El tiempo transcurrió, yo me encontraba en una de las habitaciones de la casa, la de Byakuya para ser más precisos, ese endemoniado noble pretendía hacerme asistir a una estúpida reunión de la cuál yo no sabia nada y a parte hacer que me vistiera de "etiqueta" acaso el tenia una mínima idea de lo que era vestir de etiqueta? Aparentemente si…

Honestamente yo esperaba encontrarme con un sin fin de Haorís, y esas cosas, pero no, deslice una de las puertas de la habitación y encontré algo similar a un clóset, pero del tamaño de casi toda la habitación, estaba divido por secciones y en una de esas secciones se encontraban lo que al parecer eran trajes, negros, grises, ¡Por Kami! El neurótico de Byakuya tenia buen gusto. Tomé uno de los trajes, uno de un tono gris oscuro, unos zapatos negros casualmente de mi número y una corbata al azar, es azul o eso creo.

Rukia regresó. Me había guiado hasta la habitación de su hermano y me dijo que seleccionara algo para vestirme, que me tomase mi tiempo y ella regresaría para mostrarme dónde podría tomar un baño.

- Listo?

- Si, creo que esto me vendrá bien.

- Ok, Sígueme.

- …

- En ese pasillo, al final, encontrarás una puerta, deslízala, del otro lado encontrarás el baño.

- Por que diablos debo tomar un baño en tu casa, eh enana!?

- Por que Nii-sama así lo dijo, deja tus boberías y ve a ducharte!

- Mierda Rukia, esto es incomodo, iré a ducharme en mi casa, te veo al rato.

- Pero…

- Vivo a lado, demonios.- Éramos vecinos, carajo, para que querían que me diera un baño en su casa?, par de Kuchikis pervertidos ¬ ¬.

- Como prefieras, yo haré lo posible por vestirme sola. ¡Ahh estúpidas reuniones! Siempre me hacen sentir como una muñeca.

- Por que dices eso?.- La miré, parecía bastante agobiada con el tema.

- Siempre que debemos asistir a las reuniones de negocios que organiza la empresa de Nii-sama o sus socios, las mucamas me tratan como a una niña pequeña, como una muñeca. Inisisten en ayudarme a bañarme, a vestirme, a peinarme, ¡A todo! ¡Ahhh!

- No deberías estar feliz por eso?

- Claro que no, baka! Controlan y deciden todo por mi.

- Pues rebelate, eres una mujer fuerte Rukia, enana, pero fuerte.¡Ouch! Que Coj…

- Ya vete, Idiota, se hará más tarde.

Fui a casa, me bañe, me vestí y, bueno, no me peine, pero eso es común. Mis hermanas y el viejo estaban en la sala, en cuanto baje las escaleras empezaron a armar un circo por la manera en que estaba vestido ¡Ni que fuera para tanto! Yuzu corrió a traer la cámara, Karin me miró extrañada pero asintió y levantó el pulgar indicando que lucía bien, el viejo lloraba frente al póster de mi madre diciendo estupideces como: "Mi hijo es todo un hombre, seguro tendrá una cita con una mujer" "Ohh Masaki, nuestro hijo se relaciona con gente de Sociedad". Intentó abrazarme, pero lo frene golpeándolo en la cara con mi brazo.

- Ya me voy.- anuncie despidiéndome con la mano, sin voltear a mirarlos.

- Suerte Ichi-Nii.- Escuche que me decía Karin, y un flash y un puchero por parte de Yuzu que se quejaba de no haber podido sacarme una foto.

Salí de casa, miré un coche negro estacionado frente a la casa de Rukia, supuse que Byakuya había regresado. Toqué la puerta. Una mucama diferente a la anterior me recibió en la puerta. Me disponía a quitarme los zapatos cuando vi que el Kuchiki, vestido con un traje negro y corbata color laca, se acercaba a la salida de la casa.

- En cuanto Rukia baje nos iremos.- Fue lo único que dijo y se dirigió al coche negro para dar indicaciones al chofer, aparentemente humano, y si no lo era debía ser algún individuo irrelevante de su escuadrón, ya que no logré reconocerlo.

No paso mucho tiempo para que ella bajara, lucía bastante bien, vestía un vestido azul marino entallado en la parte de arriba y suelto de la cintura para abajo, un listón negro delineaba la parte baja de su fino pecho, y el vuelo del vestido caía como cascada. En la entrada, una de las mucamas, Ryame-san si mal no recuerdo, le ayudo a colocar sus zapatillas en sus píes. Rukia agradeció el gesto y se despidió de Ryame-san con una sonrisa.

-Vamos, Ichigo.- Me dijo mientras sujetaba momentáneamente mi hombro.

- emm si, claro. Oye enana… Te ves bien.- No sabía como reaccionaría ella ante un cumplido de mi parte, aunque bueno, ya no me recuerda y según ella recien nos comenzamos a conocer… eso empeorará o morará su reacción?.

- Gracias, Baka.- Dijo sonriendo, no pude evitar notar sus mejillas sonrosadas, y sus labios ligeramente teñidos, definitivamente lucía hermosa.- Tú tampoco te ves nada mal.- Me regreso el cumplido ¿Esta bien eso?.

Llegamos a una mansión enorme, no estoy seguro si era un salón de fiestas o la casa de alguien pero me resultaba familiar.

No tarde mucho tiempo en darme cuenta del por qué.

Avanzamos entre las personas presentes, para ser una casa tan grande no había mucha gente para llenarla, un hombre alto, de cabellos plateados, vestido con un traje pulcro, blanco y una corbata color cobalto y gafas nos dio una sobria bienvenida.

[[Nota: No soy homosexual, si describo cómo lucen estos tipejos es para que se den una idea de cómo están vestidos y lo imaginen mejor.

-Admitelo Ichigo, eres gay.

- Callate enana! ¬ ¬

- Pero si es verdad, lo eres :)
- No te conviene decir eso (acercandose a Rukia más de lo esperado)

- o/o]]

-Kuchiki, adelante. – Dijo el hombre del cabello plateado.

- Ryuken.- Contesto secamente Byakuya, al tiempo que avanzaba en dirección a el otro sujeto, dejandonos a mi ya Rukia algunos metros tras de él.

- Es el padre de Ishida.- mencione más para mi que para alguien más, Rukia lo escucho.

- Ishida? Si, es Ishida Ryuken, Nii-sama me ha hablado antes de él, me dijo algo acerca de información importante…

- Me refiero a Ishida Uryu, Ishida Ryuken es su padre.

- El delegado de la clase?- Hizo gesto de pensar, al parecer recordó alflacucho y gafado Quincy.- Souka! Ahora que lo mencionas guardan mucho parecido, salvo por el color de cabello, pero fuera de eso… - Hizo una pausa, su mirada se enternecio un poco, ¡Mierda!.- incluso tienen la misma mirada.

- Te dedicas a ver la mirada de los delegados de tu clase? ¬ ¬

- A que viene eso?.- Me respondio con un tono entre molesto y sorprendido.- No será que…- hizó una pausa breve y luego continuo.- ¿¡Estás celoso, Kurosaki-kun!? .- Argg! El estupido tonito ese, me cabrea!

- Que diablos dices enana? Celoso de que? De una tabla con piernas.

- Imbecil.

-Plana

- Impotente

-Que mierd…- Recordé algo importante que ella mencionó.- Espera Rukia, dijiste Información importante?.

- No, te dije impotente -_-'

- No, Baka, me refiero a hace un momento, que sabes de eso?

- No mucho.- Dijo con honestidad.- Sólo sé que Nii-sama lleva un par de semanas trabajando con él.

***Flash-Back***

- Asi que mañana nos vamos, Nii-sama.

- Asi es Rukia, informa a alguna mucama para que empaque tus cosas personales.

- Pero, Nii-sama.

- Esto no esta en discusión Rukia!

- Perdona, Nii-sama.- Me disponía a irme, entendía bien que con Nii-sama no podía discutir, yo le debo todo a Nii-sama, pero él me detuvo.

-Rukia… Este viaje es muy importante, posiblemente más que los anteriores, ahora más que nunca necesito tenerte cerca.

- Nii-sama… de que se trata?

- No puedo revelarte mucho. Debo reunirme con algunas personas allá, tienen información muy valiosa.

- Información? ¿Qué clase de información?

- Estas preguntando mucho, no lo crees?.- Me miro, de forma diferente a la usual, por alguna razón me sentí como una niña pequeña, ¿Me había sentido así con él antes? No lo recuerdo…

- Disculpa Nii-sama, yo…

- Basta de disculpas por hoy Rukia, deberías ir a dormir.

- Pero, las maletas…- Nii-sama sujeto mis hombros y beso levemente mi frente, una niña pequeña, definitivamente me sentía así.

- Descanza Rukia, mañana nos encargaremos de todo.

- De acuerdo, Nii-sama, pero, ¿a dónde iremos?

- Karakura, un pueblo no muy grande, está cerca de Naruki, allí debo acudir frecuentemente, para seguir con mi investigación.

- Si es así ¿Por qué no vamos a vivir directamente a Naruki?

- Pues en Karakura hay un par de personas con las que igual debo frecuentar, gente que igual me brindará información importante, Ishida Ryuken-san, por ejemplo, con él debo reunirme en unos días, tambien necesito de la ayuda de un idiota inferior.

- Ese tal Ryuken.- Nii-sama me miró mal, por mi falta de cortesía, intente enmendar mi fallo.- es decir, Ishida-san, él en que puede ayudarte? Y el Idiota ¿Quién es él?

Nii-sama miró la puerta de Soslayo, en silencio, unos segundos, fruncio levemente el ceño, volvio a mirarse y, de manera habitual, me mando a dormir, aunque noté intención de su parte por suavizarlo.

- Pasa a tus aposentos, mañana será un día pesado.

- Hasta el siguiente día, Nii-sama.

Salí de la habitación de mi hermano, al atravezar la puerta corrediza puede notar una sombra moverse por el pasillo contiguo, quise seguirla, pero de repene senti una mano sobre mi hombro.

-Rukia, ve a dormir. – Fue lo unico que dijo, mientras miraba con desdén en dirección al pasillo en donde creí ver esa sombra.

***Fin del Flash Back***

- ummm

- Por que te interesa tanto saber acerca de eso, he Ichigo?

- Emm pues yo…

- Kurosaki Ichigo .- Byakuya habló de repente refiriendose a mi, hizo ademan con su mano de que me acercará.- Estaré con Ishida Ryuken conversando de "ese" tema, por favor, manten a Rukia lo más alejada de nosotros y procura mantenerla tranquila.

- Quieres que sea su niñero? Tsk!

- Quiero que hagas lo necesario para mantenerla a salvo.