es la tercera túnica que me destruyen!.

- ¿Cómo?.- pregunto Susan.

- Pociones en aerosol.- respondio Tracey divertida.

- ¡Eso es exactamente!.- gruño el pocionista.- ¡Quiero que hagas algo con ellos!.

- ¿Que paso con Remus y Astoria?.- pregunto el. Vio como Snape se encogio nervioso.

- No hice nada.- respondio.- Se molestaron por un comentario que hizo Helmut Malfoy a su prima Rosalin Dursley.

- ¿Entonces por que te atacan a ti?.- pregunto Pansy.- Lo normal seria que el chico Malfoy…- como profesora no podia foemtar la venganza aunque la quisiera.- fuera el que tuviera alguna molestia.

- ¡Ya se encargaron de el!.- respondio Hermione seria.- Esta en la enfermeria con la cara hinchada e incapaz de hablar. Según Popy tienen para otro dia.

- ¿Entonces…?.- pregunto Harry.

- No les gusto que no lo castigara.- respondio algo nervioso Snape.

- Lo entiendo.- dijo al fin Harry.- Hablare con ellos.- dijo simplemente.

- ¡¿Nada mas?!.

- Severus.- comenzó el ojiverde.- Aun recuerdo como eres en clase. Si continúas igual que cuando nosotros éramos alumnos, no tengo ninguna duda de que habrás quitado puntos por algún comentario en tu clase.- lo miro.- Si no castigaste al chico Malfoy por lo que dijo, ¿como pretendes que yo castigue a mis hijos por defender a su prima?.

- ¡Esto es favoritismo!.- gruño el maestro.- ¡Iré a la junta para que se hagan cargo!.

- ¿Es broma?.- dijo molesta Pansy.- ¡¿Tú haces lo que quiere y pretendes que los demás lo vean y se callen?!.- la morena se puso delante del pocionista.- ¡Ya no se tapan tus estupideces con la excusa de ser un espía!.

Al ver que no podía hacer nada, Snape se giro y se fue murmurando. Susan quiso echar mas leña.

- Deberías pensar en como actúas.- comenzó la joven.- recuerda que el próximo año tendremos a siete Potter mas.- el pocionista se paro en seco y se giro.- ¡Y aun falta otra tanda!.- termino divertida. Todos pudieron ver la cara de cierta molestia y temor en la cara del profesor de pociones.

Cuando salio de la sala Susan saco una moneda.

- Un galeon a que Snape no termina el primer año de Godric y Rowena.- dijo sonriendo.

- ¡Merlin, susan!. ¡Esa apuesta esta ganada!.- respondio Tracey.- ¡Tus gemelos son la union perfecta de los gemelos Weasley, los merodeadores y Pevey!.- miro a todos.- ¡Yo apostaria que incluso ya sueñan en como gastar bromas en el castillo!.- casi todos asintieron divertidos.

- Entonces habra que ir dejandole el comentario a Albus.- termino Harry divertido.

-x-

Como se pensaba Severus Snape no soporto la presencia de los gemelos. Las continuas bromas que le gastaban ayudados por sus hermanos. Hacia que todo lo que sufrió con los merodeadores fuese solo una ligera molestia.

Antes de terminar el año anuncio a Albus su renuncia y que debería buscar un nuevo profesor de pociones para el siguiente año.

El anciano asintió. En su mente ya tenía un candidato, o más bien candidata. Aunque le costaría que dejase de lado la crianza de sus hijos, Pansy Potter.

-x-

Dicen que la vida siempre devuelve lo que hacemos. Eso seria algo cierto para la familia potter.

De tener solo un miembro vivo, paso a tener más de 21 niños. En clase los profesores tenían que llamarlos por su nombre ya que gritar Potter en clase o un pasillo hacia que una gran cantidad de personas respondieran.

Albus tuvo suerte de convencer a Pansy para que diera clases de pociones. Y es esta ocasión muchos jóvenes aprendieron correctamente la elaboración.

En una década se ordenaron cinco maestros de pociones y al menos 15 medimagos. El número de aurors fue menor pero aun así los tres que ingresaron en el cuerpo fueron el equivalente a casi diez años anteriores.

Todo era magnifico para la familia potter.

Sus amigos y familiares los Dursley también estaban haciéndolo muy bien. Dudley dejo su empresa en manos de su madre y un par de brujas que la ayudaban. Estudio derecho y abrió un bufete con un scrib y un mago de primera generación. Servían de nexo de unión entre los dos mundo y resolvían problemas entre ellos. Millicen se convirtió en la nueva profesora de estudios Muggles cuando Cho Chang desapareció con un mago americano. Dejando atrás a su esposo e hijo.

La hija mayor de la pareja, Rosalin, fue una prometedora medibruja. Incluso Pomfrey penso en tomarla como aprendiz para que la sustituyera.

Astoria acabo casandose con Neville Longbotton. Con la ayuda y guia de su amorosa esposa, el joven se convirtió en el mayor botanico magico del mundo.

La joven presumio con su hermana que ella tambien habia encontrado su bestia. Solo que en su caso era un hombre árbol, con una gruesa Rama.

Ginny se caso con Colyn Creevey. Jugo para las arpías unos años, antes de retirarse para igualar a su madre con el numero de hijos. Ella bromeaba diciendo que nunca igualaría a Harry y sus esposas, pero que su marido conseguía que viera luces brillantes. Algo normal del más cotizado fotógrafo y fabricante de retratos mágicos.

Gabrielle Delacrue nunca se caso. Pero tuvo un hijo de pelo rubio e impresionantes ojos verdes. Entre las muchas historia la referente a un vinculo sin querer hecho por la sangre veela de la mujer con el padre del chico era la mas popular. Pero nunca nadie pudo probar nada, del mago que continuo el apellido Delacrue y años después se convirtió en el director mas respetado de la academia Beauxbatton.

Otras familias que prosperaron por su propios meritos fueron los Weasley y los Lupin. Se apoderaron rapidamente de todo el comercio de las bromas y la protección personal en Inglaterra y varias generaciones después en toda Europa.

En la parte opuesta había cuatro familias. Los Crabble y los Goyle desperecerían pronto. Ambos herederos no se habían casado y era poco probable que lo hiciesen. Mas cuando en cualquier reunión trataban a las mujeres como poco mas que carne.

Blaise Zabiny tuvo un final prematuro apenas un año después del nacimiento de su unica hija Lucrecia. Su desconsolada viuda solo espero un año antes de volverse a casar.

Draco fue el que sufrió la peor parte. Aunque tuvo que aguantar algunos años más para que todo saliese a la luz.

Cuando decidió retirarse,(mas bien fue idea de su esposa Morgana) descubrió que sus dos hijos varones no eran suyos. Como todos, incluso el mismo, sospechaban.

La magia del anillo Malfoy no reconoció a ninguno de los dos varones. Acabo aceptando a su Hija Desdemona.

Morgana salvo la situación argumentando que los chicos eran herederos de otro títulos, en su país, mas relevantes que les impedian tomar el anillo Malfoy. Nadie se lo creyó pero le permitió salvar su imagen de cara al resto del mundo.

Poco después ambos jóvenes emigraron a Alemania para no regresar.

Ironicamente el apellido Malfoy despareceria por no tener un hijo varon.

El dia que su hija se caso, con un rico mago aleman, el apellido malfoy desaparecio. Draco había sufrido un accidente pocos años antes. Algunos hablaban de asesinato y otros de suicidio.

Su desconsolada viuda trato de obtener nuevas amistades. Sobre todo de alguien que le permitiese acercarse a… la quimera Potter. La verdad no tuvo éxito.

Al final regreso a su pais natal y vivio con su hija.

-x-

Habían pasado muchos años. Un envejecido Harry Potter presidía la mesa de profesores en el gran salón. A su lado sus cinco esposas.

Este año era especial su primer nieto seria clasificado. Todos sentían un orgullo interior ante ese momento. Incluso sus esposas habían hecho una apuesta sobre la casa a la que seria seleccionado.

Con el tiempo el ojiverde había aprendido una valiosa lección. Nunca te entrometas entre tus esposas y sus apuestas. Acabaras sufriendo sea cual sea el resultado.

Las puertas se abrieron y detrás de Hermione Potter estaban todos los primeros años.

No les costo reconocer al pequeño Harry. Era casi una copia de su abuelo a su edad. Incluso sus ojos verdes. Como ventaja la herencia de su madre había conseguido domar el famoso pelo Potter.

El pequeño sonrio al reconocer a su abuelo y al resto de sus abuelas.

Harry se levanto y dijo una breves palabras.

- ¡Bienvenidos a todos!.- miro a la sala.- ¡Ya sea a los antiguos alumnos como a los nuevos!.- sonrió.- ¡Ya sabréis que soy de pocas palabras así que… que comience la selección!.

Hermione puso el pequeño taburete y sobre el al viejo sombrero seleccionador. Poco después el gorro comenzaba su canción. Al terminar el primer nombre fue llamado.

Como era habitual cada vez que un niño recibía su respuesta la sala entera aplaudía.

Pero el nombre del pequeño Harry hizo que todos se sorprendieran.

- Se llama igual que el director.- decian algunos.

- Tiene que ser uno de sus nietos.- dijo otro.

- Cuando lleguen los demas tendran que tomar su propia casa.- bromeaba un pelirrojo, sin duda descendiente de los Weasley.

El pequeño se coloco el sombrero con confianza. Y poco después este daba su respuesta.

- ¡RAVENCLAW!.- grito. La mesa de las águilas aplaudió.

En la mesa de los profesores, cuatro brujas sacaban un galeón y lo colocaban en el lugar donde se sentaría Hermione. Esta sonreía satisfecha. A fin de cuenta estaba segura de donde acabaría el pequeño.

Hubo una sorpresa más.

Hermione leyó un nombre que no esperaban volver a oír.

- ¡Blaise Zabiny!.- dijo la subdirectora extrañada.

Un joven timido se acerco al taburete y se puso el sombrero.

- ¡HUFFLEPUFF!.- grito el sombrero.

Daphne se acerco a su marido.

- ¿Crees que sera distinto a su abuelo?.- pregunto.

- Eso espero respondio el.

- Por lo que he oido su madre, Lucrecia, se peleo con la viuda Zabiny y se fue de casa.- aclaro Tracey.- No sabia que se caso.

- Por el apellido del joven parece que no lo hizo.- aclaro Pansy.

- El tiempo lo dira.- termino Harry.- Pero no perderlo de vista cuando este cerca de un Dursley.- sus esposas asintieron.

Años después el nieto de Blaise Zabiny, de igual nombre, se caso con una nieta de Millicen Dursley.

-x-

En la otra vida un trío de almas sufrían su justo castigo. Una de las pocas actividades que podían tener era ver la vida de sus descendientes. Los tres habían sido orgullosos magos de familias prominentes. Antes de caer en desgracia.

- He oído que a veces a algunas almas les rebajan algo su condena.- dijo Parkinson.

- ¡Tu eres una, idiota!.- le critico Davies.- Somos de los pocos que aun usan algo parecido a la ropa y sin esas plantas en contacto con la piel.- lo miro.- Sabes de sobra que son muy dolorosas.

- Añade que somos a los que menos golpean.- secundo Greengrass.- Creo que permitir la boda nos vino bien de alguna forma.- el resto asintió.

- Admito que tenias razón.- dijo el que en vida fue el ultimo señor Parkinson.- ningún otro mago podría haber tratado a Pansy como el lo ha hecho.

- Es cierto.- añadió el ultimo patriarca Davies.

- Ver a mis hijas y mis nietos es lo único que alivia algo esto.- dijo el ex señor Greengrass. Después sonrió mirando a dos almas que recibían el peor trato de todas.- ¡Bueno y eso!.- los tres vieron como las almas de lord Voldemort y Pettegrew eran torturadas sin descanso. Después de intercambiar una sonrisa volvieron su vista al mundo de los vivos.- Potter es un gran mago y cumplió su palabra.- fue lo ultimo que dijo antes de continuar su eterno castigo junto a sus dos compañeros.

El lugar tenia de fondo los gritos ocasionales de Voldemort, Pettegrew y a lo lejos los lamentos de la loca de Bellatrix.

-x-

Poco mas queda por decir. El apellido Potter se hizo muy popular entre la comunidad mágica, tanto británica como internacional, en menos de diez generaciones. Y no paro ahí.

La leyenda de todo lo que consiguieron los descendientes de Harry Potter, llenaron libros y libros. Más de diez órdenes de merlín, ocho ministros de magia, diez jefes del Wizengamot y veinte directores de Hogwarts. Dieron fe de la importancia de la familia en su comunidad. Y eso solo en Inglaterra.

Desde el mas allá el extraño matrimonio, de seis miembros, veía satisfecho lo que sus descendientes lograban.

El nombre de Harry Potter llego a ser tan reconocido y respetado como el del mismisimo Merlin. Quedando dentro de la leyendas de la historia.

Con los años pocos podian recordar, fuera de la familia y las historias, los nombres de el varon y las cinco mujeres que dieron comienzo a un linaje que perduraria por muchos, muchos años.

Aunque siempre habia un varon llamado Harry y alguna niña llamada, Susan, Hermione, Daphne, Tracey o el mas habitual, Pansy.

FIN

-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x -x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-

Aquí termina esta historia. Como dije seria relativamente corta.

Pensé incluso en poner un capitulo referente al secuestro y rescate de alguno de los pequeños. Al final he puesto esa idea en otra historia. Se me hacia que quedaría mejor y tendría mas sentido en la otra.

El final es algo flojo y puede que queden algunos flecos. Pero me gusta en general. Quería una historia simple con ciertas notas de humor y que le diera a Harry algo de lo que se le quito en todos los libros.

Espero que os haya gustado.

Pronto colgare otra historia, pero ya podéis opinar sobre la que preferís que siga.

Mi idea es seguir Repetir la Historia.

Vamos con los RR:

Nicole 1980: Me equivoque de nombre. Era McGonagall. Gracias por decírmelo. Y meter a las chicas en una mansión… después de la escena con Cho, crees que necesitan protección?. Más con Dumbledore y Harry cerca.

Loquin y jessyridle: No solo sobrevivir a 7, al final son mas de 21. Recuerda que es el mago mas poderoso, JA, JA, JA.

VAMPIREPRINCESSM: Lo del bautizo y el castigo… esta bien. Pero piensa en como es la vida de Vermont cuando hasta su mujer se une al mundo de la magia. :D

Fnix de Plata: si me sale bien lo que quiero… pronto colgare otro capitulo de esta historia. Admito que también me gusta. Aunque durante un par de capítulos será algo lenta, antes de la acción.

Gracias también a Lisicarmela, Paola, lizzyblack, negi springfield01, Makarva y Erandy c.

Como siempre espero que os haya gustado y que mientras la leíais pudieseis sentir algo de este mágico mundo.

Gracias de nuevo a todos y hasta la próxima.

Un saludo de Carmen.(Alohopotter).