Los personajes reconocidos pertenecen a Cassandra Clare.

O0O0O0O

Un poco de sinceridad es algo peligroso; demasiada sinceridad es absolutamente fatal.

Oscar Wilde

O0O0O0O

- - ¿Ustedes se conocen?

No sabía por qué, pero tenía la sensación de que si decía que si, Luke no estaría contento. Pero no entendía por qué Luke estaba tan interesado en saberlo, o por qué simplemente se encontraba con Clary, o qué es lo que ella hacía aquí, en la base

- - Sí, estamos saliendo, papá…

Comencé a sentirme aliviado al no ser quien contestara a la pregunta, hasta que escuché el "papá".

¿PAPÁ? ¿Acaba de decir "Papá"?

- - ¿Saliendo? – repitió un muy incrédulo Luke - ¿Quieres decir que él es tu novio o algo por el estilo?

- - Bueno, si… - Clary me miró buscando confirmación. - ¿Tu de dónde lo conoces? ¿Trabaja contigo?

Por favor, cariño, no me metas en esto.

- - Ok, me cuesta trabajo entender todo esto – murmuró el jefe, podía ver como crecía su estado de tensión.

- - Papá, él es Jace, mi novio…

- - No, no lo creo… - murmuró para sí mismo sacudiendo la cabeza de un lado.

- - Papi…

Quise decirle a Clary que no lo llamara así, que era raro, pero en lugar de ello me salió una pregunta de las tantas que tenía en la cabeza.

- - Luke, ¿Cómo es que tienes a una hija mayor?

- - ¡Tenía diecinueve años! – me gritó y luego giró para quedar frente a Clary – Entonces ustedes son novios, tienen algo, ¿verdad?

- - Sí, creo que si… - contestó ella insegura.

- - ¡No, Clary, terminen ya!

- - Papi… - dijo Clary sorprendida.

- - Por favor, no lo llames así – le pedí a mi novia. – Luke, lo mío con Clary no va a terminar. – le dije con toda seriedad.

Él no dijo nada, solo se abalanzó hacía mi y comenzó a golpearme. Caí al piso, y él encima de mí siguió golpeándome. Yo no lo golpeé, traté de librarme, así que esto debió de ser un buen espectáculo de dos hombres rodando por el piso.

- - ¡Papá! – oí gritar a Clary mientras se acercaba e intentaba separarnos, fue ayudada por Jordan, Alec e Izzy, quienes todo este tiempo estuvieron observándolo todo.

Me sentí mal por Luke… Quiero decir, la mirada de decepción de Clary era algo que no desearía ganarme jamás.

- - ¿Dónde está tu moto, Jace? Llévame a casa. Adiós chicos, fue bueno verlos de nuevo – les dijo a mis compañeros, aunque no era cierto, ella realmente estaba triste y decepcionada por cómo había terminado esto – Luego me explicaras qué demonios haces tú también aquí, Jordan.

Jordan tragó en seco.

O0O0O0O

Clary bajó de la moto, lucía exhausta.

- - Creo que deberíamos hablar de lo que sucedió allá. – dije, ella cerró los ojos por un momento hasta responderme. – Tengo mucho que decirte… - pero no terminé de decirlo porque fui interrumpido.

- - Si, lo sé. Hay muchas cosas que hablar. Pero lo hablaremos mañana, ¿quieres? – Ok, ella realmente no me estaba preguntando si eso era lo que yo quería, solo lo decía por decir, mientras se masajeaba las sienes.

- - Clary, hoy pensé que te había matado una bomba. Por favor, hablemos…

- - Si, si, lo sé. – musitó con apuro – Te lo explicare todo, pero mañana, Jace. Realmente estoy cansada.

Como dije antes, lucía exhausta. Podría esperar a mañana. Todo sea por mi chica, ¿no? Apenas asentí, ella giro y fue a su edificio.

Supongo que ¿adiós, cariño?

O0O0O0O

- - Clarissa Fray ha salido ilesa, señor.

Valentine entrecerró los ojos.

Ya no vivía en apartamento de Lilith, porque, como siempre, debía estar en movimiento. En el momento en el que recibió la llamada de su topo, ya estaba instalado en la casa de los Hamptons de Lilith. Tenía comodidades, privacidad, y Sebastian debería estar por allí practicando sus sigilosos movimientos o analizando a todos los vecinos, que era algo que hacía por ocio más que por necesidad.

- - ¿Y Lucian?

- - ¿Lucian, señor? – preguntó el topo sin comprender desde el otro lado de la línea.

- - ¡Lucian, Lucian, idiota, Luke!

- - Ah, tengo entendido que él estuvo muy estresado por toda la situación.

- - Bien.

Valentine cortó la llamada, sintiéndose complacido por los resultados de sus ataques. Tal vez los ciudadanos comunes no comprenderían el mensaje, pero La Clave si lo haría. Y todos le temerían. Debían hacerlo. Comenzando por el traidor de Luke y la muy maldita perra arrastrada de Jocelyn, porque él iría por Clarissa.

O0O0O0O

- - Jefe, Scotland Yard quiere una reunión.

- - ¡AHORA NO!

Alec miró a Luke enarcando una ceja. El jefe suspiró cansado y se disculpó con su compañero. Alec aceptó las disculpas, y amablemente le dejo una taza de café al jefe Garroway y sentó con él a ayudarle a hacer el papeleo.

- - Los restos del coche-bomba ya fueron retirados del lugar, jefe, y ya los están trayendo para estudiar la explosión y el tipo de explosivo que se uso. Spock ya está aquí y está averiguando la dirección de IP de quien haya amenazado por internet. También estamos trabajando en descifrar a quien va dirigido la amenaza…

Luke había tenido un día muy largo, y aún no terminaba. El terrorista al cual él estaba encargado de atrapar vivo o muerto había puesto una bomba que por poco no lastima a Clary, su hija, cosa que no es casualidad ni de chiste. Sin mencionar que acababa de enterarse de que dicha hija tenía una relación con el segundo sujeto más egocéntrico, desequilibrado, mujeriego e insensato a quien llegó a conocer – el primero era Valentine –.

Así que la suma de todos esos problemas le llevo a un ataque de sinceridad.

- - Es obvio a que se refiere. – Dijo con amargura, más para sí mismo que para otra persona – Se refiere que irá por las personas que amamos. Comenzará conmigo y con mi esposa, o sea que irá por Clary.

Alec comprendió todo pero no le encontró sentido a un punto de todo lo que Luke escupió con tanto cansancio.

- - ¿Por qué comenzará con usted, jefe?

Y ahí fue cuando Luke se dio cuenta de que había hablado de más. Era información que llevaba a información clasificada.

- - Olvida lo que dije, Lightwood.

- - Pero jefe…

- - Solo. Olvídalo. – le espetó con severidad. Alec se sintió una hormiga. Luke se pasó una mano por la frente – Iré a ver que quiere Scotland Yard, ¿era Charlotte? ¿Lightwood?

Alec salió de su trance y algo distraído dijo:

- - No, no. Era William…

- - Genial, otro Herondale - refunfuñó en voz baja mientras se iba.

Alec no pudo olvidarlo como Luke le ordenó. Valentine iría primero por los seres queridos de Luke Garroway. ¿Por qué?

Se encontró cuestionando la poca y nula información que les daban.

Se podía esperar eso de Jace - ¿cómo no? – y de Isabelle, pero ¿de él?

O0O0O0O

- - Hice unas llamadas. – dijo Valentine al entrar Sebastian al estudio.

- - ¿Importantes? – preguntó, se sentó frente al escritorio, y con su habitual expresión de aburrimiento se secó el sudor del rostro, había estado corriendo.

- - Si. Ahora tienes acceso a mis armas más letales.

- - Pensé que yo era tu arma más letal. – dijo sin ningún sentimiento en la voz, enarcando una ceja. No es que le importara, solo repetía lo que Valentine le dijo en repetidas ocasiones.

- - Lo eres, eres mi soldado más letal, Sebastian. El mejor de todos. – le concedió – Y ahora tienes acceso a los misiles. Una orden tuya y puedes disponer de ellos.

- - Bien. – no iba admitirle esto a Valentine, pero a Sebastian los misiles le daban igual. Casi todo le daba igual.

- - Usa esta responsabilidad con cuidado.

- - Claro. – Y se fue.

Sebastian había cambiado, Valentine lo notaba. Siempre fue distante, pero en los últimos meses esto se había incrementado muchísimo. Antes, él, su mano derecha, su hombre de más confianza, ya no era el mismo. Antes era el más emocionado de todos en cuanto al deber. Ahora lo hacía todo con desgana. Valentine iba a averiguar qué sucedía con él.

O0O0O0O

- - ¿Sabes qué es lo qué más aprecio por encima de que seas sincero conmigo, Jace?

No respondí. Deseaba con todo mí ser que Clary cerrara su maldita boca, porque cada maldita palabra que salía de su boca era cierta y llevaba encima mil toneladas de ganas de ser hiriente.

- - Que seas sincero contigo mismo, Jace. ¿Por qué estás aquí? – preguntó, y no era un pregunta retorica, lo preguntaba enserio.

No supe que decir.

- - Dudo que sea por mí, me dejaste muy claro que no me soportas. ¿Es por los niños? ¿Jace?

- - Si, es por los niños – respondí masajeándome las sienes.

- - Entonces busca ayuda, sería lo mejor para…

Si yo fuera una bomba, ese sería mi detonante. Y ella siempre busca ese detonante.

- - ¡Ahí empiezas otra vez! ¿Sabes por qué no te soporto, Clary? Porque cada vez que vengo sales con lo mismo, - golpeé la mesada de la cocina con furia – no puedo tener un mísero minuto de paz cuando estoy aquí. ¡Tú me hartas!

- - ¡Yo solo quiero ayudarte, Jace! No por mí, ni por ti, sino por mis hijos. Quiero que mis hijos no estén en peligro cuando estén con su propio padre. Pero su propio padre no es capaz de hacer una mierda por ellos. Y olvídate de estar con ellos mientras estés así de desequilibrado.

- - ¡Perfecto!

Eso era mi boleto de libertad, si ella no me quería así como soy, yo me iría. Al diablo todo.

Fui a la habitación, recogí todo lo que pude y comencé a ponerlas en una maleta. Desde la puerta, Clary miraba con incredulidad.

- - Entiendo que esto termina nuestro matrimonio. ¿Y los niños, Jace?

- - No tengo ningún problema ni soy un desequilibrado mental, Clary.

Ella rió con amargura.

- - No te importa. Nunca te importaron. – dijo como si fuera un gran descubrimiento – Preferiste estar disparando armas mientras Jonathan nacía. E hiciste lo mismo cuando nació Christopher. Y apenas viniste tres veces desde entonces. ¡Nunca te importaron!

- - Te equivocas – dije, pero sus palabras seguían en mi mente, repitiéndose una y otra vez. – Te equivocas. Ellos me importan.

- - Vete Jace. Vete a hacer eso que amas por sobre… - ella se interrumpió a si misma por el llanto de uno de los bebes. – Ya no me importas. No eres mi problema.

Así que me fui de la que era nuestra casa. Y tenía un coctel de sentimientos muy grande. Pero lo que podía reconocer de todo era que me sentía confundido por no estar enojado con ella, y por no culparla después de todo. Y dolido, me sentía porque ya no le importaba, quería importarle, si le importaba era porque me amaba.

O0O0O0O

Esta mañana los noticieros reportaban todo sobre la explosión de ayer. El que yo veía mostraba la repetición de la conferencia que dieron las fuerzas de seguridad, pude apreciar al vicepresidente Hodge Starkweather sentados en unos de los principales lugares.

Apagué la televisión, tome mis llaves, el casco y me fui.

Noté lo tensa que estaba mi espalda mientras conducía la moto. En realidad, todo en mi estaba tenso. Me dirigía al edificio donde vivía Clary, y no tenía idea de qué decirle. Bueno, ella estaba directamente relacionada con todo esto, solo esperaba que con un poco de suerte, ella pudiera entender el por qué no le dije a que me dedicaba realmente desde el principio de nuestra relación.

Toqué a su timbre, el primero B. Ella salió al balcón, miró, luego entró y oí el timbre que avisaba que podía abrir la puerta.

Entré y subí a primer piso.

Clary estaba esperándome en la entrada de su departamento. Se hizo a un lado y me dejó entrar.

Era la primera vez que estaba allí. Cuando entras, tienes enfrente de ti lo que vendría a ser el living-comedor. Una mesa con tres sillas a mi derecha, luego contra la pared un soporte de madera y un lienzo en él, con varios cuadros en el piso, y más adelante un sofá rojo, con dos sillones a sus costados, una mesita y enfrente, en el gran mueble, libros y una televisión. A mi izquierda se encontraba una pequeña cocina, la puerta al lado era del baño, y la que le seguía me imaginé que su habitación, aunque estaba cerrada. No era grande, pero para alguien vivía solo era agradable, supuse.

- - Ve y siéntate, por favor. – no había rastro de dureza en su voz, así que me senté tranquilamente en uno de los sillones.

- - Clary…

- - Espera, por favor. Quiero hablar primero, hay muuuucho que quiero decirte.

Insistí, pero ella no me iba a escuchar de todas formas. Fue a su habitación, y volvió trayendo consigo una caja.

- - Te contaré una historia muy larga, así que ten paciencia – me advirtió mientras dejaba la caja en la mesita. Ella estaba tan seria que realmente comencé a preocuparme.

Clary tomó una fotografía del mueble de tu tele y me la mostró.

- - Ella es mi madre y él mi padre – explicó apuntándolos. La madre era una versión de Clary más adulta. Era pelirroja, tenía ojos verdes, la misma forma del rostro y los mismos rasgos. El padre era un sonriente Luke Garroway. – Jocelyn y Luke.

- - Te pareces mucho a tu madre –comenté.

- - No, ella es mucho más bonita – contestó con una sonrisa, quise contradecir ello, para mi Clary era muchísimo más que bonita, pero ella continuó con lo suyo – Luke no es mi padre biológico realmente…

- - ¿No? – Vaya, eso me tomó por sorpresa.

- - No. Los son agentes de La Clave desde muy jóvenes. La esperanza de vida para un agente no es mucho, estoy segura de que tu sabras…

- - Sobre eso… - comencé a decir, pero ella siguió hablando.

- - Así que ellos solían contraer matrimonio siendo jóvenes. Como mi madre. – apuntó a la fotografía – Y por favor Jace, escúchame de aquí en adelante, y recuerda que yo soy solo Clary, ¿de acuerdo?

Sonreí de manera nerviosa. Tanta seriedad y todo esto me ponía enloquecía lentamente, es como si una bomba estuviera por explotar y yo solo estuviera esperando a que lo haga.

- - De acuerdo. Solo dime lo que tengas que decir Clary, si vas a cortar conmigo solo hazlo, - oh Dios, había comenzado a imaginar cosas – no hay necesidad de llegar a una excusa genética o algo parecido…

- - No. Solo escúchame. Mi madre se casó a los diecisiete, no con Luke, sino con otro hombre – tomó la caja que había traido y la abrió –, mi padre biológico. Él también era de La Clave. Tuvieron un hijo…

- - Tú.

- - No, no yo. - sacude la cabeza - Dicen que él fue el mejor soldado que hubo, inteligente, fuerte y un visionario en todo. Tenía grandes ideas, y todos le seguían, hasta que se dieron cuenta de que él era capaz de cualquier cosa por su, em, ideas progresistas. Así que sus seguidores, los demás agentes, se pusieron en su contra. Él les declaró la guerra.

Cuando él vio que mi madre estaba entre los que se le habían revelado, tomó una particular venganza contra ella. Se llevó al hijo. Y nunca más se les volvieron a ver. Ese hijo debe tener veintidós años ahora. Luego, mi madre confirmó lo que había estado sospechando, estaba nuevamente embarazada. Y ahí es cuando entro yo. Luke le ofrece todo su apoyo y terminan casándose, yo nazco y él es mi padre, sin importar la sangre.

Tengo una vaga idea a donde va todo esto y no quiero ir allí yo mismo.

Clary saca una fotografía de su caja.

- - Él – apunta al hombre equipado con armas sonriendo a la cámara, con otros soldados hombres y mujeres a su lado sonriendo también para la foto – es mi padre.

Yo lo reconozco, claro que lo hago, ese es el hombre al que tengo que capturar vivo o muerto. Valentine Morgenstern.

Mi novia es la hija de Valentine Morgenstern. Dios. Oh, mierda.

O0O0O0O

Espero haberles compensado la espera, y secretamente espero haberles dado un infarto con este cap.

Le propongo que me digan sus teorías sobre lo que está en cursiva que, como sabrán, es algo del futuro o del presente – pero que no narra Jace –. Para hacerlo más interesante, propongo que la que más cerca este de lo correcto, puede decirme qué quiere que suceda en el próximo capítulo y juro que, aunque me tome mil años, lo escribiré. ¿Qué dicen?

Eva.