Primero que nada todo se desarrolla en una dimensión tipo anime, eso responderá algunas dudas sobre el cabello, están en China pero les a claro que es en versión anime.

Los personajes no me pertenecen a mi si no a drinwors, solo les di mi toque personal, espero que lo disfruten.

Capítulo 1: el mismo sueño otra vez.

Estaba demasiado oscuro para poder observar algo ni si quiera podía ver mis propias manos, lo único que se podía escuchar eran los latidos de mi propio corazón…

Por favor detente…

¿?: ¿Quién está ahí?- dijo de forma muy severa y demandante.

¡Por favor ya deténganse!

-¡AH!- su respiración estaba entre cortada y tenía toda su fina cara llena de sudor a causa del no tan placentero sueño que tubo- otra vez ese maldito sueño-dijo malhumorada, mira la hora el cual marcaba las5:00 am, después de esto se levanta de la cama y para dirigirse al baño donde se hecha agua a la cara para lavársela recarga sus manos en el lavamanos y dirige la vista al espejo que tiene enfrente en él se podía contemplar a una joven de hermoso rostro con rasgos felinos y de una muy suave piel, sus ojos eran fogosos y brillantes como el atardecer poseí unos cabellos anaranjados, este estaba un poco alborotado pero no la hacían lucir mal si no que le daba un toque más personal y único a su persona.

Sale del baño y se dirige al closet con varios cajones, de ellos saca unas ropas deportivas, un pans negros y una blusa color roja con un dragón dorado en la espalda se quita la pijama que consistía tan solo en un blusón blanco que le llegaba hasta las rodillas se pone el conjunto de ropas deportivas y se calza unos tenis blancos que se veían algo desgastados por su continuo uso, sale de su habitación, baja por unas escaleras y se dirige a la salida, ya afuera mira su reloj que marcaban las cuatro de la mañana, luego de mirar su reloj se pone a calentar un poco, estirándose de pies a cabeza mostrando así su increíble flexibilidad después se pone a correr sus 20 kilómetros… de calentamiento.

Llega a un punto de su recorrido donde había un pequeño parque con distintos juegos para niños pero ella les daba otros usos, en los pasamanos se ponía a hacer 50 abdominales, en un subí-baja hacia un equilibrio perfecto por 10 minutos y en un barandal se ponía a hacer 30 flexiones de brazos en barra y repitió el mismo procedimiento unas 3 veces más, ya cuando termina se dirige a la salida del parque se pone en posición de carrera y se lanza a recorrer 30 kilómetros más a una velocidad muy superior a la del comienzo, en su mirada se podía observar la increíble concentración que tenía pero había algo que la intrigaba y era ese sueño que había tenido en más de una ocasión.

-¿Por qué sigo teniendo ese sueño?, es la 5° vez que lo tengo en esta semana pero aun así no deja de intrigarme- ella se detiene en seco con la respiración muy agitada y bastante sudada, da un vistazo a su alrededor y se da cuenta que se pasó de más de su recorrido habitual y que su casa ya la había dejado varias cuadras atrás así que da marcha atrás de regreso y se detiene enfrente de la puerta y mira su reloj. – 6:30 am… rayos- se dijo así misma muy molesta de que su impecable tiempo, en el cual siempre era muy puntual, se haiga arruinado, abre la puerta entre en ella y la cierra hecha una mirada a su alrededor para ver si encontraba a cierta persona que apreciaba y quería mucho, aunque esta no lo supiera, pero lo único que encontró fueron los numerosos muebles y estantes de la casa, lo único que se podía escuchar era un silencio muy tétrico del hogar de la joven y sin perder más tiempo sube las escaleras para poder dirigirse a su habitación, una vez adentro se dirige nuevamente al baño se quita el conjunto de ropas y se da un baño, mientras ella frotaba su torneado y hermoso cuerpo que años de ejercicio habían creado.

-¿Qué me está pasando?, no logro concentrarme muy bien desde que tengo ese raro sueño- pensó ella y no era para menos la joven llevaba más de una semana soñando siempre con lo mismo, al principio no le dio mucha importancia pero poco a poco le comenzó a afectar y lo podía notar en su rendimiento físico.- no importa ya que hoy será mi primer día en la preparatoria del Palacio de Jade y por fin obtendré el diploma del Dragón- al terminar de pensar en esto embozo una gran sonrisa de felicidad y satisfacción ya que era su gran sueño y meta alcanzar dichoso título con el único objetivo de hacer sentir orgulloso a su padre adoptivo y por fin escucharía las palabras que siempre quiso recibir de él cuando era pequeña, después de bañarse sale envuelta en una toalla y se dirige una vez más hacia el closet y saca su uniforme escolar consistía en una camisa blanca manga corta , una falda verde oscuro cuadriculada la cual era tan larga que le llegaba hasta un poco más debajo de las rodillas , unas medias oscuras que le llegaban un hasta las pantorrillas y unos zapatos negros muy bien lustrados, se apresura a poner selo se arregla un poco el cabello ya que al secárselo que do más alborotado de lo que ya lo tenía, se dirigió así un espejo que tenía en el closet para poder observarse detenidamente, al comprobar que todo está en orden toma su mochila y se dispone a ir a la cocina para tomar el desayuno.

La cocina era muy amplia y bastante elegante por cierto, ella se dirige al refrigerador y ve una nota que decía:

Ya me fui a la escuela porque tenía que arreglar unos asuntos muy importantes, el desayuno está en la mesa, nos vemos…

Firma: Shifu.

"Shifu" ese era el nombre de la persona a la cual quería impresionar y hacer sentir orgulloso, llevaban bastante tiempo junto pero apenas si se conocían ya que el mantenía una relación muy dístate con ella, apenas hablaban y si lo hacían era para aclarar algunos puntos de su educación y de lo que debía hacer y que no, la joven sabía perfectamente la causa de la fría actitud de su tutor y era por eso mismo que quería el Diploma del Dragón para hacer que olvide su terrible pasado y así poder ser más cercanos en su relación.

-descuida, muy pronto estarás muy orgulloso de mí, lo prometo…- hablo en lo bajo para sí misma, tomo la nota y la deposito en la basura después dirigió su mirada a la mesa y vio el desayuno que había preparado el sirviente de la casa, el cual no se localizaba por ningún lado, que era fruta picada y jugo de naranja, pero ella no tenía mucha hambre así que solo tomo el jugo y se dirigió a la salida de su casa, al salir cerro con la llave que tenía en su bolsillo y luego se dispuso a tomar el camión que la dejaría cerca de su escuela, llego a la parda del camión y espero a que este llegara hasta que escucho a alguien gritar su nombre.

-¡TIGRESA!- gritaba emocionadamente un joven chica de una estatura de 1.60 con cabello verde muy oscuro largo hasta la espalda pero era amarado con una trenza que caía por un hombro y tenía un listón rosado adornando su cabeza que le daba un toque infantil pero adorable y tenía unos hermosos ojos azules que estaban retocados con una sombra suave y delineador de pestaña lo que aumentaba su belleza y su voz era suave y a simple vista se podía ver que era una persona bastante amable.

-No puedo creerlo, ¿víbora eres tú?- pregunto con asombro la chica de cabellos anaranjados.

-Claro que soy yo Tigresa- decía mientras se acercaba más a ella para poder examinarla de más de cerca.-por dios Tigresa mira cuanto has crecido en tan solo un verano- decía mientras miraba de pies a cabeza a su mejor amiga de la infancia.

-¿En serio?, no me había fijado- aunque a decir verdad se le hizo raro de que algunas de sus ropas le quedaran cortas, tal vez su amiga tenía razón después de todo ella paso de medir 1.66 a 1.75, bastante impresionante por cierto, sus caderas se hincharon más pero la ropa que usaba lo ocultaba muy bien, su voz ya no era la de antes aunque nunca faltaba ese tono frio y concreto que tenía.

- Si enserio- respondió muy animada como siempre-ahora sí que los hombres no se pelearan por ti… se mataran por ti.- después de decir esto último suelta una risa traviesa y emboza una gran sonrisa.

- Ya sabes que a mí no me interesan esas cosas víbora- hablo un tanto fastidiada cruzándose de brazos ya que este tipo de cosas le molestaban por algún motivo-pero me alegros mucho de verte vieja amiga- le dio un pequeña sonrisa a su singular amiga.

-¿VIEJA DE DONDE?- exclamo ella asiéndose la ofendida.-si estoy en plena flor de la juventud.- terminado con una mano en la frente y otra extendida de tras de ella (como en las novelas exageradas de drama), abre un ojo para ver la reacción de su amiga pero esta sigue de brazos cruzados con una ceja levantada-vamos al menos ríe o algo-pero no pasó nada ella seguía en la misma pose.

-… en serio no crees que estas mayor para hacer esos "dramitas"- las palabras que salieron eran bastante serias y frías como siempre la habían sido, ella solo suspiro derrotada, nunca había podido hacerla reír ni mucho menos hacerla sonreír amplia y sinceramente.

-En serio me pregunto cuándo vas a poder romper esas cadenas que te tienen sujeta-pensó la peli-verde.

Estaba tan metida en sus pensamientos que no se dio cuenta que el camión ya había llegado y si no fuera por Tigresa de seguro se queda ahí parada todo el día, así que la toco del hombro para sacarla de su transe.

-Oye el camión nos va a dejar, si no nos damos prisa en subir.

-¿Ah?, s-si gracias Tigresa- tartamudeo un poco pero rápidamente se subieron las dos en el camión.

En el camino no dijeron absolutamente nada, Víbora al ver que su amiga no sacaría ningún tema de conversación saca de su mochila un IPod verde con adornos dorado (hechos por ella),se puso unos auriculares que combinaban y empezó a escuchar música mientras que Tigresa solo veía el paisaje por la venta solo veía los múltiples árboles, algunos pájaros y varios niños jugando a la pelota pero no estaban solos ya que estaban acompañados de un joven de cabello blanco y de piel clara, el tenia embozada una gran sonrisa de oreja a oreja con los ojos cerrados era más que obvio que estaba divirtiéndose jugando con esos niños que reían cuando él hacía una payasada con el balón, portaba una camisa blanca manga corta con cuellos pero tenía desabrochado los primeros dos botones , unos pantalones verde oscuro cuadriculado y unos zapatos converse algo nuevos, supo rápidamente que se trataba de un estudiante de la preparatoria de en la que ella iba a entrar ya que ese era el uniforme varonil, pero por una extraña razón verlo sonriendo la dejo impactada para ella todo paso demasiado lento podía ver claramente su rostro como si ya lo hubiera visto antes y esto la dejo aún más shock, la sangre la sintió helada, el corazón latía rápidamente y sus ojos estaban muy abierto hasta que unos árboles le bloquearon la vista pero aun así seguía en ese estado de trance. Parpadeo una vez y cuál fue su sorpresa de que ya no estaba en el camión si no que estaba en algo parecido a una pequeña escuela de primaria con varios niños jugando enfrente del pequeño edificio con hermosos árboles y césped por doquier, estaba a punto de dar un paso cuando sintió que una mano le jalaba su uniforme, la peli-naranja rápidamente voltea para ver quién es la persona que está detrás suyo pero se sorprendió de que no había nadie ella.

-¿Qué extraño juraría que alguien…?- no puedo terminar la pregunta cuando sintió otra vez el tirón, esta vez agacho lentamente la cabeza y pudo divisar a un pequeño y rechoncho niño de cabellos negros, unos cachetes perfectamente redondos y unos muy hermosos ojos color jade, la joven estaba quieta mirando fijamente al niño este a su vez le da una enorme y dulce sonrisa.

- Hola- dijo alegremente el niño.

- Hola…- le responde la aun confundida estudiante- ¿Quién eres tú?- al terminar la pegunta el regordete niño borra su sonrisa y empieza a soltar unas lágrimas con un expresión bastante triste.

De pronto todo el lugar empezó a oscurecerse, conforme iba avanzando la sombras todo comenzaba a marchitarse y el pequeño edificio era un lugar abandonado y medios destruido como si llevara ciento de años ahí, estaba estupefacta con todo lo que miraba a su alrededor toda esa vida, los niños, árboles y la alegría habían desaparecido en tan solo segundos pero recordó al niño que estaba su lado, volteo para mirar si seguía ahí pero lo que vio la dejo el corazón paralizado el niños estaba desfigurado su cara estaba totalmente quemada, parecía que al pobre lo bañaron en acido, toda su redonda cara al igual que su cabello habían desaparecido dejando solo algo parecido a un monstruo pequeño salido de una película de terror.

-Ti…gre…sa…- dijo débilmente la pequeña y desfigurada criatura pero ella no conseguía articular palabra el asombro de ver a alguien tan horriblemente dañado le daban ganas de vomitar y para acabar sabia su nombre.

-Dios santo… - dijo Tigresa que por fin pudo decir algo, de pronto el niño comenzó a alejarse sin siquiera moverse como si algo lo arrastrara hacia atrás pero seguía en la misma posición.

-Tigresa…-decía el niño al irse alejando cada vez más.

-¡Espera¡– lo empieza a perseguir pero por más que corría más se alejaba de su vista, las sombras lo cubrían todo, la poca luz que había desaparecía hasta quedar sumida en la oscuridad así que se detuvo, era demasiado oscuro que ni siquiera sus propias manos y no sabía qué hacer .

Tigresa…

Escuchaba repetidas veces que alguien decía su nombre pero no podía ver a nadie.

¡Tigresa…!

La vos se hacía cada vez más fuerte pero seguía sin ver, hasta que sintió que algo la empezó a zarandear con mucha fuerza y por fin pudo captar un pequeño rayo de luz y con mucha prisa se dirigió hacia la luz (que tétrico no XD jajajajajaja… ustedes no lo hagan) hasta que la luz se expandió y la cegó momentáneamente.

-¡HEY!, Tigresa, despierta…- decía Víbora mientras que sacudía a su amiga para terminar de despertarla, esta volteo a ver a la peli-verde con los ojos entre abiertos

-Tigresa ¿estás bien?- su cara reflejaba la preocupación y su vos se escuchaba muy preocupada

-¿Eh?, ¿Qué… paso?- Tigresa apenas si podía hablar, su respiración estaba muy agitada, sentía los ojos pesados, estaba sudando frio y en su cara reflejaba la duda como si no supiera en donde está.

- Te quedaste dormida… Tigresa ¿segura que está bien?- pregunto una vez más su mejor amiga con una mirada seria.

- Si… ¿Por qué?.

-Es que… veras…

Flashback

Estaba escuchando música tranquilamente cuando sentí que te estabas moviendo demasiado, mire a mi izquierda solo para ver como mi mejor amiga se había quedado dormida recargada en el vidrio de la ventana del camión.

-Tigresa… pobre de seguro otra vez se desveló estudiando o entreno demasiado- pensó ella, hasta que noto que Tigresa empezaba a murmurar cosas que no pudo comprender muy bien pero de pronto comenzó a sudar para luego agitarse como si estuviera atrapada en algo, la peli-verde no perdió más tiempo y comenzó a sacudirla y llamarla por su nombre.

-Tigresa- decía mientras la sacudía cada vez más con mayor fuerza- vamos despierta…- pero ella seguía dormida.- ¡TIGRESA!- por fin pudo ver a su amiga reaccionar después de ese enorme grito que pego, el cual hizo que muchos de los que viajaban en el camión voltearan a verlas.

Fin del flachback

-y eso fue la que paso- Tigresa no salía de su asombro, se había quedado dormida en el camión, eso nunca le había pasado-Tigresa yo creo que deberías descansar más y creo que sería mejor que te fueras a…- pero fue interrumpida por Tigresa.

-¡TE DIJE QUE ESTOY BIEN!- grito fuertemente asustando a todos los pasajeros del camión incluyendo a su buena amiga que estaba con la cabeza echada para atrás por el miedo que le infundía cierta persona que tenía justo al lado, Tigresa se dio cuenta que la asusto y con pena dijo.

-Perdona… es que estoy un poco emocionada ya que el mejor estudiante de nuevo ingreso tendrá el honor de da el discurso de bienvenida así que no dormí muy bien hoy- decía la atlética chica de casi 18 años esperando que su amiga le creyera y para su suerte a si fue.

-Oh, ya veo, descuida es más que evidente que serás tú la que diga ese discurso ya que eres la persona con mejor promedio de toda la región y no me sorprendería que también de todo el país- respondió con voz firme a su amiga de la infancia, y no era para menos, Tigresa desde pequeña había entrado a varios concursos de literatura, caligrafía, matemáticas, e interpretación de idiomas, era más que increíble que una niña de apenas de 10 años llevara más de 30 tipos de concursos diferentes y en todos ella fue la mejor, al cumplir los 12 años ella se metió en el mundo deportivo y cabe decir que las ligas femeninas fueron demasiado fácil ya que ninguna estaba a la altura así que pidió ser enviada a las ligas juveniles de los hombres, cosa que a muchos no les pareció correcto ya que ella siendo una niña podría salir lastimada, pero la sorpresa fue que salió al revés la cosa ya que a más de un niño lo saco en camilla de las canchas, no porque los golpeara ni nadas por el estilo si no que no le aguantaban el ritmo o les tocaba , por accidente, un fuerte balonazo por parte de la pequeña fiera, todos los maestros de distintas actividades deportivas no salían de su asombro y más de uno se peleó para que ella entrara a su equipo pero Tigresa acepto entrar en todos. En cuestión de 3 años ella había ganado varios campeonatos en las distintas disciplinas que el deporte ofrecía como basquetbol, futbol, beisbol, tenis, natación, etc., y no era ninguna sorpresa que muchos otros equipos de la región le ofrecieran una beca deportiva completa para que ella solo se dedicara al deporte, pero se negó, esto sorprendió e hizo llorar a más de uno de los entrenadores de grandes escuelas y le preguntaron por qué a lo cual ella les dijo: "me parecía interesante al principio por el reto que representaba, pero ahora que veo que no tengo más desafíos me aburrí" esta respuesta petrifico a todo el mundo, que alguien se haiga simplemente aburrido no era cosa común en el mundo del deporte, después de varios meses ella entro en el mundo de las artes marciales, primero empezó con el karate y no tardo más de 6 simples meses en ganar el primer lugar de toda la región y conseguir la cinta negra, era la más joven en conseguir dicho nivel, luego se cambió a taekuondo pero su estadía fue muy corta ya que el arte de dicha disciplina lo domino a tal grado que ya no había quien quería enfrentársele, siguió con el King boxing el cual le llevo un año ya que ahí había muchos talentosos peleadores, eso a ella le gusto y empezó con los de bajo nivel hasta alcanzar a los de clase superior, todos afirmaban que cuando ella luchaba parecía un verdadero tigre hasta que se tuvo que retirar ya que nadie quería salir sin dientes del cuadrilátero, ella en busca de más retos se metió al judo el cual acepaba una mayor concentración ahí duro casi 7 meses.

una vez que llego a su casa temprano y descubrió a Shifu haciendo unos movimientos bastantes extraños pero su experiencia le decía que eran bastantes concretos y fluidos hasta que en un movimiento Shifu rompió con su palma un bloque de concreto como si fuera de porcelana, ella quedo muy impresionada y le rogo que le enseñara a hacer eso, él le dijo que se llamaba kun fu y le explico la teoría básica , Tigresa quedo maravillada, nunca había visto nada igual, el kun fu era lo que había estado buscando durante tanto tiempo, combinaba disciplina, esfuerzo, concentración, poder y era inmensamente infinito, todo lo que podía aprender de él, al principio él se negó a enseñarle pero ella insistió demasiado que termino convenciéndolo, pero él le advirtió que el entrenamiento sería muy duro también si quería entrenar lo iba a obedecer en todo lo que dijera y que cuando entrenara con él lo llamara maestro, eso a ella no le importó, para la joven era toda una oportunidad de demostrarle lo grande que era ella ya que nunca había asistido a ninguna de sus competencias, así que asintió con la cabeza y puso su puño en su mano e hizo una reverencia (la había aprendido gracias a un anuncio de la televisión).

El entrenamiento fue duro pero al poco tiempo lo domino a la perfección ya que su cuerpo ya estaba entrenado, la chica de apenas de 16 años ya era toda un prodigio en el arte del kunfu, respetada y admirada por muchos y sobre todo por parte de las mujeres ya que la veían como un símbolo de poder para las mujeres, como era de esperarse ella practica el estilo del tigre que le quedaba como anillo al dedo, no paso mucho tiempo cuando fue a campeonatos por todo el país y a los 17 años se ganó el título de "furioso" (en este caso furiosa pero ustedes entienden), ella no cavia del gozo que sentía en ese momento y después de la competencia se dirigió hacia su maestro y padre adoptivo para poder recibir su reconocimiento por parte de él pero solo obtuvo como respuesta su silencio, después le da la espalda y se va hablar con unas personas, la pobre muchacha estaba destrozada, es que acaso no la había visto, no vio lo bien que demostró sus habilidades, es que les gano a todos, todas esas preguntas rondaban por su mente, hasta que decidió preguntarle cómo le había ido a ella en la pelea, lo que venía eso no se lo esperaba, Shifu le reprimió marcándole sus errores con mucha énfasis y le dijo que se esforcé más en la próxima, Tigresa quedo con la cabeza gacha y quería llorar pero su orgullo no se lo permitió, no se rendiría tan fácil, le demostraría lo contrario y haría que se sintiera orgulloso de ella costara lo que le costara.

En eso el autobús se detiene, lo cual significaba que habían llegado a su destino.

-Bien es hora de bajar Tigresa.

-Está bien- se levanta junto con su amiga y sale del camión con la frente en alto mostrando cuan gran orgullo, estaban a punto de cruzar la calle cuando una voz familiar los detuvo.

-chicas, ¿son ustedes?- ellas voltearon a mirarlo y se toparon con un chico alto, delgado, de cabellos y ojos amarillos, este le llegaba hasta los hombro pero lo tenía amarrado para que no estuviera suelto con una cola baja, Víbora embozo una gran sonrisa que reflejaba felicidad y cariño mostrando un pequeño sonrojo difícil de notar a simple vista, a diferencia de ella Tigresa solo sonrió de lado.

-Claro que somos nosotras Grulla, que bueno que estas aquí- respondió la chica de cabellos verdes mientras lo abrazaba de puntillas él tuvo que agacharse un poco y no era para menos ya que el media 1.80, tenía el uniforme estudiantil de los hombres solo que tenía todos los botones abrochados acepto el ultimo y los pantalones los tenia pegados a sus fuertes y largas piernas.

-Hola Tigresa- saludo el joven mientras seguía abrazado a Víbora, la peli-naranja solo lo saludo con la mano de un lado hacia otro.

-Hola Grulla- decía ella sin mucha emoción.

-Vaya, vaya, vaya, miren a los tortolitos demostrándose su amor tan temprano – sonó a las espaldas de los tres, voltearon para ver a dicha persona, la cual ya sabían con anticipación quien era por su tono de voz.

-¡Mono!- gritaba Víbora mientras miraba de pies a cabeza al chico que les hizo aquel comentario.

- Tan temprano está molestando, ¿es que no te cansas?- agrego Grulla.

- Entonces porque siguen abrazados…- afirmo con un toque de malicia en su rostro.

Grulla y Víbora se separan rápidamente esquivando sus miradas con la cara roja, Mono solo reía a carcajadas mientras los señalaba con el dedo índice, Tigresa solo negó con la cabeza, esa actitud de su amigo jamás cambiara.

Mono era un chico de cabellos castaño, de enorme sonrisa risueña, de ojos azules opacos, le gustaba hacer bromas y tenía un serio problema cuando alguien le decía "bajito" ya que le molesta su altura de 1.62, el uniforme muy holgado, como si le quedara grande (no había talla más pequeña) y su camisas estaba completamente desabrochada y tenía las mangas remanga das hasta los hombros, que de seguro el mismo se las enrollo mostrando una camisa café por debajo y sujetando sus pantalones tenía su famoso cinturón de la suerte el cual siempre llevaba consigo.

-Bueno Mono, ya estuvo ¿no?- decía la chica cada vez más roja de lo que ya estaba.

-Déjalo Víbora, después de todo le falta "crecer" en el ámbito de la madures- resaltando la palabra crecer con los dedos, esto hizo que el castaño dejara de reír cambiando su sonrisa burlesca por una mueca de enfado.

-Eso no fue gracioso.- decía molesto mientras se cruzaba de brazos.

-Claro que lo es… Monito- soltando una leve risa, en cambio Mono se molestó más y le clavaba la mirada con furia.

- ¡Ya estuvo!, llegaste al callejón de las patadas- gritaba mientras se ponía en pose de pelea, también Grulla adopto su forma de pelea, los dos estaban listos para pelear cuando Víbora se pone en medio de los dos.

-Ya chicos, no pelen, después de todo es el primer día y no queremos hacer un escándalo tan temprano- advirtió señalando hacia a su furiosa amiga que estaba a punto de estallar por el conflicto infantil, innecesario y tonto, según ella.

Los chicos solo tragaron saliva al ver la cara de Tigresa con el ceño fruncido, ellos sabían muy bien lo que pasaba cuando se molestaba y era mejor pararle al asunto antes que alguien salga directo al hospital.

-Me alegro de que todos estén aquí chicos, veo que sigues igual como siempre… Mono jejejejejejejejeje-todos los presentes voltearon al frente de la escuela y se sorprendieron al ver a un chico de cabello color platino y ojos del mismo color, era casi tan alto como Grulla solo que este tenía un cuerpo un poco más tonificado, su uniforme era normal solo que no las mangas eran un poco más largas de lo normal y tenía una sonrisa de burla pero a la vez feliz.

- ¡Mantis!- dijeron al unisón.

-El mismo que viste y calza- afirmo el chico mientras se les acercaba más para saludarlos. Víbora fue la primera en hablar.

-No puedo creer lo mucho que creciste, por poco no te reconozco.

-Si casi este tan alto como yo- agrego Grulla saludando con un apretón de manos a su viejo amigo.

-Así es y puedo notar que ustedes también, bueno, menos alguien que se burlaba de mi por ser el más bajo de la clase- le dirigió la mirada a su mejor amigo de la infancia y le dio una sonrisa burlona.

-Sí, sí, sí, ya sé que soy… no tan alto como ustedes, pero vamos dejen de molestar, ¿no?- su voz sonaba molesta ya que le incomodaba admitir que es pequeño.

-Bueno ser mejor entrar de una vez, quiero alcanzar un buen lugar en el auditoria- hablo el chico de cabellos negros.

- sí, será mejor entrar- agrego la practicante de kun fu que ya se moría por entrar de una vez al instituto y empezó su marcha hacia la entrada de la preparatoria.

Todos asintieron con la cabeza y siguieron a su prácticamente a su amiga del grupo, ella era una inspiración para todos ellos, además de que era muy leal, confiable, segura de sí misma, para ellos era casi su líder, los cuatro dependían mucho de ella y le debían mucho ya que los ayudo en los momentos más deifícales. Siguieron su camino, esta vez caminado en par a su intrépida amiga, al poner un pie dentro del instituto todos se detuvieron en seco, no sabían cómo describir lo que estaban viendo, la escuela era inmensa y tenía prácticamente de todo, había una fuente de agua, baños, cafetería, gimnasio, piscina, una gran enfermería, varios edificios de mínimo 10 pisos, salón de ceremonias e incluso dormitorios pero estos solo podían ser usados por los alumnos de nivel medio y superior (3 semestre en adelante y con permiso de sus padres) equipado con una pequeña lavandería.

-Esta escuela es enorme- exclamo Grulla.

-imagínate ahora al pobre de Mono como se ha de sentir- comento Mantis que no dejaba de ver el amplio ovalo para correr.

-¡OYE!- dijo molesto el castaño por el comentario.

Iban a iniciar otra discusión cuando los altavoces se encendieron:

Estudiantes de nuevo ingreso deben presentarse en la sala de ceremonias dentro de diez minutos...

Al terminar, los cinco se dirigieron a la sala donde ya había algunos estudiantes, se sentaron en medio y no paso mucho cuando montones de jóvenes de nuevo ingreso fueron entrando y tomando el lugar que más les gustara, algunos vieron a los 5 y empezaron a murmurar cosas.

-¿ellos son…?- murmuro un estudiante- sí, definitivamente ellas-afirmo otro-¿quiénes son ellos?- pregunto uno- ¿no lo sabes?, ellos son "los 5 furiosos"- comentaba una chica- ¿Por qué les llaman así?- pregunto un chico- les llaman así porque son los chicos más populares de la secundaria y sin mencionar que los más hábiles y fuertes de la ciudad- hizo una pausa para seguir hablando- el chico de cabello negro es Grulla, es todo un maestro en el taekwondo y jugaba baloncesto en la secundaria, cuando saltaba parecía que volaba, también es todo un artista y sin mencionar que es muy apuesto-esto último hizo sonrojar al chico mencionado que escucho claramente lo que dijo la joven y despertó la molestia de ciertas peli verde que estaba a lado, otro chico siguió contando- el de cabello castaño es Mono, practica karate y por lo que se es de alto nivel y estaba en el equipo de futbol de la secundaria y no te dejes llevar por su pequeño tamaño ya que es sumamente fuerte y habilidoso… ah y le encanta hacer bromas pesadas y el que está a lado es su mejor amigo Mantis, este practica King boxing y me entere que llego a primer lugar en el campeonato estatal, le gusta mucho el atletismo y compitió en varios torneos estatales quedando casi siempre en primer lugar, y al igual que Mono le encanta las bromas pesadas, juntos esos dos son todo una montaña de problemas a la hora de "divertirse"- Después el chico clavo la mirada en Víbora quedando embelesado por su belleza- guau, sí que es linda…-otro lo interrumpió- ¿sabes quién es ella?- el otro solo negó con la cabeza- ella es Víbora zopenco, es la chica más hermosa de toda la región, es una gran bailarina, ha participado en varios concursos y en todos a ganado, y no me sorprende ya que cuando baila parece que danza en las mismas nubes del cielo, transmitiendo esa gracia que ella solo puede dar a los ojos de los espectadores, es una diosa… y no solo sabe bailar sino que es una gran maestra en el judo, puede tirar a alguien que pesa y mide el doble que ella como si fuera un simple juguete, solo Dios sabe de dónde saca tanta fuerza la chica.- esto último lo hizo soltando un gran suspiro el joven soñador hasta que su mirada se posó en la chica de cabello anaranjado que estaba en medio de los otros cuatro, en su miraba se reflejaba el asombro y el respeto quedando boquiabierto sin poder soltar palabra alguna- ¿Qué te pasa?- pregunto una chica que tenía a lado- el respondió- ¿sabes quién es la persona que está en medio de ellos?-la chica la miro por unos segundos y lo volvió a mirar-No- él le dirige la mirada con los ojos muy abiertos- ese chica es Tigresa… la "furiosa", es la primer chica en participar y ganar en los deportes varoniles y la más joven en dominar tantos estilos de pelea y ahora es dueña del estilo del Tigre en el kun fu, tiene las mejores calificaciones de la historia y nadie ,absolutamente nadie ha podido vencerla en nada, acepto que a ella no le gusta la poesía, la danzas y cosas por el estilo, prefiere las competencias más aptas para hombres, algunos piensan que es linda, pero tiene un temperamento que hace que los hombres se alejen corriendo de ella y le sobra la valentía, una vez hubo un incendio en una casa de un anciano que vende frutas, los bomberos no podían apagar el fuego e intentaron en vano entrar a la casa ya que la puerta estaba hasta el tope de fuego, por suerte ella estaba pasando por ahí y vio lo que ocurría, sin pensarlo dos veces corrió directo hacia la puerta y con una patada la derriba y entro en la residencia perdiéndose de la vista de todos, pasaron unos eternos minutos cuando algo de un brinco rompe el vidrio de la casa justo antes de que esta estallara por el gas de la cocina, todos estaban increíblemente asombrados, la chica había salvado al anciano de las garras de la muerte, el equipo médico rápidamente atiende al anciano para ver si estaba bien, luego intentaron ayudar la pero ella como si no hubiera pasado nada se pone de pie y se marcha… ese día se convirtió en una heroína, es toda una leyenda en la ciudad- termino de relatar la historia y todos los de su alrededor solo pudieron decir una cosa- increíble.

Los cinco, que habían escuchado todo, se sorprendieron de saber lo famosos que son, no tenían idea de que tanta gente sabía sobre ellos, Mono fue el primero en hablar.

-Vaya si que somos populares- dijo engreído.

-Sí, este será un buen año mis amigos- siguió Mantis.

-Que la fama no se les vaya a subir la fama a la cabeza chicos, después de todo no es la gran cosa ser populares- aclaro Víbora.

-Si tú lo dices- dijeron al unisón Mono y Mantis.

-Lo que a mí me sorprende es que Tigresa se ha toda una heroína, había escuchado de tu hazaña pero a un no dejo de sorprenderme, ¿en serio paso todo eso?- pregunto Grulla.

Tigresa solo se quedó callada, no le importaba si era un héroe o una celebridad en la ciudad, lo que en verdad le importaba es conseguir el Diploma del Dragan eso era lo único que le importaba, salvar aquel anciano era, para ella, fue su deber como maestra de kun fu, además fue una buena manera de probar sus habilidades.

El ruido de los estudiantes seso cuando una persona de baja estatura, canoso y con ojeras apareció en el escenario y se dirigió cojeando al micrófono que se situaba en medio del lugar.

-Bienvenidos, soy el subdirector de a la preparatoria Palacio de Jade, espero que todos estén al nivel para quedarse y sino los invito a retirarse por la salida…-dijo mientras señalaba la puerta con voz firme y demandante, todos se quedaron callados y al mismo tiempo intimidados por aquella figura- bien, veo que nadie se retira, entonces espero lo mejor de ustedes y que honren a esta escuela y…- pero la fue interrumpido ya que alguien poso su mano en su hombro la persona solo miro hacia a un lado para toparse con una persona mayor de edad difícil de calcular, tenía muchas arrugas en su cara y unas ojeras que parecían bolsas, tenía una sonrisa que transmitía serenidad y paz, sus ojos eran azules y limpios como el cielo.

-Shifu, no los asustes, es su primer día después de todo- dijo el tranquilo anciano.

- Pero maestro Oogway, ¿Qué hace aquí? Debería estar reposando- dijo preocupado.

-¿En serio crees que no les daría la bienvenida a los nuevos estudiantes?- dijo con serenidad aquel anciano.

-No… pero maestro, usted debe descansar.- insistió Shifu tratando e vano de convencer a viejo de ojos azules.

-Descuida, estoy bien, ya muy pronto descansare viejo amigo-estas palabras hicieron que Shifu se paralizara por un momento y luego su maestro extiende su mano para que le dé el micrófono, este acepta sin vacilar y empieza a hablar.

-Sean todos bienvenidos a… bueno ustedes ya lo saben-esto provoco que algunos estudiantes soltaran una leve pero audible risa-como todos saben cada año los de nuevo ingreso son puestos a prueba para ver si son dignos de recibir el glorioso Diploma del Dragón, puedo ver en sus ojos una enorme determinación en querer conseguir dicho título, pero solo uno puede tenerlo uno, espero que se esfuercen y sigan en el buen sendero de la vida- hizo una pequeña pausa y prosiguió- y ahora sin más demora, como en todos los años, el mejor estudiante de nuevo ingreso dará el discurso del Palacio de Jade- Tigresa se preparaba mentalmente para lo que venía, había leído antes el discurso y se lo aprendido de memoria, sus amigos ya estaban escuchando el nombre de su amiga sonando en todo el lugar y no podían ocultar una mirada con una sonrisa a su temperamental amiga.

-Que pase…- abre un sobre cuyo contenido era el nombre de dicha persona, Tigresa se preparaba para levantarse, el viejo le el papel y dice- el estudiante…- Tigresa se detiene antes de despegarse de su asiento con los ojos muy abierto.

-¿EL estudiante?-pensó ella, creyendo haber escuchado mal, pero no fue así, escucho perfectamente lo que dijo el director, sus amigos varones no notaron esto solo su amiga se percató de lo que estaba ocurriendo y con una mirada que reflejaba su asombro observo detenidamente a Tigresa.

-Po Ping…- hubo un silencio que pareció eterno en todo el lugar donde nadie hacia ni decía nada, Mono, Mantis, Grulla, Víbora y Shifu, el cual sabía que era imposible que alguien más la superase en algo, tenían los ojos bien abiertos, no podían creer lo que acaba de suceder, alguien supero a Tigresa a su Tigresa eso era algo que aún no podían a similar, Víbora se sentía mal por su amiga ya que sabía lo que debería estar sintiendo en esos momentos, Tigresa , en cambio, estaba en shock estaba paralizada y sumergida en su mente, no podía creer que una persona la haya superado a ella.

-Esto no puede estar pasando, alguien me supero a mi… ¡A MI!, esto debe ser una mala broma.- pensó ella, luego le vino a la mente la pregunta de quién será esa persona, tenía que verlo con sus propios ojos, tenía que ver al responsable de que terminara en segunda posición académica. Sus ojos se situaron al frente para verlo pasar al micrófono y decir el discurso que ella debía decir.

Paso un rato y nadie pasaba al frente, los murmullo se empezaron a hacerse presentes en la sala y la desesperación de Tigresa crecía y crecía hasta que un maestro que se le acerco a Oogway y le susurro algo, este solo abrió los ojos y después se acerca al micrófono para dar una noticia- al parecer el alumno no estar presente en este momento así que el segundo mejor deberá dar el discurso, que pase la alumna Tigresa.

Tigresa estaba hecha un mar de furia, aquel infeliz que la supero no tuvo la decencia de asistir a el primer día, sus manos se apretaron tanto que el crujir de los huesos fue bastante audible, sus ojos estaban rojos y apretaba tanto los dientes que parecía que se romperían, se levantó rápidamente y se dirigió, sin el mismo entusiasmo que antes, al estrado y empezó a recitar el discurso de bienvenida, sus labios se movían conforme el discurso pero en su cabeza pasaba otra cosa, ella pensaba que esto debe ser un sueño un muy mal sueño y deseaba con todas sus fuerzas que esto fuera una pesada broma de Mono pero no era así, ella estaba despierta diciendo el discurso enfrente de todos eso hizo que se enojara más, en su interior su ira tenia dueño y era ese sujeto que le quito el primer lugar, quería destrozar todo lo que le rodeaba en ese momento, mas pudo controlarse bien para no haber una escena. Termino el discurso y todos los presentes aplaudieron, incluso sus amigos que intentaban a similar toda vía la situación. Mientras tanto Shifu se le acerco a Oogway para hablar con él.

-Maestro, de seguro esto debe ser un error- dijo Shifu bastante alterado, el viejo director lo volteo a ver y le dice.

-No, no hay ningún error.- dijo tranquilamente.

-Pero eso es imposible, ¡Tigresa es la mejor estudiante de la toda la región, es imposible que haya alguien mejor y si fuera así yo me hubiera enterado!... FUE UN ACCIDENTE- sentencio esto ultimo con un tono de voz más elevado. En cambio Oogway levanto su mano para que se calmara, Shifu al darse cuenta de que le levantó la voz a su maestro y casi padre agacho la cabeza- L-lo siento maestro…- Oogway lo tomo del hombro para que lo mirara directamente al rostro, tenía una enorme sonrisa que decía no hay problema.

-Los accidentes no existen…- dijo el director para luego dar media vuelta y se marcha sin decir nada más. Shifu reacciona y se dirige a lado de Tigresa y toma el micrófono y hablo diciendo.

-Pueden retirarse, el primer día es para que todos se familiaricen con las instalaciones mañana en la entrada estarán la información de donde quedaron cada uno así que disfruten el día- al terminar se retira por la parte trasera, todos se levantan de sus asientos y se disponen a ir a la salida acepto cuatro personas que esperaban a su amiga, ella se les acerco pero paso de largo como si no le importara absolutamente nada, ellos reaccionan y se colocan al lado de Tigresa, hubo un silencio incomodo el cual fue roto por Víbora.

-¿Estás bien?- pregunto la chica de ojos azules.

-Sí, estoy bien- por su voz, los cuatro sabían que estaba molesta, muy molesta.

-Descuida, no es la gran cosa, alguien te gano pero no es para tanto, después de todo no es el fin del mundo- dijo Mono tratando de aliviar un poco la tensión. Tigresa se detiene en seco y le dirige una mirada asesina a su pequeño amigo, este se asusta y retrocede lentamente.

-Y-y-y-ya l-l-lo siento- tartamudeo el castaño por el profundo miedo que sentía.

Tigresa lo deja de mirar y aprieta el paso tratando de alejarse de sus amigos, ellos no lo sabían pero para ella si era el fin del mundo, Víbora quiso alcanzarla pero es detenida por Grulla.

-¿Qué haces?, suéltame- pero Grulla solo negó con la cabeza, Víbora capto el mensaje así que desistió, Tigresa quería estar sola, no quería ver a nadie. Ese día era su día, era su momento y le fue arrebatado, ella sentía que había decepcionado a Shifu como alumna, esto hacia que se sintiera peor. El día paso rápido y todos se fueron a sus respectivos hogares, Tigresa al llegar a su casa vio que Shifu estaba sentado en el comedor, él le indico con la cabeza que tomara asiento, ella se sentó donde el maestro le indico duraron unos segundos callados hasta que Shifu hablo.

-Estoy bastante sorprendido y decepcionado de que alguien te haya superado- su voz era firme y rígida- espero que te esfuerces mucho para enmendar este error.- Tigresa agacha la cabeza en señal de que escucho bien y luego la levante pero debajo de la mesa ella apretaba con sus manos la falda que casi la rompe- bien Zeng está haciendo la cena (el sirviente)- Tigresa no tenía hambre en ese momento, lo que ella quería era descansar de ese decepciónate día, ella se levanta lo que provoco que la mirada de Shifu se posara sobre ella con una ceja arqueada.

-Con su permiso quisiera irme a descansar maestro…- dijo la maestra de kun fu mientras seguía con la cabeza agachada, Shifu la mira por unos momentos y luego dice.

-Está bien… que descanses-

-Gracias maestro… - ella se retira en silencio hacia su habitación, al llegar abre la puerta y entre por ella ya adentro cierra la puerta de tras suyo y recarga su peso en esta, le dolía mucho sentía que quería llorar pero no se permitiría eso, así que se dirige al baño y se hecha agua fría a su fino rostro, levanta lentamente la cabeza y se mira al espejo poco a poco frunce cada vez más el ceño y con un fuerte golpe rompe el espejo haciéndolo pedazos, de su mano brota lentamente un poco de sangre por el vidrio roto, saca un ungüento y unas vendas de un botiquín que se encontraba dentro de un mueble del baño. Una vez ya curada su mano se desviste y se pone su pijama para dormir pero parecía que Morfeo no la visitaría esa noche, en su mente solo estaba una cosa y era la vergüenza… la vergüenza de no haber sido la mejor y sobre todo por haber decepcionado a Shifu. Esto último la consumía tanto física como mentalmente.

-Esto es un sueño… esto debe ser un sueño… solo un sueño…- se repetía una y otra vez- un sueño que se convirtió en pesadilla

Jejejejeje, hola a todos los que leyeron esta historia y también a los que me conocen, espero que esta historia sea de su agrado y que me dejen un review (cloro si es que me lo gane), esto es algo que quería hacer a sé mucho tiempo solo que no me animaba hasta ahora. La página de fanfiction me ha regalado muchas increíbles historias y sentí que debía darle algo también, ya que gracias a ella he conocido a mucha gente como:

Los que siguen escribiendo:

YaelitaWolf : Alucinantemente complicado. Que historia tan comica es esta, me muero de la risa con el pobre panda jejejejeeje espero ver mas de tu trabajo.

Wood3nh3art: Por un simple error, me gusta mucho la historia y espero que la termines pronto jejejejejeej.

Ali Gonzheimer: El Panda Desahuciado, tu historia es muy buena y muy dramática, pesaba que po se quedaría muerto pero tu distes un giro inesperado a la historia que me dejo sorprendido, eres uno de mis favoritos.

meganecros: hermanos dragón, esta historia, un poco subido de nivel (no apto para menores) me encanto y me hizo volar la imaginación y en mas de una ocasión me hizo reír, no eres un pervertido y la verdad espero mucho de ti y de tu historia jejejejejeje, ah y que te recuperes si es que aun no te alivias.

ezcu:kunfu panda el tigre y dragon. es un fic que promete ser bastante intretenido y en mi opinion se merese la oportunidad e que la gente la lea ya que la persona que la escribe es talentosa y sabe escuchar consejos, eso da a entender que es una persona de emnte abierta y espero que suba muy pronto mas cap.

Kriton6: No la cambiaría por nada, es la historia numero 1 de esta sección de "siguen escribiendo", lo se que hay buenas historia espero la tuya me llamo mas la atención que otras (si hacer sentir mal a los demás), la noche de bodas jejejejeje e.e.

Wood3nh3art: Lo que menos esperaba, en verdad es lo que menos esperaba ya que es una historia donde refleja los sentimientos de nuestra heroína favorita, espero que sigas escribiendo para poder disfrutar mas de tu trabajo.

master tigresa: un amor nuevo y nuevas sorpresas, decir que tus historias no me gustan seria mentira, una total y vil mentira, eres una excelente escritora y me fascinan tus historia, espero que estés bien y que te cuides mucho.

Zhihui de xinzang: La princesa de los elementos, esta historia es muy divertida, aunque aun no hay partes tan románticas por parte de nuestra guerrera, apuesto a que nos tienes una sorpresa o dos.

DavidMcGill96: Memoria Perdida, esta historia es muy de sospeso y espero que no tardes mucho en actualizar ya que me muero por saber que sigue. Espero que estés bien y como ya sabrás, soy muy paciente.

Purrsephone and Meowlody: Las reliquias de los 4 elementos, si no te e podido dejar review no es por enfadoso si no que no tengo tiempo ni la oportunidad de hacerlo, me encanta tu historia y es una de las mejores ya que es bastante extensa (como a mi me gusta), jajajajajajja espero que te guste mi historia.

Natubis: Navío de reencuentros, hace mucho que no escribías pero ahora nos regalas esta nueva historia la cual me encanto y espero que la sigas escribiendo, Víbora embarazada es bastante impactante como emocionante, me pregunto que saldrá de un ave y una serpiente… O.o ¡un tero dáctilo!

shanya and ty-rex: Misiones de sangre, jajajaj me alegro de que te haya ido bien en el campeonato y espero que te encuentres bien, tu historia es el segundo lugar de mis favoritas, es cómica, romántica y dramática, no sabes las ansias que tengo de que subas el próximo que espero sea muy pronto y lo siento por lo de si eres hombre y mujer, mi error jejejeje.

princesitaanimehikary: ¿Estarás siempre a mi lado?, se que empezamos con el pie izquierdo pero me alegro de que se haya solucionado el conflicto… espero…Pero me gustaría saber si te gusto este cap. Espero sea de tu agrado y que subas muy pronto mas capítulos de esta historia que me dejo con ganas de mas.

gantz123: El ultimo guerrero blanco y negro, no se cuanto tiempo a pasado pero me gustaría que muy pronto subas el próximo cap, no se si estas leyendo esto o si te aburriste y dejaste esta historia para siempre pero espero que te guste esta historia, con cariño "fanatico Z"

Los que ya no escriben:

Maestro Mantis: Una realidad distinta

humberto300: Las esferas de jade

carmonator: EL PERGAMINO SECRETO

THE NEXT CROW: Kung Fu Panda: Bajo Las Alas Del Cuervo

NekratosKnigthofBlackRose: Kung Fu Panda 3: La leyenda del Tigre y el Dragon

Gracias ha todos ustedes por hacer tan fabulosas historias, aun que la mayoría de ustedes no las han terminado no dejan de fascinar a muchos, Maestro Mantis, definitivamente usted junto con NekratosKnigthofBlackRose ( que espero este bien en donde quiera que este) son los mejores escritores de kun fu panda y espero ver un día la secuela que dijiste o pensaste que arias algún día… ustedes son mis inspiraciones para poder escribir y espero que el guste mi historia si es que la están leyendo o la leyeron.

Gracia por darme esta oportunidad…