Titulo: Alejando al novio de mi hijo

Resumen: Cuando eres el jefe de la CEDEF enfrentas a muchos enemigos para proteger a la familia pero Sawada Iemitsu jamás tuvo un enemigo tan poderoso como lo es el actual novio de su hijo, ¿Que va a hacer a Iemitsu para separar a esos dos? R27.

Rating: T

Pareja: R27

N/A: Escribe este fic por una idea que me vino a la mente y solo lo plasme, los capítulos serán cortos y aun no estoy segura de cuantos escribiré, es por eso que acepto sugerencias y así escribir mas capítulos, en cuanto a que días actualizare, los mas probables son los lunes, miércoles o fines de semana.


Prologo

CEDEF HQ

El ruido de las personas trabajando y discutiendo era ya una rutina para las personas de estas instalaciones, el constante ajetreo y discusiones que envolvían a los oficinistas que intentaban realizar un buen trabajo, sin embargo, en una oficina en particular separada de todos y de quien regia estas instalaciones se encontraba un hombre rubio en sus cuarenta con ojos castaños, este era Sawada Iemitsu, Jefe de la CEDEF y Padre del próximo Jefe Vongola sepultado entre una gran montaña de papeles que contenían las diversas tareas no solo de la familia Vongola sino también de todas personas empresas que servían de fachada para Vongola, era un gran tarea porque se encargaba de los tratados de alianza, asignación de misiones, informes de espías hacia familias enemigas y entre otras cosas, todo esto y mucho más era parte de la vida de este hombre aunque sus pensamientos se encontraban en otro lugar, en una pequeña casa en Namimori donde vivía su familia, solo podía pensar en su amada, linda y bella esposa Nana quien probablemente lo estaría esperando con un banquete digno de dioses y con su licor favorito, ella siempre lo atendía como un rey no importa cuanto tardara en llegar a casa, ella era la mujer de sus sueños y también se encontraba su pequeño, lindo, dulce, adorable e inocente hijo, solo con pensar en el saltaba de emoción porque lo que mas quería era darle un abrazo de oso y decirle lo lindo que era, Tsuna siempre fue un niño adorable y aun con todos los años que habían pasado lo seguía siendo.

Sus lloriqueos eran ya algo común en la oficina y algo con lo que tenía que lidiar de forma diaria Oregano quien trabajaba con Iemitsu, aun no entendía como después de tantos años no se le había pasado la estupidez de su jefe y aun no entendía como rayos lo soportaba su propio hijo y su esposa "Jefe deje de llorar y termine su trabajo"

"P-Pero extraño mucho a mi pequeño atún y también a mi Nana… quiero a mi Nanaaaaa"Oregano solo suspiro y negó con la cabeza, no importa cuantos años pasaran su jefe nunca cambiaba ni dejaba de ser tan infantil.

"Iemitsu deja de actuar como un idiota"Lal había visto toda la escena que su jefe había hecho y procedió a darle una lección para que actuara como un hombre, Iemitsu gimió al recibir las cachetadas que le propinaba la mujer.

"Déjalo Lal, comprendo el dolor de estar separado de la mujer que amas por tanto tiempo después de todo no puedo vivir un día sin ti, kora"Colonello había aparecido detrás de Lal y había coqueteada con ella como siempre lo hacía, Lal se sonrojó intensamente y procedió a aplicar el mismo castigo que había usado con Iemitsu "Idiota no digas ese tipo de cosas".

Iemitsu observó como la pareja ahora adultos discutían como siempre lo hacía pero a pesar de eso podía notarse que ambos se amaban. Habían pasado dos años desde que la batalla de los representantes había culminado con la victoria de su hijo y luego que se había expuesto la verdad de los Arcobalenos y Checker Face, cuando se había roto la maldición todos a excepción de Lal habían conservado su aspecto de bebé pero luego dos meses más tarde todos habían recuperado su aspecto adulto de la noche a la mañana, nadie podía creerlo, ese día toda Vongola festejo por los ex-bebés ahora adultos. No tardo mucho tiempo para que Colonello y Lal se casaran aunque claro habían aplazado la boda muchas veces por las constantes peleas de esos dos aunque era Lal la única que discutía, casarse era algo sumamente hermoso y único y no podía dejar de pensar en el día en que su único y amado hijo también se casara, él ya tenía 16 años y no pasaría mucho tiempo para que se casara con la chica de sus sueños, probablemente él y Kyoko estarían saliendo en citas ahora, en poco tiempo ellos se casarían y cuando se diera cuenta su hijito lindo se habría ido lejos de él y eso era lo que menos quería, necesitaba recuperar el tiempo perdido y pasar tiempo de calidad con él. Harían de todo tipo de cosas, jugar al futbol como muchos padres, hablarían de cosas de hombres, le daría consejos cada vez que tenga una cita con su novia, la ayudaría en sus estudios y entrenamientos y lo avergonzaría cada vez que pudiera adelante de sus amigos y novia contando los momentos más vergonzosos de cuando era un niño.

Desde que Reborn había llegado a la vida de su hijo había empezado a odiarlo, no por entrenarlo hasta casi matarlo sino porque muchas veces había tenido el descaro de decir que sabía más de mi hijo que yo, su propio padre, desde un inicio Reborn no tenía ningún derecho de afirmar eso, él conocía muy bien a su hijito lindo y Reborn solo tenía un par de años de estar con él, le faltaba mucho para poder decir que conocía a su hijo. Estaba decidido, no permitiría que Reborn le quite a su pequeño hijo, era tiempo de intervenir, haría que su hijo lo llamara 'Papá' que dijera cuanto lo quería y que lo buscara cada vez que necesitaba algo, era tiempo de reclamar a su hijo y alejarlo del asesino a sueldo, esa era su determinación "Oregano prepara el Jet hacia Japón".

Mientras Iemitsu tenía el aura que usaba cada vez que hacía una rabieta porque quería algo los otros ocupantes de la habitación solo podían facepalm por la estupidez de su jefe, mientras Oregano intentaba calmarlo y Basil lo alentaba, en una esquina de la habitación Lal y Colonello conversaban de forma silenciosa.

"¿Qué crees que diga cuando se entere, kora?

"Con el idiota de Iemitsu es fácil saber porque siempre presume de su 'lindo e inocente' hijo, es una lastima que no estaré ahí para poder ver su expresión"

"Es cierto, es imposible que Tsuna siga siendo inocente con Reborn a su lado, kora"

"¿Crees que deberíamos de advertirle a Reborn que nuestro estúpido jefe ira de visita?"

"Naaa déjalo. Reborn sabrá que hacer en el momento, kora"

Ambos solo podían pensar en la tormenta que se acercaba a la familia Sawada y se preguntaban lo que haría su jefe una vez se enterara del tipo de cosas que hacía su hijo en realidad.


El avión al fin había llegado a su destino e Iemitsu solo podía saltar de la emoción como un niño que por fin sus padres le comprarían su juguete favorito con una sonrisa tonta, se subió al auto negro que sus subordinados le habían preparado para llevarlo a su destino, faltaban alrededor de 30 minutos para llegar a su casa y había decidido que sería una visita sorpresa, quería ver las caras perplejas de su Nana y su pequeño angelito y también de los otros niños que habían adoptado como suyos, incluso había traído una cámara para recordar lo memorable que sería la escena.

Comenzó a mover los pies con impaciencia, estaría dos semanas solo compartiendo el tiempo con su familia y había hecho una lista de actividades para realizar después de todo su hijo ahora mismo no tenia la escuela y tendrían mucho tiempo juntos, Nono había sido muy benévolo al permitirle estar junto a su familia por tanto tiempo, dio más saltos de emoción, estaba tan sumergido en sus fantasías que no noto cuando el auto se detuvo frente a su casa hasta que su subordinado lo saco de sus cavilaciones.

"Señor hemos llegado" hablo su subordinado mientras abría la puerta del auto y se inclinada ante él. Fue cuando Iemitsu noto que estaba en casa, una sonrisa tonta apareció en su cara y con pasos apresurados salió del auto y se dispuso a despedir al conductor.

"No tienes porque ser tan formal Michael en torno a mí y gracias por tu bien trabajo" su subordinado sonrió brillantemente ante el halago de su jefe "Puedes irte. Ya no te necesitare mas"

"Entendido jefe" con esto Michael subió al auto y se marcho poco después de ver a su jefe entrar con seguridad a la pequeña vivienda.

Iemitsu abrió lentamente la puerta de su casa pensando en que diría su mujer al entrar y sabiendo que sería tratado como un rey cuando al fin entrara, cuando observo dentro noto que no había nadie, eso lo decepciono un poco, examino minuciosamente cada habitación y los detalles de la casa que no estaban presentes desde que había visitado su hogar la última vez.

Entro a la cocina que también estaba vacía, suspiro en decepción porque la cocina era el lugar en que siempre estaba su mujer, al fin noto una nota que estaba en el refrigerador.

Tsu-kun y Reborn-kun saldré de compras con los niños y no volveré hasta

en la tarde. Pórtense bien mientras no estoy

Att. Mamma

¿Pórtense bien? Eso era extraño viniendo de su mujer aunque era probable que se refería a las travesuras del tutor de su hijo porque Nana no era del tipo de personas que diría algo así, decidió ignorarlo y procedió a buscar a su hijo lindo, lo más probable es que estaría en su habitación. Se dirigió al segundo piso donde se encontraban la habitaciones, con paso lento camino al cuarto de su hijo pero un ruido lo hizo detenerse "ngh"¿Qué carajos había sido eso? Tenía una idea muy clara de lo que podría estar sucediendo en la habitación de su hijo, ese ruido se había escuchado como su hijo pero se negaba a creer que su Tsu-kun estuviera con un chico, el siempre había estado enamorado de Sasagawa Kyoko así que no había razón para que estuviera con otra persona. Camino un poco mas hasta posicionarse frente a la puerta, con vacilación empezó a abrirla y se asomo en el pequeño espacio que había dejado abierto y empezó a examinar la habitación y lo que vio lo hizo congelarse, su precioso hijo se encontraba recostado en su cama con la cara sonrojada y gimiendo sin pudor, un poco de saliva de escurría de la comisura de sus labios y estaba totalmente desnudo y encima de el se encontraba ¿Reborn? también desnudo y besando todo el cuerpo de su pequeño bebe, se suponía que el "tutor" de su hijo debería de estar entrenándolo y no aprovechándose de él y el colmo fue cuando empezó a preparar la entrada de su hijo con sus dedos y mientras chupaba los pezones de su hijo"R-Reborn ahh m-mas r-rápido ngh"eso había sido demasiado para él.

Tsuna y Reborn se detuvieron sus acciones al escuchar un ruido fuera de la habitación, sabían que Nana y los niños habían salido (Así que por eso es que habían aprovechado la ocasión) y Reborn se levanto para abrir completamente la ya abierta puerta y lo que vio lo hizo reírse como nunca, en el suelo se encontraba Iemitsu con una cara de total estupidez y un pequeño derrame nasal. El sabia que algún día tendría que decirle que estaba saliendo con su hijo pero la forma en que lo descubrió había sido épica aunque la explicaciones serian problemáticas, mejor dejaba que Nana se encargara de hablar con su suegro.

"¿Qué hace Papa aquí Reborn?"Tsuna estaba muy avergonzado al saber que su padre lo había visto mientras hacia ese tipo de cosas con su novio, se disponía a vestirse pero Reborn se lo impidió.

"No te preocupes, el tiene que aceptar ahora que eres mío y que no te entregare a nadie"sonrió al ver el lindo sonrojo de su Tsuna"Además mejor terminemos lo que empezamos, Iemitsu no se despertara pronto y Nana y tus hermanos se tardaran en el mercado por lo que tenemos que aprovechar un poco"al ver que no había replica por parte de su amante se dispuso a seguir violándolo porque estaba seguro que en los próximos días Iemitsu no permitiría que su lindo hijo se quedara a solas con él y no estaba dispuesto a permanecer en abstinencia por el capricho de ese hombre.


Le dolía la cabeza como el infierno, estaba desorientado y no recordaba lo que sucedió, entre abrió sus ojo y examino la habitación, a su derecha estaba un tocador y frente a él había un armario, por la estructura de la habitación noto que era el cuarto que compartía con su mujer, comenzó a recordar el porqué estaba en su casa, venia de visita a pasar tiempo con su hijo, su mujer no estaba en casa por lo que fue a la habitación de su hijo, y en su habitación había… el recuerdo lo dejo pálido, recordaba el estado de su hijo y como la persona a la que le había confiado su protección lo estaba violando.

Se levanto rápidamente y corrió al cuarto de su hijo con la determinación de que lo salvaría de esa bestia, protegería a su hijo y no permitiría que Reborn siguiera abusando de él, al entrar al cuarto noto que no había nadie, quizás solo había sido un sueño, un mal sueño o tal vez lo había imaginado pero muy dentro de el sabia que la cruda realidad era que lo que había visto era la verdad. Bajo las escalera en su búsqueda y un olor familiar lo hizo caminar a la cocina, ahí estaba su mujer preparando un banquete como siempre y vio que sus hijos adoptados corrían por toda la habitación, al reconocer a su mujer inmediatamente olvido a su hijo y procedió a abrazarla y decirle cuanto la amaba como siempre hacían.

"Mi preciosa Nana ¿Me extrañaste? Mientras viaja por el mundo en las frías noches cuando observaba las estrellas solo podía pensar en ti" hablo Iemitsu mientras desprendía un aura brillante y sonreía como un verdadero idiota, Nana se sonrojo ante las palabras de su marido.

"Yo también te extrañe cariño. Han sucedido tantas cosas desde la última vez que viniste" eso solo lo hizo revivir lo que había visto horas antes, quizás Tsuna tenía miedo y vergüenza de decir que Reborn abusaba sexualmente de él o quizás Reborn había amenazado a Nana de que si decía algo los mataría a todos, aun se negaba a creer que su hijo lo permitiera a Reborn que lo tocara "Nana acerca de Reborn y Tsuna…" Nana al ver el rostro serio de Iemitsu inmediatamente comprendió sus preocupaciones, después de todo Reborn-kun le había pedido que hablara con el antes de que hiciera un escándalo pero antes que pudiera decir algo uno de sus hijos lo interrumpió "No sabes nada, hasta Lambo-san sabe"Iemitsu inmediatamente aprovecho porque sabía que los niños decían la verdad "y que es lo que sabes Lambo-chan"

"Tsuna-nii y el idiota de Reborn son boyfriends. Hasta Lambo-san sabe eso" Iemitsu se congelo ante eso, no era posible, se negaba a creerlo, su hijo estaba enamorado de la hermana pequeña de su guardián del sol, no podía estar enamorado de Reborn, era sencillamente imposible "Nana ¿Dónde están Reborn y Tsuna?"Tenía que encontrarlos y salvar a su hijo.

"Tsu-kun y Reborn-kun salieron cuando llegue a casa. No me dijeron a donde iban, solo que volverían hasta la cena"

"¿En verdad Reborn y Tsuna… tienen una relación?"

"Así es, ambos salen desde hace dos años. Reborn-kun es el novio que siempre espere para Tsu-kun" ¿Dos años? ¿Había abusado de el por dos malditos años? Prácticamente desde que se había roto la maldición Arcobaleno y después que el había regresado a Italia, el maldito se había aprovechado de que no estaba para hacer de las suyas con su hijo. Pero no permitiría que esto siguiera, ahora mismo juraba que alejaría a Reborn de su hijo aun si tenía que matarlo, el salvaría a su inocente hijo de las garras de la malvada bestia. Un aura principesca empezó a rodearlo sin darse cuenta de que Reborn y Tsuna habían regresado, y también ignoro el hecho de que Reborn había leído su mente y aceptaba su reto "Ya veremos si puedes quitarme a Tsuna, Iemitsu"se había iniciado una guerra entre ambos, uno planeaba proteger a su hijo y el otro no permitiría que lo separaran de su amado, y ninguno estaba dispuesto a perder.

Continuara


Espero que les haya gustado esta pequeña introducción de lo que será el fic, deben de saber que la mayor parte de los capítulos serán desde el punto de vista de Iemitsu y acepto comentarios y sugerencias para agregarlos a los capitulo. Espero les guste y acepto comentarios.

Besos y cuídense.

Ciao.