Los personajes NO me pertenecen. Disfruten

ANHELOS DEL CORAZÓN

Yi Jung y Ga Eul se encontraban en silencio mientras el famoso alfarero hacia una de sus hermosas y famosas piezas, entre tanto la chica miraba fascinada el labor del Casanova.

Ga Eul se encontraba enamorada de aquel chico que se encontraba frente de ella, desde hace ya bastante tiempo. Más sin embargo, él nunca había demostrado interés que no fuera amistad.

Tenían una relación de amistad-romance. Él sabía perfectamente que era del interés de la chica y que lo quería mucho más que como un amigo y siempre le daba un poco de alas pero todos sabíamos que tú eras de los tipos de chavos que atrapa fácilmente a cualquier mujer y eso a ti te gustaba, andabas noche tras noche con una nueva conquista: un casanova.

Todo esto se debía a que en el pasado una mujer de la única de la que te habías enamorado te había lastimado, y que tú por los traumas que traes de tu familia la dejaste ir, no luchando por tu amor. De eso te arrepentías y lo usabas como gran pretexto para no volver a tomar en serio a ninguna mujer en lo que tenga que ver una relación sentimental formal.

Y yo, Ga Eul, aun sabiendo todo eso, sabiendo que cada noche te acuestas con quien sabe cuanta tipa, sabiendo que eras alguien de frio corazón, sabiendo que no me quieres, seguí ahí, atrás de ti, ofreciéndote mi hombro cada vez que lo necesitas y tal vez por eso logramos esta amistad que tú dices que tenemos. Y no me quejaba, siempre estabas cuidándome, procurando que no me faltara nada y me apapachabas, como si fuéramos pareja. Y aun así, todo esto ya era muy poco para mí, necesitaba de tu amor, de que me vieras como te veía yo a yo a ti .Por lo que me decidí a confesártelo de una vez, al grano, sin rodeos, rechazo o aceptación… solo eso podía suceder ¿verdad?

Así que aquel día me atreví. Estábamos solos en tu estudio, era una costumbre, yo tenía un cuarto para mi sola en tu casa que tú mismo mandaste a decorar, tanto así nos llevábamos. Sabía que estaba por llegar la mujer del día de hoy. La gran afortunada que había sido seleccionada por el Casanova y sería capaz de compartir caricias con aquel chico apuesto que tiene mi corazón.

Salí de mis pensamientos al ver lo patético de mi situación. Suspire y me acerque un poco a ti, habían pasado las horas y tú ya te encontrabas acomodando tu corbata para tu nueva conquista.

Tus pantalones negros de vestir, que hacían ver tus piernas muy bien formadas, y tú camisa pegada a tu musculoso pecho. Gire mi cabeza antes de que pudieras observar el sonrojo que estaba apareciendo en mis mejillas.

Comenzaste un a platica de cosas triviales, era algo muy común en nosotros, hasta que me arme de valor para interrumpirte y sacar el tema a relucir.

-¡ Sunbae! - la forma en que le decía pues eras mayor que yo- ¿podemos salir mañana?- pregunte a medias, pedirle una cita a un hombre y más como tú, es casi un

- Pero si siempre salimos nosotros dos- me sonreíste tiernamente por el espejó, sin voltearte a mí. No entendiste. Sentí mi boca seca al momento de decir las palabras que podrían acabar nuestra amistad. Forzadamente pase saliva por mi garganta , antes de hablar.

- Me refiero a una cita- ¡Ya está! ¡Lo había dicho! Tú hermosa sonrisa desapareció y me miraste fijamente sin decir palabra alguna por un momento. Bajaste la mirada unos segundos, que para mí parecieron horas de agonía. Levantaste tus ojos negros los cuales me miraban duramente

- Ga Eul, creo que has estado confundiendo todo esto- dijiste seriamente.

- Sabes que te quiero, que hay de malo en eso- dije rápidamente.

- ¡Todo!, además… ¿crees que yo me fijaría en alguien como tú?- todo lo mencionaste con una sonrisa egocéntrica bailando en tus labios. Me estabas lastimando, y más a mi pesar sabía que el rechazo aun no terminaba.

- Solo por lo que paso con tu otra mujer, no quiere decir que vaya a pasar siempre!- grite, sabía que había dado en un punto que no debíamos tocar y que al mencionar a "ella", solo había empeorado la situación y al ver que apretaste tus puños, lo supe, te hice enojar.

- tú no sabes nada sobre eso, crees conocerme, pero no te equivoques con esto, jamás te querré como mujer, ni siquiera te veo como una- dijiste mirándome a los ojos sin remordimiento. No soporte tú mirada y baje la mía, ¡UFF! eso sí que dolió.

Yi Jung se repetía mentalmente que se había pasado con ese comentario, quisiste decir que lo sentías, pero fui más rápida que tú.

- Muy bien Sunbae, entiendo todo. Apartar de hoy no seré una molestia más para ti- Dije con una vos segura, y tranquila, quería solo estar sola y llorar hasta sacar todo el dolor que estaba sintiendo en este momento.

La cosa era que yo te había dicho lo que sentía, de mí no había quedado esta situación, y en serio a partir de hoy a comenzar en un nuevo punto de la vida. Me di la media vuelta para salir con el corazón desecho pero satisfecho de haber confesado lo que sentía.

Que tal, les gusto?... Bueno espero sus reviews, consejos, reproches, de todo!. Gracias por leer La próxima será POV de yi Jung! 3