Aquel que espera siempre risueño un panorama que alivie su dolor,

Qué bien que ha de dormir cuando en su sueño surja el sueño de amor.

Alberto J. Ureta

´´Este sueño… ¿Es una premonición?, pero no entiendo que estoy haciendo en la torre de Tokio, y… quien es la persona que está al frente de mi…no lo distingo bien, solo, solo esos ojos de color chocolate que me miran fijamente,…no lo conozco pero reflejan confianza y tal vez amor y ternura.

-Te amo… Sakura-``

- ¡¿Qué!?- digo despertándome, -Este sueño…no puede ser una predicción- me siento en mi cama para pensar un poco con mi pijama rosa y mi cabello largo hasta la cintura ¡si que he crecido en estos años!

-¡Sakura, el desayuno está listo!- golpean a la puerta de mi habitación

-¡Si ya bajo mamá!- me levanto olvidando el sueño que tuve para cambiarme de ropa, todas mi cosas están empacadas porque me voy a vivir desde hoy con mi hermano en Tokio, ¿Por qué?, porque iré a la universidad Clamp de Tokio

:::…:::…:::…:::…:::

Es un día, casi normal en el hospital Central de Tokio, donde Touya Kinomoto trabaja como uno de los Doctores más prestigiosos del país, que en estos momentos camina hacia el ascensor que esta al final del pasillo. Todo mundo lo trata con respeto excepto una persona…

-¡Touya!- un peso colgando de su cuello lo detiene entre la puerta del ascensor y el, por lo que es de esperar el ascensor se cierra y sube a los pisos superiores.

-Maldición- dice entre dientes el galeno –Nakuru hiciste que perdiera el ascensor- dice enojado

-no hay problema, porque si te dejaba dar una paso más te ibas de mis brazos- dice acomodándose en la espalda de Touya

Touya suspira pesadamente –y ahora que quieres-

-solamente que me revises el pie, ayer me resbale ´´accidentalmente`` y creo que tengo torcido el tobillo-

Un doctor sale del ascensor – Oye, Nagauwa puedes atenderla-

-Sí, doctor Kinomoto- Touya se separa de Nakuru da un paso y está dentro del ascensor

–Lo siento Nakuru pero estoy muy ocupado para tener que cargar con tus caprichos – el ascensor se cierra

-¡TOUYA No puedes dejarme aquí!- dice Nakuru intentando abrir las puertas -¿Dónde están las escaleras?-

-Por esa puerta- señala el Doctor y Nakuru corre hacia ella -¡espere señorita esta herida!-

-¡no es la gran cosa, volvere mas tarde!- y Nakuru comienza a bajar las escaleras desde el quinto piso hasta el estacionamiento, con algo de dificultad por el tobillo, para ver el auto del galeno salir a toda prisa hacia su vía de escape, la autopista -¡Espera TOUYA!- y todo el personal que acaba de llegar y ve la escena no se sorprenden

-Pobre doctor Kinomoto-

-Tienes razón-

-Esa chica lo acosa todas las veces que puede-

:::…:::…:::…:::…:::

-Buenos días papá, buenos días mamá- Sakura llega a la cocina como todas las mañanas lo hacía de niña

*Mi nombre es Sakura Kinomoto, tengo 19 años y voy a asistir desde mañana a la universidad*

-Como pasa el tiempo- dice Nadeshiko sirviendo el desayuno

-Es verdad parece ayer que tan solo eras una niña pequeña que su hermano la ayudaba con los deberes- dice ahora Fujitaka con una taza de café en las manos

*mi papa es Fujitaka Kinomoto es arqueólogo pero durante mi infancia fue profesor, por la razón de que no nos dejaría solos a mi mama a mí y mi hermano siendo pequeños para irse de viaje*

-Si ahora es una mujer muy responsable y sabe hacer de todo-

-Mamá no exageres que no se mucho- dice apenada

-Pero algún día, serás una buena esposa, sabes lavar la ropa, cocinar, limpiar, coser- enumera Nadeshiko

*mi mama es Nadeshiko Amamiya ahora Kinomoto, trabajaba de modelo durante su juventud, aunque sigue siendo más joven que mi papa, decidió retirarse para dedicarse a cuidarnos a mí y a mi hermano*

-Además de hacer deportes, sacar buenas calificaciones y predecir el futuro como tu padre-

-Bueno…si pero aun no puedo ver mi propio futuro ni el de ustedes y ni de mi hermano, además no exageres en las notas ya que las materias que siempre detestare son las matemáticas y la música-

-no te culpo hija a mi también no me gustan las matemáticas ni la música, pero lo que más detesto son los deportes-

-Lo dices porque no eres buena para eso-

-Sí, pero por otro lado me divertía un poco-

-¡Ya llegue!,- desde la puerta de la cocina aparece Touya, -utilice la llave que me dieron para entrar…monstruo creo que si será buena idea que te deje y recoja de la universidad más que sea por una semana-

-¿Pero porque? Ya no soy una niña, puedo cuidarme sola ¡y no me llames monstruo!-

´´Sakura no entenderías la razón, existen jóvenes que se aprovechan de muchachas inocentes y voy a necesitar al menos una semana para advertirles que con la familia Kinomoto no se juega`` piensa Touya

-Touya te ayudare a subir las maletas, mientras Sakura desayuna-

-Está bien papa, yo llevare esta- Touya coge una de las maletas de Sakura

E l papa de Sakura iba a hacer lo mismo cuando recordó por parte de su esposa… -amor, no olvides darle el…- le dijo Nadeshiko a su esposo al oído para que solo él la escuchase.

-Es verdad- dijo con cara de ^_^, luego rio un poquito –Lo olvide- y Fijitaka sale de la cocina, más preciso hacia el sótano de la casa.

Sakura ve extrañada como su papá va el sótano –que le dijiste mamá-

-ya lo sabrás- Nadeshiko esboza una gran sonrisa

* De seguro se están preguntando cómo es eso de que veo predicciones? Verán mi papa es el descendiente de un Templo llamado Miramine. Mi abuelo paterno le enseño todo lo que sabe sobre magia a mi padre, la predicción es una cualidad que los descendientes del templo tienen, mi hermano no tiene esa habilidad pero puede utilizar magia espiritual la cual también es una habilidad que pueden obtener los descendientes, y estoy agradecida que eso no me toco a mi porque me dan miedo los fantasmas*

-Ya subí la maleta, no ibas a llevar la otra papá- Touya entra a la cocina pero Fijitaka no se encuentra -¿papá?-

-No te preocupes hijo, tu padre está en el sótano buscando ´´eso``- dice Nadeshiko mientras lava los platos

-con ´´eso`` te refieres a…-Touya parecía algo alarmado

-por desgracia si, llego el momento-

-Mamá, hermano- dice Sakura con mirada seria –sabíamos que llegaría el día-

*Te estarás preguntando de que hablo, lo puedo resumir en simples palabras como estas: me ha llegado la hora de cumplir mi destino, el destino que mis padres han intentado por todos los medios que no sucediera, pero no puedo escapar.

La familia Kinomoto no siempre se llamo así, nuestro verdadero apellido es Kisawa, los últimos descendientes del templo Miramine que colapso en un terremoto hace ya 27 años. Papá no me ha contado la historia completa, solo lo que tenía que saber *

Fijitaka aparece en la cocina con un paquete en las manos

-papá…-dice Sakura-lo que tienes ahí es…-

-el libro de Clow, estas en lo cierto Sakura-

-ocurrirán grandes desgracias…- comienza Touya

-cuando el poder sea liberado- termina Nadeshiko

-ahora es tuyo- Fijitaka le entrega el paquete a Sakura –solo el elegido es capaz de abrir el libro-

*el libro de Clow, así es como simplemente nos referimos al tesoro familiar que ha pasado de generación en generación hasta ahora, llega a mis manos, la elegida que es capaz de abrirlo…soy yo*

Sakura respiro profundo para darse animos –ahora es cuando- Sakura iba a abrir el paquete cuando es interrumpida por el grito general de un NOOO! Y del susto solto el paquete que ahora yace en el piso

-porque gritan!? Me asustaron!-

-Lo siento hija no queríamos asustarte- dice preocupada Nadeshiko mientras Fijitaka recoge el paquete del suelo

-entonces porque gritaron-

-Lo que pasa monstruo es que si lo abres ahora las cartas se dispersaran por Tomoeda y tendrás que quedarte para recolectarlas, es mejor que lo abras en Tokio-

-Touya tiene razón Sakura, toma- Fijitaka le da el paquete

Después del inconveniente nos Sakura y Touya se despidieron de sus padres para subir enel auto ultimo modelo de Touya

-vaya…¿el Doctor Kinomoto tiene mucho éxito que hasta puede comprarse un auto como este?- dice Sakura haciéndose la sorprendida aunque para ella esto era algo muy usual de sus hermano

-callate monstruo, deja de fastidiar y entra- Sakura sonríe, sabe que eso le incomoda

*Mi hermano es un medico muy exitoso, ha recibido muchas propuestas de trabajo en otros países pero siempre las rechaza para poder quedarse con nosotros y hacerme la vida imposible. A mi hermano le gusta su trabajo pero se molesta o incomoda cuando alguien dice una de las posibles maneras con la cual se convirtió en un medico desde las más complejas y tal vez posibles hasta las más raras para mí porque lo conozco pero tal vez posibles para las personas que no. Una de esas fue de que amenaza al jefe del hospital con matar a su hija y que los otros médicos hacen el trabajo por él, sinceramente fue lo más anti-Touya que he escuchado porque él no es así, lo pase molestando el año pasado cuando me entere*

Sakura ríe un poco por el recuerdo

-monstruo en que piensas que ríes-

Los dos ya habían subido mientras Sakura divagaba, ahora se encuentran en la carretera de salida de Tomoeda

-en nada, y no me llamas así-

-un monstruo seguirá siendo un monstruo-

-ay no se puede tratar contigo, ahora recuerdo porque se me hace molesto vivir contigo-

-pues te aguantas, dices que vas a estudiar para ser reportera eso te tomar años viviendo en MI casa entonces pondré algunas REGLAS que tienes que respetar-

-ay…-Sakura está molesto pero suspira y se tranquiliza- de aquí en cuanto falta para llegar a Tokio-

-Como cuarto de hora-

NOTAS DE LA AUTORA:

Si este es mi primer fic en esta categoría, en mi perfil puse que lo subiría pronto pero no pensé que tanto.

Trate de explicar lo mas que puede la vida de los Kinomoto pero algunas cosas como la historia del templo Miramine se resolverán mientras vaya continuando la historia, si tiene alguna duda dejen un review