Aquí adapté y/o suceden: "Medicinas", "Ensueños de un demente", "Una nueva pesadilla", "Mensaje de Jill", La revancha, Wesker es vulnerable, "Escaramuza aérea", "Último acto", La caída de Wesker y Hogar dulce hogar.


Era el final. Tan tan, se cierra el telón. Estaba excitada… y es que todo estaba cayendo a su favor. ¿Cómo… procesar tanto en tan poco? Entraron al enorme barco, quizás el lugar más complicado en toda su misión; se enfrentaron a reapers y perros mutantes. Lograron arrebatarle un suero especial a Excella, vital para Wesker, este la traicionó y transformó en un gigantesco monstruo con uroboros, que con suerte y destruyeron gracias a un láser satelital. Continuaron con majines con lanzacohetes, personajes imponentes con metralletas, etc. todo para llegar a una puerta. Pero ahí estaba, lo sabían. Con sólo abrirla lo encontrarían.

- Algo me huele mal… no sabría explicarlo. –Le dijo a Chris, usando las tarjetas magnéticas tomadas de los "guardianes" con metralletas.

- Sí, a mí también. No bajes la guardia ni un segundo. –le dijo él preocupado.

Y ahí estaba su mayor pesadilla. Les daba la espalda, aún sabiendo que la puerta había sido abierta, y tenía ambas manos apoyadas en una baranda que evitaba caídas a un hangar.- ¡El juego se ha acabado, Wesker! - ¡Esta vez no tienes escapatoria! –gritaron Chris y Sheva en tal orden apuntándole.

Lentamente el aludido retiró sus manos enguantas de la barandilla- ¿No os cansáis de fracasar constantemente? –les respondió calmo, retirándose sus anteojos- Os habéis convertido en una verdadera molestia para mí. –Inmediatamente, volteó y se los arrojó a Chris.

Tontamente, él los agarró y en menos de un pestañeo, Wesker se los arrancó de la mano, cogió las de Sheva junto con su pistola, dio un giro de ciento ochenta grados en su eje y golpeó con el codo a Chris, mandándolo lejos contra un poste mientras aún apresaba a la mujer. Sin perder tiempo, le torció los brazos a esta dándole una vuelta que la dejó tirada en el suelo asimismo volvió a girar hacia el otro, colocándose nuevamente sus lentes. Era inhumano.

Redfield se levantó pegando balazos –que fueron esquivados- y arremetió contra él, le sujetó de la cintura y tal vez lo movió cerca de medio metro, puesto que el otro tenía mucha más fuerza. Wesker ladeó su cabeza presumido y le acertó un rodillazo al estómago, después atizó un codazo en su espalda, y lo agarró de la cintura para tirarlo contra la baranda detrás de ellos. Chris volvió a recobrarse y disparar su arma, entonces el rubio retrocedió mediante vueltas y mortales hacia Sheva, la cual se levantaba. Paró y, con su mano izquierda, agarró la misma de ella para bloquear su arma, ejecutando un vuelco para quedar detrás y luego girándola a ella, para apresarla con sus brazos alrededor de su cuello.

- ¿Por qué lo haces? –lo increpó Chris apuntando. No dejaría que dañara a Sheva, no importa qué.- ¿Qué ganas tú propagando a Uroboros?

- Cada día, los seres humanos están un paso más cerca de la autodestrucción. No voy a destruir el mundo, ¡sino a salvarlo! –contestó fortaleciendo su agarre.


Chris no podía evitar mirar inquieto a Sheva y fruncir el ceño mientras escuchaba, sin moverse para que no la fueran a dañar. Estaba atento a todos sus movimientos "Vamos Sheva, demuestra que somos un equipo". Como si le hubiera leído la mente, esta reaccionó golpeando el costado de Wesker y Chris a la par disparó liberándola, como una especie de plan. Wesker tornó y se posicionó al lado de este afirmándolo con la derecha y dándole un gran puñetazo con la izquierda, al mismo tiempo que esquivaba las balas de Sheva. Chris no se quedó corto y le pegó una poderosa patada con su diestra, la cual alcanzó a esquivar al igual que los proyectiles de Alomar, aprovechando para correr hacia ella; empujándole la pistola, atinando un codazo en la cara de Chris, bloqueando una patada de la zurda de la mujer y atrapándole la muñeca deteniendo el arma, para luego hacer lo mismo con Chris: cruzó los brazos de estos y los tiró a ambos atrás y por encima de él, pasando el dúo por arriba de la baranda y cayendo al primer piso, fuertemente.

- ¡Está totalmente loco! –masculló Sheva flexionando los brazos. Chris gateó para agarrar el tubo del suero que habían robado con anterioridad a Excella.- ¡Esta puede ser nuestra única oportunidad! –comentó admirando el líquido. Wesker apoyó una mano en la barandilla y la saltó para caer donde ellos- ¡Hazlo! –gritó Alomar.


¡Lo lograron! Apostarían lo que fuera a que sí. Ya le habían volado un buen par de cohetes en su cara al de negro, en el hangar en que se localizaron después de ser tirados por él desde arriba. Además de inyectarle una sobredosis del suero, descubrieron que su visión no era perfecta y que su locura llegaba a niveles de autodenominarse Dios. En ese momento escapó como loco a un jet que ahí estaba. Se acordaban aún de la escena cuando se retiró el último tubo que le inyectaron:

"- ¿Ha funcionado? –preguntó ella.- Creo que sí –le respondió él. Entretanto, Wesker se levantó tambaleando, para quitarse los lentes y revelar una cara con venas marcadas y brillantes ojos rojos- ¡Esto no ha terminado Chris! –Dijo antes de darse vuelta y huir saltando.- Sheva, se escapa, ¡deprisa! –ordenó Chris.

Corrieron como locos persiguiendo a la nave para entrar a ella, Chris lo había logrado rápidamente, asombroso considerando que era bastante robusto con sus músculos, en cambio ella se había quedado atrás y no lo iba a lograr.- ¡Sheva! ¡Vamos! –gritó extendiéndole la mano, y ella aceleró- ¡Vamos, agárrate! –continúo desesperado desde la compuerta trasera del jet, y ella le encomendó su vida: saltó expulsando un grito; si agarraba su mano lo lograba, sino, fue un placer haberlo conocido. Y él la aferró."

Volviendo al ahora, saltando la pequeña pelea contra el chiflado de Albert agonizando y retardado por la sobredosis de su suero, gritando locuras insanas a más no poder sobre una completa saturación global en la atmósfera de uroboros, la casi muerte de Chris al acorralarlo el rubio y este ahorcando a Sheva después de haber salvado al otro. Chris abrió las compuertas de la nave…

La africana estaba feliz, tremendamente asustada, pero feliz: sabía que podía morir en cualquier momento, puesto que la succión del aire era muy fuerte y sólo se afirmaba de una columna (con Wesker agarrado a su pie para salvarse), y Chris estaba al frente aferrándose a otra. Quería llorar de felicidad; ahora sí, salvaría a su gente, al mundo, a Chris. Terminaría lo que Jill no pudo hacer con Wesker. Y miró a su compañero y supo que se había enamorado… tantas emociones juntas vividas, en tan poco tiempo; porque así eran las cosas en su vida, cortas pero intensas... se había enamorado.

"Las pasiones violentas… tienen finales violentos y tienen en su triunfo su propia muerte", recordó Sheva que aprendió de un libro en América. Y lo miró, como diciéndole que lo amaba y sentía esa despedida brusca y muda, porque Chris ya había perdido mucho en la vida, y otra compañera sería demasiado. Aún así, el mundo lo agradecería, porque ella era una Shujaa y lo demostraría.

Y se soltó.


Estaba excitado y asustado. Lo primero debido a cuando activó la palanca para abrir la puerta, y esquivó el puño de Wesker, supo que lo habían logrado; por muy "Dios" que fuera, no soportaría la fuerza del aire empujándolo, menos a esa altura. "Pagarás por ello" le había dicho el rubio. Lo segundo, debido a que el jodido infeliz agarró el pie de Sheva y no se soltaba, arriesgando su vida.

Y vio, todo en cámara lenta, ambos colgando de sus brazos de los postes metálicos de la nave, porque si se soltaban eran historia. Y tuvo miedo e ira, porque no sabía qué hacer. Ni siquiera sabía qué pensaba su compañera ahora que lo miraba tan profundamente. Y lo percibió, era esa misma mirada que Jill le dedicó en la mansión Spencer, cuando estaba siendo ahorcado y ella estaba tirada en el suelo, antes de correr y taclear a Wesker para tirarse al acantilado junto con él, y recordó el momento… se dio cuenta que Sheva era tan importante como Jill para él.

La de ojos avellana se soltó, y Chris hizo lo mismo.- ¡No! –le gritó desesperado, agarrándose con la derecha al pilar que ella acababa de soltar y sosteniéndola con la izquierda, Sheva aprovechó para patear al rubio. –Os arrastraré a los dos conmigo. –Les dijo Wesker casi cayéndose- ¡Eso ya lo veremos! –le respondió Sheva sacando su arma y disparándole, logrando que al fin se soltara.

Lo habían logrado, lo vieron caerse a la nada; ya nada malo podía pasar y menos empeorar la situación. Se acabó.

Pronto el avión, en un descenso violento, colisionó con las rocas de un volcán activo en el que cayó, rompiendo la mayor parte de sus alas y cuerpo de la nave; frenando encima de la lava. Mierda.


Escapaban como si no supieran hacer otra cosa en su vida –que es lo único que hacían últimamente-. Cómo explicar el descubrir que el psicótico de Wesker estaba vivo, que absorbió toneladas de uroboros, que estaba demente, que Sheva se separó de Chris y se le congeló el corazón –aunque estuviera en un volcán activo-, que él la salvó de Wesker cuando casi la bota a la lava, que Chris derribó una roca gigante para reencontrarse con ella, y casi cae pero él la afirmó; con su mano cálida y fuerte. Vencer a Wesker tirándolo a la lava.

Y de repente, milagrosamente como deus ex machina, aparece un helicóptero comandado por Josh, y con una Jill tirándoles una escalera gritando- ¡Cogedla! –Chris la agarra, dejándola subir primero mientras apoyaba su mano en su espalda, para ayudarla. Era como escapar del infierno, ascendiendo al cielo mediante la escalera con todo dando vueltas. Cuando llegó, Jill le tendió la mano, ladeando su cabeza diciéndole que estaba todo bien y que entrara. Luego ambas ayudaron a subir a Chris.- ¡CHRIIIIIIS! –escucharon gritar al enloquecido de Albert quemado y aún vivo en la lava, mientras extendía un tentáculo enorme que sujetó al helicóptero, haciendo que todos trastabillaran por el vaivén.

- ¡Agárrate! –gritó Chris.

- ¡Chris, Sheva, usad esto! –les sugirió Jill mostrándole dos lanzacohetes, que Sheva sacó y entregó uno a Chris.

- ¿Lista compañera? –le dijo el otro, mirándola.

Ella lo miró fugazmente- Cuando tú quieras.

- ¡Trágate esto, Wesker! –gritó él mientras apuntaban. Luego dispararon, volándole la cabeza y parte de la superficie del volcán.

- Esto es por nuestros hermanos caídos. –dijo la africana, mirando a ambos americanos. El azabache continuó la vista hacia la rubia. Luego cada uno miró al frente.


Ahora iba el cuarteto sobrevolando el mar, tranquilo y relajado después de tanta aventura. Chris iba sentado contrario a Josh -quien piloteaba- y frente a él estaba Jill y Sheva, ambas mirando por los ventanales.

Chris miró a la última.- Se acabó. –Le dijo- Sí. –Contestó esta mirándolo, en paz, y luego dirigió su vista a Jill- Al fin… -agregó la rubia. Josh la escuchó y volteó contento, observando cómo miraba a Chris y este a ella, y volvió su vista al frente. Justo, Jill giró para verlo por detrás, mientras que Sheva, que aún miraba a Chris, dirigió su vista hacia afuera.

Chris miró al suelo asintiendo y empezó a cavilar "Cada vez más, me pregunto si merece la pena luchar por todo esto." Subió la vista y observó a Sheva, la cual lo notó y le correspondió con una sonrisa para después mirar a Jill, al igual que Chris, y esta sonreía igual, inclinando la cabeza "Por un futuro sin temor…". Al instante, Chris miró afuera con una sonrisa "Sí, merece la pena."

El helicóptero se perdió en el atardecer del horizonte marítimo.