5.- Aceptación y vuelta a Hogwarts.

Cuando la confederación internacional de magos recibió la respuesta de la isla, se reunió para recibir a la delegación de avalon.

Como en la primera reunión se produjo una gran expectación.

Con todo el concilio mágico reunido los representantes de la población aspirante a ser miembro fueron llamados a la reunión.

Los cinco mismos magos y brujas, de la isla, entraron en la sala.

- ¡¿Han decidido?!.- pregunto Dumbledore. Amelia asintió y saco un pergamino.

- ¡Los cinco magos escogidos para una visita a nuestra isla son estos!;- Comenzó la bruja. Todo el mundo estaba pendiente de los nombres.- ¡Víctor Krum!.- mucho exclamaron sorprendidos.- ¡Phillipe Delacrue!.- mas murmullos.- ¡Charles Weasley!.- Amelia miro a Dumbledore al nombrarlo. Pudo ver una pequeña sonrisa en el viejo.- ¡Tokimatsu Makunayama!.- muy pocos reconocían el nombre, salvo claro el representante japonés en la sala.- ¡y por ultimo!, ¡Thabata O, Maley!.- varios periodistas salieron de la sala con rapidez.- ¡Esos son los magos a los que nuestro señor ha permitido acceso a la isla durante unos días!.

- ¡Nos pondremos en contacto con ellos inmediatamente!.- dijo Dumbledore. En su mente ya preparaba su plan. Lo primero avisar a Molly para que lo ayudara con su hijo.

- ¡No será necesario!.- respondió Amelia. Dumbledore la miro sin entender.- ¡Antes de acudir a esta reunión, les mandemos una lechuza para que se presentaran!.- La mujer disfrutaba de la frustración que podía ver en los ojos de Dumbledore.- ¡Están esperando en el exterior!.

- ¡Estupendo!.- respondió el viejo conteniendo su ira.

- ¡Aceptamos también el punto en el que se solicita que el señor de la isla termine sus estudios y nos parece justo!.- saco un pergamino.- ¡Su madre terminara el ultimo año que le resta para conseguir sus Timos!. ¡Esta es la lista de los tutores que la instruirán!. ¡Cuando llegue el momento realizara lo exámenes en la academia…!.- Dumbledore no la dejo seguir.

- ¡Hannah Potter!.- dijo el anciano.- ¡Esta obligada a terminar su ultimo año en Hogwarts!.- respondió Dumbledore sacando un pergamino.- ¡Ella firmo este documento en el que se compromete a ello!.- Amelia se puso seria. Como habían dicho los chicos el maldito viejo haría algo como esto. Sabían que el pergamino con la firma era falso, pero no podían demostrarlo. Tratar de negarlo, solo causaría más problemas.

- ¡En ese caso tenemos algunas peticiones!.- respondió ella.

- ¡No creo que este sea el lugar para…!.- Albus no termino.

- ¡Si se obliga a la máxima dirigente de una nación a hacer algo, es justo que se le permitan algunas ventajas!.- respondió Lupin.- ¡Su condición la convierte en un objetivo de alto riesgo!.

- ¡Hogwarts es considerado el lugar mas seguro de…!.- de nuevo el viejo fue callado.

- ¡Cállate viejo!.- dijo Tonks mientras todo el mundo la miraba sorprendido.- ¡Ya conocemos la seguridad de su viejo castillo!. ¡¿O lo ha olvidado?!.- la joven bruja saco un pergamino.- ¡Usado para contener un elemento de alta peligrosidad en un lugar no establecido para ese fin!. ¡Una criatura muy peligrosa moviéndose por sus seguros pasillos!. ¡Un basilisco en concreto!.- todos dejaron escapar una gran exclamación.- ¡Un, ahora comprobada su inocencia, peligroso criminal moviéndose por sus terrenos!. ¡Manipulación de un torneo mágico muy peligroso por un mortifago que permaneció bajo sus narices durante todo un año!.- Dumbledore estaba cada vez mas molesto. El resto de los presentes miraba a la bruja mientras hablaba y después al viejo mago sorprendidos.- ¡Contratación de varios profesores no capacitados sin comprobar sus habilidades, o mas bien la falta de estas!.- puso el pergamino sobre una mesa.- ¡Y hace poco mas de un año una gran batalla justo frente sus puertas!. ¡En las que murió el señor de nuestra nación!.- miro a sus compañeros.- ¡Creo que no olvido nada!.

- ¡Todo lo que ha dicho es discutible!.- al decir esto Dumbledore, los cinco levantaron sus varitas. Fueron apuntados por una gran cantidad de aurors de todas las naciones.

- ¡Yo!.- todos comenzaron a la vez diciendo su nombre.- ¡Juro por mi magia que de todo lo que se dice en ese pergamino!.- señalaron el que Tonks había dejado en la mesa.- ¡Podemos aportar recuerdos y testigos que lo pueden confirmar!.- al instante un brillo salio de las cinco varitas. Con los juramentos validos el viejo mago tuvo que callarse.

- ¡¿Todo es cierto?!.- pregunto un mago a Dumbledore.- ¡¿Ha sucedido todo lo que dicen en su institución?!.- el viejo manipulador puso su habitual sonrisa de abuelo.

- ¡Es comprensible que muchas cosas puedan escapar de mi control!.- suspiro.- ¡Admito que en ciertos casos me confié!.- todo el mundo comenzó a protestarle.

- ¡¿Entienden por que pedimos que nuestra señora tenga ciertos privilegios?!.- grito Amelia. Muchos asintieron.

- ¡Votemos!.- grito alguien.

- ¡SIII!.- respondían otros. Dumbledore llamo a la clama y hablo.

- ¡Estoy dispuesto a admitir ciertos privilegios!.- dijo el mago.- ¡Pero hay que tener en cuenta que la señora Potter no puede ser considerada una mandataria de un país si todavía no ha sido reconocido como tal!.- el viejo miro a Amelia.- ¡Sugiero que se termine la negociación antes de comenzar otra!.- varios asintieron al oír al mago.- ¡¿Que dos naciones los apadrinan?!.- pidió el viejo muy interesado. Había hablado con varios países para asegurarse su colaboración en caso de que la isla se pusiera en contacto con alguno de ellos. El viejo vio la sonrisa en la cara de la bruja Bones y algo dentro de el le dijo que las sorpresas aun no habían terminado.

- ¡Las dos naciones que han accedido a ser nuestras valedoras son la nación Duende y la nación Veela!.- respondió Amelia divertida. La reacción no se hizo esperar todos los miembros comenzaron a protestar.

- ¡Eso no es valido!.- dijo uno de los representantes.- ¡Tiene que ser un país reconocido!.- Los cinco magos de Avalon se miraron con una mirada falsa de sorpresa.

- ¡En la documentación que se nos envió!.- dijo Amelia.- ¡No se especifica eso!.- saco un pergamino.- ¡Aquí dice expresamente que teníamos que ser apadrinados por dos naciones!. ¡Y ambas son reconocidas como naciones mágicas!.

- ¡¿O están diciendo que los Duendes y las Veelas no son naciones mágicas?!.- dijo con toda la intención lupin.- ¡Sabemos que no tienen un asiento como miembros, pero son reconocidos como naciones de seres mágicos!. ¡¿Se atreverán a negar esto también?!.

- ¡No pongan palabras en nuestras bocas que no hemos dicho!.- dijo otro mago molesto.

- ¡Entonces es aconsejable que especifiquen mas en el futuro!.- respondió Tonks.- ¡Aunque estamos muy satisfechos con el apoyo de ambas naciones!.

Una Veela muy hermosa y un Duende muy tranquilo entraron en la sala. Todos se sintieron muy atraídos por la mujer que era consciente de ello.

- ¡Los representantes de ambas naciones!.- informo Amelia.- ¡Madeleine Debellefile!. ¡Y el señor Griphook!.

Varios miembros murmuraban al ver a la pareja. Pero ninguno se atrevía a protestar abiertamente sobre la decisión de los isleños de Avalon. Todos los países tenían Duendes que manejaban sus finanzas y había Veelas en comunidades en varios lugares del mundo. Ofender a cualquiera de ellos podría acabar en un conflicto abierto, y grandes pérdidas.

Dumbledore se frotaba las manos con fuerza. Habían conseguido pasar a través de sus planes y se habían hecho con la ayuda de dos naciones influyentes a las que no podía manipular.

Lo único a su favor era que tendría un año para tratar de convencer a la joven para que le permitiera el paso a la isla o le entregara la custodia de su hijo. Solo podía esperar para ver cuales eran las condiciones que solicitaba Amelia y el resto, y buscar la forma de burlarlas.

- ¡Hemos cumplido lo que se nos pidió!.- dijo Tonks.- ¡Creo que seria justo que se pronunciasen!.- termino mirando a todos.

Después de una breve discusión en la que también intervinieron la Veela y el Duende, se acordó realizar la votación.

Avalon fue reconocido como un país mágico por poco más de la mitad de los miembros. Muchos se abstuvieron y otros simplemente se negaron. La razón de negarse era simple, Amelia y el resto de representantes recibieron pequeños memorandums en forma de aviones de papel en los que se ofrecían a cambiar su voto si accedían a un trato. Cada oferta recibió el mismo trato, fueron calcinadas sobre la mesa sin siquiera ser vista por todos los demás. Los que más se ofendieron votaron en contra de su entrada.

Terminada la votación Avalon fue reconocido como un país miembro de la confederación internacional de magos, de forma temporal, en espera de recibir el informe de los cinco magos y brujas que irían a la isla y de que cumplieran algunas otras condiciones previas.

En cinco meses la confederación se volvería a reunir y se decidiría su ingreso definitivo o la negación de este.

Durante toda la votación Dumbledore había estado algo ausente. En su cabeza trataba de idear una forma de reunirse con los cinco magos que irían a la mítica isla.

Decidió que en cuanto terminara la reunión se acercaría a los dos que conocía, Charla Weasley y Víctor Krum. Después de lo que hizo para sacar a la chica de la isla, seria una tontería el tratar de hacer algo parecido. Solo necesitaba que ellos encontraran una forma de entrar en la isla, el haría el resto. Sonrió al pensarlo. Tal vez el destino de la chica era el mismo que el de la pobre Lily Potter.

Cuando la reunión había casi acabado Amelia hablo de nuevo.

- ¡Falta por decidir el tema de las protecciones que tendrá nuestra señora!.- dijo la mujer. Un mago se levanto molesto.

- ¡¿Por que tendríamos que hacerlo?!. ¡Habladlo con Albus!.- dijo un mago algo molesto.

- ¡Ya ha quedado claro que no nos fiamos de Dumbledore!.- añadió Lupin.- ¡Preferimos que todos los miembros sepan lo que se hará y no se produzcan sorpresas después!. ¡Piensen que están colocando a la máxima mandataria de un país bajo el control de un solo hombre!. ¡No me parece que eso sea muy conveniente o justo para el resto de miembros!.- muchos murmuraban asintiendo.

- ¡Pasare por alto el malentendido sobre mi honorabilidad!.- respondió el viejo con rapidez, aguantando para no atacarlos.- ¡No veo la necesidad de mantener a mis compañeros aquí mas tiempo del necesario!.- respondió Dumbledore molesto. Lo que menos quería era que todos supieran lo que se haría y limitaran sus posibilidades.- ¡Estoy de acuerdo con Etccio!.- dijo señalando al mago que había protestado.- ¡en que somos capaces de llegar a un entendimiento!.

- ¡No llevara mucho tiempo!.- dijo Amelia.- ¡Hannah Potter no se alojara en el castillo!.- antes de que Dumbledore protestara, lo callo.- ¡se la obliga a asistir a clase, no a residir entre sus muros!. ¡Su condición seria parecida a la de Beauxbatton y Durmtrang durante el torneo de los tres magos!.- Nadie podía discutir eso.- ¡Acudirán con ella, varios alumnos mas a terminar sus estudios y todos estarán en la mismas clases que ella!. ¡Sin discusión!.- de nuevo el viejo mago se tenso.- ¡Nunca se le permitirá estar a solas con un profesor, alumno o cualquier otra persona no relacionada con Avalon!. ¡En especial, Albus Dumbledore!.- todos murmuraron.- ¡Esto también se aplicara al resto de alumnos que la acompañaran!.- Amelia ignoro todo y continuo.- ¡En caso de sufrir detenciones, esas se realizaran en el lugar en el que resida y bajo supervisión!. ¡Junto a ella iran también varios adultos, encargados de su seguridad!. ¡Y ninguno podrá estar, en ningún momento, en solitario con cualquier otra persona no relacionada con la isla!.- los murmullos eran algo mas audibles. Dumbledore estaba a punto de saltar sobre la bruja.

- ¡Lo que piden aislara completamente a la chica del resto de alumnos!.- dijo una bruja.- ¡Es como si estuviera presa!.

- ¡Todas estas peticiones fueron hechas por nuestra señora expresamente!.- respondió Tonks.- ¡Y después de lo que ha sucedido en ese castillo, no me extraña!.

- ¡Como decía!.- continuo Amelia.- ¡La comida y el mantenimiento de los alojamientos, será hecha por los elfos de Avalon!. ¡No se permitirá a los de Hogwarts el acceso a las dependencias de nuestros alumnos!. ¡Eso también incluye a los fantasmas, cierto polstergueist, o los cuadros del castillo!.- El viejo mago apretaba con fuerza las manos. Apenas tenia margen de maniobra para actuar.- ¡Se permitirá la libre salida de los terrenos de Hogwarts!.- de nuevo el viejo abrió la boca para protestar.- ¡Hannah Potter es adulta mas allá de la edad normal y tiene responsabilidades con su hijo y nación!.- nadie podía discutir ese hecho.- ¡También nos reservamos el derecho de modificar estas sencillas peticiones, en caso de un imprevisto!.- añadió al final. Amelia miro a sus compañeros.- creo que no se me olvida nada.

- ¡Hay una cosa mas!.- dijo Lupin mirando a Dumbledore.- ¡Ninguno de los alumnos de avalon entrara en el aula de pociones con Severus Snape!.- el viejo podía sentir el odio en la mirada del licántropo.- ¡La asignatura será impartida por alguien de nuestra confianza!. ¡Es mas, se permitirá el acceso a aquellos alumnos que lo deseen!.

- ¡Re…, Señor Lupin!.- respondió Dumbledore.- ¡Usted sabe que el profesor Snape es un reconocido maestro de pociones!. ¡Seria muy injusto el no permitir a los jóvenes el no beneficiarse de su experiencia!.

- ¡Gracias a Severus Snape, ninguno de los estudiantes de Avalon se piensa siquiera entrar en su clase para acabar los estudios!.- se oyeron murmullos.- ¡Si es un profesor tan capaz!.- miro a todos.- ¡¿Por que hace mas de diez años que no aparece un mago o bruja interesado en la curación, aurors o tratar de conseguir la maestría de pociones en su país?!.- saco un pergamino.- ¡Es mas!, ¡solo consiguen acabar, el séptimo año, alumnos de Slytherin de familias de sangre pura, que no están interesados en seguir estas carreras!.- de nuevo gran cantidad de murmullos.

- ¡No puedo hablar sobre las preferencias de los jóvenes!.- respondió el viejo con su habitual tono de abuelo bonachón.

- ¡Entonces no veo el problema con nuestra petición!.- termino el licántropo. Albus se dio cuenta de que lo habían pillado.- ¡¿O acaso es por que es un legemante experto y podría entrar en las mentes de nuestros jóvenes?!.- el anciano se paralizo ante lo que el licántropo había dicho. Esto podía traer muchas e indeseables consecuencias.- ¡Esta es otra de las razones por las que ningún estudiante de Avalon debe estar cerca de el!.- la sala estallo en murmullos.

- ¡Eso no es…!.- el viejo fue callado de nuevo.

- ¡Podemos presentar pruebas de que instruyo a Harry Potter en oclumancia!.- añadió Tonks. Ya había varios países que reclamaba abiertamente al mago.- ¡Varios de sus amigos son ciudadanos de Avalon!.- Dumbledore sabia que era cierto.- ¡Estarían mas que dispuestos a proporcionar sus recuerdos si es necesario!.- al decirlo la metamorfomaga miro directamente al viejo manipulador.- ¡Y no piense en hacer que su protegido de otra clase por que nuestros jóvenes saldrán de ella automáticamente!.- termino advirtiendo.

Dumbledore sabia que lo habían vuelto a derrotar. La chica Granger sabía más que eso. Podían descubrir que, el mismo, había usado legimancia en Potter y otros alumnos. Eso acabaría con su buen nombre y credibilidad. Mirando a la sala, se dio cuenta de que podía haber perdido algo mas que el libre acceso a la viuda Potter. Su puesto como jefe de la confederación internacional de magos estaba pendiente de un hilo.

- ¡Esas son nuestras condiciones!.- hablo de nuevo Amelia Bones.- ¡El incumplimiento de alguna de ellas, con el consiguiente riesgo para alguno de nuestros jóvenes, será mas que suficiente para retirarlos de su colegio!.- hizo énfasis en esto.- ¡y volver a nuestro país!.- miro a toda la sala.- ¡No creo que lo que pedimos sea mas de lo que se ofrece a muchos de sus hijos!.- muchas brujas y magos en la sala asintieron conformes. Amelia se giro y encaro a Dumbledore.- ¡¿Cual es su respuesta Director Dumbledore?!.- le pregunto con odio en la voz.

Albus sabia que no podría hacer nada y se limito a asentir. Tendría que conseguir llegar a la chica y actuar antes de ser descubierto. Asintió dando su conformidad ante las peticiones. Los magos de Avalon sonrieron.

- ¡Hannah Potter!. ¡Tiene algo que decir ante ustedes!.- Tonks se adelanto levantando un pergamino.- ¡En caso de que ella sufra un fatal accidente!.- se oyeron murmullos.- ¡ha designado una serie de guardianes para su hijo y heredero!.- al hablar se giraba mirando a todo el mundo.- ¡Si ninguno de la lista fuera capaz de cumplir su cometido!. ¡Un grupo de tres habitantes de Avalon serán sus guardianes hasta su mayoría de edad!.- miro a Dumbledore.- ¡Y en ningún caso, bajo ninguna circunstancia, Albus Dumbledore podrá ser su guardián o estar relacionado con el joven señor!.- la sala entera comenzó a hablar sobre lo que habían oído.- ¡Ni el, ni nadie que se le relacione!. ¡Y esto es irrevocable!. ¡En caso de que sucediera lo que tememos, los guardianes tendrán que dar un juramento mágico de respetar la voluntad de la madre del niño!.- el viejo se agarro a la mesa tratando de controlarse. Sintió como una de sus uñas se partía. Tonks tenia algo más que decir.- ¡Esto también se aplicara de igual forma a Tom Riddle!. ¡Más conocido como Lord Voldemort!.- la gente se estremeció al oír el temido nombre.- ¡o cualquiera de sus entupidos seguidores!.- puso el pergamino sobre la mesa.- ¡También asegura que su hijo nunca asistirá a Hogwarts!.- se oyeron murmullos de la sala.- ¡Ya se ha organizado su educación en otra prestigiosa escuela mágica!. ¡Todo ha sido registrado y de mutuo acuerdo con contrato mágico en Gringotts!.- termino mirando divertida a la cara roja de Dumbledore. Al alejarse pensó en lo mucho que Harry disfrutaría de este recuerdo.

- ¡Si nadie tiene nada mas que decir!.- pregunto Amelia.- ¡Regresaremos a nuestro hogar!.- señalo a los recién llegados.- ¡Los cinco observadores que se han escogido, nos acompañaran!.

- ¡¿Por que tan pronto?!.- pregunto un mago.- ¡Nadie ha tenido tiempo de informarles sobre lo que tienen que hacer en la isla!.

- ¡Exactamente!.- respondió Lupin.- ¡Nadie ha tenido tiempo de influenciarlos o tratar de obligarlo de cualquier manera!. ¡Serán mas que capaces de actuar con imparcialidad!.- añadió algo mas.- ¡Pero si se fijan verán que serán mas que capaces de cumplir su cometido!. ¡Un jugador reconocido de Quiddich, vera como es la vida y si hay algo mal con la forma en que son tratados sus habitantes!. ¡A eso también ayudara un reconocido auror!.- el licántropo hizo una ligera reverencia al mago japonés, que se la devolvió.- ¡que podrá ver y juzgar sobre nuestras leyes!. ¡Junto aun reconocido político y hombre de negocios!.- repitió la reverencia al mago francés. En respuesta el señor Delacrue asintió sonriendo.- ¡Si a ellos se añaden un mas que competente cuidador de dragones y conocedor de la vida mágica!.- dijo mirando a Charly Weasley que sonrió.- ¡y una reconocida botánica y pocionista!.- sonrió mirando a la mujer, que parecía ponerse aun mas erguida por la atención recibida, antes de girarse de nuevo al mago.- ¡creo que cumplimos casi todos los aspectos de la vida en nuestra nación!.- nadie podía negar eso.- ¡Es mas que factible que comencemos todo a la mayor brevedad ya que todos estamos dispuestos!.- los cinco magos que irian a la isla como observadores asintieron conformes.

- ¡Si nos disculpan, tenemos que irnos!.- añadió Amelia. Todos los representantes asintieron.

Nadie podía negar que habían sabido escoger a la hora de seleccionar a los observadores. El jefe warlock y director de Hogwarts se contenía como podía. Apretaba con fuerza los brazos de la silla, clavando incluso parte de las uñas en la madera. De nuevo habían conseguido cerrarle el camino y no tendría tiempo de acercarse a ninguno de los magos escogidos para entrar en Avalon.

-x-

Los diez magos salieron de la sala y fueron hacia la zona de aparición.

En el exterior, de nuevo fueron rodeados de multitud de magos y brujas que tenían algo que pedir u ofrecer.

Amelia saco la cuerda traslador y en ese momento se produjo un extraño ataque.

Un grupo de mas de veinte magos se acerco a la bruja, todos bien agarrados entre si, y dos se agarraron a ella.

Antes de que nadie pudiera actuar uno puso su varita sobre el traslador activándolo.

Al instante Amelia y la gran comitiva desaparecieron. Atrás quedaron el resto de representantes de Avalon, junto con los cinco magos designados y el ultimo mago de la extraña comitiva. Este al verse abandonado saco la varita para ser sometido al instante.

Lupin se acerco y le subió la manga. Allí se podía ver la marca tenebrosa.

- ¡Mortifagos!.- dijo simplemente el licántropo.

- ¡Merlín!. ¡Eran más de veinte!.- dijo alguien. Los representantes de la isla se limitaron a encogerse de hombros y acercarse a sus acompañantes.

- Amelia estará de regreso pronto.- respondió con tranquilidad Tonks.

- ¡Pero todos esos magos oscuros…!.- dijo la botánica amiga de McGonagall.

- ¡Sin ser invitados nadie puede entrar en Avalon!.- termino el licántropo algo mas alto para ser escuchado por todos.

- ¡¿Que pasara con ellos?!.- pregunto alguien.

- ¡No lo sabemos!.- respondió Tonks mirando como el mortifago era detenido por un par de aurors.- ¡Y viendo lo que son, no nos importa!.

- ¡¿Como pueden hacer algo así?!.- reclamo una bruja.

- ¡Cada país tiene reglas propias!.- añadió Lupin.- ¡No hay excepciones!. ¡Hemos informado de lo que sucedería si alguien trataba de entrar en nuestro país!.- añadió mirando a todos.- ¡No hemos mentido nunca!. ¡La culpa es de ellos por no hacernos caso!.- miro a la bruja.- ¡Si para entrar en su casa tengo que saltar un gran hoyo y usted me lo ha dicho!. ¡Si la ignoro, trato de entrar y me caigo!, ¡¿de quien es la culpa suya o mía?!.- la bruja no se atrevió a replicar.

Amelia regreso diez minutos después y todos tomaron el nuevo traslador a la isla. Ninguno de los presentes se atrevió si quiera a acercarse a ellos.

Todo esto fue visto por Dumbledore desde la entrada. Sabía que todos sus planes serian inútiles sin la autorización real de acceder a la isla. Y la viuda Potter ya se había asegurado de que el nunca podría conseguir acercarse al joven señor. Ya no tenia dudas de que Harry Potter antes de morir, había informado de todo lo necesario a su esposa y amigos. Pensó detenidamente sobre sus posibilidades y vio que eran muy pocas. Al final tendría que aguantar hasta que el heredero saliera de la isla a cursar sus estudios mágicos. Cuando averiguara donde estaba haría lo que hiciera falta para acercarse a el. Mientras, tendría que recomponer su reputación y averiguar la forma de que los Avalitas fuesen los mal vistos. Tendría que esperar a que los observadores regresaran para saber más. Aunque lo que acababa de suceder con los mortifagos podría serle de utilidad, marcándolos como intolerantes y… con el tiempo, magos oscuros.

Dos días después un barco de transporte Muggles viajaba por el borde del triangulo de las bermudas en dirección a puerto.

Un marinero miraba nervioso el mar. Había oído las historias que corrían sobre ese lugar. En el agua vio unos trozos de tela negra que flotaban sin rumbo. Cogió sus prismáticos y busco en el horizonte algún rastro de combustible o restos de un naufragio.

Diez minutos después volvía a sus obligaciones, molesto por que unos trozos de plástico habían hecho funcionar su imaginación.

Ese fue el único indicativo de lo que les sucedió a los mortifagos.

-x-

En su guarida Voldemort no dejaba de llamar a Rabastar y Rodolfus Lestrange. Ellos eran los líderes del ataque a la isla de Avalon. No tenia forma se saber que había pasado con ellos. Sabía que un idiota se había dejado captura y que el resto habían usado el traslador que los llevaría a la isla. Pero después de eso nada.

El plan original era muy simple entrar en la isla. Asegurar el lugar en el que aparecieran y después hacer un traslador para guiar al resto al lugar.

Pero nada de esto había sucedido y ninguno de los enviados a esa mision respondía a su llamado.

Cuando leyó el profeta del día siguiente encontró la razón de que sus hombres no respondieran a su llamado. En primera plana se explicaba lo sucedido en la sesión especial de la confederación y lo sucedido cuando los representantes de la mágica isla salían. También hacían hincapié en la advertencia de no tratar de ir a la isla sin ser invitado, ya que podían acabar muy mal. Sin duda donde estuvieran no podían escapar o estaban muertos. El plan fue un rotundo fracaso. Su ira callo sobre el más cercano de sus seguidores.

Tendría que cambiar sus planes para que alguien se acercara a la chica Potter. Sabia que un ataque, daba igual el resultado, solo conseguiría que la isla se aislara mas del resto del mundo.

Reunió a todos los hijos de sus seguidores y les informo de su futura misión. Dudaba de que la mayoría lo consiguieran, ya que todos habían dicho o hecho algo en contra de Harry Potter o su nueva viuda.

Pero aun contaba con algunos que habían permanecido en segundo plano o de reciente ingreso entre sus filas. Tal vez estos si consiguieran algún resultado.

Irónicamente no sabría el destino de sus seguidores a menos que la propia Bellatrix se acercara a Gringotts. Algo que no sucedería a corto plazo.

-x-

Tres semanas después los cinco observadores regresaron a la confederación internacional de magos, acompañados de los cinco ya conocidos representantes de la isla mágica.

Solo podían contar maravillas de lo que habían visto.

- ¡Tengo planta que se creían extinguidas hacia años!.- dijo Thabata O,Maley.- ¡He conseguido aumentar los efectos de la poción matalobos!.- dijo señalando a Remus Lupin.- ¡Ahora el mago controla completamente al lobo!.- sonrió nerviosa.- ¡Aunque las transformaciones son aun igual de dolorosas!.- muchos de los presentes se impresionaron ante la noticia.

- ¡Los animales de las isla son increíbles!. ¡Los seres no mágicos son los que podríamos encontrar en cualquier bosque europeo, águilas ciervos, tejones, conejos, zorros, ardillas…!.- respondió Charly Weasley.- ¡En la isla reside una gran comunidad de fenix, pegasos y unicornios!.- hablaba nervioso.- ¡joder, es un paraíso para cualquier criatura de la luz!.- recordó algo.- ¡Además hay que reescribir los libros de criaturas mágicas!. ¡El dragón mas pequeño no es el Opalette de las Antípodas, es el Gargoile de Avalon!.- de nuevo gran cantidad de murmullos al oír esta nueva información.

- ¡¿No hay criaturas peligrosas?!.- pregunto alguien. Charly se rasco la nuca.

- ¡Cualquier criatura puede ser peligrosa si se la molesta!.- respondió el mago Weasley.- ¡Pero en esa isla solo he encontrado una criatura que se pueda asociar con cierta oscuridad!. ¡Y eso es según quien lo mire, para mi no lo son!.- todos lo miraban interesados.- ¡una pequeña manada de Theslas!. ¡Y lo divertido es que están muy cerca de los dragones ya que aprovechas los restos que ellos dejan!.- sonreía divertido.- ¡Y no se pelean!. ¡Viven cada cual en su lugar!.- miro a Dumbledore.- ¡Si Hagrid va allí no habrá ser vivo que lo saque de la isla!.- solo el director entendió lo que quería decir, el resto murmuraba sin entenderlo.

- ¡¿Que pasa con la gente?!.

- ¡No puedo decir la cantidad total de los habitantes!.- respondió Philipe Delacrue.- ¡Pero diría que apenas hay dos centenares de magos y brujas!. ¡Las construcciones son increíbles!. ¡Todas son muy antiguas, salvo las recién construidas claro, pero se conservan en perfecto estado y son amplias y muy acogedoras!. ¡La mayoria en piedra y madera de muy reinada elaboración!.¡Y completamente integrado en la naturaleza!. Es como salir de una magnifica cueva y entrar en un claro del bosque!.- trato de explicar.- ¡Todo parece construido y preparado para la mayor comodidad posible!. ¡Los elfos son libres y se les paga por sus servicios!.- todos murmuraron al oírlo.- ¡Incluso tienen un representante entre el gobierno de la isla!.- mucho protestaron molestos.

- ¡Las leyes y política del país no difieren con las de cualquier otro!. ¡El mayor castigo que se puede dar es el destierro y la eliminación de cualquier recuerdo del lugar!.- continuo el Auror Japonés.- ¡Tengo que admitir que me han impresionado de su nivel actual de desarrollo como comunidad!.

- ¡Todo regido por el dueño de la isla!.- dijo un mago simpatizante de Dumbledore.

- ¡El señor de la isla solo controla el acceso y expulsión de Avalon!.- dijo Krum.- ¡La gente solo esta regida por las leyes que ellos mismos han elegido!.- continuo.- ¡Es mas!. ¡El señor de la isla se someterá a muchas de ellas como un habitante más!.

- ¡Como ya dijimos!.- añadió Amelia.- ¡Nuestro señor solo se encarga de que Avalon no desaparezca para el mundo mágico!.- dijo la mujer mirando a Dumbledore.- ¡Si no hubiera ningún mago con su sangre, Avalon desaparecía para no regresar!.- se oyeron murmullos apagados.- ¡Los observadores han preparado un completo informe sobre nuestra isla!. ¡Se ha reunido con la señora de Avalon y han vivido como uno más de nosotros!.- los miro.- ¡Ellos pueden atestiguar que han tenido libertad para moverse por toda la isla!.- miro a Charly.- ¡Salvo cuando el señor Weasley quiso ver mas de cerca a un Gargoile!.

- ¡Y mientras me acuerde me lo pensare dos veces!.- los magos de Avalon se rieron.- ¡Creía que un colacuerno era peligroso!.- se subió la manga y todos pudieron ver una mordedura.- ¡Pero un Gargoile no tiene nada que envidiarle!. ¡Y era solo una cría!.- mucho estaban sorprendidos.- ¡Todo esta en el informe!

- ¡Antes de que nadie insinúe nada!- intervino Amelia.- ¡Estamos dispuestos a jurar que ninguno de los observadores ha sido coaccionado o hechizado de cualquier forma en nuestra isla!- se oyó un estornudo de Tonks.- ¡Salvo el señor Weasley!.- señalo a Charly.- ¡Que recibió un aturdidor de nuestra jefa de seguridad!.- termino algo molesta.

- ¡¿Que paso?!.- pregunto Dumbledore. Charly y Tonks se ruborizaron.

- ¡Digamos que llamo a alguien por un nombre que no debía!.- respondió divertido Krum. El resto se rió salvo los dos aludidos.

- ¡¿Encontraron algo extraño o ilegal?!.- pregunto otro mago partidario de Dumbledore.

Los magos se miraron y negaron.

- ¡No!.

- ¡Yo tampoco!.- añadió Clarly.

- ¡La forma en la que viven y se rigen me recuerda a mi propio país!.- dijo el mago japonés.- ¡Me han dejado muy satisfecho y solo puedo tener palabras de elogio para ellos!.

- ¡Yo solo pediría poder realizar otra visita!.- añadió la mujer del grupo.- ¡me he quedado con ganas de estudiar con mas detenimiento algunas plantas!.

- ¡Creo que es la opinión de todos!.- continuo Charly Weasley.- ¡Es un lugar increíble!.

Los cinco entregaron un puñado de pergaminos en los que detallaban lo visto y vivido.

Poco después gran cantidad de copias eran distribuidas entre todos los presentes de la Confederación.

Rápidamente cada nación miembro repartió las copias entre sus propios expertos. Comenzó un tremendo murmullo y ocasionales gritos de sorpresa.

La reunión se aplazo un par de días, para dar a los expertos tiempo de estudiar los informes.

Albus consiguió reunirse con Charly Weasley, que como sospechaba, no pudo decirle nada que no pudiera ver en el extenso informe. Realizándole legimancia pasiva pudo ver que lo que le dijo era completamente cierto.

-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-

Aquí estoy otra vez.

Tarde y con un capitulo… mas bien tranquilo y descriptivo.

Esta historia me esta costando y avanza muy lentamente.

Vamos con los RR.

Creo que algunas preguntas están contestadas en el capitulo y otras tendrán que esperar unos mas.

Gracias a todos por dejar sus RR:

Noemí Cullen, Angie Bixcai, ADN, Loquin, NEgritaPotterMAlfoyBlack y Mariposa de Cristal.

Perdón por el retraso y hasta el próximo.

Se despide Carmen(Alohopotter).