Como se supone que saben todos los personajes son de JK Rowlins. Yo solo pongo

mis locas ideas en la historia.

Esta comienza en el 7º año de los chicos. Sirius y Dumbledore han muerto.

Pero el resto siguen muy vivos. Por cierto no hay Horrocrux.

Abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc

Todo había acabado. El mago mas temido de los últimos tiempo había caído ante un

muchacho.

Harry Potter, el niño que vivió. Había cumplido la profecía.

Después de escapar y mantenerse escondido por casi un año el chico apareció después de la amenaza del Lord Voldemort de acabar con todos los magos y brujas nacidos de Muggles si el moreno no se entregaba.

Todo acabo provocando una tremenda batalla en la que los seguidores del innombrable se enfrentaron a magos venidos de todas partes, en los terrenos de Hogwarts.

En la lucha definitiva, Harry Potter había conseguido vencer al mago oscuro. El temido innombrable acabo muerto de una forma un tanto peculiar. Durante el intercambio de hechizos y maldiciones, Tom Riddle destruyo el sauce boxeador. Poco después, uso los trozos del árbol para lanzárselos al ojiverde. Este, en un reflejo, los repelió de nuevo a su enemigo.

Quiso el destino la suerte o la casualidad, que un trozo del árbol rebotara con fuerza sobre una de las piedras que había cerca del antiguo emplazamiento del mágico árbol. El trozo de rama, salio con la suficiente fuerza como para clavarse en el lateral del cuello del señor oscuro. Todo fue tan rápido y preciso que corto la vena del cuello del señor oscuro y al mismo tiempo daño su columna impidiendo que pudiera moverse para tratar de curarse.

El mago oscuro mas temido acabo ahogándose con su propia sangre sin poder hacer nada por evitarlo. Lo ultimo que vio fue a Harry Potter delante de el respirando con dificultad.

Un final inesperado para el mago que presumía de ser el más poderoso de la época y ser capaz de vencer a la muerte.

Con la lucha principal decidida todo termino con rapidez.

Mientras los magos oscuros desaparecían del lugar, los supervivientes reagruparon

sus fuerzas y ayudaban a los heridos.

Fue una batalla dura y carente de alegrías, muchos amigos y conocidos habían caído

ese día.

Pocos tenían ganas de celebrar o si quiera sonreír.

En silencio recogieron a los muertos y abandonaron el lugar.

El cuerpo de Voldemort fue incinerado y sus cenizas esparcidas sin dejar rastro.

Desde ese día el lugar que ocupaba el sauce boxeador fue admirado como un ejemplo de que algo simple puede ser el fin de algo mucho más poderoso. Un símbolo para todos los magos de superación.

En los días posteriores se procedió a la captura de los fugados, los funerales de los caídos y tratar de volver a la normalidad. Algo ilusorio con todo lo que tendrían que reparar y reorganizar.

Los heridos fueron dejando en el hospital mágico. Harry sus amigos tuvieron que

ser escoltados por Aurors del ministerio para esta tarea.

El sitio que se escogió para el descanso de todos fue Grimauld place.

Nada mas llegar cada cual se tumbo donde pudo.

Harry permaneció callado, el lugar solo conseguía traerle malos recuerdos.

- Hiciste lo correcto.- le dijo Hermione colocándole la mano sobre el hombro.

-Lo se. Es solo que…- no sabia como decírselo a su amiga.- Este lugar…- la castaña

Lo entendió. Sonrío a su amigo.

- ¿Que es lo que pasara ahora?.- pregunto Ron. El encargado de responder fue Lupin.

- Por lo pronto, lo que tenéis que hacer es descansar.- lo pensó.- Después ya se vera.

- ¿Y los mortifagos?.- pregunto Ginny.- Los que escaparon.

- Se les esta buscando y pronto caerán.- aclaro el licántropo.

- ¿Estas seguro?.- dijo Harry.

- Nadie dejaría a esos desgraciados por ahí fuera haciendo lo que les plazca.- termino

McGonagall mientras entraba.

- Me alegra verte Minerva.- le respondió Remus Lupin.

- Gracias.- miro a los chicos.- Estoy aquí solo para decirles que Hogwarts abrirá de nuevo sus puertas pronto y que todos sus alumnos deben regresar para acabar sus estudios. Pronto recibirán sus cartas.- Los chicos la miraron sorprendidos.- ¡No me miren así!. Es lo que tienen que hacer después de que toda esta pesadilla ha terminado. Se terminara este año escolar lo mejor que se pueda.- Suspiro.- Por algún lado tendremos que empezar a centrarnos y volver a la normalidad.

- No del todo.- respondió Harry.

- Los mortifagos serán capturados muy pronto.- dijo la mujer. Miro a Lupin.- También tengo que decir a Remus que cuento con el para el puesto de profesor de defensa contra las artes oscuras.- el licántropo la miro.- Ni te atrevas a negarte.- dicho esto salió de la sala. Lupin miro a todos divertido.

- Nynphadora no se lo va a creer.- dijo el licántropo divertido. Harry asintió sonriendo. Después el mago desapareció, seguro que para informar a su mujer.

- ¡Volvemos Hogwarts!.- dijo ilusionada Hermione.- ¡Podremos terminar nuestros

Estudios!.

- Y volveremos a disfrutar de sus deliciosas comidas.- Añadió Ron. La castaña lo miro.- ¿Qué?. ¿Es mentira?.

- Al menos allí podremos prepararnos para lo que nos espera fuera.- termino Harry. Todos sabían a lo que se refería. La cantidad de actos a los que tendrían que acudir y las entrevistas que les obligarían a dar. Y lo que menos le aparecía al joven. La atención de la gente.

El tiempo transcurrió demasiado lento para el gusto de todos. El ansiado fin de todo no

terminaba de llegar. Varios mortifagos habían sido capturados, pero la mayoría de

los que escaparon seguían sin aparecer.

A eso había que añadir algo muy extraño que había comenzado. Las familias de sangre pura comenzaron a agruparse y formaron una sociedad para la conservación de las costumbres, como ellos la llamaron. Una forma suave de llamar a los mismos reproches sobre la sangre. Con todo aun desorganizado y gran cantidad de puestos del ministerio sin ocupar, esto no agrado a nadie. Este extraño grupo, gracias a sus generosas donaciones, logro hacerse con gran cantidad de puestos de importancia en un corto plazo. La gente tomo esto como un símbolo de que aun después de perder, los mortifagos aun tenían suficientes apoyos y recursos para imponerse. Y que en el ministerio seguía igual de corrupto que antes.

En la mansión Black sus habitantes seguían las noticias con cierta preocupación. Arthur Weasley trato de calmar a todos. Algo había cambiado en los magos y brujas de Inglaterra y se apreciaba en el ambiente general y en el ministerio.

La diferencia radicaba en que en esta ocasión, el mundo mágico se agrupo exigiendo cambios. No se dejarían gobernar por los mismos asesinos e incompetentes. Consiguieron acorralar a los recién contratados sangre pura. Muchos fueron despedidos de sus nuevos puestos al poco de conseguirlos. Se consiguieron suficientes razones de su incompetencia para hacer frente a sus quejas.

La respuesta de este elitista y exclusivo grupo fue ante todo sorprendente. La recién creada; Sociedad para el Mantenimiento de las Costumbres, solicito hacer una declaración ante toda la comunidad mágica. A la cabeza de todos estaba la familia Malfoy. Lucius fue capturado y estaba preso en Azkaban. Esta vez la que llevaba las riendas era su esposa, Narcisa. Para este acto, escogieron el atrio de entrada del ministerio de magia.

La bruja invito a todos aquellos que quisieran acudir. La asistencia de la comunidad

mágica fue masiva. Se tomaron todas las precauciones posibles.

Ese día marco un antes y un después.

La bruja Malfoy se acerco con su habitual aire de superioridad al atril y se aplico un hechizo de ampliación de sonido después miro a todos antes de hablar.

- ¡Nosotros somos los representantes de las familias mágicas mas antiguas y

poderosas!.- detrás de ella había unas diez personas.- ¡Algunas de ellas están

marcadas como seguidoras del señor oscuro, lo admito!.- en la sala se oyeron

murmullos.- ¡Entre ellas la mía!.- esta vez lo que se escucharon fueron insultos.- ¡Por

eso hemos optado por hacer esta proposición!.-algunos se callaron.- ¡Tengo el permiso de los mortifagos huidos para hablar en su nombre y segurar que cumplirán lo que diremos!.- algunos protestaron pero al final se callaron para oír lo que decía.- ¡Todos se comprometen a entregarse con la condición de que no serán ejecutados ni se les aplicara el beso!.-algunos protestaron indignados.- ¡Se comprometen residir donde el ministerio les designe y no salir de allí, ni interferir nunca mas en la vida del resto de la comunidad mágica!. ¡Así mismo entregaran sus varitas para ser marcadas y solo realizar magia para vivir!.- Casi todos los presentes la recriminaban.- ¡Todos esto lo juraran con cuantos juramentos inquebrantables se les soliciten!.- Algunos se quedaron sin palabras.- ¡Ofrecemos como compensación la mitad de todas nuestras fortunas a la comunidad mágica!.- levanto la mano.- ¡pero hay una condición!.- todos prestaron atención.- ¡Todas las familias de sangre pura, vivirán en una zona que se establecerá para este fin y quedaran libres de cualquier tipo de control del gobierno siempre y cuando no se salten la ley del ministerio!. ¡Gozaran de un estatus especial como si se tratase de dignatarios de un país extranjero!.- de nuevo las protestas. Alguien hablo.

- ¡Están tratando de crear un país propio!.

- ¡Exactamente!.- Dijo la maga Oscura. De nuevo los insultos. Uno de los acompañantes de Narcisa se adelanto y hablo.

- ¡¿Han pensado en las ventajas?!.- Otro mago se adelanto y hablo junto a la matriarca Malfoy.- ¡De un plumazo los problemas económicos desaparecerán!. ¡La reconstrucción se hará sin problemas y conseguirán lo que siempre han querido deshacerse de los sangre pura!.

- ¡Es un truco!.- grito otro.- ¡Pueden usar eso para fortalecerse y atacar de nuevo!.- la multitud rugió.

- ¡De que tienen miedo!.- Pregunto Narcisa Malfoy.- ¡Supuestamente las familias de sangre pura tenemos los días contados!. ¡Esto será como un retiro voluntario para desaparecer a nuestra manera!.- miro al recién elegido ministro que miraba de lejos la escena.- ¡Piénselo!. ¡Aquí dejamos lo dicho por escrito!.- al decir esto sus acompañantes lanzaron a la sala gran cantidad de pergaminos que la gente cogió con interés.

Después la maga dejo el lugar acompañada de los insultos y abucheos de muchos.

Uno de sus acompañantes se acerco al ministro y le tendió a uno de sus guardias

varias de estas páginas.

- Estudien la oferta. Estaremos esperando noticias.- dijo antes de seguir a la matriarca Malfoy.

Toda la historia salió al día siguiente en el profeta.

En la mansión nadie quitaba la vista del artículo.

- ¡Quieren tener el control de sus leyes y normas!.- Hermione bufo molesta.- ¡Un país

dentro del país!.

- Podría ser una solución interesante.- respondió Lupin.- ¡No digo que sea la mejor!.

- ¿Como es que usted apoya esta loca idea?.- le pregunto Ron.

- Hay muchas fallas y habría que estudiar todas las posibilidades pero…- lo pensó.- Si

saliera adelante esta idea, las familias de mortifagos desaparecerían de todos los puestos relevantes del ministerio y por añadidura de la comunidad mágica. En cierta forma tengo que admitir que es una salida honorable a la derrota que han sufrido.

- Los mortifagos no pagaran por lo que han hecho.- dijo Harry.

- Esa es una de las partes que menos me gusta.- le respondió el licántropo.- Pero en términos generales seria una solución aceptable.- miro a todos que no se perdían nada.- Piensen en dos familias con las casas una junto a la otra separadas solo por un

pequeño jardín. Están siempre discutiendo y nunca terminan.- sonrío.- pensad que de

repente una gran zanja infranqueable aparece entre las casas separándolas. No hay forma de que ninguna de las partes pueda cruzar al otro lado.- miro a todos.- Con el tiempo las dos partes se olvidaran de lo que hay al otro lado.

- Visto de esa forma tiene sentido.- dijo Molly.

- Pero seguirán odiándose.- añadió Harry. Lupin lo miro.

- ¡Ciento!. Pero en la distancia será un odio inútil. Con el tiempo tal vez incluso ese odio pierda su razón de ser. No me extrañaría que acabaran peleándose entre ellos y el odio se volviese contra ellos mismos.- acabo el mago.

- O que en el trascurso una de las partes desparezca.- sentencio Kingsley.- Tienen

sentido.- miro a los adultos.- Si cumplen lo que dicen, se están aislando del resto de la

comunidad voluntariamente. Si quieren vivir con sus costumbres y normas, que lo

hagan.

- En realidad no estarán totalmente aislados.- añadió Hermione. Todos la miraron con interés.- Podrán seguir entre nosotros solo que gozaran de lo que siempre han querido, un estatus superior.

- Explíquese querida.- dijo McGonagall entrar y oír lo que decían.

- Básicamente serán un país diferente.- todos asintieron.- En el mundo Muggle.

Los representantes de otros países pueden ir y venir como uno más.

- Aquí sucede lo mismo.- añadió Kingsley.

- Sus hijos podrán acudir a Hogwarts.- siguió Hermione. McGonagall se puso seria.- y también podrán tener negocios y propiedades como cualquier persona. La diferencia será que tendrán una zona en la que harán lo que les plazca y como quieran. Una zona segura.- la chica enfatizo la última parte.

- Básicamente lo que pretenden es pagar por el poder que no han podido

conseguir aliándose con Voldemort.- término Harry. La castaña asintió.

- Esto no me agrada tanto.- dijo Arthur Weasley.

- No eres el único.- añadió Lupin.

- El ministro tendrá todo esto en cuenta a la hora de negociar con…- La frase de Kingsley no fue terminada.

- ¡¿Lo van a negociar?!.- preguntaron varios.

- Eso se rumorea en el ministerio.- dijo el Auror.

- Esto no me gusta.- dijo Harry.

- Tal vez deberíamos ir al ministerio y hablar sobre el tema.- dijo Arthur a los adultos.

- Me parece bien no me siento muy contento con esto.- añadió Lupin.

La mayoría de los adultos salieron de la sala en dirección al ministerio.

En la casa los jóvenes se reunieron preocupados.

- Esto no me gusta nada.- dijo Ron.- Son capaces de conseguirlo.- los gemelos le

dieron un doble capón.

- ¡Calla!. Que eres capaz de tener razón.- dijeron a la vez.

- Pero si consiguiéramos que esto saliera a nuestro gusto podría ser una forma de

deshacernos de todos los mortifagos de un golpe.- Dijo Ginny.- Si viven en una zona

controlada es más difícil que salgan y hagan cualquier atrocidad.

- Estoy de acuerdo con parte de la idea.- dijo Hermione.- pero… Hay que meditarlo mucho esto puede ser un arma de doble filo.

Los chicos siguieron hablando sobre el tema un buen rato.

Cuando varias horas después los adultos regresaron venían demasiado serios para

ocultar su descontento.

- ¿Que ha sucedido?.- pregunto Ron.

- Lo ha aprobado. Los sangre pura se han salido con la suya.- todos se callaron.

Lupin y Kingsley fueron directo al whisky de fuego y se sirvieron una gran copa.

- ¿Pero conseguisteis que os escucharan?.- la pregunta de Hermione recibió

una cara aun mas seria.

- Esos imbéciles estaban reunidos cuando fuimos y nos hicieron esperar.- bufo el

patriarca Wesley.- Solo sirvió para recordar a nuestro ministro de que hay algunas

familias mágicas que están del lado del ministerio.- se río.- Ni siquiera había caído en

eso.

- ¿Qué tienen que ver con…?.- pregunto uno de los gemelos.

- Una de las nuevas leyes redactadas era que toda familia sangre pura tenia que ceder la mitad de sus posesiones y ser incluida en la nueva reserva mágica.- respondió Lupin con ironía.- Lo han considerado una reserva mágica. El lugar donde residen los últimos de sangre pura. Que sarta de idiotas.

- Rectificaron eso y solo las familias que lo deseen entraran en la reserva. Por supuestos todas las sospechosas de ayudar al seor oscuro están dentro por defecto.- añadió Kingsley.

- ¿Tendríamos que habernos mudado a ese lugar?.- pregunto sorprendida Molly.

- Esa era la idea que tenían.- respondió su marido.

- ¡Nos masacrarían nada mas entrar!.- pensaron en voz alta los gemelos.

- ¿Que paso?. ¿Que mas pudieron evitar?.- la cara de los adultos lo decía todo.

- Todo saldrá mañana en el profeta.- Termino McGonagall.

La portada del profeta esa mañana molesto a la mayoría de la sociedad mágica. Se

podía ver al ministro estrechando la mano de Narcisa Malfoy. Como titular un acuerdo

historico.

En el articulo se exponía lo sucedido el día anterior y como se negocio el llamado tratado de compensación.

A lo dicho por la matriarca Malfoy en el ministerio, había que añadir un par de extras.

Pero básicamente se había creado la reserva como habían dicho los adultos la

víspera. Y conseguido casi todo lo que insinúo Hermione.

Ese día comenzarían a entregarse los mortifagos que permanecían ocultos y después

de realizar los juramentos solicitados, se marcarían sus varitas y al mago o bruja. Después, serian llevados a una zona en la que residirían hasta el fin de sus días. Sus familias tendrían permitido visitarlos como si estuvieran en una prisión magia, previa solicitud. Para tranquilizar a la sociedad se aseguraba que el lugar estaba perfectamente protegido y lejos de cualquier lugar habitado.

La reserva mágica recién creada estaría situada en el norte. En una serie de islas que

los Muggles conocen como San Kilda. Un grupo de cuatro islas.

Se había decidido que los sangre pura ocuparían las tres mas cercanas entre si; Soay Dun y Hirta. Se unirían las tres islas mágicamente para hacer la reserva mayor y ocultarla al resto del mundo. El ministerio crearía un grupo de aurors que se encargarían de controlar la zona y mantener el contacto con los habitantes, en la isla de Boreray. Allí también estarían los mortifagos que se habían entregado voluntariamente. Los que estaban en Azkaban se quedarían allí hasta el fin de sus días.

Ya se había comenzado la tramitación con el gobierno Muggle de todo lo necesario para el apropiamiento de las cuatro islas y su ocultación.

El ministro también informaba que una vez firmado el documento, las familias mágicas

promotoras de la idea habían sido las primeras en dar orden a gringotts de sacar de sus cámaras la mitad de sus riquezas y depositarlas en la cámara del ministerio.

Después de esta información, venia una detallada lista de lo que se había acordado en la reunión.

Todos miraban interesados. Los sangre pura habían sacado mas de lo que ellos

hubieran querido. Si bien el ministro se dio cuenta de ciertos detalles otros se le

pasaron por alto y la otra parte se aprovecho de ello. La ironía completa fue cuando

eligieron el nombre para la reserva. Cambiando el nombre del santo que los muggles

habían dado al grupo de islas, por simplemente reserva mágica Salazar Slytherin. Una

preafirmación de principios muy en su línea.

- ¡Mierda!. ¡Lo consiguieron!.- Harry tiro el periódico sobre la mesa molesto.

- Pero al menos el ministro ha podido limitar mucho lo que pedían.- dijo alguien.

- Me temo que no.- respondió Hermione.- Consiguieron el estatus que querían. Solo perdieron su exigencia de que fuera obligatorio para toda familia de sangre pura.

- Gracias a mi padre.- dijo Ron.- Si no, me parece que tendríamos que hacer las maletas para nuestro funeral.

- ¡No seas exagerado!.- dijo uno de los gemelos.

- No todos lo que vivirán allí serán mortifagos.- termino el otro.

- Como mucho tendríamos que mirar a todas partes antes de cruzar.- añadió el otro.

Ron sonrío al oírlos. Por una vez el sabia algo que ellos no.

- Lo primero que solicitaron es poder redactar ellos mismos las leyes de la reserva.-

los hermanos lo miraron tranquilos.- Dentro de sus fronteras ellos son la ley y

castigaran a los infractores.- miro a sus hermanos sonriendo.- como por ejemplo a los

traidores a la sangre.- los gemelos miraron a su hermano serios.

- Vale. ¡Punto para Ronny!.- dijo Fred.

- Aunque creo que es más de Hermione.- termino George. Ella lo negó.

- Tengo que admitir que es todo cosa de Ron.- los dos miraron a su hermano.

- Nos gustaría que nos dijeras algunas normas mas que crees que podrían incluir en

sus leyes.- Le dijo George.

- ¿Que tal en la cocina delante de una cerveza de mantequilla?.- añadió Fred. Ron trato de hablar.- ¡Y bajo la mirada atenta de nuestra querida madre!.

- Un lugar libre de bromas.- siguió el gemelo.

- Y con toda nuestra atención. Querido hermano.- termino el otro.

- Creo que mejor os doy un pergamino con mis ideas y vosotros lo pensáis. ¡Solos!, tranquilamente.- respondió Ron. Los gemelos asintieron satisfechos.

- Vas madurando hermanito.- respondieron juntos.

- Con vosotros, no me queda otra.- termino el pelirrojo.

Antes de que los gemelos pudieran responder a la frase la puerta se abrió y apareció

Molly.

- Chicos la directora quiere hablar con vosotros.- miro a los gemelos.- con todos.

Cuando los chicos entraron en la sala de reuniones los adultos estaban hablando entre

ellos. Al entrar los jóvenes, se callaron.

- Siéntense.- dijo McGonagall.- los he llamado para informarles que Hogwarts abrirá

sus puertas dentro de dos días.- los miro molesta.- He tratado de que pudieran cursar

el año entero pero ha sido imposible.

- ¿Que quiere decir?.- Pregunto Hermione.

- Déjeme terminar querida.- respondió la anciana bruja. La chica asintió.- Con lo sucedido. El ministerio ha decidido que parte su formación esta mas que realizada. Han demostrado su valía en varias materias y consideran que es más que suficiente como para no tener que cursas algunas clases.

- ¡Genial!.- Dijo ron, arrepintiéndose después de ver la cara de su madre.- Perdón.

- ¡Sin embargo!. Y pese a la alegría del señor Weasley. Si quieren cursar la carrera que querían tendrán que realizar un par de asignaturas que condensaran todo un año en solo dos meses.

- ¡¿Dos meses sin dejar de estudiar?!.- Ron la miro aterrado.

- Eso he dicho.- respondió la nueva directora seria.

- Que os sea leve.- dijeron divertidos los gemelos.

- No tan rápido.- añadió Molly.- Su tienda tardara algo mas de ese tiempo en poder

volver abrir y no digamos en tener clientela. Así que he preguntado a la directora si

ustedes podrían volver y realizar ese curso intensivo y conseguir graduarse.- sonrio

satisfecha.- Y ha dicho que si.

- ¡Pero mama…!.- trataron de protestar a la vez. La cara de la matriarca Weasley lo decía todo.- Si señora.

- Mañana iran por el material al callejón Diagon.- dijo McGonagall levantándose.- El ministerio ha podido adecuar la situación para que puedan realizar las compras.

Cuando los chicos se bajaron del expreso estaban en cierta forma animados. Algo del

ambiente les hacia recordar años mejores. Podían ver el castillo de Hogwarts desde la estación, iluminado.

- Aquí estamos de nuevo.- dijo Hermione.

- Por dos meses infernales.- termino Ron pasando junto a ella, bajando el equipaje

de ambos.- ¡Joder Hermione!. ¿Que llevas aquí?.- la chica fue a responder.- No me lo digas, se que son libros.- ella lo miro molesta.

- ¡Hombres!.- respondió a su lado Ginny.

- ¡Bueno!. ¡Aquí estamos de nuevo!.- dijo Fred junto a ellos.

- Tenemos que aprovechar la situacion.- termino George.

- ¡Quien diría que los gemelos Weasley se lo tomarían en serio!.- dijo Harry medio en

broma. Los chicos lo miraron antes de responder.

- Como nuestro socio inversor te diremos algo.- los dos se acercaron.

- Tememos que hacer esto por nuestra madre.- dijo Uno.

- Así que aprovecharemos para sacar beneficios.- término el otro.

- Hay gran cantidad de hechizos muy útiles en la maravillosa biblioteca de Hogwarts.- siguió Fred. Harry lo entendió.

- Además de que aquí están nuestros mejores clientes.- añadió el otro. Después ambos se miraron y sonrieron al sorprendido Harry.

Al acercarse al castillo pudieron ver los destrozos organizados por la lucha.

Aunque el castillo no había caído los daños tardarían un tiempo en poder repararse.

La torre de Gryffindor tenía serios daños al igual que la de astrología. Aunque podrían dormir allí.

El campo de Quiddich había desaparecido completamente y se tardaría en poder jugar. Casi la totalidad de los invernaderos habían desaparecido y muchas de las plantas mágicas destruidas.

A medida que los estudiantes de acercaban al gran salón podían ver a los elfos y magos del ministerio reparando el lugar.

En el gran comedor se respiraba un aire muy tenso. La magia del techo hacia sido debilita y solo en algunas partes se mantenía el resto dejaba ver la piedra o el hueco creado por un hechizo. En el gran salón solo maestros y alumnos estaban presentes.

Todos los estudiantes miraban serios y murmuraban sobre la mesa de Slytherin. Donde Draco Malfoy sonreía vanagloriándose como príncipe coronado de las serpientes.

Cuando todos se sentaron, la nueva directora Minerva McGonagalll. Tomo la palabra.

- ¡Bienvenidos a Hogwarts!. ¡Por fin podemos volver a cierta normalidad!. ¡Se que es pedir mucho y lo entiendo!. ¡Hoy comenzamos algo más que un nuevo curso!. ¡Un nuevo futuro para todos!.- suspiro.- ¡Todos habrán oído sobre la nueva situación de

nuestra sociedad!.- miro a la mesa de las serpientes.- ¡Desde el ministerio se ha comunicado a Hogwarts las… peticiones de la reserva Salazar Slytherin!. ¡La solicitud requiere cierto grado de… diferenciación entre las actuales casas de Hogwarts!. ¡Esa ha sido la petición de las familias que se han acogido a este tratado recién aprobado!.- le costaba decirlo.- ¡Esto significa que aquellos de esa casas que no pertenezcan a una familia de sangre pura que se halla unido a esta… comunidad, les rogaria que se levanten un momento de sus asientos para realizar unos cambios!.- Algunos chicos de Slytherin la obedecieron ganándose la mirada de desprecio de los que permanecían sentados.- ¡Bien!. ¡La forma de selección en esta institución es la misma desde su fundación y con nueva sociedad o sin ella así seguirá!. ¡Por lo tanto!.- Levanto la mano y la mesa de las serpiente se patio quedando separada en dos mesas iguales. Después una de ellas quedo pintada con un ribete plateado.- ¡La mesa plateada quedara a disposición de… los denominados magos de…!.- no le gustaba decirlo.- ¡sangre pura que se acojan al tratado!.- se oyeron murmullos.- ¡La otra será para los estudiantes que fueron seleccionados por el sombrero!.- Los jóvenes al instante comenzaron a cambian de lugar y los otros se sentaron en su nueva mesa.- ¡Esto traerá una serie de cambios!. ¡Se han habilitado unos dormitorios que serán la nueva sede de la casa de Slytherin!.- suspiro para seguir.- ¡El resto de los cambios serán puesto en una hoja en sus salas comunes!. ¡No perdamos más tiempo y procedamos a la selección!.- Draco Malfoy se levanto.

- ¡Disculpe directora!.- Draco alzo la voz.

- ¡Si!. ¡Señor Malfoy!.- lo miro seria.

- ¡Creo que hay que añadir algo mas!.- la mujer lo miro extrañada.- ¡No puede haber dos casas de Slytherin!. ¡Así que creo que nosotros seremos!.- al decirlo apunto a un

estandarte sobre el. Lanzo un hechizo y este se volvió completamente plateado y en

su interior había una serpiente verde. - ¡La casas de Salazar!. ¡Me parece apropiado ya que nos diferenciara del resto!.- después apunto a la mesa y apareció el mismo escudo pintado sobre ella.

- ¡Les concederé su petición!. ¡Pero en el futuro le aconsejo que me lo comunique con antelación!.- dijo McGonagall aun molesta.

- ¡No he terminado!.- añadió el rubio. La mujer lo miro aun mas molesta.- ¡Hay también

algunos sangre pura que han aceptado unirse a los verdaderos magos y no están en

esta casa!.- Señalo a Hufflepuff y sonrío.- ¡Creo que ya que sus familias se han unido con los suyos, es lógico que sus hijos hagan lo mismo!.

- ¡Discutiremos eso…!.- La directora no termino.

- ¡Estoy de acuerdo!.- Hermione se levanto.

- ¡Señorita Granger!. ¡¿Que…?!.- Minerva no se creía que Hermione hablara.

- ¡Pienso que lo dicho por Malfoy tiene sentido y deberia ser concedido!.- aclaro la castaña. McGonagall estaba algo aturdida.- ¡Piense que no es bueno que los compañeros tengan que estar por otras casas y no puedan reunirse con… sus iguales!.- al decir esto se notaba el odio en su voz. La directora entendió lo que quería decir al igual que algunos otros alumnos.

- ¡Tiene razón señorita Granger y por esta vez consentiré en esta…modificación de las asignaciones!.- en su mesa Draco sonreía triunfante. Varios alumnos de Hufflepuff y Ravenclaw se levantaron y fueron hacia la nueva casa creada.

- ¡Quien me diría que la sang…, Granger estaría de nuestra parte!.- alzo la voz divertido el Slytherin.

- ¡No te equivoques Malfoy!.- dijo la chica molesta. Esta situación era algo que pocas

veces se había visto en el gran comedor.- ¡Solo prefiero que todas las serpientes…

venenosas estén en el mismo nido!.- Al decirlo Draco comprendió que había tenido

un gran fallo. Con su exigencia había aislado a todos los sangres pura de la reserva, del resto de alumnos. No podrían saber lo que sucedía en el resto del castillo con la misma liberad.

- ¡Pasaremos a la selección!.- dijo McGonagall. Hizo una seña y las puertas se abrieron dejando entrar alos alumnos de primer año. Cuando estuvieron cerca de la directora, y como cualquier alumno nuevo sin dejar de mirar a todas partes, Malfoy hablo de nuevo.

- ¡Los sangre pura aquí!.- Cinco pequeños salieron de las filas y fueron hacia

donde Malfoy los había llamado.

- ¡Como se atreve a…!.- McGonagall se levanto, le faltaba muy poco para atacar a Malfoy.

- ¡Estamos en lo miso directora!. ¡Son sangre pura que están en nuestra misma

Situación!.- Sonrío. Pero esta vez fue McGonagall la que tenía la carta de triunfo.

- ¡Eso ya lo se pequeño engreído!.- el rubio se incorporo al oír lo que le llamo. Todo el salón se reía a carcajadas.

- ¡Como se atreve a…!.- Draco se levanto molesto. La anciana movió la mano y el rubio fue incapaz de pronunciar palabra.

- ¡Ya tuvimos el dudoso placer de oír su vos en dos ocasiones y es mas que suficiente!. ¡Si tienen algo más que añadir lo hará después de la cena y por medio de su jefe de casa, cuando sea escogido!.- fue a callarse pero continuo.- ¡Quiero añadir que el llamarlo engreído no es algo que considere irrespetuoso ya que usted es solo un alumno y yo soy la directora de esta institución!. ¡Se esta dando una atribuciones que no posee y por lo tanto es mi deber colocarlo en su… lugar!. ¡Si dejara hablar a sus mayores habría oído que después de dar la bienvenida a los alumnos nuevos, tenía la intención de informales de los cambios establecidos!. ¡Pero de nuevo ha hablado más de lo que debería!. - miro a la sala que aplaudió lo dicho.- ¡silencio!. ¡Comencemos de una vez con la selección!.

Después de esto todo fue como cualquier año. Los de primero fueron seleccionados y

después de la cena. Cada cual fue a su casa correspondiente.

Las clases del día siguiente fuero como poco muy tensas. Los alumnos de Salazar

habían cambiado el escudo de su antigua casa al nuevo. Draco Malfoy se paseaba como si fuera el rey coronado. Quitando puntos a todo aquel que se cruzaba con el.

Hasta que Snape se cruzó en su camino. El profesor de pociones hizo algo que dejo

al rubio sin palabras. Le quito del pecho la insignia de prefecto.

- ¡Profesor!. ¿Por que me quita la insignia?.- pidió Malfoy sorprendido.

- Esta es la insignia de un prefecto de Slytherin no de… Salazar. Por otro tanto usted

no es nadie para quitar punto a nadie. Cuando su jefe de casa designe a sus prefectos

entonces se les entregaran sus placas correspondientes.

- ¿No será usted?.- Draco miro al mago extrañado. Snape miro a todas partes y más

de un alumno salio corriendo como pudo. Después se acerco a Malfoy.

- Le voy aclarar algo señor Malfoy.- Draco trago saliva preocupado.- Yo soy Severus

Snape, profesor de pociones e Hogwarts y jefe de la casa de Slytherin. Mi sitio esta

aquí y no formo parte de… su nueva sociedad perfecta.

- Pero usted podría…- el rubio no término.

- No tengo por que darle explicaciones y menos a usted pero le diré que yo nunca

entrare en su sociedad idílica.- dijo el maestro con cierto asco en la voz.

- ¿Por qué?.- Malfoy estaba entre sorprendido e incrédulo.

- ¿Conoce la antigua y muy noble casas de Snape?.- pregunto el jefe de pociones. Draco pensó un instante y lo miro.- Yo tampoco.- Fue lo único que dijo antes de desaparecer con su habitual vuelo de tunica.

McGonagall tuvo más problemas con la nueva casa de los sangre pura. El primero

encontrar a su nuevo jefe de casa. Snape se negó en redondo y algún otro hizo lo

mismo. Al final solo había tres candidatos. Rubeus Hagrid , Septima Vector y Sibyl Trelawny.

Un suspiro de Séptima Vector le confirmo lo que ella ya sabia. Los Sangre pura la

elegirían a ella antes que a cualquier otro, siendo como era de una casa antigua.

- Solo pondré una condición.- dijo la profesora vector.- Seré su jefa de casa solo por

este año. Para el próximo alguien tendrá que tomar el puesto.- McGonagall asintio.

- Parece que tenemos otro puesto con una maldición.- bromeo Lupin.

Abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc abc

Hola a todos esta es la segunda historia que subo de las que comente.

Se que el primer cap. Es algo simple. Estoy pensando en subir pronto el segundo para que podáis ver por donde va la historia.

Gracias y hasta la proxima.